La ciencia de la palabra. Cien años de la Revista de Filología Española

 Tomás Navarro Tomás


Tomás Navarro Tomás

Con motivo del centenario de la Revista de Filología Española (RFE), el Centro Cultural Conde Duque ha organizado una exposición titulada “La ciencia de la palabra. Cien años de la Revista de Filología Española”, comisariada por Pilar García Mouton y Mario Pedrazuela Fuentes. Antes de su clausura, el 27 de septiembre, decidimos este sábado pasarnos por allí y visitarla. Por Mª José Barrios Castro HLGE

Una vez allí, y mientras ojeábamos el cátálogo, el vigilante de la exposición nos informó de que Pilar García Mouton acababa de llegar y que, puesto que estaba con un grupo explicándoles la exposición, le pidiéramos si nos podíamos sumar al mismo. Al principio, por timidez, me sentí renuente a hacerlo, pero una vez que Paco me dijo que se lo podíamos preguntar, me animé. Tras las presentaciones de rigor, la doctora García Mouton accedió encantada a que la acompañáramos en una visita que estaba realizando con familiares y amigas, de modo que lo que se suponía un simple recorrido por una exposición se convirtió en una visita de lujo acompañada de una especialista que, aparte de transmitir de una manera ejemplar sus conocimientos, también refleja su profunda implicación y vivencia de lo que estudia.

La exposición, que está dividida en tres partes, me ha traído muchos y gratos recuerdos. La RFE nació al calor de la creación del Centro de Estudios Históricos (CEH) bajo la dirección de D. Ramón Menéndez Pidal y auspiciado por la Junta de Ampliación de Estudios (JAE), reconvertida tras la guerra civil en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Por este motivo, la primera parte de la exposición está dedicada al Centro de Estudios Históricos y a las revistas y publicaciones que nacieron de él junto con la RFE, entre ellas la revista Emerita, la primera revista de filología clásica en España. Al verla no he podido más que emocionarme con el recuerdo de las horas que dediqué al estudio del origen de esta revista y al Centro de Estudios Históricos (CEH), y me he sentido gratamente sorprendida al verme citada en el catálogo de la exposición. Junto a ellas, en un cronograma se relata las secciones en las que estaba dividido el CEH y el tiempo que se mantuvieron vigentes. Algunas como la sección de Filosofía, a cargo de Ortega, la de arabismo, o la de Metodología de la Historia a cargo de Rafael Altamira, no perduraron al contrario que la sección Filología Española, que ha llegado hasta nuestros días. Esta primera parte continúa con una recreación del despacho de don Ramón, donde se conserva la mesa que él mismo utilizó. Entre los retos del Centro de Estudios Históricos y, por ende, el de la RFE, estaba poner la ciencia española a la altura de la europea, recoger documentos de audio para el Archivo de la Palabra y crear el Atlas Lingüístico de la Península Ibérica (ALPI), correspondiente a la segunda parte de la exposición. Como complemento se recogen fotografías y grabaciones realizadas por los investigadores que trabajaron en la sección de Filología del CEH como Américo Castro,  Fernández Montesinos, Alfonso Reyes, Tomás Navarro Tomás, Antonio Solalinde, Federico de Onís, Homero Serís, Amado Alonso, entre otros, y algunos de sus trabajos.

Mientras disfrutábamos de la exposición, la Dra. García Mouton nos deleitaba con las anécdotas vividas durante el montaje de la exposición, combinándolas con las anécdotas recogidas en las cartas de estos investigadores conservadas tanto en el CSIC, como en la Residencia de Estudiantes o en archivos particulares, lo que me hacía recordar las cartas que yo misma leí entre Rafael Lapesa y Navarro Tomás o entre Lapesa y Julián Bonfante. Fueron muchas las vicisitudes de estos hombres que dedicaron su vida a una labor titánica y que la guerra civil cercenó. No obstante, he de decir que estos nuevos aires que insuflaba toda la idea de la JAE y del Centro de Estudios Históricos no siempre fue bien acogidos por algunos intelectuales de la época. Recuerdo algunas cartas en las que se criticaba a Navarro Tomás por el uso de unos “aparatos” para sus estudios de fonética y fonología. A estos “aparatos” (gramófono, quimógrafo, palatógrafo, magnetófono… ), alguno de los cuales trajo el propio Navarro Tomás de su estancia en Francia, Alemania y Suiza entre los años 1912-14 está dedicada una sección de la exposición. La sección dedicada al ALPI se completa con un ejemplar del I volumen publicado por primera vez en 1962 y mapas donde se recoge el nombre de los pueblos de la península ibérica que fueron estudiados y los mismos mapas con los nombres de estos en transcripción fonética.

La tercera parte de la exposición está dedicada,  ya de manera más expecífica, a la RFE. En una primera parte se la compara con otras revistas europeas del mismo tipo y después nos relata los avatares que sufrió durante la guerra y posteriormente. Obviamente, cuando la Dra. García Mouton nos hablaba del problema de la calidad del papel durante la guerra y la falta de dos volúmenes no pude dejar de acordarme de la carta en la que Lapesa, encargado del CEH en Madrid, escribe a Valencia, donde estaban Amado Alonso y Navarro Tomás, quejándose de la carencia de papel para publicar otras revistas como Emerita y de la ausencia del tomo correspondiente al año 1938.

La exposición continúa hasta lo que es hoy día la RFE. Tras un periodo de decadencia algunos años después de la guerra, Dámaso Alonso tomó la dirección de la misma durante unos treinta años y la volvió a situar entre las primeras de su clase. Tras él fue Antonio Quilis quien toma las riendas y posteriormente Manuel Alvar y la actual Pilar García Mouton.

La exposición se completa con documentales correspondientes a las grabaciones de las visitas realizadas por estos concienzudos investigadores a los diferentes pueblos de la península donde se recogen bailes tradicionales y campesinos en sus labores agrícolas. Se completa la parte documental con una entrevista realizada por Jesús Hermida a Navarro Tomás en 1974.

En definitiva, esta exposición contribuye a completar otras exposiciones que han tenido lugar en estos años, como la llevada a cabo en 2007 con motivo del centenario de la fundación de la JAE titulada Tiempos de investigación JAE-CSIC. Cien años de ciencia en España celebrada en la Residencia de Estudiantes de Madrid y para cuyo catálogo contribuyó Pilar García Mouton con un artículo dedicado a la sección de Hispánicas, o la que tuvo lugar en el año 2009 en el mismo cuartel Conde Duque sobre La Facultad de Filosofía y Letras de Madrid en la Segunda República. Arquitectura y Universidad durante los años 30. En estos casos, se trata de reivindicar el importante papel de los científicos españoles a inicios del siglo XX, su obra y sus intentos de regeneración de un país por salir de la ignorancia y la pobreza, pero que la Guerra Civil Española cercenó o, en el mejor de los casos, retrasó.

Mª José Barrios Castro (Grupo de Investigación HLGE)

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.