Juventud en Pompeya: estudios arqueológicos del área vesubiana

Fotografía del Vesubio recogida en el libro "Juventud sobre el mundo antiguo"

Fotografía del Vesubio recogida en el libro “Juventud sobre el mundo antiguo”

En 1933, la flamante Facultad de Filosofía y Letras de Madrid organizó, de la mano de su decano Manuel García Morente, un crucero de estudios por el Mediterráneo. Los estudiantes que participaron en él tenían la obligación gozosa de escribir un diario. Tres años más tarde, los Talleres Espasa-Calpe publicaron el libro titulado Juventud en el mundo antiguo (Crucero universitario por el Mediterráneo), donde se recogían los tres diarios que habían resultado ganadores del concurso celebrado por la propia Facultad. Aquel libro, hoy pieza de bibliófilos, me ha venido a la memoria al repasar las páginas más recientes que Macarhena Calderón, Sergio España y Rubén Montoya han editado en torno a los trabajos académicos surgidos al hilo de su participación en un proyecto arqueológico dirigido por el profesor Luzón. Este libro hoy es futuro, pero mañana también será nostalgia. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE.

Los Estudios Arqueológicos del Área Vesubiana I constituyen una completa e interesante recopilación de trabajos académicos llevados a cabo por jóvenes investigadores que se han enamorado de Pompeya. Los asuntos de trabajo, dentro de la especialización, reúnen, al tiempo, una fresca diversidad, ya que van desde aspectos tan específicos como las aceras de Pompeya o los grafitos hasta planteamientos historiográficos más generales, como la historia de las excavaciones arqueológicas. El libro contiene, además, un material gráfico especialmente valioso y conforma una grata lectura tanto para los especialistas como para aquellos que sienten amor incondicional por el mundo vesubiano.

Fotografía del Vesubio desde Pompeya recogida en el volumen de Estudios Arqueológicos del Área Vesubiana I

Fotografía del Vesubio desde Pompeya recogida en el volumen de Estudios Arqueológicos del Área Vesubiana I

Pero cabe hacer otra lectura de este libro cuyos autores, debido a su incipiente edad, no pueden intuir todavía. Me atrevo a imaginar este volumen cuando vuelva a las manos de alguno de sus colaboradores dentro de veinte años. Sus jóvenes vidas de investigadores habrán atravesado ya por los consiguientes éxitos y fracasos (esos dos impostores, como decía Kipling) y por las inevitables vivencias que nos dan perspectiva acerca de nuestra razón de ser, personal y académica. Entonces, y sólo entonces, alguno de ellos sabrá que aquel momento feliz de sus vidas tiene ahora algo de absoluto, y posiblemente idealizarán aún más Pompeya. En cierto momento, estudiando las Noches áticas de Aulo Gelio, me atreví a indagar en sus nostalgias. Aquel discreto autor del siglo II de nuestra Era no podía expresar, al contrario que San Agustín en sus Confesione, Montaigne en sus Ensayos o Amiel en su Diario íntimo, los sentimientos que suscitaban sus recuerdos imperecederos de Atenas, de las veladas con su maestro Tauro, o de las amables conversaciones con Herodes Ático. Sin embargo, tras ciertas frases, incluso palabras aparentemente asépticas, cabe imaginar tales nostalgias Así entreleo yo ahora esta monografía, donde el estudio concreto de una inscripción o de una villa marítima en Estabia es también una forma de añorar el dorado sol de Nápoles.

Con todo esto no quiero que se interprete que estoy escribiendo una semblanza triste o una suerte de remedio contra el tiempo y el final de nuestras vidas. Muy lejos de tales sentimientos, sólo quiero incidir en la calidad de lo que hemos vivido gracias a nuestra conciencia. Como bien dice Borges, lo que fue épico se torna elegía con el tiempo. Pasarán muchas cosas, y espero que buenas, pero la irrepetible oportunidad de haber estado excavando en Pompeya con veintitantos años es algo que ya quedará para siempre en quienes vivieron esta experiencia.

Carlos Alonso del Real (quien luego, por oscuras razones, se desvinculó de estos recuerdos) ganó el primer premio del concurso de diarios escritos durante el crucero por el Mediterráneo. No me resisto a terminar este blog sin transcribir siquiera un emotivo texto acerca de su paso por Pompeya:

"Repitamos que esta ciudad no es un cadáver. Si queréis saber 
cuál es el sello y el alma de Pompeya habéis de pensar en todo 
lo contrario a las ruinas. No es lo más opuesto a un muerto 
un vivo, sino un resucitado. Micenas, Olimpia o Itálica son 
muertos. Madrid, Nápoles o Atenas, son vivos, todavía no 
muertos. Pompeya es el resucitado, el que ha podido más que la 
muerte." (p. 176)

El viernes 11 de septiembre, a las doce de la mañana, se presenta en la Academia de Bellas Artes de San Fernando el libro Estudios Arqueológicos del Área Vesubiana I.

Academia / 11 de septiembre de 2015

FRANCISCO GARCÍA JURADO

 


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

Un pensamiento en “Juventud en Pompeya: estudios arqueológicos del área vesubiana

  1. Muy bonitas tus palabras. Pienso que describen bastante bien la profundidad de lo que implica la investigación y lo vivido en Pompeya. Me alegro de que leyendo la monografía entre líneas se atisbe ese entusiasmo y que suponga una grata lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.