Liberalismo y estudios clásicos: contra la tiranía y el fanatismo

erasmo en goudaCuando en 1806 Benjamin Constant escribe sus Principios de política tras los acontecimientos derivados de la Revolución francesa de 1789 establece, entre otras cosas, los que serán los fundamentos de las democracias liberales, a saber, la libertad individual y la soberanía del pueblo.  No se le escapó a este culto y brillante autor, padre indiscutible del liberalismo político, considerar las diferencias entre la libertad de los antiguos y la de los modernos. No será éste, por muy interesante que le resulte, el tema de hoy, pero sí la consideración de las relaciones naturales y fluidas que se establecen entre el moderno pensamiento liberal y el desarrollo de los estudios clásicos en el siglo XIX. POR FRANCISCO GARCíA JURADO HLGE

Pese a las apariencias, tras el pensamiento moderno siempre hay una gran reflexión hecha por un autor antiguo, bien a manera de ejemplo o de contraejemplo. Me gusta imaginar cómo Montesquieu, mientras leía las justificaciones que Julio César expone en su Guerra Civil para legitimar la concentración de poder durante su dictadura, comenzó a articular su teoría de la división de poderes, verdadera dinamita ideológica para socavar los fundamentos del absolutismo. Tampoco fue ajena a ello su lectura de la Germania de Tácito. Tales fundamentos ideológicos sitúan el moderno desarrollo de los estudios clásicos en una posición orientada a ser fundamentos de la libertad, a representar algo más que un mero modelo imitativo y estético, como quiso hacer de ellos el despotismo ilustrado, sino a convertirlos en un verdadero laboratorio de ideas. España, ya de manera particular, fue cuna de liberales que, al mismo tiempo, se caracterizaron por su amor a los estudios clásicos. Como el liberalismo no es igual a medida que avanza el siglo XIX, tampoco son iguales las circunstancias de autores como Francisco Sánchez Barbero, erudito patriota y constitucionalista que falleció en una cárcel de Melilla, represaliado en los tiempos de Fernando VII. Escribió un emotivo dístico elegíaco alusivo a su misma muerte:

Hic ego sum clausus. Pro te tibi natus oportet

oh patria! ut peream? Victima caesa cadam.

Tras la muerte de Fernando VII, cuando llegan los tiempos del liberalismo moderado, uno de los grandes representantes de esta alianza entre estudios clásicos y libertad es Alfredo Adolfo Camús, que adopta el modelo de la historiografía liberal de Jules Michelet para fundamentar su propia visión del Renacimiento y la Reforma. La literatura clásica quedará íntimamente unida a estos paradigmas historiográficos, como bien sabían los seguidores del abate Gaume, que no dejaron de atacar a los estudios clásicos como acicates de la secularización de la sociedad y los males del mundo moderno. Camús creará, acaso sin saberlo, una pequeña escuela de pensadores liberales que desarrollaron y publicaron historias de la literatura latina con puntuales defensas a la libertad. José Canalejas y Méndez acaso sea uno de los ejemplos más evidentes de esta corriente de pensamiento que liga los estudios clásicos al liberalismo cuando liga al poeta epicúreo Lucrecio con la nueva teoría darwiniana o cuando presenta a Erasmo como enemigo de todo fanatismo, de una manera que recuerda claramente al retrato de Erasmo que Stephan Sweig hará años más tarde, en plena eclosión del nazismo, del mismo personaje. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.