Comparatismo y literaturas clásicas: límites, relaciones, recepciones conjuntas

IMG_0333Ha sido una gran oportunidad (y espero que lo siga siendo el curso que viene) poder hacerme cargo de una asignatura completa del máster interuniversitario de filología clásica (UCM, UAM, UAH): “Literatura griega y latina: estudios de literatura comparada“. De esta forma, hemos tenido tiempo suficiente para poder reflexionar acerca de lo que el comparatismo (mucho más que una mera disciplina académica) puede ofrecer a la comprensión de las literaturas clásicas (mucho más que meras literaturas nacionales). Las líneas que siguen no son otra cosa que un mero resumen, intencionadamente impresionista, de estas doce intensas semanas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Impartir asignaturas en un máster permite una pequeña ventaja al docente: la de poder diseñar, dentro de unos parámetros razonables, el programa que va a impartir. En mi caso, recuerdo ahora cómo terminé de diseñar esta asignatura, viajando en tren desde Madrid a Valladolid. En el intento de que el planteamiento de la asignatura transcendiera el mero (y esperable) catálogo de comparaciones entre autores griegos y latinos, mi idea fue decididamente mucho más ambiciosa: que mis alumnos tuvieran una noción cabal y vital de lo que es y significa el comparatismo (Adrián Marino lo definía como una “militancia”) y que pudieran apreciar lo que tal marco podía ofrecer a la propia percepción y estudio de las literaturas que llamamos “clásicas”.

Es por ello por lo que rápidamente vi que la primera parte de esta asignatura tenía que recoger una serie de conocimientos teóricos y metodológicos esenciales al respecto. En primer lugar, quise que mis alumnos tuvieran claro el hecho de que la literatura comparada es mucho más que “comparar” autores, obras o géneros. Es así como surgió uno de los conceptos fundamentales que ha presidido nuestras clases a lo largo de estos meses: la idea de relación literaria y su naturaleza. Entre otras cosas, hemos manejado conceptos tan sutiles como los de “causalidad”/”casualidad” a la hora de analizar ciertas relaciones (entre otras lecturas, hemos repasado a Cioranescu).

También consideré fundamental, dado que la literatura comparada presenta una gran preocupación por los problemas de la historia literaria, que analizáramos lo que los antiguos pudieron entender por literatura griega y romana frente a lo que nosotros pensamos al respecto, como modernos herederos de la Ilustración.  No tardó en surgir, ya dentro de otro tema de esta primera parte, el asunto tan romántico de la originalidad y la imitación de las literaturas, tema donde entraron de manera natural las cuestiones estéticas, especialmente las propias de las estéticas de la modernidad. Finalmente, terminamos esta parte teórica desarrollando algunas cuestiones pertinentes acerca de los imaginarios que tales “literaturas” configuran en los tiempos modernos, en particular los imaginarios del Renacimiento y del Filohelenismo.

La segunda parte de la asignatura estuvo dedicada a la visión de un autor como Aulo Gelio, tan comparatista “avant la lettre”, sobre diversos autores griegos y romanos. La épica, el drama, la filosofía o la consideración acerca de los autores más recientes a su propio tiempo (en especial, los autores posteriores a Virgilio) vinieron a ofrecernos una suerte de museum literario (en este momento, evoco un texto de Clarín, cuando habla de su maestro Alfredo Adolfo Camús) donde surgían ideas tales como el problema de la traducción, el antiguo concepto de la imitación, la figura del autor frente a su obra, la sutil crítica literaria o la percepción de lo que para nosotros es la “literatura de nuestro tiempo”. Entre otras cosas, analizamos el texto de las Noches Áticas como paratexto de Plutarco, en lo que no deja de ser un acercamiento novedoso, dado que transciende el planteamiento positivista formulable como “Plutarco en Aulo Gelio” o similares: de manera particular, el juego de “leer un texto a partir de otro” (gracias a este trabajo, la doctora Katarzina Orchman se ha puesto en contacto conmigo desde la plataforma Academia.edu debido a que tiene intención de acometer una investigación sobre la lectura que de Plutarco hizo Gelio).

Asimismo, la naturaleza relativa de los textos y su inherente capacidad dialógica nos llevó hasta Bachtín y su empeño en hacernos ver la riqueza de voces que cabe encontrar en la literatura, más allá de los dogmatismos políticos. Gelio nos ha brindado, en suma, una oportunidad única para analizar lo que pudo ser el comparatismo mucho antes de que en el siglo XIX se fundaran las primeras cátedras de literatura comparada en Francia y los Estados Unidos.

En la tercera parte del curso hemos indagado (al tiempo que ensayado su formulación, algo que ha conferido a nuestra actividad académica una sana dimensión creadora, y no meramente repetitiva de materia ya sabida) acerca de un interesante concepto: las recepciones comparadas de autores griegos y latinos, tal como se van constituyendo desde la propia Antigüedad o a partir de ciertos autores modernos. Homero y Virgilio, Menandro y Terencio, Séneca y Plutarco, o San Basilio y San Jerónimo han constituido cuatro ejemplos señeros donde cabe ver cómo, desde un planteamiento común de relación literaria cabe encontrar diferentes interpretaciones en la propia naturaleza de tal relación. Las recepciones comparadas pueden crearse ya en la propia antigüedad o, simplemente, irse construyendo a través del tiempo, gracias a nuevos autores. En este segundo caso, hemos estudiado el caso de Montaigne y su asociación de Séneca y Plutarco en uno de sus ensayos del libro II, si bien desde fundamentales diferencias con respecto a cada autor. Lo común y lo diverso como tensión que dinamiza el quehacer crítico.

Cabe señalar, “last but not least”, los “aperitivos”, a saber, la presencia y breve comentario de alguna obra u autor clave del comparatismo al comienzo de cada clase. Claudio Guillén, Andrián Marino, José María Valverde (nulla aesthetica sine ethica), Ulrich Weisstein, George Steiner, Alejandro Cioranescu, entre otros, han roto el hielo, al tiempo que con su testimonio y labor han ido completando las nociones esenciales sobre el comparatismo como ciencia y manera de ver el mundo.

Toda esta labor docente y compartida durante tantas tardes gratas nos ha permitido entrever una obra pertinente y acaso necesaria: una literatura comparada para clasicistas. Considero que cualquiera que se adentre en esta forma de ver la literatura debe abandonar los prejuicios propios de los límites temporales y geográficos, épocas y naciones, así como el prejuicio del tiempo lineal, que no es el de la literatura, para poder abarcar los interminables senderos que se entrecruzan a la hora de analizar, pongamos por caso, a Virgilio desde Homero o desde Borges.

Una vez más, y esto es algo que no siempre ocurre, será un curso que durará para siempre. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *