Martín Sánchez Ruipérez (o Ruipérez Sánchez) in memoriam

Grabado de Salamanca

Grabado de Salamanca

Nuestras disciplinas académicas, en este caso las que componen la Filología Clásica, son como pequeños mundos poblados por sus héroes y sus leyendas. Antes, incluso, de comenzar a estudiar clásicas (me tocó en suerte la Autónoma de Madrid) ya conocía algo de la figura (y la leyenda) del profesor Sánchez Ruipérez (después Ruipérez Sánchez, por esas cosas de las familias y los notarios) gracias a ciertas entrevistas que había leído en el diario YA. Allí aparecía nuestro profesor en su despacho de la Complutense, creo recordar que junto a un mapa de Grecia. Esto era, si no recuerdo mal, al inicio de los años 80. Hoy, 3 de julio de 2015, acaba de fallecer el maestro. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Don Martín (como algunos lo llamaban), aunque no fuera de manera directa mi profesor, estuvo muy presente en mi formación académica. Me fascinó durante el bachillerato su método (no publicado, pero bien difundido) para aprender griego traduciendo frases a partir del creciente nivel de dificultad. Algunos de sus discípulos me dieron clase ya en la Autónoma, como Emilio Crespo y José Luis García Ramón. Todavía recuerdo que en las clases de dialectología griega de éste último las aportaciones de Ruipérez (como solemos referirnos a él) venían sucedidas por las escuetas siglas “M.S.”. Su libro sobre el tiempo y aspecto en griego antiguo, publicado durante los años cincuenta en Salamanca, me llegó de la mano de una edición pirata que aún conservo, y que ciertos alumnos de la Complutense habían preparado, como si de un producto de estraperlo se tratara, añadiendo en la portada que era una “2ª ed. corregida” (agradezco a José Torres Guerra la precisión de estos datos). Las charlas en la Fundación Pastor, los cursos Superiores de Filología Clásica en la Complutense, o alguna que otra conferencia en la Autónoma fueron haciéndolo cotidiano también para aquellos alumnos que no teníamos la oportunidad de ir a sus clases. También con horror compruebo que muchos de los actuales alumnos de Clásicas ya no saben quién es.

Como es evidente, las rivalidades de escuelas contribuían, asimismo, a acrecentar el interés por su figura, hasta el punto de que el propio Antonio Prieto, en una de sus novelas (La plaza de la memoria), se refiere a ellas. La vida pasa, nos vamos haciendo mayores, pero también con el tiempo el reconocimiento se vuelve a menudo más claro. En mis clases de Historia de la Lingüística me gustaba llevar la preciosa semblanza que Ruipérez escribió sobre un libro dedicado a André Martinet. Ruipérez, poco dado a este tipo de literatura periodística, se muestra como un verdadero maestro y crítico del devenir los estudios sobre el lenguaje (podéis encontrarla aquí). Asimismo, siempre he reivindicado que la llamada “Lingüística hispánica” no está constituida tan sólo por estudiosos de la lengua española, sino por lingüistas españoles que han contribuido al mejor conocimiento de otras lenguas, entre ellas las clásicas.

Ya desde un punto de vista más personal, de Ruipérez recordaré siempre sus joviales comentarios y su pasión por la computación o las nuevas tecnologías. No me olvido tampoco de la última vez que lo vi en la Ciudad Universitaria. Estaba yo con el profesor Martínez Pastor en el rectorado de la UCM, me refiero al edificio blanco de cruz griega cercano a la llamada “Profesorera”. Por allí vimos pasar a un anciano con bastón que rápidamente nos reconoció y, al reconocernos, se transformó en “Ruipérez”. Desde aquellas imágenes todavía juveniles que se podían ver en el diario YA a esta estampa de decadencia física había transcurrido toda una vida donde se mezclaba el maestro con el hombre y el hombre con el maestro. Decía Ruipérez en una de esas entrevistas que un profesor neófito no daba evidentemente las clases como las podía dar él. Esto lo decía con motivo de la jubilación forzosa a que fue obligada aquella generación al cumplir los sesenta y cinco años. Ahora, querido profesor, te escribo estas líneas precisamente al jubilarse mis maestros más directos, esta vez a los setenta. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España" y es investigador principal del Diccionario Hispánico de la Tradición Clásica.

More Posts - Website

5 pensamientos en “Martín Sánchez Ruipérez (o Ruipérez Sánchez) in memoriam

  1. Paco, una precisión filológica: el libro de la diátesis es de García Gual, el de Ruipérez es el de tiempo y aspecto. También tengo la copia pirata. Los que la hicieron (no hay nombres, claro) tuvieron la desfachatez de poner no “edición revisada” sino “2ª ed. corregida” [¡¡¡!!!] – y eso porque “corrigieron” una cosa puntual en una página concreta.

    Te lo digo por si te puede interesar utilizar estas nugae para tu nota. Por supuesto, luego puedes borrar este comentario porque no tiene mayor interés. El de “Muchísimas” también, porque ha sido un error. Un abrazo.

  2. Muchísimas gracias por esta semblanza, Paco. Me he enterado hace una hora por Facebook. Estoy muy sorprendido y con verdadera pena, a pesar de que era previsible por su edad, a pesar de que hace casi 20 años que no lo veía, a pesar de que nunca tuve con él un trato íntimo, solo ocasional, un tú a tú muy directo una única vez en la Fundación Pastor, en enero del 95. Pero, como he puesto en Facebook. me siento como si se hubiera muerto otra vez mi abuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.