Menéndez Pelayo y Alfredo Adolfo Camús: amistad frente a política

 

La acogedora y soberbia sala de lectura de la santanderina Biblioteca Menéndez Pelayo, por la mañana

La acogedora y soberbia sala de lectura de la santanderina Biblioteca Menéndez Pelayo, por la mañana

He comenzado octubre con muy bien pie, en la impar sala de lectura de la Biblioteca de Menéndez Pelayo. Rosa Fernández Lera me ha brindado todos sus conocimientos de sabia bibliotecaria para seguir encontrando los libros que Menéndez Pelayo compró a la hija de Alfredo Adolfo Camús, Justa Camús, o “Justita”, como se la llama en un carta. José Manuel Pardal Pérez, auxiliar de la biblioteca, ha recorrido sin descanso los estantes para traerme a la mesa el mayor número posible de ejemplares. Gracias a los dos. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Ahora que paso unos gratos días en Santander por motivos de trabajo, me vienen a la memoria otras ocasiones vividas en esta misma ciudad. Recuerdo que en el lejano mes de abril de 2001, mientras paseábamos desde la Biblioteca de Menéndez Pelayo hasta un restaurante cercano, Benito Maradiaga, a quien acababa de conocer, me habló acerca de la no siempre fácil relación entre Menéndez Pelayo y su maestro Alfredo Adolfo Camús. Camús no estuvo presente, por ejemplo, durante la oposición de Menéndez Pelayo. Sin embargo la admiración del polígrafo por su viejo maestro siempre fue manifiesta, en especial cuando escribe su necrología, en 1889. A pesar de encarnar posiciones políticas bien distintas, ambos se sintieron unidos por una profunda amistad y admiración.

Aunque Menéndez Pelayo no fue alumno oficial de Camús en las aulas de la Central, lo consideró siempre su gran maestro. Asimismo, cuando el santanderino defendió su tesis doctoral sobre la novela entre los romanos Camús, presidente de aquel tribunal, abrazó al flamante doctor en señal de rendida admiración. Es verdad que Camús llegó a ser en vida un representante eximio del progresismo intelectual. Mientras los neocatólicos lo atacaban furibundos por sus ideas acerca de los clásicos paganos (esto bien lo sabe la dra. María José Barrios, coeditora de la Carta a Emilio Castelar, de Alfredo Adolfo Camús, que está a punto de salir en las librerías), los progresistas lo ensalzaban, cada uno de ellos en los periódicos correspondientes a cada bando. Pero Menéndez Pelayo jamás criticó a Camús, a diferencia de lo que sí hizo con los neocatólicos. Es más, se alió con él dentro del bando de los neopaganos. En la preciosa necrología que escribe a comienzos del curso 1889-90, Menéndez Pelayo exalta en Camús su amor por la belleza clásica y el Renacimiento. Como tuve ocasión de exponer en otro lugar[1], este elogio póstumo es tan interesante por lo que dice de Camús como por que silencia. Por ejemplo, se recuerda el gusto que sentía Camús por los humanistas italianos, pero jamás se habla de su amor por Erasmo, al contrario de lo que había escrito Pérez Galdós, en este caso alumno oficial de Camús. La Biblioteca de Menéndez Pelayo guarda preciosos libros que el santanderino adquirió de su maestro. Todos ellos tienen que ver con el humanismo y el latín, desde las gramáticas a las antiguas traducciones españolas de Ovidio.

Precioso ex libris y dedicatoria a Camús por parte de Luis García Sanz (Biblioteca de Menéndez Pelayo, sign. 30.461)

Precioso ex libris y dedicatoria a Camús por parte de Luis García Sanz (Biblioteca de Menéndez Pelayo, sign. 30.461)

Sin embargo, todo esto pertenece a la vida intelectual, y el mundo real, con su implacable dimensión social, va por otro lado. Un carta de Juan Valera a Menéndez Pelayo que ahora se conserva en la biblioteca de Santander nos muestra el aprecio que por Camús siempre mostró el segundo. Menéndez Pelayo quiere se proponga al viejo maestro como académico de la lengua española, pero Valera considera que la persona más adecuada es Galdós, al ser un personaje más notable desde el punto de vista de la opinión pública:

"Los deseos de usted de hacer entrar en nuestra Academia a Camus, 
al Padre Mir y a Pérez Galdós me parecen justos y buenos. Cuente 
usted conmigo si estoy ahí y sigo con vida cuando haya vacante. 
Entiendo que, antes de pensar en Camus, debemos hacer académico 
a Galdós, que es a quien más pide la opinión pública" 
(Carta de Valera de Menéndez Pelayo del 18 de octubre de 1883)

Naturalmente, Camús jamás ingresó como académico de la lengua. Ahora estoy estudiando cómo este amor del antiguo alumno no oficial por su maestro continuó más allá de la muerte, cuando Menéndez Pelayo ayudó a la hija de Camús a vender los libros de su padre, comprando incluso él algunos de los más bellos ejemplares. En definitiva, unos valores humanos predominaron sobre otros valores más propios de los grupos, de las facciones. No deja de ser grato cuando las personas somos capaces de admirar y a apreciar a los otros por encima de las diferencias, cuando nuestra humanidad vence el sentimiento de grupo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

[1] “Krausistas y neocatólicos ante el mundo clásico y el humanismo latino: visiones divergentes sobre Alfredo Adolfo Camús”, en V Jornadas de Hispanismo Filosófico (Santander, 16-18 de abril de 2001), en Antonio Jiménez García (et alii), Nuevos estudios sobre historia del pensamiento español. Actas de las V Jornadas de Hispanismo Filosófico, Madrid, Fundación Ignacio Larramendi / Asociación de Hispanismo Filosófico, 2005, 221-232


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *