Una lección sobre tradición popular de Ángel Gómez Moreno

Se puede estar estar conforme o no con las ideas del profesor Ángel Gómez Moreno, pero es imposible negar que se trata de un filólogo apasionado y vital. A quienes somos sus declarados lectores, Gómez Moreno ya nos tiene acostumbrados a maneras de indagación tan brillantes como personales. Su reciente libro sobre la presencia de la adivinanza, así llamada, “Indovinello veronés” y la leyenda conocida como “La huella del león” en La Mancha no deja de ser toda una profunda y entrañable lección de lo que es y significa una tradición popular. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA EN LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

El sabio helenista Domenico Comparetti, que vivió a caballo entre el siglo XIX y los primeros decenios del XX, nos ha legado un libro ejemplar, Virgilio nel medio evo (1872), donde supo poner las bases conceptuales para diferenciar entre lo que era una tradición culta y una leyenda popular. De esta forma, el Virgilio que escribe uno de los libros más leídos en Occidente, la Eneida, se convierte a lo largo de la Edad Media en un mago y nigromante. Esta vertiente popular de Virgilio, que llegamos a encontrar recogida en nuestro propio Arciprete de Hita, creó una nueva dimensión dentro de los estudios dedicados a la tradición literaria. Mientras que lo que hasta ese momento había sido conocido como “la tradición” tuvo que delimitarse con el adjetivo “clásica” para diferenciarse de esa “otra” tradición, la que desde 1846 venía conociéndose como “folclore” (a partir del inglés “folklore”, palabra compuesta de “folk” -gente, pueblo- y “lore” -tradición o conocimiento-). El exitoso término fue creado en el siglo XIX por el anticuario británico William John Thoms, para sustituir con él la expresión “Popular Antiquities”. Así pues, Comparetti legitimó, junto al Virgilio de la tradición culta, que desde entonces comenzó a llamarse “clásica”, el Virgilio de las leyendas populares. Ambas tradiciones, la popular y la culta, tienen sus propios caminos de transmisión, básicamente el medio oral para la primera y el escrito para la segunda. Sin embargo, los cruces entre ambas se vuelven tran intrincados que a menudo resulta realmente difícil teorizar al respecto. Nosotros tuvimos la experiencia mismamente con la historia del fantasma y la casa, cuyo primer testimonio escrito nos lo ofrece el escritor Plinio el Joven en una de sus cartas, aunque no dejaba por ello de recoger una leyenda oral.

Gómez Moreno nos lleva sorprendiendo desde hace mucho tiempo por la extraordinaria conjunción que ha establecido entre su impar formación filológica y su profundo conocimiento de las cosas del campo. En su libro titulado Homenaje a Cervantes y a cinco cervantistas (Madrid, Sial ediciones, 2016), el autor ofrece un capítulo titulado “Cervantes explicado por mi madre”, ejemplo personalísimo de cómo pueden fusionarse dos mundos, el de la erudición más académica con el de la sabiduría popular. Como bien afirmó un ilustre cervantista, para conocer bien el Quijote hay que ser “de campo”.

En esta misma linea, Ángel Gómez Moreno nos ilustra, asombra y deleita ahora en su nuevo libro titulado La huella del león y el Indovinello veronese en la Mancha (Granada, Universidad, 2017) con lo que no deja de ser un extraordinario descubrimiento: el relato oral que la propia madre del autor hace de una antiquísima leyenda popular que hunde sus raíces nada menos que en la colección de cuentos orientales que conocemos como el Sendebar (Libro de los engaños), cuya tradición en España desde la Edad Media constituye un importante tema de estudio por parte de los especialistas.

En cualquier caso, no deja de ser un hecho “casi” extraordinario que una mujer natural de un pueblo de La Macha, Villatobas, localidad muy cercana a Ocaña, sea todavía hoy portadora, merced a su prodigiosa memoria, de una antigua leyenda que combina la narración con el verso (técnicamente es lo que se denomina prosímetro). La leyenda nos presenta a una joven por la que el rey sentía una gran pasión. Había un pequeño obstáculo, sin embargo, pues la joven estaba casada. El rey entonces envió al marido a la guerra para poder actuar con libertad. Ella, sin embargo, esquivó sutilmente el acoso del rey. Al regresar el marido de la guerra, éste albergó dudas acerca de la fidelidad de su esposa, creyendo que un león (“el rey”) habia dejado la “huella” de su garra en  el campo que cultivaba (“la esposa”). Al verse rechazada por el esposo, acuden al rey para aclarar el asunto, y éste, recogiendo la alegoría del león y el campo, dice lo siguente:

E dixo el rey:
-Verdat es que entró el león en ella, mas no te fizo cosa que non te
oviese de fazer nin te tornó mal dello. Por ende, toma tu tierra e
lábrala.

Con el tiempo, esta historia se traslada al ámbito de la tradición oral y va adquiriendo nuevas localizaciones, personajes y contextos. Entre otras cosas, como bien apunta Gómez Moreno, la leyenda, ya convertida en el referido prosímetro, ofrece unos versos pronunciados por la esposa que han terminado siendo el elemento identificador más característico de todas las versiones: “viña era, viña soy”, de claras reminiscencias sexuales. Así es como, en la versión oral de la madre de Gómez Moreno, suenan estos versos:

Viña era, viña soy:

antes me labraban y ahora no.

No sé por qué ni por qué no.

Gómez Moreno ha dado, por tanto, con el extraordinario descubrimiento de una versión oral de la leyenda de la huella del león en una persona tan cercana como su propia madre y ha elaborado un completo estudio donde, entre otras cosas, establece las afinidades de esta leyenda con el “Indovinello veronese”, o la adivinanza que, hallada en un códice medieval, pasa por ser el primer texto documentado en lengua italiana y donde volvemos a encontrar la metáfora cultural de “arar”, ahora referido a la “siembra” de la escritura. En lo que no deja de ser una extraordinaria reflexión (y crítica) acerca de la polaridad que Dámaso Alonso creó entre la tradición y la poligénesis, Gómez Moreno trata de dar con los cauces profundos (se ayuda de la toponimia y de la genética de poblaciones) por los que tales leyendas y metáforas fueron viajando a lo largo de los siglos, al tiempo que las poblaciones migraban a otros lugares. En este sentido, el libro de Gómez Moreno ofrece un “aviso para caminantes” a todos aquellos a los que gusta que “cada pueblo permanezca su supuesto lugar de origen”, obviando el hecho de que las migraciones y las mezclas subsiguientes han sido desde siempre un factor enriquecedor y conformador de nuevas identidades. En este sentido, recuerdo ahora mi propio estremecimiento cuando he visitado lugares donde la “limpieza étnica” (término diabólico que, más bien, debería reescribirse como la “mutilación étnica”) ha dejado ciertas ciudades sin personas “diferentes”, venidas de otras latitudes o practicantes de otros credos. Esa región que conocemos hoy día oficialmente como Castilla-La Mancha es lugar de reconquista y reproblaciones, donde, por lo que parece, el norte de España está genéticamente muy asentado entre sus habitantes.

No puedo en un texto como el que aquí presento adentrarme en toda la riqueza de aspectos que aborda el profesor Gómez Moreno dentro de este libro que, por cierto, nació al calor de una conferencia impartida en la Universidad de Granada dentro del precioso ciclo que lleva el título de “El intelectual en su memoria” y que puede escucharse ahora gracias al canal Youtube. El libro, por lo demás, ofrece un carácter híbrido entre el ensayo académico y el ensayo autobiográfico, donde no deja de entablarse un maravilloso diálogo entre el autor y el lector que me ha hecho creer, mientras leía sus páginas, que estaba realmente charlando con el autor, frente a frente.

Como bien apunta otro admirado profesor e hispanista, José Carlos Mainer, el ensayo se caracteriza por la complicidad planteada entre el autor y sus lectores. Esto lo sé bien, tras años de estudio de la relación entre Aulo Gelio (autor de misceláneas, o no-ensayos) y Montaigne (autor de ensayos, o no-misceláneas). Montaigne se apropió, a partir de Gelio, de la expresión “Plutarchus noster” que él convirtió en “Nostre Plutarque” (recurro a la grafía renacentista), como muestra de admiración por un autor griego que tantas horas de felicidad le había reportado gracias a la lectura atenta de la versión francesa de Amyot. Yo quisiera utilizar igualmente la expresión “Nuestro Ángel Gómez Moreno” para referirme al privilegio de su amistad, del enriquecimiento personal que supone hablar con él o leer sus obras y, sobre todo, a esa necesaria dosis de pasión por la vida que a menudo necesitamos de los otros para sentir algo tan básico y, al tiempo, tan difícil como es la felicidad de existir. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *