Edward Young y José Cadalso: los cementerios y ruinas como recuerdo de los clásicos

SANYO DIGITAL CAMERADesde los estudios académicos, las posibles relaciones literarias entre Inglaterra y España durante el siglo xviii han sido algunas veces infravaloradas y, en parte, también eclipsadas por la comunicación, más estrecha y fluida, establecida con Francia, nación que ofrecía un contexto ideológico y religioso más cercano al panorama cultural español. POR ANA GONZÁLEZ-RIVAS FERNÁNDEZ (GRUPO DE INVESTIGACIÓN “HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA GRECOLATINA EN ESPAÑA HLGE”)

Al contrario que el francés, que estaba incluido en el currículum de algunos colegios, no era habitual aprender inglés como segunda lengua y el estudio de la literatura inglesa quedaba reducido a ciertos círculos intelectuales[1]. A esto se añade el hecho de que muchas obras inglesas fueron conocidas en España a través de sus traducciones al francés y tras haber pasado por un estricto proceso de censura, lo que filtraba doblemente su sentido original, pues llegaba así a la lengua castellana con importantes transformaciones. El conocimiento de la cultura inglesa, en definitiva, dependía en gran medida del interés personal de algunos eruditos, mayormente exiliados, que accedían a ella a través de sus viajes, o de las lecturas de los escasos libros en inglés disponibles en España. Esta comunicación entre culturas fue especialmente significativa en el desarrollo de una estética literaria dieciochesca que, dentro del marco más general de la tradición europea, deja entrever intereses comunes entre España e Inglaterra. En este contexto se explica, por ejemplo, cierta influencia de la literatura gótica en España que, aunque poco dada a ficciones sobrenaturales y más tardía que Inglaterra en sumarse a la tendencia del Romanticismo, recuperó determinados motivos anglosajones para algunas de sus obras.

Un ejemplo paradigmático de este diálogo literario que surgió entre España e Inglaterra es la obra de los poetas Edward Young (1683-1765) y José Cadalso (1741-1782). Uno y otro, aunque inmersos en la Ilustración, son precursores del nuevo espíritu romántico en sus respectivos países[2]. Partiendo de la estética de lo sublime que se difundió en Europa a través de autores como Burke o Kant, y que remite al mismo Longino del siglo ii d. C., Young y Cadalso compartieron una misma fascinación por motivos como las tumbas, los panteones y los cadáveres, y los dos encontraron la mejor expresión de su melancolía en la noche, la soledad y la cercanía de la muerte. Edward Young, uno de los principales representantes de la «Graveyard School», recogió en su largo poema Night Thoughts[3] una profunda reflexión sobre la muerte y la fugacidad de la vida basada en las propias experiencias de poeta[4]. También Cadalso, que siguió los pasos de Young, se inspiró en una desgracia personal para la composición de sus Noches Lúgubres (1775), donde el protagonista, Tediato, se lamenta por la muerte de su amada, a la que desea desenterrar para suicidarse junto a su cadáver.

En estas recreaciones líricas de lo sublime, lo clásico encuentra una representación clave en un motivo literario y artístico: la ruina. La ruina es el símbolo de lo que fue y ya no es, la huella de un pasado glorioso que ha sido arrasado y que, sin embargo, sigue haciéndose presente a través de unos restos en piedra. Tal fue el poder evocador de este motivo que empezaron a crearse también ruinas artificiales para adornar los palacios de la alta sociedad europea. En su ensayo El futuro de lo clásico (2006), Salvatore Settis destaca la importancia de este símbolo que, lejos de representar la decadencia de los clásicos, presagia su renacimiento desde una nueva mirada: la del Romanticismo. Como señala Settis, el interés por la ruina y su recreación es una particularidad de la tradición europea que, sin embargo, no aparece en otras culturas, como la india, la china o la japonesa. Y es que la ruina, dice Settis, “está ligada no tanto al hundimiento de un imperio en cuanto tal, sino más bien a ese singular equilibrio entre continuidad y discontinuidad que siguió a la caída del Imperio Romano”[5]. La ruina romana se convierte así en el símbolo del eterno retorno de los clásicos, que en la civilización occidental suponen un constante renacer, y que, por tanto, no sólo recoge el pasado, sino que proyecta también el futuro de este renacimiento. Su presencia en los poemas de Young y de Cadalso son la evidencia de cómo lo clásico permanece en el Romanticismo europeo, donde resurge transformado, renovado, y acorde a los nuevos tiempos. La ruina, y con ella los mundos de Grecia y Roma, son un tema más de aquella conversación imaginaria que el inglés y el español mantuvieron entre panteones y lápidas.  Ana González Rivas


[1] Para una información detallada sobre el estudio del inglés y la literatura inglesa en la España del siglo xviii, véase N. Glendinning, «Influencia de la literatura inglesa en el siglo xviii», en J. Arce et al., La literatura española del siglo xviii y sus fuentes extranjeras, Oviedo, 1968, págs. 47-93.

[2] Autores como Gómez de la Serna o Menéndez Pelayo incluso se refirieron a Cadalso como el «primer romántico español».

[3] Young compuso este poema entre 1742 y 1745.

[4] La obra de Young se dio a conocer en Europa a través de la traducción de Pierre-Prime-Félicien Le Tourneur (1769); en España fue traducida por Juan de Escoiquiz (1789-1804) y el traductor de la edición de 1826 (y que probablemente fue el mismo editor de la misma: Francisco Razola).

[5] S. Settis, El futuro de lo clásico (Madrid, 2006: 108).

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Turismo y textos clásicos

Templo en Paestum

Templo en Paestum

Entre el siglo xvi y el xix se desarrolla un tipo de viaje formativo y cultural cuyo punto de inflexión será el siglo xviii. Se trata del viaje que jóvenes europeos, en un primer momento aristócratas y posteriormente también burgueses, de países septentrionales, principalmente Inglaterra, realizan a Italia como complemento a su formación. Nos referimos, pues, a un fenómeno que ha venido a llamarse Grand Tour. El viaje a Italia, desde sus inicios, abarca desde las motivaciones científicas, formativas y didácticas hasta las simples aficiones de coleccionistas[1]. POR MARÍA JOSÉ BARRIOS-CASTRO (GRUPO DE INVESTIGACIÓN UCM “HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA GRECOLATINA EN ESPAÑA”)

Parece ser que fue en 1670 cuando se acuñó por primera vez el concepto de Grand Tour por parte de Richard Lassels en su libro Voyage of Italy. En el prefacio de su obra nos aporta dos enseñanzas: el beneficio de viajar, por un lado, y el viajar con beneficio, por otro, así como lo que el joven viajero, acompañado de un preceptor o bear-leader, debe aprender de cada uno de los países que visita y lo que no: «no man understands Livy or Caesar, Guicciardin and Monluc, like him, who hath made exactly the Grand Tour of France and the Giro of Italy»[2].

Tampoco debemos olvidar que, hasta bien entrado el siglo xix, el Grand Tour, permaneció prácticamente inalterable. Esto quiere decir que todos seguían las mismas rutas diseñadas por viajeros anteriores[3]. En líneas generales, los lugares visitados, al margen de las postas, eran Dover, Calais, Montreuil, Amiens, París, Marsella, Mont Cenis, Turín, Milán, Bérgamo, Génova, Verona, Módena, Padua, Parma, Cremona, Lucca, Piacenza, Perugia, Bolonia, Venecia, Florencia, Pisa, Loreto, Ancona, Brescia, Ferrara, Siena, San Marino, Roma, Nápoles, Paestum, Pompeya, Herculano, Sicilia (Agrigento). Los que venían desde Bélgica pasaban por Gante, Amberes y Bruselas. No obstante eran solo unos pocos los osados, entre ellos Goethe, que se acercaban hasta Sicilia. No fue éste, desde luego, el caso de E. Gibbon, quien nos cuenta en su Autobiografía que, tras escalar Mont Cenis y descender a la llanura de Piamonte no a lomo de elefante, como Aníbal, sino sobre un asiento de mimbre, recorrió luego Turín, Milán, Génova, Parma y Módena. A continuación sigue su viaje de la manera siguiente:

Por el camino de Bolonia y los Apeninos llegué […] a Florencia […]. Después de dejar Florencia comparé la soledad de Pisa con la industria de Luca y Leghorn y continué mi viaje por Siena a Roma. […] No puedo olvidar ni expresar las fuertes emociones que agitaron mi espíritu cuando por primera vez me aproximaba y entraba en la ciudad eterna. Después de una noche sin dormir, atravesé con un andar altivo las ruinas del Foro[4]; cada lugar memorable donde Rómulo resistió, o Tulio habló, o César cayó se hallaba de golpe presente ante mis ojos […]. En mi peregrinación de Roma a Loreto crucé de nuevo los Apeninos […]. Me apresuré a salir de la triste soledad de Ferrara […]. El espectáculo de Venecia me proporcionó unas horas de asombro; la universidad de Padua es una antorcha moribunda, pero Verona se envanece aun de su anfiteatro y su nativa Vicenza está adornada por la clásica arquitectura de Palladio; el camino de Lombardía y Piamonte […] me llevó de nuevo a Milán, Turín y al paso del Monte Cenis, donde volví a cruzar los Alpes hasta Lyón [… y] París […]. Me embarqué en Calais, desembarqué de nuevo en Dover[5].

Sólo cuando mejoraron las redes de comunicaciones y transportes, de manera pareja a la mutación de las ideas estéticas que supuso el siglo xix, el viaje a Italia permitió ciertas desviaciones. Estos viajeros recorrían Italia con la cabeza llena de textos clásicos: Virgilio, Horacio, Tito Livio, Polibio, Plinio, Silio Itálico o Teócrito, entre otros, así como de lugares y acontecimientos históricos, por lo que el viaje y la visita a los lugares donde se desarrollaron los hechos y vivieron estos personajes se convirtió inevitablemente en el complemento necesario para la formación integral de los futuros estadistas.

El viajero del xviii, antes de la publicación del Sentimental Journey de Sterne, es un viajero que, fundamentalmente, seguía las pautas descritas por Francis Bacon en su obra Of Travel. Considerado el viaje como una parte de su formación, el viajero deberá anotar en su «Diario» qué cosas merecen la pena ser vistas, qué se debe buscar, observar y visitar:

travel, in the younger sort, is a part of education, in the elder, a part of experience. […] That young men travel under some tutor, or grave servant, I allow well; so that he be such a one that hath the language, and hath been in the country before; whereby he may be able to tell them what things are worthy to be seen, in the country where they go; what acquaintances they are to seek; what exercises, or discipline, the place yieldeth. For else, young men shall go hooded, and look abroad little. […] Men should make diaries; […] as if chance were fitter to be registered, than observation. Let diaries, therefore, be brought in use. The things to be seen and observed are: the courts of princes, especially when they give audience to ambassadors; the courts of justice, while they sit and hear causes; and so of consistories ecclesiastic; the churches and monasteries, with the monuments which are therein extant; the walls and fortifications of cities, and towns, and so the heavens and harbors; antiquities and ruins; libraries; colleges, disputations, and lectures, where any are; shipping and navies; houses and gardens of state and pleasure, near great cities; armories; arsenals; magazines; exchanges; burses; warehouses; exercises of horsemanship, fencing, training of soldiers, and the like; comedies, such whereunto the better sort of persons do resort; treasuries of jewels and robes; cabinets and rarities; and, to conclude, whatsoever is memorable, in the places where they go. After all which, the tutors, or servants, ought to make diligent inquiry. […] Let him not stay long, in one city or town; more or less as the place deserveth, but not long[6].

Como podemos comprobar, hasta el siglo xviii, el viaje a Italia tenía un fuerte componente humanista en el que el viajero, aparte de iglesias o monumentos, se dedicaba a visitar bibliotecas donde se conservan manuscritos de los autores clásicos. Es el caso de Michel de Montaigne, que cuando llega al Vaticano disfruta de un códice de la Eneida de Virgilio, así como de Plutarco y de Séneca, sus autores predilectos[7]. Será, pues, el movimiento romántico el que, al introducir nuevas ideas estéticas, desplace el interés desde la realidad exterior al estado de ánimo de quien mira y observa[8]. Así las cosas, no es de extrañar que textos como Corinna de Mme. de Staël, el Voyage en Italie de Chateaubriand o el poema Childe Harold’s Pilgrimage de Byron se conviertan en verdaderos vademécums y guías espirituales. Estos libros reelaboran los itinerarios tradicionales enriqueciéndolos con un fascinante número de citas, no siempre clásicas. De esta forma, cualquier inglés que visite Italia hacia la mitad del siglo xix llevará en su equipaje la guía Murray[9] para las informaciones prácticas y el citado poema de Byron (en concreto el «Canto iv», dedicado a Italia) para confirmar sus sentimientos[10]. MARÍA JOSÉ BARRIOS-CASTRO (HLGE)


[1] A. Brilli, El viaje a Italia. Historia de una gran tradición cultural, Madrid, 2010, pág. 35.

[2] R. Lassels, The voyage of Italy, París, 1670, pág. [8]. En este sentido, nos dice en ese mismo prefacio al lector, págs. [24-25]: «I would therefore have my young Noblemans Governour to carry him immediately into Italy at fifteen or sixteen; and their season his minde with the gravity, and wise Maximes of that Nation, which hath civilized the whole world, and taught Man Manhood. Having spent two or three years in Italy in Learning the Language, viewing the several Courts, studying their Maximes, imitating their Gentile Conversation, and following the sweet Exercises of Musik, Painting, Architecture, and Mathematicks, he will at his return, know what true use to make of France. And having spent three more years, in learning to Fence, Dance, Ride, Vault Handle his Pike, Musket, Colours &c. The Map, History, and books of Policy; he will be ready to come home at twenty or one and twienty, a Man most compleat both in Body and Mind, and fit to fill the place of his Calling. I say, Make true use of France. For I would not have my young Traveller imitate all things he sees done in France, or other Foreign Countryes […] So in Italy, I would have him learn to make a fine house; but I would not have him learn of the Italians to keep a good house».

[3] A. Brilli, op. cit., pág. 12.

[4] Sus siguientes visitas al Foro romano y la visión de sus ruinas le suscitaron las ideas necesarias para escribir su The History of the Decline and Fall of the Roman Empire (Londres, 1776-1789).

[5] E. Gibbon, Autobiografía, Buenos Aires, 19492, págs. 110-114.

[6] F. Bacon, The Essays or Counsels, civil and moral, of Francis Ld. Verulam Viscount St. Albans and the New Atlantis by Francis Bacon, J. Manis (ed.), Hazleton, 2007-2012, pág. 47-48 [en línea: <http://www2.hn.psu.edu/faculty/jmanis/bacon/francisbacon6x9.pdf>; consulta 16 jun. 2013].

[7] M. de Montaigne, Diario del viaje a Italia. J. M. Marinas – C. Thiebaut (eds.), Madrid, 1994, págs. 99-100.

[8] Las guerras napoleónicas de finales del xviii obligaron a muchos viajeros a tener que cambiar los itinerarios tradicionales y buscar otros nuevos y contribuyó en no poca medida al declive del fenómeno Grand Tour y a un cambio de mentalidad estético y vital.

[9] J. Murray, Handbook for travellers in Northern Italy, Londres, 18587.

[10] Véase A. Brilli, op. cit., págs. 65-66.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Tres intensos años: el proyecto de investigación HLGE0 (2011-2013)

LA APOTEOSIS DE HOMEROEl 31 de diciembre de 2013 ha terminado oficialmente el proyecto de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España.  De la Ilustración al Liberalismo”. Tres intensos años han concluido, pero durarán para siempre. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

A caballo entre dos siglos, el xviii y el xix, nuestro proyecto, denominado concisamente mediante las siglas hlge0, ha intentado establecer las claves diversas por las que se pasaba de una forma de entender el mundo, básicamente la ilustrada, a una nueva, que venimos definiendo con más o menos acierto como romántica. Procesos sutiles, de una parte, y también cambios bruscos, traídos por revoluciones y guerras, hicieron que nuestra visión del mundo grecolatino pasara desde las antiguas concepciones eruditas de los ilustrados a las modernas visiones nacionales de los estudiosos modernos. Resultaba todo un reto, sin duda, tratar de fijar algunas de estas claves históricas dentro de nuestro ámbito de estudio. Hace tiempo, en 2010, ya habíamos trazado un panorama semejante con respecto a lo que había ocurrido en el tránsito del siglo xix al xx, o la llamada «Edad de Plata» de la cultura española (1868-1936).

Por otra parte, la monografía que resumen una parte significativa de nuestros resultados y que ha visto la luz en diciembre, aunque escrita por diversos especialistas, debía dar una impresión de conjunto orgánico y armónico, en ningún caso de mera suma, y, por tanto, ese hilo conductor del paso de un contexto ilustrado a uno romántico tenía que funcionar como aspecto clave y común. En este sentido, desde hace tiempo venimos articulando lo que los entendidos llaman una «masa crítica» de especialistas en diversos aspectos de la historiografía de los estudios clásicos en España. Algunas de estas personas han colaborado fielmente en todas nuestras monografías. Sería ciertamente difícil abordar un trabajo de estas características desde una perspectiva unipersonal, aunque cada vez tenemos más claro que siempre debe haber una mente rectora, capaz de tener una deseable visión de conjunto que pueda articular el trabajo de todos. Como ha sido costumbre en nuestras dos monografías anteriores, hemos dividido la obra en cinco grandes apartados referidos a la enseñanza de las lenguas y las literaturas clásicas, las traducciones de los autores grecolatinos, el mundo erudito en general, el espacio literario y, finalmente, el espacio socio-político. Asimismo, y dado que estudiamos un lábil período histórico donde, precisamente, se está constituyendo todavía el moderno esquema de las Ciencias de la Antigüedad como un sistema de disciplinas de estudio, hemos recurrido para esta historiografía no sólo a filólogos, sino también a historiadores y expertos en epigrafía. Cada capítulo de la obra, por lo demás, intenta aportar una visión específica dentro de su contexto, pero no tanto como si se tratara de una pieza de mosaico destinada a cubrir un hueco ideal, sino de un modo mucho más transversal, buscando complementarse mediante coincidencias temáticas (más de un capítulo trata, por ejemplo, sobre Virgilio, o sobre los jesuitas expulsos) que se abordan desde presupuestos diferentes.

En definitiva, los tiempos de revolución y de profundos cambios que marcan el paso desde el siglo xviii al xix han dado lugar, asimismo, a crisis no menos profundas en el discreto panorama de la erudición clásica. Vidas como las del gigantesco Wolf o, más modestamente, un humanista como Luis de Mata i Araujo, terminan marcadas por todas estas mutaciones que a menudo, al ser vividas de primera mano, no terminan de hacerse comprensibles. De la enseñanza pensada únicamente para los nobles pasamos a un nuevo contexto destinado a la formación de ciudadanos. De la erudición acumulativa pasamos a la metáfora epistemólogica del arbor scientiarum, las ramas del saber. Nuestra actual visión del mundo clásico como algo especializado es en buena medida consecuencia de tales cambios, pues, no lo olvidemos, se trata de una visión de la Antigüedad construida sobre las nuevas bases de un mundo moderno, desde la Encyclopedie hasta la propia Revolución francesa. Y ahora nosotros, de igual forma, como si de un bucle donde la materia estudiada se identificase con las circunstancias de nuestro propio estudio, vivimos una nueva transición entre siglos, desde el xx al xxi, repleta de cambios que a menudo resultan traumáticos. Claudio Guillén señalaba en cierta ocasión el dramatismo que supuso para su maestro Vicente Lloréns, experto en las vidas de los exiliados románticos, el hecho de convertirse él mismo en un exiliado dentro de una nueva circunstancia. A menudo, quienes investigamos sobre un tema concreto de la Historia nos convertimos, asimismo, en juguetes de un devenir parejo.

Me queda expresar mi agradecimientos más sincero a quienes han colaborado en este proyecto con impagable entusiasmo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Los manuales de literatura clásica grecolatina entre la Ilustración y el Liberalismo. Final de una investigación

compendiaria via in latiumTermina nuestro proyecto de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo”. Han sido tres intensos años donde nuestra visión de este período ha cambiado sustancialmente y cuyo resultado ha sido la monografía colectiva del grupo. Quería ofrecer el comienzo de uno de los capítulos, precisamente el que me ha correspondido escribir. En él me dedico a trazar un panorama de la manualística de la literatura grecolatina durante ese período de cambio. Es la síntesis de otros muchos trabajos publicados previamente a lo largo de estos tres últimos años. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

La manualística española dedicada a la literatura clásica grecolatina en el paso del pensamiento ilustrado al liberal implica diferentes problemas, a cada cual más interesante. Para empezar, están los problemas de índole política, pues la etapa dieciochesca de nuestra historiografía se divide necesariamente entre la que desarrollaron los jesuitas expulsos en Italia y los humanistas ligados al círculo de Campomanes en España. Asimismo, también tiene carácter político la suspensión de los planteamientos históricos en la enseñanza de la literatura durante los tiempos de Fernando vii, o su resurgir, si bien ya dentro de otras claves, al calor del liberalismo moderado bajo el reinado de Isabel II.

Hay otro tipo de problema que podemos denominar «conceptual». La idea de una historia de la literatura griega o romana, o de un nuevo discurso que supere el de la poética para concebir el hecho literario como histórico, es fruto de los planteamientos que desarrolla el filólogo F. A. Wolf hacia 1787. Hasta ese momento, lo más parecido a una historia de la literatura griega o romana lo constituían las obras de compilación bibliográfica al estilo de las Bibliothecae Graeca y Latina de J. A. Fabricius[1], o la llamada Historia critica Latinae linguae de J. G. Walchius[2]. Estas obras responden perfectamente al modelo de compilación erudita que Wolf denomina «historia externa», dentro de su nuevo concepto de historia de la literatura romana[3]. Será su formulación de «historia interna», entendida como una biografía del pueblo romano[4], la que articule el nuevo planteamiento para el estudio de la literatura, que cristalizará sobre todo a partir de 1815, precisamente tras la caída de Napoleón.

En España, como ya propuse en otro lugar[5], es la Vida de Virgilio, publicada por Gregorio Mayáns en 1778, la que instaura los fundamentos de una incipiente y malograda historiografía de la literatura grecolatina, dado que en esta obra se supera la tópica y estéril polémica entre Lucano y Virgilio, donde terciaron algunos de los más eminentes eruditos dieciochescos, como el Padre Feijoo. La expulsión de los jesuitas, por su parte, conlleva que algunos eruditos, como Mateo Aymerich o Antonio Torres, desarrollen su actividad en Italia, lo que da lugar, respectivamente, a monografías como el Specimen veteris Romanae litteraturae deperditae o la Letteratura dei Numidi. Mientras Aymerich se encarga de completar la Bibliotheca Latina de Fabricius, Torres se inspira en el modelo historiográfico de Juan Andrés[6]. Al mismo tiempo que los jesuitas desarrollaban sus eruditas labores en Italia, en la España del absolutismo ilustrado, el llamado círculo de Campomanes desarrolla la idea de un «latín neoclásico», basado en el modelo ciceroniano y enemigo acérrimo de todo aquello que no suene a «pura latinidad». Si bien la gran aportación de este grupo es la traducción del Salustio de Ibarra (1772), verdadero escaparate propagandístico del modelo de la nueva educación[7], también se favorece ciertas obras más discretas de carácter didáctico, como las Compendiariae viae de Casto González Emeritense (su verdadero nombre era Fray Vicente Navas), que en realidad son una recopilación bibliográfica donde se adapta las Bibliothecae de Fabricius y la Historia critica de Walchius a España[8]. Efímero fue este tímido intento de renovación, pues la Guerra de la Independencia y el absolutismo de Fernando VII dieron al traste con la incipiente historiografía literaria.

Tras este largo paréntesis, ya entrado el decenio de los años 40 del siglo xix, aparecen los primeros manuales modernos de literatura latina y griega en España, que reúnen una serie de rasgos que podemos considerar románticos[9]. El marco social que los motiva es el de la reforma educativa de Gil de Zárate. Estos manuales, como el de Ángel María Terradillos para la literatura latina, o el de Braulio Foz para la griega, cumplen ya con los requisitos básicos de una obra historiográfica moderna, dado que representan la evolución conceptual que se ha producido en el seno de los estudios clásicos desde las claves eruditas y preceptivas del siglo xviii a las históricas del xix. La influencia foránea, en particular las ideas de la obra de Friedrich Schlegel, cuya Literatura antigua y moderna se había traducido al español en 1843, y la propia impronta del mundo académico francés se hacen notar claramente. El paso a las lenguas modernas para hablar de la literatura antigua es, por lo demás, una de las características más notables del nuevo período, aunque Alfredo Adolfo Camús, el catedrático de literatura griega y latina más influyente  y brillante de la época, todavía intentará volver a los criterios de la dieciochesca Historia Latinae linguae con el uso del latín en dos programas de curso (1848 y 1850) y una obra inconclusa: sus Litterarum Latinarum institutiones (1852).

Los documentos básicos que componen esta historiografía están siendo estudiados de manera sistemática en nuestro Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina en España (1784-1935), actualmente en fase de preparación. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE


[1] J. A. Fabricius, Bibliotheca Graeca sive notitia scriptorum veterum graecorum quorumcumque monumenta integra aut fragmenta edita extant tum plerorumque e mss. deperditis ab auctore tertium recognita et plurimis locis aucta editio quarta variorum curis emendatior atque auctior curante Gottlieb Christophoro Harles, vol. i, Hamburgo, 1790.

[2] J. G. Walchius, Historia critica Latinae linguae. Editio nova multis accessionibus auctior, Leipzig, 1729 (segunda edición ampliada a partir de la primera de 1716).

[3] F. García Jurado – B. Marizzi, «La primera historia de la literatura romana: el programa de curso de F. A. Wolf (1787)», Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos, 29, 2009, págs. 145-177.

[4] G. F. Gianotti, «Per una storia delle storie della letteratura latina. i Parte», Aufidus, 5, 1988, 47-81, págs. 58-59.

[5] F. García Jurado, «Virgilio y la Ilustración. Mayáns, o los fundamentos críticos de la Historiografía Literaria en España», Revista de Historiografía, 7, 2007, págs. 96-110 y F. García Jurado, «La incipiente conciencia de la tradición clásica en España: La vida de Virgilio de Mayáns», en F. L. Lisi Bereterbide (ed.), Tradición clásica y universidad, Madrid, 2010, págs. 143-153.

[6] M. Menéndez Pelayo, Bibliografía hispano-latina, tomo x, Santander, 1953, pág. 120.

[7] F. García Jurado, «La Conjuración de Catilina y la Guerra de Yugurta por Cayo Salustio Crispo», en Corona y Arqueología en el siglo de las luces, Madrid, 2010, págs. 359-360.

[8] F. García Jurado, «La efímera existencia de la Historia Latinae linguae en España: Casto González Emeritense y el absolutismo ilustrado de Carlos iv», Estudios clásicos, 141, 2012, págs. 93-123.

[9] F. García Jurado, «Los manuales románticos de literatura latina en lengua española (1833-1868)», Revista de Estudios Latinos, 11, 2011, págs. 207-235.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Virgilio, bucolismo y palingenesia en Eça de Queiroz

heliogabalo alma tademaCon motivo del II Colóquio Internacional “A Literatura Clássica ou os Clássicos na Literatura” (4-6 de diciembre de 2013, Facultad de Letras de la Universidad de Lisboa) hemos preparado el siguiente texto y presentación sobre el tema siguiente: “A cidade e as serras de Eça de Queiroz, o “esse adorável Virgílio”. Del bucolismo a la palingenesia”. Comentamos a continuación algunos aspectos del trabajo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE

A cidade e as serras (1901), novela póstuma de Eça de Queiroz (1845-1900), y su texto previo, el cuento “Civilização” (1892), esconden, como reacción a la literatura decadente encabezada por Joris-Karl Huysmans (1848-1907), interesantes claves históricas y personales simbolizadas, precisamente, por el poeta Virgilio. Tanto el cuento como la novela presentan varios aspectos que evocan, sobre todo, su primera bucólica, posiblemente aprendida por Eça de Queiroz durante los tiempos escolares. Podría pensarse, a simple vista, que el bucolismo tiene en la obra de Eça de Queiroz un único carácter pastoril e incluso nostálgico, pero cabe también estudiar el sentido regenerador que el poeta latino representa en ese momento, no lejano a la propia lectura que el pensador social Pierre Joseph Proudhon (1809-1864) había hecho, asimismo, de la Eneida. De esta forma, es posible trazar una interesante analogía entre las lecturas que Eça de Queiroz y Proudhon realizan del propio Virgilio.

eça de queirosCon este trabajo queremos proponer, asimismo, la posibilidad de plantear los estudios de Tradición clásica desde una perspectiva que vaya más allá de lo meramente factual. No es tan importante constatar la presencia de la primera bucólica de Virgilio en la obra de Eça de Queiroz como indagar en las RAZONES ESTRUCTURALES por las que tiene lugar esta presencia. Precisamente, la reacción contra el decadentismo de Huysmans, para quien Virgilio resulta un “insoportable pedante”, da lugar a un emotivo reencuentro con la poesía bucólica, convertida ahora en un poderoso argumento regenerador. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Direcciones electrónicas:

Texto de la ponencia:  http://eprints.ucm.es/23730/

Presentación: https://www.slideshare.net/pacogarjur/a-cidade-easserras-presentacin?utm_source=ss&utm_medium=upload&utm_campaign=quick-view

Información sobre el congreso: http://www.fl.ul.pt/cec/1895-ii-coloquio-a-literatura-classica-ou-os-classicos-na-literatura

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

La historia de la literatura grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo. Monografía

monografía anejo 90

GARCÍA JURADO, Francisco; GONZÁLEZ DELGADO, Ramiro y GONZÁLEZ GONZÁLEZ, Marta (eds.), TÍTULO: La historia de la Literatura Grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo (1778-1850), Málaga, Analecta Malacitana, anejo 90, 2013

Contraportada:

Esta Historiografía de la Literatura grecolatina en España durante el paso de la Ilustración al Liberalismo ofrece una página poco conocida de nuestros estudios clásicos. Se completa así, por su principio, la historia que hemos trazado en nuestras dos monografías anteriores, dedicadas a los años centrales del siglo XIX (Anejo li) y a la llamada «Edad de Plata de la cultura española» (1868-1936) (Anejo lxxviii).

Según nuestra costumbre, hemos dividido la obra en cinco grandes apartados referidos a la enseñanza de las lenguas y las literaturas clásicas, las traducciones de los autores grecolatinos, el mundo erudito en general, el espacio literario y, finalmente, el espacio socio-político. Dado que estudiamos un lábil período histórico donde se está constituyendo todavía el moderno esquema de las Ciencias de la Antigüedad como un sistema de disciplinas de estudio, hemos recurrido para esta monografía no sólo a filólogos, sino también a historiadores y expertos en epigrafía. Cada capítulo de la obra, por lo demás, intenta aportar una visión específica dentro de su contexto, pero no tanto como si se tratara de una pieza de mosaico destinada a cubrir un hueco ideal, sino de un modo mucho más transversal, buscando complementarse mediante coincidencias temáticas que se abordan desde presupuestos diferentes.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Preparación de la monografía: “La historia de la Literatura Grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo (1778-1850)”

Presentación de nuestra anterior monografía en el Instituto Internacional de Madrid.

Presentación de nuestra anterior monografía en el Instituto Internacional de Madrid.

Tras muchas horas de trabajo, sobre todo del profesor Ramiro González Delgado y yo mismo, editando y corrigiendo capítulos, ya comenzamos a ver nuestra nueva y tercera monografía. Esperamos que pueda estar lista para finales de este año 2013. En ella colaboran veintidós especialistas de diversas universidades y centros de investigación, incluido nuestro prologista, Joaquín Álvarez Barrientos, del CSIC, y confiamos que se convierta, al igual que ha ocurrido con nuestras dos monografías anteriores, en una obra de referencia en su campo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

«Transición» o «crisis» son palabras que forman parte de nuestro vocabulario y que a menudo marcan nuestras propias biografías personales. Pero son, ante todo, palabras que definen el paso de la Historia. Precisamente, cuando en 2009 solicitamos al entonces Ministerio de Ciencia e Innovación[1] un proyecto centrado en el tránsito de la historiografía de la literatura grecolatina en España desde la llamada Ilustración al Liberalismo, éramos plenamente conscientes de este sentido dinámico. A caballo entre dos siglos, el xviii y el xix, nuestro proyecto, definido por las siglas hlge0, trataba de establecer las claves diversas por las que se pasaba de una forma de entender el mundo, básicamente la neoclásica, a una nueva, que venimos definiendo con más o menos precisión o acierto como romántica. Procesos sutiles, de una parte, y también cambios bruscos, traídos por revoluciones y guerras, hicieron que nuestra visión del mundo grecolatino pasara desde las antiguas concepciones eruditas de los ilustrados a las modernas concepciones nacionales de los estudiosos modernos. Resultaba todo un reto, sin duda, tratar de fijar algunas de estas claves dentro de nuestro ámbito. Ya habíamos trazado un panorama semejante con respecto a lo que había ocurrido en el tránsito del siglo XIX al XX, o la llamada «Edad de Plata» de la cultura española (1868-1936), que ocupó nuestra anterior monografía. La obra resultante, aunque esté escrita por diversos especialistas, debía dar una impresión de conjunto orgánico y armónico, en ningún caso de mera suma, y, por tanto, ese hilo conductor del paso de un contexto ilustrado a uno romántico debía funcionar como aspecto clave y común.

Desde hace tiempo venimos articulando lo que los entendidos llaman una «masa crítica» de estudiosos en diversos aspectos de la historiografía de los Estudios clásicos en España. Algunas de estas personas han colaborado en todas nuestras monografías. Un trabajo de estas características sería ciertamente difícil abordarlo desde una perspectiva unipersonal, aunque cada vez tenemos más claro que siempre debe haber una mente pensante capaz de articular el trabajo de conjunto. A resultas de tales esfuerzos, y tras tres años de investigación, damos a la luz el libro que ahora, lector, tienes en tus manos. Como ha sido costumbre en nuestras dos monografías anteriores, hemos dividido la obra en cinco grandes apartados referidos a la enseñanza de las lenguas y las literaturas clásicas, las traducciones de los clásicos grecolatinos, el mundo erudito en general, el espacio literario y, finalmente, el espacio socio-político. Asimismo, y dado que estudiamos un lábil período histórico donde, precisamente, se está constituyendo todavía el moderno esquema de las Ciencias de la Antigüedad como un sistema de materias, hemos recurrido para esta historiografía no sólo a filólogos, sino también a historiadores y expertos en epigrafía. Cada capítulo de la obra, por lo demás, intenta aportar una visión específica dentro de su contexto, pero no tanto como si se tratara de una pieza de mosaico destinada a cubrir un hueco ideal, sino de un modo mucho más transversal, buscando complementarse mediante coincidencias temáticas (más de un capítulo trata, por ejemplo, sobre Virgilio, o sobre los jesuitas expulsos) que se abordan desde presupuestos diferentes. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE


[1] Nos referimos de manera más concreta al proyecto de investigación FFI2010-14963, “Historiografía de la literatura grecolatina en España, de la Ilustración al Liberalismo (HLGE0)”, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, donde se integra, asimismo, esta misma monografía.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina en España (1784-1935)

SANYO DIGITAL CAMERAAhora, con el final de las clases, comienza una productiva etapa veraniega en la que volveremos a trabajar, como venimos haciendo desde 2010, en la elaboración de nuestro catálogo de manuales. Es tiempo de actualizarlo con la investigación asociada que hemos realizado durante este curso y también es tiempo de seguir completando fichas. Biografías de autores, estudio de obras y, sobre todo, sistematización de un sinfín de datos componen la realización de una obra de estas características. Gracias a la investigación asociada, hay aspectos parciales del catálogo que afloran cada año en publicaciones científicas. Estos trabajos, motivados la mayor parte de las veces por las propias labores del catálogo, revierten luego en la mejora general del trabajo. Hoy simplemente queremos avanzar un par de textos contenidos en la introducción. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Fue hace muchos años, no recuerdo bien si una tarde de primavera o de otoño, cuando tuve la suerte de encontrar en una feria madrileña del libro antiguo mi primer manual de literatura latina publicado en el siglo XIX. Se trataba de la Historia de la literatura latina de Juan Félix Baehr, vertida al castellano por Francisco María Rivero y publicada en Madrid en 1879. La razón para adquirir este ejemplar no fue más que la mera curiosidad bibliográfica, habida cuenta, por cierto, de la rareza de publicaciones destinadas al estudio de la Antigüedad en la España del siglo XIX. Aquel libro me llamó la atención, además de por su copioso aparato bibliográfico, por la “Advertencia del traductor”, que daba cuenta de un pequeño mundo académico para mí entonces completamente desconocido. Destacaba especialmente el agradecimiento a un profesor de la otrora llamada Universidad Central de Madrid, y que no era otro que Alfredo Adolfo Camús, de quien pasado el tiempo supe que había enseñado literatura a ilustres alumnos como Benito Pérez Galdós o Leopoldo Alas “Clarín”. Si bien aquello no tenía por qué ser algo que transcendiera más allá de la mera anécdota, no pude dejar de sentir una curiosidad imperiosa por saber algo más sobre un mundo académico completamente olvidado. Preguntas como “¿quién podía enseñar literatura latina en la España del XIX?”, “¿habría más manuales?”, o “¿qué es lo que enseñaban realmente estos profesores?” fueron ya, desde entonces, parte de mi catálogo de curiosidades, algo a lo que, en parte, voy a contribuir a contestar en esta obra que ahora, lector, tienes en tus manos. La circunstancia de haber curioseado en la biblioteca de filología clásica de la Universidad Complutense de Madrid diversos ejemplares antiguos e, incluso, un manuscrito de apuntes tomados nada menos que por José Canalejas de las clases de Camús fueron también estímulos que me llevaron poco a poco a la compilación bibliográfica y al catálogo que ahora presento aquí, tras los muchos años de paciente estudio que separan aquella tarde en una feria del libro antiguo del momento presente.

[…]

Entre los años de 1784 y 1935. Desde tales presupuestos, es nuestro propósito llevar a cabo un catálogo sistemático y crítico de los manuales dedicados a la literatura griega y latina que se publicaron en España entre los años 1784 y 1935. Las fechas que delimitan nuestro catálogo son, como puede verse, muy precisas, ya que vienen determinadas por dos documentos que abren y cierran, sin pretenderlo, el amplio ámbito cronológico que recorremos. El primero de los documentos pertenece a un jesuita llamado Mateo Aymerich, y el segundo a un profesor republicano, Pedro Urbano Gonzaléz de la Calle. Ambos, en la distancia temporal del siglo y medio que los separa, tienen en común su carácter de exiliados y de haber tenido que publicar sus obras fuera de España. Habida cuenta de la fecha relativamente tardía que da comienzo a nuestro catálogo, alguien podría preguntarnos si acaso no hay libros anteriores a 1784. Pese a lo que pudiera suponerse, la historia de la literatura no obedece a una formulación que haya existido como tal desde siempre. La construcción del concepto[1] de historia de la literatura es un fenómeno propio del siglo XVIII, a lo que después se une, dentro de una irreversible fragmentación de la literatura en diversas literaturas nacionales, un gentilicio concreto para cada una de sus historias particulares. Ya hemos apuntado más arriba que no será hasta 1787 cuando Wolf proponga una nueva forma, la histórica, de concebir el estudio de la literatura latina, concebida ahora como la biografía de un pueblo concreto, en este caso el romano. Así pues, la historia de la literatura griega y latina constituye una nueva formulación de carácter postilustrado que da lugar a un nuevo género de obras académicas, los manuales de historia de la literatura, en franca oposición a los manuales de poética, o los precedentes de las bibliothecae y las historiae latinae linguae.


[1] La idea de “construcción conceptual” es una herramienta común entre quienes nos dedicamos al estudio historiográfico, y se sostiene en el fundamento de que los conceptos no han existido desde siempre, sino que son producto de un complejo proceso de acuñación. La “Historia Conceptual” o “Begriffsgeschichte”, de la que su mayor representante ha sido Reinhart Koselleck (1993), es un buen exponente de este planteamiento. Para la acuñación hispana de los conceptos de “Tradición Clásica” y “Renacimiento” véase García Jurado (2007a).

 

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Cómo recreó Machado la figura de Virgilio. Avance de una investigación.

machado complementariosEl Bulletin Hispanique, que publica la Universidad de Burdeos 3, dará a conocer en su número 117 los resultados de nuestro trabajo titulado “Erratas vitales: Antonio Machado y Virgilio en Los complementarios”. Las erratas de una cita virgiliana en latín, que en Machado adquiere carácter autobiográfico, y el descubrimiento de la fuente historiográfica que Machado utilizó para su emotivo elogio de Virgilio constituyen las dos aportaciones fundamentales de este trabajo. En el presente blog adelantaremos la noticia de esta fuente, hasta ahora no contemplada, que ayudó a Antonio Machado para caracterizar al poeta Virgilio y, de paso, identificarse con él, en especial por su amor al campo y a los libros. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

En 1912 Machado pone la primera fecha a lo que terminará siendo un libro misceláneo, rico en reflexiones y apuntes, verdadera cantera literaria, que completará entre 1919 y 1925. Me refiero a un cuaderno destinado a servir de cobijo a lo que, con el tiempo, conoceremos como Los complementarios[1]. En este libro aparecen varias alusiones a Virgilio que, acaso por su aparente insignificancia y brevedad, no se han considerado todo lo que, en nuestra opinión, merecen. Además de una cita tomada de un verso de la primera égloga que aparece dos veces dentro del cuaderno, ya adentrados en las páginas del cuaderno, encontramos un sorprendente y emotivo comentario acerca de Virgilio al que subsiguen cinco versos del libro VI de la Eneida:

“Virgilio. Si me obligaran a elegir un poeta, elegiría a Virgilio. ¿Por sus Églogas? No. ¿Por sus Geórgicas? No. ¿Por su Eneida? No.

1º Porque dio asilo en sus poemas a muchos versos bellos de otros poetas, sin tomarse el trabajo de desfigurarlos.

2º Porque quiso destruir su Eneida ¡tan maravillosa!

3º Por su gran amor a la naturaleza.

4º Por su gran amor a los libros.

Ibant obscuri sola sub nocte per umbram,

perque domos Ditis vacuas, et inania regna;

quale per incertam lunam sub luce maligna

est iter in silvis, ubi caelum condidit umbra

Jupiter, et rebus nox abstulit atra colorem.

Eneida = Canto VI” (Los Complementarios, 14R [Obras completas II, p. 1169])

 El texto, redactado en 1914, puede parecer, a primera vista, ingenuo, pero presupone la conciencia por parte de Machado de una arraigada tradición crítica e historiográfica. Machado no es ajeno a esta renacida admiración por Virgilio cuando expresa un juicio de valor que no concierne tanto a alguna de las tres obras capitales de Virgilio, sino a la actitud que el poeta como tal muestra hacia la propia literatura. Es más que posible que Antonio Machado estuviera leyendo una traducción de las obras de Virgilio que su hermano Manuel había preparado para la parisina editorial Garnier a partir de un texto francés[2]. Esta traducción contenía, además, un estudio previo sobre Virgilio compuesto por uno de los más afamados críticos literarios de la Francia del siglo XIX: Charles Augustin Sainte-Beuve (1804-1869). El texto de Sainte-Beuve pertenece a las conferencias que el autor había impartido en el Colegio de Francia en 1855[3]. Sabida es la preocupación que Sainte-Beuve tenía por la biografía de los autores, tanto que a menudo, cuando diserta acerca de Virgilio, parece que va más allá de los pocos datos comprobables que tenemos sobre el poeta y trasciende a una suerte de ficción biográfica repleta de atrevidos juicios de valor. Tras indagar en el asunto, estamos en condiciones de afirmar que Antonio Machado partió de los juicios críticos de Sainte-Beuve, si bien traducidos por su hermano Manuel, al redactar la nota virgiliana de Los complementarios. Para empezar, esta preferencia que muestra Machado por la figura vital de Virgilio por encima de sus obras concuerda con el propio planteamiento literario de Sainte-Beuve, que ve la obra literaria de un autor como el claro reflejo de su vida[4]. Los cuatro breves comentarios que siguen enumerados contemplan sendas facetas fundamentales que aparecen en la propia obra crítica de Sainte-Beuve:

 a) La primera («Porque dio asilo en sus poemas a muchos versos bellos de otros poetas, sin tomarse el trabajo de desfigurarlos») concierne a la cuestión, tan propia de la estética romántica, de la originalidad del poeta. Sainte-Beuve sale al paso de tales asertos y defiende precisamente esta labor hospitalaria de recoger versos ajenos (las cursivas son mías):

 Sabe muy bien que hace un alto honor a estos poetas un tanto rústicos, al coger de ellos la parte mejor y darles un asilo. Si tienen algunos hermosos versos diseminados entre sus obras, como errantes, Virgilio los coloca entre los suyos y los aloja en su palacio de mármol y en lugar preeminente. ¡Por esto es por lo que han llegado a ser inmortales! Y por lo que le deben gratitud en lugar de censura.

(Sainte-Beuve, apud Manuel Machado, op. cit., p. 55)

 El hecho de «no desfigurar» los versos ajenos, en especial los de los poetas latinos, es, según Sainte-Beuve, una manera de rendir homenaje a los poetas a los que copiaba. De esta forma, Machado se aleja, al igual que Sainte-Beuve, del extendido juicio de que Virgilio sea un plagiario para elogiar, precisamente, esta faceta con la bella metáfora de dar asilo a versos ajenos.

 b) En segundo lugar, la nota biográfica («Porque quiso destruir su Eneida ¡tan maravillosa!») concierne al viejo problema, ya recogido por los testimonios de las Vitae Vergilianae, de la intención que tuvo el poeta de quemar su poema épico, donde, más allá del hecho en sí, se nos escapa la motivación que empujó al poeta. Sainte-Beuve nos habla del siguiente modo acerca de esta circunstancia:

 “No era dueño de ocultar y destruir su Eneida, a su antojo, como parece en efecto hubo de pensarlo en un momento de desesperación; la obra pertenecía ya al mundo.” (Sainte-Beuve, apud Manuel Machado, op. cit., p. 31)

 Es notable observar cómo el propio Antonio Machado recurre a la literalidad de la nota («destruir su Eneida») para construir el apunte.

c) El tercer apunte («Por su gran amor a la naturaleza»), responde a un asunto crucial de la estética decadente, precisamente cuando ésta rompió con la idea de que el arte fuera una imitación de la naturaleza, y merced al cual Huysmans consideró a Virgilio como un poeta doblemente negativo, ya que era paradigma del clasicismo y cantor de las cosas del campo. Tal amor se deriva, sobre todo, del tratamiento que hace del campo en sus Geórgicas. Sainte-Beuve insiste muy especialmente en este amor a la naturaleza:

 “Tenía amor al campo. ¿Quién lo dudaría? En él se crió y de él sacó sus primeras impresiones, sus primeros placeres; consagró los juegos y las rústicas tareas en sus primeros estudios, dedicándoles después sus más perfectos cuadros.” (Sainte-Beuve, apud Manuel Machado, op. cit., p. 51)

 Podemos comprobar que Antonio Machado habla de «amor a la naturaleza», mientras que Manuel traduce el texto de Sainte-Beuve como «amor al campo». Sin embargo, un poco más adelante, encontramos la expresión «amar directo a la naturaleza» junto con el rasgo que, probablemente, es el más definitorio de Sainte-Beuve, el del amor a los libros.

 d) Entramos así en la cuarta y última apreciación de Antonio Machado («Por su gran amor a los libros»), que se corresponde con el siguiente texto donde se nos coloca ante un poeta que es también lector y amante de los libros, al igual que lo es de la naturaleza, sin fisuras entre uno y otro aspecto:

 “Une Virgilio el amar directo a la naturaleza y a los paisajes, el amor a los libros, inclinación que no suele ser frecuente entre los que sienten tan vivamente la realidad de las cosas; él conserva de su primera educación, la apasionada admiración a los antiguos autores y poetas, rasgo característico de los poetas cultos y estudiosos de la segunda edad. Tenía el culto de los grandes hombres y escritores que le habían precedido, de igual modo que lo sentía Cicerón.” (Sainte-Beuve, apud Manuel Machado, op. cit., p. 53)

 Repetimos que este es el rasgo más característico de Sainte-Beuve, acaso por su aparente obviedad, si bien se trata de un rasgo que deriva en la adopción que hace Virgilio de los textos ajenos y que nos llevaría de vuelta a la primera apreciación de Machado. En suma, hay en esta admiración tan sincera por la actitud vital de Virgilio otro aspecto clave, como la propia identificación del poeta Machado con el poeta de Mantua. Parece claro que Antonio Machado llegó a leer a Sainte-Beuve en la propia versión de su hermano Manuel, y cabe imaginar cómo se llegaría a identificar con el egregio retrato que el crítico francés había hecho del poeta latino. FRANCISCO GARCÍA JURADO


[1] El cuaderno, por lo que podemos leer ya en la primera página, comenzó a cobrar forma en 1912, con la llegada de Machado a Baeza, y continuó escribiéndose hasta 1925 en otros lugares, como Madrid. Cf. Domingo Ynduráin, «Introducción» a Antonio Machado, Los complementarios. Transcripción, Madrid, Taurus, 1971, p. 11. Hemos utilizado, asimismo, el facsímil que acompaña a este estudio, además de la edición de Manuel Alvar (Los complementarios, Madrid, Cátedra, 1997), que reordena los fragmentos, y la edición crítica de Oreste Macrì (Antonio Machado, II Prosas completas. Edición crítica de Oreste Macrì con la colaboración de Gaetano Chiappini, Madrid, Espasa-Calpe / Fundación Antonio Machado, 1989 [= Obras completas II], pp. 1149-1375).[2] Obras de Virgilio. Estudio crítico por Sainte-Beuve. Versión castellana de Manuel Machado. Bucólicas-Geórgicas-Eneida, Paris, Casa Ed. Garnier Hermanos, [s.a.] [deposito legal 1914].[3] El curso como tal fue publicado, y se tradujo al español: Sainte-Beuve, Estudio sobre Virgilio. Traducción de Luis de Terán, profesor de la sección de literatura del Ateneo de Madrid, Madrid, La España Moderna, ca. 1908.

[4] «Toute la biographie intime et morale de Virgile est dans ces paroles et dans ce sentiment» (Sainte-Beuve, Étude sur Virgile suivie d’une étude sur Quintus de Smyrne, deuxième édition, Paris, Michel Lévy Fréres, éditeurs, 1870, p. 36).

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Literature versus linguistics: a conceptual approach

La Historia Critica Latinae Linguae de Walchius

La Historia Critica Latinae Linguae de Walchius

More than one hundred years separate the 18th century Historia Latinae linguae from the modern “History of the Latin Language” (“Geschichte der Lateinischen Sprache”). We propose a new way to study the history of classical philology: a conceptual approach BY FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

The Historia Latinae linguae belongs to the wide domain of literary history and it is at the origin of the “History of Roman Literature” (“Geschichte der Römischen Literatur”) which appeared by the end of the 18th century. Both the Historia Latinae linguae and the “History of Roman Literature” encompass the study of ancient Latin documents which, after W. S. Teuffel’s (c. 1870) work, will be reduced to a sort of pre‐history of literature. Such documents have been included within a new linguistic paradigm of the “Geschichte der Lateinischen Sprache”. As such, the eighteenth‐century Historia Latinae linguae cannot be understood in terms of the “History of the Latin Language”. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Electronic-version of this paper in: http://www2.dlc.ua.pt/classicos/7.%20FGarciaJurado.pdf

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Paseos didácticos: disfrutar con el conocimiento

SANYO DIGITAL CAMERA Como sabéis, este blog del Grupo de Investigación UCM “Historiografía de la literatura grecolatina en España” (HLGE) tiene una cita semanal cada sábado. Unas ocasiones se dedican al comentar un concepto historiográfico, otras un trabajo en curso, o bien una biografía destacada. Hoy, sin embargo, vamos a dedicar algunas líneas a hablar sobre los paseos didácticos que desde hace años venimos organizando por Madrid. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HGLE

Siempre he considerado que las tareas de investigación están vinculadas a algunos de los mejores momentos de nuestra vida. Esto es algo más importante incluso que aquello que descubrimos. Por ello, y de igual manera, cuando hay que divulgar los resultados, es esencial que lo hagamos de manera atrayente, tratando de mostrar esa pasión investigadora, es afán vital. Un biólogo o un físico pueden utilizar para su divulgación científica el laboratorio, e incluso convertir tales divulgaciones en espectáculos, como hacen algunos genios del MIT en Boston. Las investigaciones historiográficas tienen su epicentro en los documentos, bien procedentes de archivos, bien de bibliotecas, y suele creerse  que la exposición pública, a manera de comunicación o conferencia, es el cauce más adecuado para dar a conocer algo de lo que hacemos. No creemos que ésta sea la única fórmula posible. Desde hace años, y gracias, sobre todo, a las excursiones que hacemos con nuestros alumnos y a lo que era la Semana de la Ciencia en Madrid, nos pareció que los recorridos didácticos suponían una manera divertida y diferente de llevar a cabo tales divulgaciones. ¿Por qué contar dentro de una sala lo que se puede contar paseando? Es por ello por lo que fueron surgiendo los diferentes recorridos didácticos por Madrid que, lejos de ser excursiones turísticas, se convierten en desarrollos temáticos. Lo que vemos o visitamos es fruto de un trabajo previo, de un discurso historiográfico que va tejiendo paseos por el tiempo y la historia. Estos son los recorridos más significativos para dar a conocer nuestra labor:

SANYO DIGITAL CAMERA(1) “El Madrid de los humanistas, desde el siglo XX a la Edad Media”. Esta ruta por la historia de los centros educativos es ya un clásico de nuestras actividades y abarca resultados tomados de varios de nuestros proyectos de investigación. Institutos, universidades, colegios y academias célebres desfilan ante nuestros ojos por una ruta que abarca varios kilómetros y siglos a través del tiempo, pero que, sobre todo, nos lleva a reflexionar acerca de los vaivenes que la política impone siempre a la enseñanza. La ruta ofrece rincones deliciosos, como éste de la Academia de Farmacia en la calle que lleva el mismo nombre.

(2) “El Madrid de la Edad de Plata de la cultura española”, o “La segunda república de lasJun28&11 letras” desde la Residencia de Estudiantes hasta la Institución Libre de Enseñanza. Se trata de una ruta muy ligada a nuestro proyecto de investigación HLGE3 “Historiografía de la literatura grecolatina durante la Edad de Plata de la cultura española (1868-1936)” y ha terminado siendo una de las preferidas. Cuenta con momentos irrepetibles, como la pequeña clase en el salón de la Residencia, junto al piano de Lorca, el paseo por el ameno canalillo que circunda el recinto, o la visita al lugar donde Juan Ramón conocíó a Zenobia (http://lectoresaudaces.blogspot.com.es/2008/11/la-segunda-repblica-de-las-letras-viii.html).

Foto0052(3) “Goya y el idioma universal”, desde la Sacramental de San Isidro hasta el Panteón de Goya en San Antonio de la Florida. Esta ruta sirve para mostrar los resultados del proyecto de investigación HLGE0, dedicado precisamente al estado de los estudios clásicos desde la segunda mitad del siglo XVIII hasta la primera mitad del XIX, y destacaría como momento cumbre de la ruta el momento en que la Dra. Barrios Castro nos habla, frente al Palacio Real, del Cuaderno Italiano de Goya, evocando lugares míticos como Caserta. La excursión termina con la lectura del epitafio latino de Goya (http://lectoresaudaces.blogspot.com.es/2010/11/goya-y-el-idioma-universal-el-paseo.html)

(5) “El Madrid de Galdós y Alfredo Adolfo Camús” es un paseo por el Madrid galdosiano ySANYO DIGITAL CAMERA romántico, desde la Calle de San Bernardo hasta cerca del Teatro Real, donde tuvo Galdós su primera morada al llegar a Madrid. El alumno Galdós y su maestro de literatura latina, Camús, dialogan imaginariamente en esta ruta que se vuelve distinta durante la noche. Es maravilloso cuando puede visitarse el paraninfo de la Universidad Complutense como parte de la visita guiada (http://clasicos.hypotheses.org/286).

Foto0111(6) “Roma en Madrid”. Se trata de una actividad programada para una asignatura impartida en la Universidad Complutense, “Roma imaginada”. En ella, se intenta encontrar la evocación que de la ciudad de Roma se hizo en la propia ciudad de Madrid. Partimos de la Puerta de Toledo y llegamos hasta el puente de la Reina, donde el río Manzanares hace por un momento las veces del río Tíber (http://clasicos.hypotheses.org/109).

(7) “Madrid gótico y sublime. Ruta de las sacramentales”. San Isidro y San SANYO DIGITAL CAMERA
Justo, nuestros dos cementerios románticos, se convierten en los puntales de una ruta que comienza en el patio romántico del primero y termina en el Panteón de hombres ilustres del segundo. La estética de lo sublime y el historicismo arquitectónico constituyen el hilo conductor de esta ruta inigualable, apta para paseantes nostálgicos y amantes de la historia de la literatura en su versión más sepulcral (http://lectoresaudaces.blogspot.com.es/2009/10/madrid-gotico-y-sublime-una-excursion.html).

Foto0143(8) “Paseo por la utopía: Senda Real y Ciudad Universitaria”. Aprovechando la rehabilitación paisajística que se hizo de la Senda Real de Madrid, junto al Puente de los Franceses y la M-30, hacemos un recorrido inimaginable por el entorno de la Ciudad Universitaria de Madrid que termina en la Plaza de Ramón y Cajal. Campos de trigo, olvidadas estaciones de tranvía, o plazas que evocan antiguos claustros son parte de esta excursión que nos remonta a sueños perdidos y remotos (http://lectoresaudaces.blogspot.com.es/2012/03/la-ciudad-universitaria-espacio.html). Con el trasfondo del Guadarrama, esta excursión didáctica sirve para entender el concepto de un espacio simbólico que ha dejado de existir.

Estas actividades jamás hubieran sido posibles sin el entusiasmo de algunos de los componentes del grupo de investigación, como las Dras. María José Barrios Castro o Ana González-Rivas Fernández, el Dr. Javier Espino Martín, así como otras muchas personas que han colaborado con nosotros, algunas de ellas tristemente desaparecidas. Por supuesto, sin vosotros, quienes nos acompañáis con interés y cariño, todo esto sería impensable. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

El alma de una investigación: la Historia contada desde los Estudios Clásicos

Galería

Esta galería contiene 1 foto

El próximo día 24 de abril de 2013, y en calidad de investigador principal del Proyecto de investigación “Historiografia de la literatura grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo (1778-1850)”, debo exponer públicamente los progresos y resultados de este … Sigue leyendo

La II República y el nacimiento oficial de la filología clásica en España

Vidriera alegórica de las Humanidades en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid

Vidriera alegórica de las Humanidades en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid

El estudio del nacimiento oficial de la filología clásica en España nos lleva inevitablemente a la historia contemporánea. En España, la filología clásica no se crea oficialmente hasta el año 1932, coincidiendo precisamente con la II República. Esta circunstancia da lugar a una relación interesante que ha de ser valorada más allá de cualquier posible rendimiento político. Saber heredar y conservar, con las dosis de humildad que conlleva asumir el camino que otros han preparado, es tan loable como el mismo acto de crear. SUUM CUIQUE. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

No porque haya pasado ya un tiempo dejo de acordarme de los días “geniales” en que participé en los actos de conmemoración de los 75 años de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid, lo que con tanta pasión y entrega hizo posible Santiago López Ríos. Aquello supuso una oportunidad única para poder adentrarme en el pequeño mundo de la filología clásica de la época, con algunos profesores tan notables como Agustín Millares Carlo o Pedro Urbano González de la Calle. De manera más anecdótica logré averiguar también dónde estaban los seminarios de filología latina y griega dentro de la facultad, y en la exposición que se celebró en el Centro Cultural Conde Duque se exhibió discretamente una de las joyas bibliográficas de la época, el “Ratnavali o collar de perlas”, una comedia escrita en sánscrito, que fue resultado de la colaboración entre Pedro Urbano y el benemérito catedrático Mario Daza de Campos. En 2008, asimismo, la revista Estudios Clásicos tuvo a bien publicar un trabajo mío titulado “EL NACIMIENTO DE LA FILOLOGÍA CLÁSICA EN ESPAÑA. LA FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS DE MADRID (1932-1936)“. El trabajo planteaba un asunto hasta cierto punto novedoso, pues sólo de manera muy puntual se habían hecho referencias,  sobre todo de carácter autobiográfico, a la filología clásica durante el período de los años 30 en España. Jaime Siles me brindó datos de gran interés, y Santiago López Ríos me hizo accesibles materiales de archivo realmente preciosos.

El trabajo, sin embargo, suscitó críticas por parte de alguno de mis colegas, que quiso ver en él que yo decía, más o menos, que la II República había creado la filología clásica en España. En particular, los datos fríos eran estos: por Decreto de 27 de enero de 1932 se crea la licenciatura de filología clásica (frente a la de filología moderna) y asimismo, por una Orden Ministerial del 28 de febrero de 1933, se funda la sección de Estudios Clásicos dentro del Centro de Estudios Históricos, cuyo primer resultado visible fue la revista Emerita, cuya historia reciente ha narrado, gracias a las cartas conservadas del Centro de Estudios Históricos, María José Barrios.

La coincidencia en el tiempo no implica, de manera automática, una mera causalidad. La filología clásica en España es producto de un largo proceso, a menudo maltrecho, que se inicia de una manera consciente hacia los años 70 del siglo XIX, al calor de la llamada “Polémica de la ciencia en España”. Ahí, de la mano de personas como Menéndez Pelayo o Soms y Castelín, se fue generando ya una idea incipiente de filología clásica. Por ejemplo, Menéndez Pelayo expresa en uno de los artículos dedicados a la polémica la necesidad de crear una cátedra de filología latina en Salamanca. Y se trata de “filología latina”, no meramente de “latín”. Con ello nos referimos al estudio científico de los textos clásicos y de su lengua. Soms y Castelín tradujo, no en vano, la por entonces novedosa gramática griega de G. Curtius, que también ha estudiado brillantemente María José Barrios en la monografía colectiva que hemos dedicado a la historiografía de la literatura grecolatina durante la Edad de Plata de la cultura española, publicada en Analecta Malacitana el año 2010). Durante la II República culminó, por tanto, un largo proceso para que cristalizara la filología clásica en España.

El Centro de Estudios Históricos fue en buena manera responsable de ello, pues precisaban, ante todo, de buenos latinistas para la historia del español y para el estudio de la documentación medieval latina (así lo hemos revisado también en un trabajo que ha aparecido en el homenaje a nuestra compañera Ana Aldama).

La II República, que en lo cultural quiso parecerse a otra república también maltrecha, la de Weimar, favoreció estas circunstancias, como también supo heredar el proyecto de Ciudad Universitaria iniciado con la monarquía (aquel proyecto que dio lugar al mítico viaje de un grupo de expertos por los mejores centros universitarios de los Estados Unidos y Canadá). Pero saber heredar y conservar, con las dosis de humildad que conlleva asumir lo ajeno, es tan loable como el mismo acto de crear. SUUM CUIQUE. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

González Garbín, sus manuales y las etiquetas de agua mineral

Las dos ediciones del manual de literatura latina de Garbín

Las dos ediciones del manual de literatura latina de Garbín

Nuestro trabajo de investigación, con lo que esta actividad conlleva de especialización y trabajo metódico, a menudo ha de enfrentarse a la incomprensión de los demás. Las motivaciones profundas de nuestro trabajo metódico se vuelven a menudo meras anécdotas para los que nos rodean. Por ello, también es importante que sepamos llamar la atención sobre aquello que hacemos y que no se ve a simple vista. ¿Por qué alguien colecciona, por ejemplo, etiquetas de agua embotellada? ¿Qué hay debajo de esta actitud? Un texto de Carlos Martín Escorza, director científico del exquisito períodico que publica el madrileño Museo Nacional de Ciencias Naturales, me hizo comprender muy bien esta necesidad de explicar por qué hacemos lo que hacemos. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. GRUPO DE INVESTIGACIÓN HLGE
Algunas veces regreso a mi querido Museo de Ciencias Naturales. A este museo le debo en gran medida que hoy día sea lo que soy y que dedique una gran parte de mi actividad profesional a la investigación, si bien ésta pertenece al ámbito de las llamadas ciencias humanas. Mis visitas al museo son siempre gratas, pues me recuerdan a menudo cómo comenzó mi vocación y mi amor por el conocimiento. Todavía recuerdo cuando me quedé fascinado ante lo que se llamaba “Exposición permanente de entomología”, y que no tardé en comenzar también mi propia colección, que todavía se conserva en la casa de mi madre. Las circunstancias me hicieron derivar a otro tipo de investigación, y hoy no estudio insectos, pero sí documentación para ilustrar el desarrollo de la historiografía de la literatura grecolatina en España y las influencias que ésta ha recibido del exterior. Estos días soy testigo de mis pequeños descubrimientos, de los hilos ocultos que convierten el conjunto de manuales que estudio en una caja de resonancia de problemas que tienen que ver con la historia de las humanidades en el mundo contemporáneo. Pues bien, en muchos casos, quien no participa de una investigación suele quedarse con la mera anécdota y puede pensar que lo que hago es recopilar libros viejos. Volviendo a mi visita al Museo de Ciencias Naturales, no me olvidé de recoger el períodico que esta institución edita y que me reporta gratos momentos de lectura. Entre otros trabajos interesantes y notables, encontré uno de Carlos Martín Escorza donde nos cuenta las circunstancias que le llevaron a coleccionar miles de etiquetas procedentes de botellas de agua mineral. En apariencia, podría tratarse de una manía de coleccionista como la de aquellos que coleccionan, por ejemplo, billetes de metro. Sin embargo, el planteamiento es tan sencillo como fascinante: lo que le interesa al profesor Martín Escorza es la composición química que figura en tales etiquetas, no las etiquetas en sí. Esto le está permitiendo llevar a cabo un estudio sobre la diversidad de los minerales que hay en ellas. Sin embargo, la etiqueta no queda sólo en mero contenedor. Él mismo declara que muchas de las etiquetas que ahora guarda con la impagable colaboración de su mujer esconden recuerdos gratos de viajes y vivencias. Esta sensación me resulta también muy reconocible, pues la investigación no es sólo método y constancia, es también biografía. En el tiempo silencioso de los laboratorios y las bibliotecas vivimos momentos únicos, aunque no sean muchas veces evidentes como un certamen deportivo. Ahora pienso, precisamente, en el estudio que llevo haciendo durante años acerca de los manuales de literatura griega y latina en España, desde finales del siglo XVIII hasta los años treinta del siglo XX. El catálogo sistemático conlleva manejar muchos datos sobre los autores, los traductores y sus obras. Estos días he estado estudiando una importante obra debida a una profesor almeriense: Antonio González Garbín. Su liberatura latina, publicada a comienzos de los años ochenta y luego en 1896, supone la entrada de la modernidad historiográfica en el pequeño ámbito de los estudios de literatura latina. El autor ha adaptado las ideas de W. Teuffel, el profesor alemán que fue capaz de crear una literatura latina a la medida de la nueva Prusia de Bismark. Frente a lo que habían sido los manuales románticos, el libro de Teuffel desplaza el interés desde los textos arcaicos a los textos imperiales, y consigue perfilar el concepto de una literatura nacional romana que se desarrolla de una manera cíclica. Garbin hizo de impagable intermediario entre el pensamiento historiográfico alemán de la época y el humilde contexto de la Universidad de Granada casi de manera simultánea. Esta circunstancia que aquí expongo supone un pequeño pero importante argumento para poder estudiar los intentos de renovación metodológica que algunos españoles llevaron a cabo a partir de los años ochenta del siglo XIX. Es relevante que estos intentos también se llevaran a cabo dentro de los precarios estudios clásicos, donde la aportación de González Garbín resulta fundamental. Poder ver estas cosas supone tiempo y paciencia, a menudo desespera no ver el final de nuestro trabajo, pero un cierto imperativo interior nos lleva a continuar incansables. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Bases conceptuales para una historiografía de la lingüística latina

Museo Maffeiano de VeronaHistoria Latinae linguae y “Geschichte der lateinischen Sprache”, a pesar de su aparente similitud, esconden realidades conceptuales bien distintas. Aparece publicado en la revista Ágora (Universidad de Aveiro) nuestro artículo titulado “De la Historia Latinae linguae a la «Historia de la lengua latina»: literatura frente a lingüística. De Walchius a Stolz” (Ágora. Estudos Clássicos em Debate 15, 2013, pp. 171-194). Este trabajo forma parte de una serie que comienza con “La fíbula de Preneste y el nacimiento de la lingüística histórica del latín” (Javier Martínez (ed.), Mundus vult decipi. Estudios interdisciplinares sobre falsificación textual y literaria, Madrid, Ediciones Clásicas, 2012, pp. 127-136) y terminará con el titulado “La fíbula de Preneste y su difusión en España. Historiografía de la lingüística latina a comienzos del siglo XX.” POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Desde la dieciochesca Historia Latinae linguae hasta la moderna “Historia de la lengua latina” (“Geschichte der Lateinischen Sprache”) transcurren más de cien años. La Historia Latinae linguae pertenece al vasto campo de la Historia literaria, y de ella nacerá, a finales del siglo XVIII, la “Historia de la literatura romana” (“Geschichte der Römischen Literatur”). Tanto la Historia Latinae linguae como la “Historia de la literatura romana” albergan dentro de sí el estudio de los antiguos documentos latinos, que a partir de la obra de W.S. Teuffel (hacia 1870) se verán marginados a una suerte de pre-historia de la literatura. Tales documentos pasarán a integrarse dentro del nuevo paradigma lingüístico de la “Geschichte der Lateinischen Sprache”. De esta forma, la Historia Latinae linguae del siglo XVIII no puede entenderse en términos de “Historia de la lengua latina”. Vamos a ofrecer en este blog el texto correspondiente a la introducción del trabajo que aparece en Ágora:

La elaboración del Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina en España (1784-1935) está suscitando interesantes problemas con respecto a la propia manera en que deberíamos contar la historia de la filología clásica en época moderna. Para empezar, los documentos que venimos estudiando para el siglo XVIII sorprenden al investigador actual a la hora de clasificarlos, pues se nos presentan como una suerte de compendios eruditos acerca de todo aquello que ha sido escrito en latín y no pueden considerarse todavía como “historias de la literatura romana” propiamente dichas. De esta forma, asistimos a un importante salto cualitativo entre esos primeros compendios y las historias de la literatura, pues la concepción de la historia literaria en el siglo XVIII pertenece a un paradigma mucho más general que engloba materias tan diversas como el estudio de las obras literarias, la epigrafía o la propia lengua, sobre todo en su vertiente estilística. En lo que respecta a tales historias literarias, su formulación en el siglo XVIII se hace en términos de Historia Latinae linguae, denominación que no responde a lo que, más de cien años después, recibirá en lengua alemana el nombre de “Geschichte der lateinischen Sprache”. Ambas formulaciones, a pesar de su aparente similitud, esconden realidades conceptuales bien distintas, pues la formulación latina se creó antes de que se configuraran los nuevos paradigmas tanto de la historia de la literatura romana como de la lingüística, mientras la segunda es fruto, precisamente, del desarrollo de la gramática histórico-comparada aplicada al latín a partir del octavo decenio del siglo XIX. Este desfase entre la formulación dieciochesca y la decimonónica nos lleva a un aspecto clave para lo que debe ser la investigación futura en el campo de la historia de la filología clásica: la construcción conceptual de los nuevos objetos de estudio. Asimismo, este análisis nos permitirá encontrar las razones históricas por las que los textos latinos arcaicos pasaron a configurar el objeto de estudio preferente de la “Historia de la lengua latina”. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts