Por qué “horacianismo” es un término moderno

 Los poetas contemporáneos. Una lectura de Zorrilla en el estudio del pintor Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado


Los poetas contemporáneos. Una lectura de Zorrilla en el estudio del pintor
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

El pasado día 12 de enero participé como parte de una comisión que había de juzgar una interesante tesis doctoral. Su título, “El horacianismo de Javier de Burgos” llamó mi atención poderosamente frente a otras formulaciones posibles como “Horacio en Javier de Burgos”. Una y otra formulación pueden parecer lo mismo, pero en cada caso esconden, ante todo, actitudes distintas ante el propio fenómeno de la Tradición Clásica. Por Francisco García Jurado HLGE

Digno discípulo de su buen maestro Vicente Cristóbal, Ismael Elías Muñoz es el joven doctorando que, además de tener una vida personal y desarrollar una intensa actividad docente, ha dedicado mucho tiempo nocturno (studiosae vigiliae) a terminar un trabajo de investigación donde el entusiasmo por lo estudiado está a la vista. El contenido de su trabajo no se ha limitado tan sólo a indagar en la obra horaciana de Javier de Burgos (Motril, Granada, 22 de octubre de 1778 – Madrid, 22 de enero de 1848), sino a intentar captar la atmósfera histórica en la que desarrolló su actividad este político e intelectual español. Por tanto, el Horacio que nos presenta Ismael Elías no es, simplemente, un poeta romano de la época augustea traducido y comentado circunstancialmente por un autor que vivió entre los siglos XVIII y XIX, sino la manera en que una época ha releído al antiguo poeta para tratar de extraer de él las esencias clásicas en los tiempos del incipiente romanticismo. Y aquí aparece, probablemente, la palabra clave de su estudio, “romanticismo”, que nos inicia en nuevas claves estéticas que ya serán para siempre irreversibles. Si hasta el siglo XVIII la manera de referirse a los autores grecorromanos era en términos de “antiguos” frente a los “modernos”, desde Madame de Staël comenzó a llamarlos “clásicos”, por antonomasia, frente a los autores “románticos”. El cambio de etiquetas, es decir, de antiguo/moderno a clásico/romántico, no es una mera formalidad, pues, bien al contrario, supone todo un nuevo credo desde el que se va a releer la antigüedad, ahora clásica por antonomasia, desde las nuevas claves estéticas de comienzos del siglo XIX. Los partidarios de los autores románticos abogaron por una nueva actitud ante el arte, la aceptación de que los gustos no son universales sino, más bien, nacionales y mudables. Ese nuevo credo hizo que otros, acaso nostálgicos de épocas pasadas, se decantaran por lo que va a llamarse, a consecuencia del romanticismo, el “clasicismo”. “Clasicismo” es, pues, una palabra nueva, propia del siglo XIX, como “humanismo”, “comunismo”, “socialismo” o casi cualquier ismo propio del momento. El poeta antiguo (ahora “clásico”) más representativo de ese flamante clasicismo ha sido, indiscutiblemente, Horacio, y es quien va a dar nombre a una variante más específica del clasicismo a partir de su propio nombre: el “horacianismo”. El “horaciansino” no es pues, simplemente, una forma de referirse a Horacio, sino, ante todo, una manera moderna, alternativa de la romántica, de exaltarlo en sus valores universales e inmutables. Pero esta exaltación ya convierte a Horacio en un poeta elegible, frente a los modernos poetas románticos, y en una suerte de poeta también moderno, a su manera intemporal. No en vano, el poeta Pushkin imitó a Horacio cuando fundó la moderna poesía rusa, y Paul Valéry, en su admirable ensayo titulado “Situación de Baudelaire”, nos dirá que el clasicismo siempre viene después, como la calma sucede a la tormena. Por todo ello, la elección de Elías Muñoz del término “horacianismo” me ha parecido de lo más acertado. Según el Corpus Diacrónico del Español, esa riquísima base de datos que alberga la página web de la Real Academia Española, el término “horacianismo” aparece por ver primera en español con Dámaso Alonso, al que tanto deben los estudios de Tradición clásica. Sin embargo, ya veo felizmente el uso del término, esporádico todavía, al comienzo del Horacio en España de Menéndez Pelayo, es decir, a finales del siglo XIX. No en vano, Menéndez Pelayo creía, como luego lo hará el portugués Pessoa bajo la máscara de Ricardo Reis, que el estilo horaciano era una suerte de poesía atemporal, más allá de las pasajeras modas, de los ismos efímeros. Sutil paradoja, pues, la de este “horacianismo” militante, pues frente a los ismos pasajeros él pretende ser un ismo eterno. Casi un oxímoron. Francisco García Jurado

 El día de la defensa de la tesis. De izquierda a derecha, Ignacio Pinilla, Francisco García Jurado, Ismael Elías Muñoz, José Luis Moralejo, Felisa del Barrio y Vicente Cristóbal


El día de la defensa de la tesis. De izquierda a derecha, Ignacio Pinilla, Francisco García Jurado, Ismael Elías Muñoz, José Luis Moralejo, Felisa del Barrio y Vicente Cristóbal

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.