Manuales hispanos de literatura clásica: su geolocalización

Geolocalización de los documentos del siglo XVIII, donde puede apreciarse el claro reparto entre la obra de los jesuitas expulsos en Italia y el círculo oficial en España.

Podemos afirmar, a estas alturas de su progreso, que el Catálogo Razonado de Manuales Hispanos de Literatura Clásica (CRMHLC) es un proyecto ejemplar. La concreción de sus objetivos y su metodología lo han convertido en un fructífero “laboratorio” de trabajo que desde 2009 viene dando interesantes resultados. Hoy vamos a tratar acerca del progresivo volcado de los datos básicos, los relativos a los documentos, a un entorno virtual del servidor LINHD (Laboratorio de Innovación de Humanidades Digitales). Esta labor es posible gracias a mi discípula Mónica de Almeida, cuya tesis doctoral, en curso, también se inscribe dentro del CRMHLC. Una de las ventajas que ofrece este entorno virtual y académico es la de poder experimentar con ciertas aplicaciones, como el geolocalizador, que va a revelar algunos aspectos significativos para comprender de manera sinóptica la historia de los manuales. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE 

-Breve historia del CRMHLC

El proyecto de CRMHLC nació en 2009, durante una estancia de investigación en el Real Colegio Complutense (adscrito a la Universidad de Harvard). Esta estancia fue posible gracias a la amable invitación de la dra. Mercedes López Salvá para participar en el grupo avanzado de investigación que ella dirigía. En el Real Colegio Complutense pude desarrollar un estudio relativo a la configuración del concepto de “Literatura latino-cristiana” durante el siglo XIX y comienzos del siglo XX, fundamentalmente dentro del contexto de la filología alemana y francesa. Al mismo tiempo, durante aquel tiempo, y gracias al extraordinario catálogo HOLLIS, disponible dentro de la web de la Universidad de Harvard, tomé conciencia de la posibilidad de llevar a cabo un catálogo razonado y completo de todos los documentos (manuales y programas de curso) relacionados con el estudio de las literaturas clásicas que, desde 1782 a 1935, se habían elaborado dentro del ámbito hispano. Lo que entonces tan sólo suponía la incipiente idea de plantear una compilación posible ahora se ha convertido en una sólida realidad. De hecho, aquella idea pasó a ser el proyecto investigador que, finalmente, he presentado para la obtención de la cátedra de filología latina de la Universidad Complutense de Madrid (su perfil es “Historiografía de la literatura latina”) y cuyos materiales, asimismo, han dado lugar a la lección magistral correspondiente.

No menos importante para el desarrollo de este proyecto ha sido la incorporación de Mónica de Almeida, que en este momento lleva a cabo su tesis doctoral bajo mi dirección con el título “Epicuro y Lucrecio en los manuales españoles de literatura griega y latina durante el siglo XIX”. Ella es, en cualquier caso, la responsable del progresivo volcado de datos básicos del CRMHLC a la base de datos.

-El entorno www.evilinhd.com

La base de datos en cuestión está disponible en www.evilinhd.com, entorno virtual de investigación libre y gratuito que puede utilizarse en el servidor del LINHD, a disposición de cualquier investigador. Nuestra página, en pruebas, es la siguiente: http://crmhlc.evilinhd.com/om/. Una de las herramientas más interesantes que ofrece este entorno es el geolocalizador de los datos. En el caso de los manuales y programas de curso, este geolocalizador ofrece interesantes resultados, dada la íntima relación que se establece entre los lugares de edición con la propia historia de la manualística.

-La geolocalización de manuales como reflejo de la Historia de España

De esta forma, si atendemos a la localización de los manuales publicados a finales del siglo XVIII, observaremos un claro reparto entre dos lugares: España (Madrid) e Italia:

La geolocalización del Specimen de Aymerich representa la obra de un jesuita expulso

Esta doble geolocalización es reflejo, en definitiva de la dualidad que presenta la incipiente historiografía de la literatura clásica en el ámbito hispano: el grupo de los jesuitas expulsos frente al círculo oficial de Madrid. Dentro de Italia, los manuales llevados a cabo por los jesuitas expulsos nos ofrecen una localización muy concreta que va desde Bolonia a Venecia, pasando por Ferrara:

El paso al nuevo siglo, ya en el decenio de los años 40 del siglo XIX, dará lugar a una nueva y puntual geolocalización: París. Allí se publica, en 1841, la traducción al español de un manual francés de literaura griega, el de Fléury de Lécluse. Este hecho no es en absoluto anecdótico, pues este manual estaba destinado a su distribución en las nuevas repúblicas hispanoamericanas. De hecho, su traductor fue Rafael de Ayala y Lozano, exvicecónsul de Colombia en París. Francia se va a convertir a partir de ese momento en la principal difusora de las ideas sobre el mundo clásico en Hispanoamérica. Sería muy interesante trazar, a posteriori, una geolocalización de la ubicación de este manual en las bibliotecas hispanoamericanas.

Desde 1846, fecha en que aparece el primer manual de una literatura clásica en España, la geolocalización va a repartirse por diversos lugares de la Península Ibérica:  Madrid (32) y Barcelona (21), seguidas por Zaragoza (6), Granada (4) y, con el mismo número, Oviedo (3), Santiago (3) y Valladolid (3). El resto se reparte entre Sevilla (2), Salamanca (2), Burgos (1), Ribadeo (1), Málaga (1) y Lérida (1). Puede observarse a simple vista la clara pujanza editorial de las ciudades de Madrid y Barcelona frente al carácter puntual de otros lugares.

Por su parte, contamos en el CRMHLC con cuatro documentos publicados en La Habana, que disfrutaba de autonomía educativa. Estos documentos suponen el esfuerzo que conlleva crear materiales propios para la docencia en un momento previo a la independencia de la isla con respecto a su metrópoli. Las dificultades de traer manuales escolares desde España motivaron fundamentalmente esta necesidad.

Finalmente, un manual publicado ya en una fecha que excede los límites impuestos a nuestro catálogo sorprende por su ubicación en la ciudad de Bogotá. Estamos hablando de la traducción de la Literatura latina de Friedrich Leo a cargo de Pedro Urbano González de la Calle. Es una obra concebida hacia 1935 y pensada para ser publicada en los anejos de la revista Emerita. Sin embargo, no vio la luz hasta 1950 en el Instituto Caro y Cuervo. Ese mismo año aparece la Literatura latina de Millares Carlo, publica por el Fondo de Cultura Económica en la ciudad de México. Esta obra, no casualmente, lleva una dedicatoria inicial a Pedro Urbano González de la Calle.

Partimos, pues, del exilio jesuítico en Italia a finales del siglo XVIII para llegar al exilio de los profesores republicanos tras la guerra civil del 36 en América. La geolocalización de las obras apenas tiene nada de casual, es un fotografía de la misma Historia. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Tres libros sobre Cicerón: tres visiones históricas

Una bonita antología de Cicerón que adquirí en Holanda

Hace años, cuando comencé a dar clase, todavía me atrevía a aconsejar a mis alumnos que crearan una buena biblioteca personal de filología clásica. Al menos para mí, la biblioteca, tanto la personal como la de la sección de clásicas de la Complutense, han constituido una suerte de paraísos intelectuales donde, además de aprender, podía disfrutar de un tiempo, siempre anhelado, de tranquilidad y solaz; tiempo de calidad, en suma, sin el cual no concibo mi trabajo. He ido viendo, sin embargo, cómo año tras año los libros compuestos de tapas y de hojas se han ido desplazando por los dispositivos electrónicos, hasta el punto de que ya para muchas personas resulta casi inconcebible adquirir un libro. Insisto, y no creo que se trate simplemente de una cuestión nostálgica, en la dimensión bibliográfica y libraria de nuestras disciplinas humanísticas, pues también la historia de los libros nos puede revelar muchas cosas y, en el caso que seguidamente nos va a ocupar, con respecto a la visión que de Cicerón se ha tenido a lo largo del tiempo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

De esta forma, y simplemente sin salir de algunos de los libros más antiguos que sobre Cicerón hay en mi biblioteca, podemos dar un pequeño paseo por tres de las representaciones que del autor se hacen en sendos volúmenes que van desde el siglo XVIII hasta la primera mitad del XX. Por ejemplo, veamos esta edición correspondiente al libro titulado De los oficios y publicada en Valencia en 1774:

No resulta, ciertamente, casual, que un libro de moral práctica como es el De officiis aparezca traducido al la lengua española en pleno siglo XVIII. Además, el traductor no es otro que el humanista gaditano del siglo XVI Francisco Tamara, en lo que no deja de ser un precioso ejercicio retrospectivo, muy propio del pensamiento ilustrado, de rescatar excelentes versiones castellanas de los clásicos correspondientes al llamado “Siglo de Oro” de la literatura española (tanto traducciones como obras de creación) para que sirvan al nuevo presente.

El siguiente volumen nos da ya cuenta de una edición propia del siglo XIX:

Nos encontramos ante una edición inglesa de 1825 (recordemos que en Inglaterra, gracias a la biografía que le dedicó a Cicerón en pleno siglo XVIII Conyers Middleton, nuestro orador se convirtió en un modelo de político), donde todavía consta esa expresión tan conocida para las ediciones dedicadas a la juventud: in usum delphini. La expresión, conviene recordarlo, proviene de una colección de clásicos griegos y latinos destinados a la educación del hijo del rey Luis XIV de Francia que se creó por iniciativa del duque de Montausier. Esta fórmula aparecía en la portada de las ediciones de textos clásicos, textos a los que se había quitado cualquier pasaje escabroso o no apropiado para el joven delfín. De ahí, pasó a referirse a toda edición de un clásico que estuviera expurgada, o fuera apta para el uso de la juventud.

Pasando ya al siglo XX, resulta muy interesante, debido, sobre todo, a su significado político, esta edición escolar publicada en Alemania el año de 1939:

Se trata de un volumen publicado por la prestigiosa editorial Teubner nada menos que el año en que comenzó la Segunda Guerra Mundial, es decir, en los tiempos del tercer Reich. Dentro del volumen pueden leerse textos del De republica, aunque, en principio, el título en alemán, Der Römische Staat, no nos lleve a pensar directamente en esta obra. Para ello, tenemos ya que abrir el libro y leer en la contraportada:

CICERO, DER RÖMISCHE STAAT

Eine Auswahl aus Cicero de re publica

Nótese, por tanto, la intencionalidad del título en alemán, que deja en muy segundo plano el verdadero título de la obra, título que acaso a alguien pudiera hacerle pensar todavía en la extinta República de Weimar, finiquitada en 1933. Una vez más, toda historia, por antigua que sea, se vuelve contemporánea.

De esta forma, y en la idea de que los libros no solamente transmiten a Cicerón y sus textos, sino que también lo representan y reinterpretan, considero interesante reinvindicar esa dimensón libraria de nuestros conocimientos. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

La digitalización de los manuales hispanos de literatura clásica: diversidad de razones

reale enciclopedieEsta primera semana escolar de enero presentaremos una comunicación en el contexto de las “I Jornadas sobre medios digitales para la investigación en Ciencias Sociales y Humanidades Digitales”, que se celebra en la Universidad Complutense entre los días 12 y 13 de enero de 2017. El estado incompleto de la digitalización de los manuales hispanos de literatura clásica (1782-1935) y las diferentes  razones a las que responden las bibliotecas, digitales o reales, para su digitalización, ocupa nuestra atención en este trabajo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO Y MÓNICA DE ALMEIDA HLGE

Nuestra propuesta a estas jornadas lleva el titulo siguiente:

“DIGITALIZACIÓN INCOMPLETA DE UN “CORPUS IMPREVISTO”: EL CATÁLOGO RAZONADO DE MANUALES HISPANOS DE LITERATURA CLÁSICA (CRMHLC)”

La digitalización de los fondos bibliográficos suele responder al interés patrimonial de conservación de un conjunto de obras que se han seleccionado “previamente” por diversos motivos. De esta forma, se suele partir de la selección consciente de un corpus determinado, bien por pertenecer a una biblioteca dada, bien por el interés de preservar la bibliografía de una región, país o temática determinada. Nuestro trabajo de catalogación razonada de los manuales hispanos de literatura clásica entre 1782 y 1935 (CRMHLC) no implica su digitalización, pero sí hemos aprovechado los documentos que ya están digitalizados. Es esta circunstancia la que nos ha llevado a reparar en un hecho realmente interesante: los diversos criterios por los que aparece digitalizada una parte considerable de los documentos pertenecientes a ese patrimonio bibliográfico cuando éstos son susceptibles de conformar lo que vamos a llamar un “corpus imprevisto”, es decir, un conjunto documental resultante a partir de un criterio que no había sido considerado previamente. En este caso no estaríamos hablando de la digitalización de un corpus constituido a priori, pero sí podemos analizar el estado incompleto de su digitalización desde criterios ciertamente ajenos a los de su propia existencia como tal corpus. En nuestra comunicación trataremos de dar cuenta de cada uno de los diversos criterios por los que se han digitalizado diversos ejemplares, así como de los desequilibrios y ausencias que hemos encontrado en esta digitalización. De los 102 documentos que componen el catálogo, 47 de ellos son accesibles en línea gracias a la digitalización de un ejemplar dado (incluso hay algún caso donde cabe encontrar la digitalización de más de un ejemplar perteneciente a una misma obra). En cualquier caso, la diversidad de las digitalizaciones no es ajena a la propia dispersión de los ejemplares que componen esta bibliografía.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un paseo por los libros de Alfredo Adolfo Camús

img_5594Estos días trabajamos duro todo el equipo de investigación  para completar la monografía que vamos a dedicar a la figura de Alfredo Adolfo Camús (1817-1889). Llevamos dos años investigando su vida, obra y legado bibliográfico, y espero que a finales de 2017 hayamos podido completar todo lo previsto en la memoria científica para el trienio comprendido entre 2015 y 2017, dado que los resultados están siendo realmente buenos. La semana pasada dedicamos un blog a la geografía sentimental del profesor. Esta vez, haremos un recorrido por algunos de los libros que componen su compleja bibliografía. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

A mis colegas del proyecto de investigación HLGE3

Desde que publiqué mi libro sobre Alfredo Adolfo Camús, en 2002, han pasado ya unos cuantos años. Mucho he aprendido (y, sobre todo, mucho me han enseñado mis colegas del equipo de  investigación) acerca del personaje, hasta el punto de darme cuenta de que reconstruir una vida es acaso tan difícil como vivirla. La investigación sobre Camús ofrece tres grandes facetas, naturalmente complementarias: a) su vida y circunstancia; b) su obra, publicada y manuscrita y c) su legado bibliográfico, fundamentalmente el depositado en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla.

Con el tiempo, he tenido a bien ir adquiriendo siempre que ha sido posible algunos de los ejemplares que Camús llegó a publicar, o bien aquellos libros donde aparece alguno de sus textos, como es el caso del prólogo al manual de literatura griega de Otfried Müller. Este blog pretende tan sólo dar un ligero paseo por esta sutil biblioteca camusiana que no deja de ser también un recorrido por un siglo convulso y por el sueño de otra España bien distinta a la que fue.

-Los manuales de Camús: la primera etapa cordobesa

Cuando todavía es Camús profesor en el Colegio de la Asunción de Córdoba, muy a comienzos del decenio de los años cuarenta del siglo XIX, nuestro autor prepara algunas traducciones de obras francesas. No disponemos de la versión española del Viaje a oriente de  Lamartine (de 1840. que es el primer título de su bibliografía), pero sí tenemos su Sistema de las facultades del alma, una traducción que representa bien los iniciales intereses de Camús en la corriente filosófica que conocemos como “Espiritualismo” y que tanto nos recuerda a lo que en el futuro será la psicología:

img_5595

img_5596

Camús (1841): Sistema de las facultades del alma por Mr. P. Laromiguier, Profesor de Filosofía de la Academia de París. Anotado y adicionado con un nuevo ensayo sobre las facultades del alma por Gruyer, y traducido al castellano por D. Alfredo Adolfo Camús, individuo de varias corporaciones científicas, económicas y literarias, Córdoba, Imprenta de Noguer y Manté.

El ejemplar de que disponemos está en perfecto estado y su hallazgo en una librería de viejo por internet supuso realmente una oportunidad única, dado lo difícil que resulta dar con ejemplares de esta primera época del autor. Como puede verse, todavía está impreso en Córdoba.

-Manuales de Camús: la etapa madrileña

A  medida que avanza el decenio de los años 40 del siglo XIX, Camús frecuenta cada vez más la Villa y Corte, hasta que se termina trasladando allí. La preparación de un Compendio elemental de historia universal fue probablemente la primera gran colaboración que Camús hizo para el grupo de Antonio Gil de Zárate y sus afanes reformistas del sistema de la educación pública en España:

img_5597

img_5598

Camús (1842-1843): Compendio elemental de historia universal por Alfredo Adolfo Camus, profesor de la Universidad y Ateneo de Madrid. Primera parte. Modo de escribir la historia. Fuentes históricas y espíritu de la Historia. / Segunda parte. Cuadro abreviado de los acontecimientos y revoluciones ocurridas entre los diversos pueblos del mundo desde su origen hasta el día, Madrid, Boix, Editor.

El ejemplar de que disponemos también se encuentra en buen estado, aunque la encuadernación en piel ha sufrido algunos desperfectos. Tengamos en cuenta que nuestra colección de libros preparados por Camús no es, en sentido alguno, una colección de bibliófilo, sino una recopilación de libros para el estudio y trabajo. Los manuales  escolares suelen llegarnos con lo que me gusta llamar sus “marcas de guerra”, desde encuadernaciones fatigadas y desperfectos evidentes hasta dibujos y escritos dentro de las páginas. Esto forma también parte de la historia de tales libros. Por lo demás, las ediciones de Boix resultan feas y tienen mal papel.

Contemporáneo al libro dedicado a la Historia Universal  es esta adaptación de un manual de Antigüedades Romanas:

img_5599

img_5600

Camús (1845): Manual de Antigüedades Romanas, o Cuadro abreviado de las instituciones, políticas, sociales y religiosas de Roma. Por M. G. Ozaneaux. Traducido y anotado por D. Alfredo Adolfo Camus, Profesor de la Universidad y Ateneo de Madrid, Madrid, Imprenta de D. Ignacio Boix.

Se trata de otro volumen editado por Boix, en un formato que caracterizará una buena parte de los manuales escolares editados por aquel tiempo. De hecho, el manual de literatura española de Gil  de Zárate tiene las misas características que los dos ejemplares que acabamos de ver. A este ejemplar le falta el mapa de la antigua Roma que, según los catálogos bibliográficos, acompañaba al volumen, y está forrado con papel de aguas, dado que su encuadernación antigua sufre deterioros.

Una vez que Camús comienza a impartir las enseñanzas de Retórica y Poética en la Universidad Central adapta obras relativas a este tema, como las del humanista Sánchez Barbero:

img_5601

img_5602

Camús (1845): Principios de retórica y poética escritos por Francisco Sanchez; ilustrados con notas y seguidos de un Tratado de arte métrica por Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Imprenta, librería y fundición de M. Rivadeneyra y comp.

“Francisco Sánchez”  no es otro, pues, que Francisco Sánchez Barbero, un humanista nacido en 1764 que falleció en 1819. El ejemplar de que disponemos es una primera edición y su estado es excelente. Por lo demás, pasamos de las feas ediciones de Boix a la bonita tipografía de un Rivadeneyra, que da lugar a un bello manual escolar.

Como vemos, Camús se preocupó por elegir la obra de un moderno preceptista para la enseñanza de los principios de la Retórica y la Poética, pero no por ello se olvidó de los preceptistas latinos:

img_5603

img_5604

Camús (1846): Preceptistas latinos para el uso de las clases de Principios de Retórica y Poética. Con un análisis razonado de estas obras por D. Alfredo Adolfo Camus, profesor de la Universidad de Madrid é individuo de la Academia Greco-Latina (Añádase la traducción de dicha arte poética y las notas con que la ilustró el Excmo. Sr. D. Francisco Martínez de la Rosa), Madrid, Imprenta, Librería, Fundición y Estereotipia de M. Rivadeneyra y comp.

La adquisición de este ejemplar, encuadernado junto a la Literatura griega de González Andrés, fue una verdadera suerte, dado que resulta bastante raro dar con él. Como vemos, Camús sigue publicando con Rivadeneyra y el ejemplar se encuentra en bastante buen estado.

Ya a finales del decenio de los años 40 encontramos  una importante colaboración de Camús con su amigo, colega de universidad y casi paisano, además de gran historiador de la literatura española, Amador de los Ríos. Se trata de la Colección de autores selectos latinos y castellanos, en cinco tomos, y sin autoría expresa en la portada:

img_5605

img_5606

[Camús] (1849): (en colaboración con J. Amador de los Ríos), Colección de autores selectos, latinos y castellanos, para uso de los institutos, colegios y demás establecimientos de Segunda Enseñanza del Reino mandada publicar de Real Orden, I-V, Madrid, En la Imprenta Nacional.

Este es uno de los cinco volúmenes que componen la obra. Hemos logrado adquirir ejemplares de todos ellos, si bien individualmente y con encuadernaciones bien diversas. Debemos partir del hecho de que el ejemplar solía adquirirse sin encuadernar, es decir, “en rama”, y que luego eran los padres de los estudiantes quienes pagaban las encuadernaciones, a veces provistas en el lomo de las iniciales del alumno. Aquí podemos ver una típica encuadernación de aquel tiempo, con dorados en el lomo, encuadernado en piel, y el resto del libro (las tapas) en holandesa, para reducir gastos.

Camús volvió a publicar en 1847 el Curso elemental de Retórica y Poética, pero esta vez cambió la Retórica de Sánchez Barbero por la del escocés Hugh Blair. No disponemos de una primera edición, sino de una segunda, publicada algo más tarde

img_5607

img_5608

Camús (1854): Curso elemental de Retórica y Poética: retórica de Hugo Blair [y] poética de Sánchez: textos aprobados por el real Consejo de Instrucción pública, ordenados, corregidos y adicionados con un tratado de versificación castellana y latina por Alfredo Adolfo Camus, segunda edición, Madrid, Librería de León Pablo Villaverde (Imprenta de Julián Peña).

De entre todos los ejemplares de que disponemos, se trata del más deteriorado. En su lomo encuadernado en piel puede apreciarse todavía una decoración “a la catedral”, es decir, con motivos góticos, inspirados en los elementos arquitectónicos de las catedrales. El ejemplar está muy fatigado, probablemente porque más de un alumno lo habrá utilizado.

Asimismo, en 1860 Camús adaptó la Gramática latina del padre Carrillo con un interesante prólogo preparado  por él mismo acerca de la Historia de la Gramática. Disponemos de la edición de 1864:

img_5609

img_5610

Camús (1864): Nueva gramática latina en castellano. Dispuesta para el mayor adelantamiento de la juventud por el P.F. José Carrillo: reformada por D.P.R. Nuevamente corregida y adicionada por D. Alfredo Adolfo Camus, Catedrático de la Universidad Central e individuo de la Academia Greco-Latina, Madrid, Librería de D. Leon Pablo Villaverde.

Como puede verse, se trata de un ejemplar “en rama”, desprovisto de encuadernación, que nosotros, simplemente, hemos forrado con una hoja de papel que lleva impresa la portada. El ejemplar está intacto, por lo que parece que no fue jamás usado.

Con la gramática de Carrillo terminó la etapa en  la que Camús adaptaba obras para uso escolar. Tendremos que esperar a la tardía fecha de 1889 para encontrar su nombre en un nuevo e importante texto, esta vez el prólogo a la Literatura Griega de Otfried Müller:

img_5611

img_5612

Camús (1889): prólogo a Carlos Otfrido Müller, Historia de la literatura griega hasta la época de Alejandro; anotada y continuada por Emilio Heitz; traducida de la cuarta edición alemana por Ricardo de Hinojosa; con un prólogo del Excmo. Sr. Alfredo Adolfo Camus; Tomo I, Madrid, Establecimiento Tipográfico de Ricardo Fé, pp. v-ix.

Esta obra, en tres tomos, supone uno de los mayores anhelos del último Camús, que ya piensa en la posibilidad de que se posibilite el desarrollo institucional de unos estudios de Filología Clásica en España, y no simplemente la enseñanza de la lengua y la literatura. El editor, Ricardo Fé, llevó a cabo una digna edición, reflejo ya de una nueva época.

-La labor de Marcelino Menéndez Pelayo

Menéndez Pelayo acudió como alumno no oficial a las clases de Camús, pero siempre se sintió como uno de sus discípulos. A pesar de las diferencias ideológicas entre ambos, los testimonios del alumno siempre fueron positivos y transmitieron la admiración por el maestro. En la primera (y única entrega en vida) de la Bibliografía hispano-latina clásica, de 1902, Menéndez Pelayo recogió dos escritos de Camús, en el intento de que la memoria del maestro no se perdiera:

img_5616

(1) Camús (1902): “Carta al Marqués de Morante y a D. Raimundo de Miguel sobre un fragmento de Afranio”, en Menéndez Pelayo, M., Bibliografía hispano-latina clásica. Tomo I, Madrid, Est. Tip. de la viuda e hijos de M. Tello, pp. 29-42.

(2) Camús (1902): “Epístola a D. Manuel de Assas”, La Discusión 5-III-1857, en Menéndez Pelayo, M., Bibliografía hispano-latina clásica. Tomo I, Madrid, Est. Tip. de la viuda e hijos de M. Tello, pp. 656-661.

Estos textos, rescatados de la prensa, muestran al Camús más creativo, y probablemente nos ofrecen una imagen más cercana al orador del Ateneo o al picante docente de las clases universitarias. Asimismo, suponen el paso del recuerdo de Camús al nuevo siglo XX.

Hoy día, nuestro grupo de investigación sigue descubriendo nuevos textos de Camús perdidos en la prensa, gracias a las hemerotecas digitales. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Filohelenismo historiográfico: los manuales hispanos de literatura griega

El templo helenístico de Garni (Armenia). Fotografía de Francisco García Jurado

El templo helenístico de Garni (Armenia). Fotografía de Francisco García Jurado

Entre los días 6 y 9 de septiembre de 2016 se celebra en la ciudad de Atenas un congreso internacional con el título “Ecos y resplandores helenos en la literatura hispana“. Al hilo de las investigaciones de nuestro Catálogo Razonado de Manuales Hispanos de Literatura Clásica (1782-1935), hemos querido llevar a cabo una primera e inédita visión de lo que supuso en la moderna historiografía de la literatura griega esa nueva imagen de Grecia que llega de la mano de autores alemanes como Winckelmann y Friedrich August Wolf; asimismo, hemos querido estudiar su reflejo en los manuales hispanos y, finalmente, valorar los afanes historiográficos de Alfredo Adolfo Camús al respecto. Las líneas que siguen suponen un pequeño anticipo de este pequeño-gran mundo que podemos resumir en los términos de “Filohelenismo historiográfico”. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE 

En 1860, concretamente en su Manual de literatura griega, el erudito Salvador Costanzo, buen amigo de Alfredo Adolfo Camús y del “aprendiz de helenista” Juan Valera, hace una sorprendente declaración, ya al final de su obra:

Esperamos que nuestros puristas no se quedarán escandalizados, al leer en este Manual las palabras helenos y helénicos, que no son muy del uso […]

Y por lo demás los griegos antiguos y modernos ¿no se han dado siempre a sí mismos el nombre de helenos? Si esto es cierto, ¿por qué se han de desterrar del castellano las dos palabras mencionadas? Seamos puristas, pero no pedantes. (Costanzo 1860: 506)

Para nosotros, como lectores modernos, el uso de los términos “heleno” y “helénico” nos resulta tan normal y aceptado que apenas somos conscientes de que tales palabras, a pesar de su notable abolengo y antigüedad, representaron en el siglo XIX una nueva manera de entender la cultura griega, supuestamente más auténtica y acorde con la independencia y resurgir de la propia nación griega.

El uso del término “heleno” no era inocente, dado que con él se pretendía ofrecer una alternativa al uso de “griego”, más acorde con la tradición cultural latina (graecus). Así pues, de “heleno” derivaron nuevos términos como “philoheleno” (lo encontramos atestiguado como neologismo y galicismo en un manuscrito de la Real Academia Greco-Latina, en 1833) (Hualde Pascual 1997: 403-404) o “helenismo” (el historiador Droysen lo utilizó oficialmente por ver primera en su obra Geschichte des Hellenismus [Droysen 1836]), para configurar plenamente una etapa de la historia del arte y la literatura griega que hoy conocemos como “helenística”, y que hasta bien entrado el siglo XIX se conoció como “alejandrina”.

Esta vertiente conceptual puede asociarse a otros aspectos visibles en la historiografía de la literatura griega cuando su relato se independiza de la lengua latina, como, por ejemplo, la denominación del período clásico como “ático”, frente a “ateniense”, el abandono de los nombres latinos de las divinidades mitológicas por los griegos (“Zeus” en lugar de “Júpiter”), o el recurso a transliteraciones de los nombres griegos más originales o cercanas a las lenguas de origen (“Orpheo” en lugar de “Orfeo”).

Esta pequeña revolución académica, obra de la cultura alemana, terminó confiriendo a la literatura griega un lugar preeminente sobre la literatura latina, literatura que, hasta ese momento, había representado el clasicismo por excelencia. De hecho, el principal responsable de este giro historiográfico, Friedrich August Wolf, asentó dos dogmas que ha costado tiempo, cuando menos, relativizar a lo largo de los años:

-La superioridad de la literatura griega sobre la romana, en torno al problema de la “originalidad”

-La superioridad del período ático o clásico sobre el helenístico, en atención a la estética

Naturalmente, habrá quien piense que tales asertos no son “dogmas”, sino, simplemente, constataciones obvias. No estamos discutiendo aquí el grado de verdad o fundamentación de tales afirmaciones, sino su propia historicidad: no se trata de axiomas universales, sino que se adscriben a un tiempo histórico y a unas circunstancias culturales concretas que los motivan. Antes de Wolf, por ejemplo, no había necesidad, dentro de la historiografía ilustrada, de establecer un “período ático” como tal. En la Bibliotheca Graeca de Fabricius simplemente se consideraba una larga etapa que iba desde Homero hasta Platón, en orden cronológico (Fabricius 1705).Tuvo que llegar Winckelmann, naturalmente, con su visión evolutiva de la historia del arte, para configurar “la necesidad” filosófica de una etapa clásica o de perfección. Winckelmann parte de José Justo Escalígero para el establecimiento de diferentes etapas en el arte griego:

Escalígero señala en la poesía y en el arte de los griegos cuatro épocas principales, y Floro atribuye otras cuatro también a la historia romana; sin embargo, podríamos dividir la Historia del Arte en cinco épocas, porque toda acción y todo acontecimiento consta de cinco partes o grados: iniciación, crecimiento, perfección, decadencia y fin; clasificación que sirve de base a los cinco actos de las obras dramáticas. Y lo mismo sucede con la Historia del Arte […] (Winckelmann 1955: 609)

Este axioma historiográfico ha llegado a ser tan influyente que, por ejemplo, la arqueología mesoamericana utiliza términos como “preclásico” o “clásico” para clasificar diferentes períodos evolutivos.

Pirámide de Monte Albán (México), cuya fundación se sitúa, en términos de la historiografía mesoamericana, durante el llamado "Preclásico tardío". Fotografía de Francisco García Jurado

Pirámide de Monte Albán (México), cuya fundación se sitúa, en términos de la historiografía mesoamericana, durante el llamado “Preclásico tardío”. Fotografía de Francisco García Jurado

Sorprendentemente, todo este novedoso bagaje historiográfico se fue transfiriendo al precario mundo académico de la España del siglo XIX, en especial gracias a la impronta de manuales como el del vienés Franz Ficker (1837), cuya versión francesa logró transferir las ideas de Wolf a otros ámbitos ajenos al germánico, o el manual de Karl Otfried Müller, con sus peculiares recepciones hispanas de la mano de Santiago Usoz o de Alfredo Adolfo Camús.

Por su parte, el pequeño patrimonio educativo que supone la manualística de la historia de la literatura griega en España, desde la Compendiaria in Graeciam via de Casto González Emeritense (1792) hasta la inigualable traducción hispana del citado manual de Karl Otfried Müller (1889), con un fundamental prólogo de Alfredo Adolfo Camús (su texto póstumo), constituyen un discreto patrimonio no exento de sorpresas. Desde el punto de vista bibliográfico, puede dividirse en tres etapas, a tenor de las leyes educativas de la época:

Etapa previa Casto González 1792
Primera etapa (Plan Pidal) Lécluse 1841

Foz 1849 (1853, 1854)

González Andrés 1855 (1866)

Segunda etapa (Ley Moyano) Bardón 1857 (1859)

Usoz 1860

Costanzo 1860

Camús 1861 (… 1884)

Géruzez 1861

Pierron 1861

Díaz 1865 (1866)

Tercera etapa (final) Álvarez Amandi 1881

Casal 1881

Campillo y Rodríguez 1882a y 1882b

Müller 1889

Se trata, naturalmente, de un conjunto heterogéneo, tanto por la calidad de los tratados como por la procedencia de las obras. Son, a este respecto, muy interesantes las transferencias culturales (Lécluse, Géruzez, Pierron y Müller) desde el ámbito cultural francés y germánico al hispano. Igualmente, resultan curiosas las implicaciones que algunos de estos tratados muestran con autores literarios: el propio Braulio Foz, autor del primer manual de litetatura griega moderno publicado en España, es un afamado escritor, Juan Valera, “aprendiz de helenista”, tiene una presencia notable en la obra de Costanzo, y Leopoldo Alas “Clarín” nos habla en su necrología sobre Camús de la devoción que este maestro sentía por Müller.

La tumba de Karl Otfried Müller en Colono (Atenas) (fotografía de María José Barrios Castro)

La tumba de Karl Otfried Müller en Colono (Atenas) (fotografía de María José Barrios Castro)

Habida cuenta de lo hasta aquí expuesto, la manualística de la literatura griega se convierte en una peculiar manera de recepción, indirecta, de los autores griegos, pero no menos efectiva que otras formas posibles. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Bibliografía

-Manuales y fuentes primarias

Álvarez Amandi, Justo (1881), Apuntes histórico-literarios sobre la Antigua Grecia. Por el señor Don Justo Álvarez Amandi, Catedrático de la Universidad de Oviedo, Madrid: Imprenta de José Perales y Martínez.

Bardón, Lázaro (1856), Lectiones Graecae, sive manu-ductio Hispanae Juventutis in linguam Graecam, Matriti: s.e.

Bardón, Lázaro (1859), Lectiones Graecae, sive manu-ductio Hispanae Juventutis in linguam Graecam. Secunda editio, aucta et accuratissime emendata, Matriti, s.e.

Bernhardy, Gottfried (1836-1845), Grundriß der Griechischen Litteratur mit einem vergleichenden Ueberblick der Römischen, 2 voll. Halle: bei Eduard Anton.

Campillo y Rodríguez, José (1882a), Lecciones de literatura griega para un curso de lección alterna de esta asignatura por D. José Campillo y Rodríguez, doctor en las facultades de Derecho y Filosofía y Letras, y catedrático, por oposición, de Literatura griega y latina en la Universidad de Valladolid, Valladolid: Imp. y Librería Nacional y Extranjera de hijos de Rodríguez.

Campillo y Rodríguez, José (1882b), Programa de literatura griega acomodado al libro de texto por José Campillo y Rodríguez, Valladolid: Imprenta, Librería Nacional y Extranjera de hijos de Rodríguez.

Camús, Alfredo Adolfo (1860), Programa de literatura clásica, griega y latina, presentado por el catedrático de esta asignatura en la Universidad Central Dr. D. Alfredo Adolfo Camús, Madrid: Imprenta de las Escuelas Pías.

Camús, Alfredo Adolfo (1876), Programa de literatura clásica, griega y latina, presentado por el catedrático de esta asignatura en la Universidad Central Dr. D. Alfredo Adolfo Camús, Madrid: Imp. Aribau.

Casal, Pedro Bartolomé (1881), Epítome de literatura griega y latina por Fr. Pedro Bartolomé Casal, Catedrático de Universidad, Santiago: Imprenta de D. Manuel Mirás y Álvarez.

Costanzo, Salvador (1860), Manual de literatura griega, con una breve noticia acerca de la literature greco-cristiana, de los griegos que pasaron a Italia cuando los turcos se apoderaron de Constantinopla, y de la lengua y literatura de la Grecia moderna, Madrid: Est. Tip. de Mellado.

Díaz, Jacinto (1865), Historia de la literatura griega escrita por el Dr. D. Jacinto Díaz Pbro. Catedrático de Literatura Clásica en la Universidad de Sevilla, Barcelona: Imp. del Diario de Barcelona.

Díaz, Jacinto (1866), Compendio de la historia de la literatura griega del Dr. Jacinto Díaz, Pbro. Catedrático de Literatura Clásica en la Universidad de Sevilla, formado por él mismo para uso de los alumnos del año preparatorio de Derecho, Barcelona: Imprenta del Diario de Barcelona.

Fabricius, Johann-Albert (1705-1728), Bibliotheca Graeca sive notitia Scriptorum Veterum Graecorum quorumcunque monumenta integra, aut fragmenta edita extant: tum plerorumque è MSS. ac deperditis, Hamburgi: Sumptu Christiani Liebezeit.

Ficker, Franz (1837), Histoire abrégée de la littérature classique ancienne, traduite de l’allemand de F. Ficker, professeur de littérature classique et d’esthétique en l’Université de Vienne. Par M. Theil, membre de l’université. Première partie: littérature grecque, Paris: Chez L. Hachette.

Foz, Braulio (1849), Literatura griega, esto es, su historia, escritores, juicio de sus principales obras, y contestación a las críticas falsas o incompetentes que se han hecho de ellas, Zaragoza: Imprenta de Antonio Gallifa.

Foz, Braulio (1853), Literatura griega, esto es, su historia, sus escritores y juicio crítico de sus principales obras. Segunda edición, Zaragoza: Imprenta y librería de Vicente Andrés.

Foz, Braulio (1854), Literatura griega, esto es, su historia, sus escritores y juicio crítico de sus principales obras. Tercera edición, Zaragoza: Imprenta y librería de Vicente Andrés.

Géruzez, Nicolas Eugène (1841), Cours de littérature, rédigé d’après le programme pour le baccalauréat és – lettres (sic), par E. Géruzez, Paris: Imprimerie et libraririe classiques de Jules Delalain.

Géruzez, Nicolas Eugène (1861), Historia de las literaturas griega y latina por E. Geruzez. Traducida del francés, La Habana: Imp. Nacional y extranjera de José Doroteo V. Fuentes.  

González Andrés, Raimundo (1855), Breve exposición histórica de la literatura griega, dispuesta y ordenada para uso de sus discípulos por Raimundo González Andrés, catedrático de lengua y literatura griega en la Universidad de Granada, Madrid: Imprenta Nacional.

González Andrés, Raimundo (1866), Breve exposición histórica de la literatura griega, por don Raimundo González Andrés, Catedrático de Literatura clásica en la Universidad de Granada. Segunda edición, Madrid: Imprenta y Librería d Eusebio Aguado.

González Emeritense, Casto (alias de Fray Vicente Navas) (1792), Compendiaria in Graeciam via, sive praestantiorum linguae graecae scriptorum notitia, ad usum Hispanae iuventutis, Matriti: ex Typographia Regia.

Harless, Gottlieb Christoph (1812), Brevior notitia litteraturae Graecae in primis scriptoribus graecarum ordini temporis adcommodata, Lipsiae: In libraria Weidmannia.

Herder, Johann Gottfried (2007), Filosofía de la historia para la educación de la humanidad. Introducción de Eugenio Pucciarelli, Sevilla: Ediciones Espuela de Plata.

Lécluse, Fléury de (1837), Résumé de l’histoire de la littérature grecque, Paris: Imp. Et Librairie Classiques de Julien Delalain et Cie.

Lécluse, Fléury de (1841), Abreviado histórico de la literatura griega por Fl. Lécluse, antiguo decano de la Facultad de Letras de Tolosa, caballero de la Legión de Honor, etc., etc., Traducido al castellano por R. de A. y L., Paris: Imprenta de Bruneau.

Müller, Karl Otfried (1840), History of the literature of ancient Greece to the period of Isocrates by K.O. Müller. Vol. I, London: Baldwin and Cradock.

Müller, Karl Otfried (1841), Geschichte der Griechischen Literatur bis auf das Zeitalter Alexanders, Breslau: im Berlage bei Josef Max und Comp.

Müller, Karl Otfried (1889), Historia de la literatura griega hasta la época de Alejadro anotada y continuada por Emilio Heitz. Traducida de la cuarta edición alemana por Ricardo de Hinojosa con un prólogo del Excmo. Sr. D. Alfredo Adolfo Camus, Madrid: Establ. Tip. de Ricardo Fé.

Murray, Gilbert (1899), Historia de la literatura griega por Gilberto Murray, M.A. Profesor de griego de la Universidad de Glasgow, ex socio del Colegio Nuevo de Oxford. Traducida por Enrique Soms y Castelín Catedrático de Literatura griega en la Universidad de Madrid, Madrid: La España Moderna.

Pierron, Alexis (1850), Histoire de la littérature grecque, Paris: Librairie de L. Hachette et Cie.

Pierron, Alejo (1861), Historia de la literatura griega por Alejo Pierron, traducida de la segunda edición revista, corregida y aumentada por D. Marcial Busquets, tomo II, Madrid/Barcelona/Habana: Imp. de Luis Tasso.

Rivero y Godoy, Francisco (1866), Demóstenes y Esquínes. Thésis presentada á la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central, Madrid: Imprenta y Estereotipia de M. Rivaeneyra.

Schöll, Friedrich (1813), Histoire abrégé de la littérature Grecque, depuis son origine jusqu’à la prise de Constantinople par les Turcs, Paris: Chez F. Schoell.

Usoz y Río, Santiago (1860), Universidad literaria de Santiago. Programa de Literatura Griega para el curso de 1859 a 1860, Santiago: Imp. de Manuel Mirás.

Winckelmann, Johannes Joachim (1955), Historia del arte en la Antigüedad seguida de las Observaciones sobre la escultura de los antiguos, Madrid: Aguilar.

Wolf, Friedrich August (1787), Zu den Vorlesungen über die Geschichte der griechischen Literatur, Halle: in der Hemmerdesche Buchhandlung.

Wolf, Friedrich August (1807), «Darstellung der Alterthums-Wissenschaft [nach Begriff, Umfang, Zweck und Werth]», en Museum der Alterthums-Wissenschaft. Herausgegeben von Friedrich August Wolf und Philipp Buttmann. Erster [Zweiter] Band, Berlin, in der Realschul-buchhandlung.

Wolf, Friedrich August (1831), Fr. A. Wolf’s Vorlesung über die Geschichte der griechischen Literatur. Herausgegeben von J. D. Gürtler, en Vorlesungen über die Alterthumswissenschaft. Herausgegeben von J. D. Gürtler, Zweiter Band, Leipzig: bei August Lehnhold.

-Estudios

Alas Clarín, Leopoldo (2003), «Camús», en Ensayos y Revistas 1888-1892, en L. Bonet (ed.), Obras completas IV. Crítica (Segunda parte), Oviedo: 1539-1552.

Apráiz, Julián (1874), Los estudios helénicos en España, Madrid: Imprenta de J. Noguera a cargo de M. Martínez.

Barrios Castro, María José (2005), «Un estudio desconocido sobre Aristófanes. Los artículos del catedrático Alfredo Adolfo Camús», en F. García Jurado (comp.) (2005): 267-276.

Barrios Castro, María José (2008), «Los estudios de Alfredo Adolfo Camús sobre autores griegos: de Homero a San Basilio Magno», en Humanismo y pervivencia del mundo clásico IV.2: 663-680.

Barrios Castro, María José (2010), «Lázaro Silverio Bardón y Gómez», Catalogus Philologorum Classicorum, s.v., dirección electrónica http://www.aristarchus.unige.it/cphcl/

Barrios Castro, María José y García Jurado, Francisco (2015), Alfredo Adolfo Camús, Carta a Emilio Castelar, Madrid, Escolar y Mayo.

Barth, Wilhelm Barth y Kebrig-Korn, Max (1960), Die Philhellenenzeit von der Mitte des 18. Jahrhunderts bis zur Ermordung Kapodistris’ am 9. Oktober 1831, München: Max Hueber Verlag.

Beltrán Cebollada, José Antonio (2015), «Apuntes para una historia contemporánea de los estudios clásicos en la Universidad de Zaragoza», Monografías de filología griega 25: 29-64.

Bermejo Barrera, José Carlos (2009), Introducción a la historia teórica, Madrid: Akal.

Burckhardt, Jacob (1988), La cultura del Renacimiento en Italia. Tomo I, Barcelona: Orbis.

Cerasuolo, Salvatore (1999), Friedrich August Wolf, Esposizione dell scienza dell’antichità sencondo concetto, estensione, scopo e valore, Napoli: Bibliopolis.

Espagne, Michel (2007), «Más allá del comparatismo. El método de las transferencias culturales», Revista de historiografía 6: 4-13.

Fornaro, Sotera (2016), «Christian Gottlob Heyne: le nuove vie dello studio degli antichi», e. n Lanza, Diego y Ugolini, Gherardio, Storia della filología classica, Roma: 49-70.

García Jurado, Francisco (2002), Alfredo Adolfo Camús (1797-1899), Madrid: Ediciones Clásicas.

García Jurado, Francisco (2010), «Construcción moderna de la Historia de la Literatura latino-cristiana; la actualización del conflicto entre cristianos y paganos», en M. López Salvá (ed.), De cara al Más Allá. Conflicto, convivencia y asimilación de modelos paganos en el cristianismo antiguo, Zaragoza: 139-160.

García Jurado, Francisco (2011), «Los manuales románticos de literatura latina en lengua española (1833-1868)», RELat 11: 207-235.

García Jurado, Francisco (2012), «La efímera existencia de la Historia Latinae Linguae  en España: Casto González Emeritense y el absolutismo ilustrado de Carlos IV», Estudios Clásicos 121: 93-123.

García Jurado, Francisco (2015), «Reinventar la Antigüedad: los estudios clásicos a partir del siglo XVIII», Revista de Occidente 410-411: 113-132.

García Jurado, Francisco (2016), «Alfredo Adolfo Camús (ca. 1817-1889) y la enseñanza de la literatura clásica en España», Estudios clásicos 149: 75-103.

García Jurado, Francisco (comp.) (2005), La historia de la literatura grecolatina en el siglo XIX español: espacio social y literario, Málaga: Analecta Malacitana.

García Jurado, Francisco, González Delgado, Ramiro y González González, Marta (comp.) (2013), La historia de la literatura grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo (1778-1850), Málaga: Analecta Malacitana.

García Jurado, Francisco y Hualde Pascual, Pilar (1999), Juan Valera, Madrid: Ediciones Clásicas.

Gianotti, Gian Franco (1988), «Per una storia delle storie della letteratura latina. I Parte», Aufidus 5: 47-81.

Gianotti, Gian Franco (2003), «La storiografia letteraria: il paradigma della letteratura latina», en AA.VV., Cultura europea e tradizione latina, Trieste: 65-87.

Gil Fernández, Luis (1976), Campomanes. Un helenista en el poder, Madrid: Fundación Universitaria Española.

González Delgado, Ramiro (2008), «La lliteratura grecollatina en llingua asturiana», Lletres Asturianes 97: 53-102.

Grafton, Anthony, Most, Glenn y Zetzel, James (eds.) (1985), F.A. Wolf, Prolegomena to Homer, 1795; translated with introduction and notes by Anthony Grafton, Glenn W. Most, and James E.G. Zetzel, Princeton N.J.: Princeton University Press, cop.

Hernando, Concepción (1975), Helenismo e Ilustración (El griego en el siglo XVIII español), Madrid: Fundación Universitaria Española.

Hualde Pascual, Pilar (1997), «Documentos para la historia de la filología griega en la España del siglo XIX: la censura de gramáticas y traducciones del griego y la Real Academia Grecolatina (1830-1833)», Epos 13: 397-416.

DOI: http://dx.doi.org/10.5944/epos.13.1997.10030

Hualde Pascual, Pilar (2005), «Los primeros manuales de literatura griega», en García Jurado (comp.) (2005): 109-134.

Hualde Pascual, Pilar (2006), «La cuestión homérica en los manuales de literatura griega del siglo XIX en España», Myrtia 21: 297-313.

Hualde Pascual, Pilar (2013), «Ecos filohelénicos en la poesía del primer romanticismo español (1821-1840)», en F. García Jurado, R. González Delgado y M. González González (comp.) (2013): 259-282.

Hualde Pascual, Pilar y García Jurado, Francisco (2005), «El nacimiento de una asignatura. Legislación, manuales y programas de curso», en F. García Jurado (comp.) (2005): 67-83.

Latorre Broto, Eva (2016), Griegos que el estandarte alzáis de libres: poesía filohelénica española e hispanoamericana (1821-1843), Madrid: Asociación Cultural Hispano-Helénica.

Martínez Lasso, Pilar (1988), Los estudios helénicos en la universidad española (1900-1936). Tesis doctoral, Madrid: Universidad Complutense.

Olives Canals, Santiago (1953-54), «Don Lázaro Bardón (1817-1897). Apuntes para una historia de los estudios helénicos en España», EClás 2: 5-40.

Pòrtulas, Jaume (2000), «Poetas míticos de Grecia», en Actas del X Congreso Español de Estudios Clásicos, Vol. 1, Madrid: 289-312.

Romero Recio, Mirella (2010), «El amor por Grecia en España: Tucídides en los manuales de Historia de la literatura griega», en C. Fornis, J. Gallego, P. López Barja y M. Valdés (eds.), Dialéctica histórica y compromiso social. Homenaje a Domingo Plácido, vol. 3, Zaragoza: 1627-1640.

Ruiz Pérez, Ángel (2011), «Santiago Usoz, catedrático de Santiago a mediados del XIX», en M. J. García Blanco et alii (eds.), Antídoron. Homenaje a Juan José Moralejo, Santiago: 509-522

Ossenbach, Gabriela (2010), «Manuales escolares y patrimonio histórico-educativo», Educatio Siglo XXI, 28: 115-132.

Tobío Sala, Ana (2000), Salvatore Costanzo, intermediario de cultura, Firenze: Alinea editrice.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Ensayo de una bibliografía de Alfredo Adolfo Camús (1817-1889)

Precioso ex libris y dedicatoria a Camús por parte de Luis García Sanz (Biblioteca de Menéndez Pelayo, sign. 30.461)

Precioso ex libris c0n dedicatoria a Camús por parte de Luis García Sanz (Biblioteca de Menéndez Pelayo, sign. 30.461)

La extensión de una bibliografía no debe llevarnos a engaño. Estáis aquí ante un trabajo, acaso discreto, que he ido amasando a lo largo de nada menos que tres largos lustros. En este caso, no ha sido posible proceder con prisa, sino con la paciencia debida, la que sabe que el conocimiento es una suerte de conjunción entre la suerte y el trabajo que la propicia. La bibliografía de Camús es lábil, pues el autor no buscó jamás el protagonismo ni la gloria. No obstante, tras ella cabe encontrar una vida intensa. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE. 

Esta bibliografía recoge las obras publicadas por Alfredo Adolfo Camús, según el estado del conocimiento que tenemos de su obra en julio de 2016. Se parte de la bibliografía que aparece en el estudio siguiente:

F. García Jurado, Alfredo Adolfo Camús (1797-1889), Madrid, Ediciones Clásicas, 2002, pp. 86-88.

Desde la publicación de este opúsculo, tanto el conocimiento del autor como de su bibliografía se ha enriquecido notablemente. Varios han sido los descubrimientos textuales, de entre los cuales el más notable es, sin duda, la “Carta a Emilio Castelar” de 1858, donde se incluye la que consideramos como primera traducción directa de la “Carta a los jóvenes de San Basilio Magno”.

Es importante tener en cuenta que no recogemos en esta bibliografía ni los manuscritos de Camús que hemos encontrado en el Archivo Histórica Nacional y el Archivo General de la Administración del Estado, así como tampoco los apuntes de clase tomados por Pérez Galdós y Canalejas. A los manuscritos, tanto a los conocidos (es, entre otros, el caso del de su oposición a cátedra), como a los posibles (por ejemplo, su original dedicado a una historia de la literatura clásica), deberemos dedicar otro trabajo de manera específica.

Este trabajo se inscribe en el proyecto de investigación FFI2013-41976, «Historiografía de la literatura grecolatina en España 3: el ‘Legado Alfredo Adolfo Camús’ en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla» (2014-2016), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad. Asimismo, ha contado con una ayuda UCM/Banco de Santander (Convocatoria GR3/14: «Fuentes documentales para el Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina en España [1784-1935]»).

BIBLIOGRAFÍA

Las incorporaciones nuevas a la bibliografía se hacen en negrita:

(1) Camús (1840): Alphonse de Lamartine, Viage a Oriente por Mr. De Lamartine. Traducido al castellano por D. Alfredo A. Camus, Córdoba, Imprenta de Noguer y Manté.

Notas: Noticia y prospecto

http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0004130734&page=4&search=ALFREDO+CAMUS&lang=es

(2) Camús (1840): Nuevo Manual de Geografía precedido de un Tratado de Cosmografía y elementos del sistema planetario, con nociones estadísticas e históricas sobre la política, religión, gobierno, población, comercio y diversas producciones territoriales e industriales de los diferentes pueblos de la tierra, por Hermann. Obra publicada en Francia bajo los auspicios de los Ministerios del Interior y Trabajos Públicos. Traducida al castellano y anotada por D. Alfredo A. Camus, Córdoba, Imprenta de Noguer y Manté.

(3) [Camús] (1840): Sistema de las facultades del alma, por Mr. P. Laromiguiere, profesor de filosofía de la Facultad de las Letras de la Academia de París. Traducido al castellano por un individuo correspondiente de la Academia Nacional Greco-Latina, Madrid, Imprenta del Colegio Nacional de Sordo-Mudos.

(4) Camús (1841): Sistema de las facultades del alma por Mr. P. Laromiguier, Profesor de Filosofía de la Academia de París. Anotado y adicionado con un nuevo ensayo sobre las facultades del alma por Gruyer, y traducido al castellano por D. Alfredo Adolfo Camús, individuo de varias corporaciones científicas, económicas y literarias, Córdoba, Imprenta de Noguer y Manté.

(5) Camús (1842): “Discurso inaugural de la cátedra de literatura francesa del Ateneo de Madrid para el curso de 1841 a 1842, pronunciado por el catedrático de dicha asignatura D. Alfredo Adolfo Camús”, Gaceta de Madrid de 10 de marzo de 1842, pp. 3-4.

(6) Camús (1842-1843): Compendio elemental de historia universal por Alfredo Adolfo Camus, profesor de la Universidad y Ateneo de Madrid. Primera parte. Modo de escribir la historia. Fuentes históricas y espíritu de la Historia. / Segunda parte. Cuadro abreviado de los acontecimientos y revoluciones ocurridas entre los diversos pueblos del mundo desde su origen hasta el día, Madrid, Boix, Editor.

(7)  Camús (1843): Discurso inaugural pronunciado para la solemne apertura del curso de 1843 a 1844 en la Universidad Literaria de esta corte el día 1º de noviembre último por Don Alfredo Adolfo Camus, Catedrático de Literatura, Madrid, Por Aguado, impresor de la Universidad.

Notas: Biblioteca Digital Hispánica (BNE):

http://bdh.bne.es/bnesearch/detalle/bdh0000078908

(8) Camús (1845): (en colaboración con Andrés Gonzalo Veraldo), Manual de Filosofía racional, Madrid, Imprenta y librería de Boix.

(9) Camús (1845): Manual de Antigüedades Romanas, o Cuadro abreviado de las instituciones, políticas, sociales y religiosas de Roma. Por M. G. Ozaneaux. Traducido y anotado por D. Alfredo Adolfo Camus, Profesor de la Universidad y Ateneo de Madrid, Madrid, Imprenta de D. Ignacio Boix.

(10) Camús (1845): Principios de retórica y poética escritos por Francisco Sanchez; ilustrados con notas y seguidos de un Tratado de arte métrica por Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Imprenta, librería y fundición de M. Rivadeneyra y comp.

(11) Camús (1845): “Homero y la Ciencia Nueva”, en el Siglo Pintoresco, Tomo I, pp. 49-54 y pp. 97-103.

(12) Camús (1845): “Viajes”, El siglo pintoresco, Tomo I, pp. 176-180 y 279-281.

(13) Camús (1846): Preceptistas latinos para el uso de las clases de Principios de Retórica y Poética. Con un análisis razonado de estas obras por D. Alfredo Adolfo Camus, profesor de la Universidad de Madrid é individuo de la Academia Greco-Latina (Añádase la traducción de dicha arte poética y las notas con que la ilustró el Excmo. Sr. D. Francisco Martínez de la Rosa), Madrid, Imprenta, Librería, Fundición y Estereotipia de M. Rivadeneyra y comp.

(14) Camús (1847): Curso elemental de Retórica y Poética. Retórica de Hugo Blair. Poética de Sánchez, Madrid, Imp. de la Publicidad, a cargo de M. Rivadeneyra.

(15) Camús (1848): Synopsis lectionum, quarum explicationi apud litterarum latinarum operam dantes in hoc generali matritensi gymnasio praesenti curriculo vacare intendit doctae Alfredus Adolphus Camus, cathedrae litteraturae antecessor et Regiae Graeco-Latinae Academia socius, Matriti, Ex Typographia Societatis, vulgo de La Publicidad.

(16) [Camús] (1849): (en colaboración con J. Amador de los Ríos), Colección de autores selectos, latinos y castellanos, para uso de los institutos, colegios y demás establecimientos de Segunda Enseñanza del Reino mandada publicar de Real Orden, I-V, Madrid, En la Imprenta Nacional.

Contiene: Vol. I. Primer año de latín y castellano (VIII, 525 p.) — vol. II. Segundo año de latín y castellano (VII, 566 p.) — vol. III. Tercer año de latín y castellano (VIII, 654 p.) — vol. IV. Año de retórica y poética (VIII, 822 p.) — Vol. V. Año de retórica y poética (VII, 831 p.)

Notas: El nombre del impresor cambia: Imprenta Nacional (vols. 1, 2 y 5) y Establecimiento Tipográfico de S. Saunaque (vols. 3 y 4)

(17) Camús (1850): Synopsis lectionum, quarum explicationi apud litterarum latinarum operam dantes in hoc generali matritensi gymnasio praesenti curriculo vacare intendit doctae Alfredus Adolphus Camus, cathedrae litteraturae antecessor et Regiae Graeco-Latinae Academia sodalis, Matriti, Ex Typographia Societatis, vulgo de La Publicidad.

(18) [Camús] (1851-1856): (en colaboración con J. Amador de los Ríos), Colección de autores selectos Latinos y castellanos, para uso de los institutos, colegios y demás establecimientos de Segunda Enseñanza del Reino mandada publicar de Real Orden, Segunda edición, I-V, Madrid, En la Imprenta Nacional.

Contiene: T. I: Primer año de latín y castellano (VIII, 450 p.) — T. II: Segundo año de Latin y Castellano, 1851 (VII, 580 p.) — T. III. Tercer año de Latin y castellano, 1856 (VIII, 656 p.) — T. IV. Año de retórica y poética, 1856 (VIII, 746 p.) –T. V (VII, 831 p.)

NotasPalau, 56326, fecha la 1ª ed. en 5 v. entre 1849 y 1856.

(19) Camús (1852): Litterarum Latinarum Institutiones quas e celeberrimis Fabricii, Funccii, Walchii, Christoph[ori]. Harlessii tractatibus exaravit, in unum corpus digessit, innumeris in locis correxit, a quamplurimis mendis purgavit, animadversionibus notisque permultis auxit, e recentioribus excerptis vestigationibus illustravit; indicemque auctorum et rerum adjecit, in usum scholarum recensuit Alfredus Adolphus Camus, Phil[osophiae]. D[octo]r. et in Reg[ia]. Univers[itate]. Litterar[ia]. Matrit[ensi]. Hisp[anarum]. Prim[ati]. P[rofessor]. O[rdinarius]. Tomus Primus, Matriti, Ex Officina Caroli Bailly-Bailliere, Bibliopolae (Typ. Reg. Matritensis Surdo-Mutorum Collegii).

(20) Camús (1854): Curso elemental de Retórica y Poética: retórica de Hugo Blair [y] poética de Sánchez: textos aprobados por el real Consejo de Instrucción pública, ordenados, corregidos y adicionados con un tratado de versificación castellana y latina por Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Librería de León Pablo Villaverde (Imprenta de Julián Peña).

(21) Camús (1857): “Epístola a Don Manuel de Assas”, Semanario Pintoresco Español, pp. 30-31 y “Oración de Cicerón a César por Ligario, traducida por D. Francisco Carrasco, marqués de la Corona, oidor de la Audiencia de Zaragoza y fiscal del Supremo Consejo de Hacienda en tiempo de Carlos III”, Semanario Pintoresco Español, pp 37-40.

Notas: Está dedicada al supuesto hallazgo de la Oración de Cicerón a César por Ligario, traducida por D. Francisco Carrasco, marqués de la Corona, oidor de la Audiencia de Zaragoza y fiscal del Supremo Consejo de Hacienda en tiempo de Carlos III.

(22) Camús (1857): “Epístola a D. Manuel de Assas”, La Discusión, 5 de marzo de 1857, p. 3.

Notas: Se trata de la misma publicación que había aparecido en el Semanario Pintoresco Español, pp. 30-31, pero ya sin la supuesta traducción del Pro Ligario.

(23) Camús (1857): Reseña del libro de Lázaro Bardón, Lectiones Graecae, sive manuductio Hispanae Juventutis in linguam Graecam, Matriti, MDCCCLVI, La Discusión 22 de abril de 1857, p. 3.

(24) Camús (1858): “A mi buen amigo y dignísimo compañero el doctor D. Emilio Castelar”, La América, 24 de julio de 1858, 10, pp. 8-14.

Notas: Dentro de esta epístola pública aparece la traducción de la Carta a los jóvenes de San Basilio Magno.

(25) Camús (1860): Nueva gramática latina en castellano dispuesta para el mayor adelantamiento de la juventud por José Carrillo; reformada por P. R.; nuevamente corregida y adicionada por Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Librería de León Pablo Villaverde.

(26) Camús (1861): Programa de literatura clásica, griega y latina, presentado por el catedrático de esta asignatura en la Universidad Central Dr. D. Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Imprenta de las Escuelas Pías.

(27) Camús (1863): Reseña del libro Fragments pour servir à l’histoire de la comédie antique. Epicharme, Ménandre, Plaute. Obra póstuma de Mr. Artaud. Un tomo en octavo, A. Durand, París, 1863, La Discusión 21 de marzo de 1863.

(28) Camús (1863): “Refranes. Apuntes inéditos recogidos en los márgenes de un libro viejo, auctoris quidem damnati, sed cum expurgationibus permissi”, en Revista Ibérica de Ciencias, Política, Literatura, Artes e Instrucción Pública, Tomo VI (enero, febrero y marzo), pp. 199-219, pp. 304-313, pp. 390-400 y pp. 459-472; Tomo VII (abril, mayo y junio), pp. 59-72.

(29) Camús (1863): Programa de literatura clásica, griega y latina, presentado por el catedrático de esta asignatura en la Universidad Central Dr. D. Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Imprenta de las Escuelas Pías.

(30) Camús (1864): “Carta al Marqués de Morante y a D. Raimundo de Miguel sobre un fragmento de Afranio”, La Democracia, 21 de febrero de 1864 y La Discusión, 28 de febrero de 1864.

Notas: no ha sido posible consultar estos documentos ni están disponibles en la Hemeroteca Virtual de la Biblioteca Nacional de España ni en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica. Para el conocimiento del texto de Camús debe acudirse a las dos ediciones posibles que se encuentran en la Bibliografía hispano-latina de Menéndez Pelayo (documentos 1 y 3 del apartado de REEDICIONES MODERNAS)

(31) Camús (1864): Nueva gramática latina en castellano. Dispuesta para el mayor adelantamiento de la juventud por el P.F. José Carrillo: reformada por D.P.R. Nuevamente corregida y adicionada por D. Alfredo Adolfo Camus, Catedrático de la Universidad Central e individuo de la Academia Greco-Latina, Madrid, Librería de D. Leon Pablo Villaverde.

(32) Camús (1865): Curso elemental de retórica y poética: retórica de Hugo Blair, poética de Sánchez: testos aprobados por el Consejo de Instruccion Pública ordenados, corregidos y adicionados con un tratado de versificación castellana y latina por Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Librería e Imprenta de Leon Pablo Villaverde, 1865.

(33) Camús (1867): Programa de literatura clásica, griega y latina, presentado por el catedrático de esta asignatura en la Universidad Central Dr. D. Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Imprenta de C. Moliner y Compañía, 1867.

(34) Camús (1869): “Bibliografía española. Los Argonautas, poema latino de C. Valerio Flaco, traducido en versos castellanos e ilustrado por D. Javier de León Bendicho, de las Academias de Historia y Sevillana de Buenas Letras. Madrid, 1868-1869, tres. tom. in 4º min.”, El magisterio español, 32, 20 de mayo de 1869, pp. 2-3; 33, 25 de mayo de 1869, pp. 2-3; 36, 10 de junio de 1869, pp. 2-3; 39, 25 de junio de 1869, pp. 2-3; 41, 5 de julio de 1869, pp. 3-4; 42, 10 de julio de 1869, p. 3.

(35) Camús (1869): “Bibliografía española. P. Virgilii Maronis Opera Omnia. Obras completas de Publio Virgilio Marón, traducidas al castellano por D. Eugenio de Ochoa, de la Real Academia Española. Imprenta de M. Rivadeneyra, 1869. 1 tom. in 8º maj. con el retrato de Virgilio grabado por Martínez, el Magisterio español, Época 2ª Año III Número 55, 15 de septiembre de 1869,pp. 2-3; Época 2ª Año III Número 56, 20 de septiembre de 1869, p. 3; Época 2ª Año III Número 57, 25 de septiembre de 1869, pp. 2-3; Época 2ª Año III Número 58, 30 de  septiembre de 1869, p. 3; Época 2ª Año III Número 59, 5 de octubre de 1869, p. 3; Época 2ª Año III Número 60, 10 de octubre de 1869, p. 3; Época 2ª Año III Número 61, 15 de octubre de 1869, p. 3; Época 2ª Año III Número 62, 20 de octubre de 1869, pp. 3-4; Época 2ª Año III Número 63, 25 de octubre de 1869, p. 5.

(36) Alfredo Adolfo Camús, “Literatura Italiana”, Revista de España 1869, tomo  7 nº 26, pp. 242-257 y nº 28, pp. 522-532.

(37) Camús (1871): “Autografos de escritores contemporáneos”, Los niños, Agosto de 1871, pp. 63-64.

(38) Camús (1873): “Estudios de Literatura Griega. Comedia. Aristófanes (Páginas de un libro inédito)”, Revista de la Universidad de Madrid. Segunda Época, Tomo Primero, Madrid, Imprenta y Estereotipia de M. Rivadeneyra, pp. 152-163; 329-350; 480-490 y 641-650; Tomo Segundo pp. 398-407.

(39) Camús (1876): Programa de literatura clásica, griega y latina, presentado por el catedrático de esta asignatura en la Universidad Central Dr. D. Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Imp. Aribau.

(40) Camús (1884): Programa de literatura clásica griega y latina presentado por el catedrático de esta asignatura en la Universidad Central Dr. D. Alfredo Adolfo Camus, Madrid, Est. Tipográfico de los sucesores de Rivadeneyra.

(41) Camús (1889): prólogo a Carlos Otfrido Müller, Historia de la literatura griega hasta la época de Alejandro; anotada y continuada por Emilio Heitz; traducida de la cuarta edición alemana por Ricardo de Hinojosa; con un prólogo del Excmo. Sr. Alfredo Adolfo Camus; Tomo I, Madrid, Establecimiento Tipográfico de Ricardo Fé, pp. v-ix.

REEDICIONES MODERNAS

(1) Camús (1902): “Carta al Marqués de Morante y a D. Raimundo de Miguel sobre un fragmento de Afranio”, en Menéndez Pelayo, M., Bibliografía hispano-latina clásica. Tomo I, Madrid, Est. Tip. de la viuda e hijos de M. Tello, pp. 29-42.

(2) Camús (1902): “Epístola a D. Manuel de Assas”, La Discusión 5-III-1857, en Menéndez Pelayo, M., Bibliografía hispano-latina clásica. Tomo I, Madrid, Est. Tip. de la viuda e hijos de M. Tello, pp. 656-661.

(3) Camús (1950) “Carta al Marqués de Morante y a D. Raimundo de Miguel sobre un fragmento de Afranio”, en Menéndez Pelayo, M., Bibliografía hispano-latina clásica. Tomo I, Santander, Aldus, 1950, pp. 32-48.

(4) Camús (1950): “Epístola a D. Manuel de Assas”, La Discusión 5-III-1857, en Menéndez Pelayo, M., Bibliografía hispano-latina clásica. Tomo III, Santander, Aldus, 1950, pp. 406-412.

(5) Camús (1994): Camus, Alfredo Adolfo, “Homero y la ciencia nueva” (El siglo pintoresco, 1845), Bollettino del Centro di Studi Vichiani, Anni XXIV-XXV, 1994-1995, pp. 325-350.

(6) Camús (2001): Blair, Hugo, Curso elemental de retórica y poética / retórica de Hugo Blair; poética de Sánchez; textos aprobados por el consejo de instrucción pública, ordenados, corregidos y adicionados con un tratado de versificación castellana y latina por Alfredo Adolfo Camus, Valladolid, Maxtor.

(7) Camús (2015): Carta a Emilio Castelar. Edición y comentario de María José Barrios y F. García Jurado, Madrid, Escolar y Mayo.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Biblioteca Digital Hispánica: algunos manuales de literatura latina

El manual de José Canalejas

El manual de José Canalejas

Vamos a completar el blog que dedicamos a los manuales de literatura griega en la Biblioteca Digital Hispánica con el correspondiente a los manuales de literatura latina. Una vez más, las pequeñas sorpresas nos esperan en la selección de documentos que podemos encontrar gracias a la búsqueda combinada de Literatura latina – Historia y crítica. La difusión de este patrimonio educativo supone, asimismo, una preciosa ayuda para el estudioso de la moderna enseñanza de las humanidades en España. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Ya hemos señalado cómo, a medida que nuestros trabajos en el Catálogo Razonado de Manuales Hispanos de Literatura Clásica (CRMHLC) han ido progresando, la pertinencia de conocer e indicar aquellos documentos que están digitalizados ha dejado de ser una mera circunstancia para convertirse en todo un argumento. El hecho de poder conocer ejemplares de los que apenas tendríamos noticias de otro modo enriquece sobremanera nuestro catálogo.

Cinco son, si descontamos el ejemplar de la Historia de las literaturas de Grecia y Roma de Andrés Bello, del que ya hemos hablamos en el blog anterior, los manuales de literatura latina que recoge la Biblioteca Digital Hispánica. Aparecen otros interesantes documentos en la búsqueda, pero, por razones de simplificación, los vamos a dejar al margen, dado que no se trata de manuales. Los manuales en cuestión son los siguientes:

La Introducción al estudio de los autores clásicos latinos y castellanos: tratado manual destinado a los alumnos de dicha asignatura en los institutos de segunda enseñanza por José Luis Pons y Gallarza fue publicada en 1857 y supone una suerte de historia comparada de los géneros literarios de la literatura castellana con la latina. Ya en el título aparece la palabra clave que va a definir el espíritu de esta obra, concretamente el adjetivo “clásico”, tomado en el antiguo sentido que le daba Mme. de Staël, es decir, “como sinónimo de perfección”, y cuyo peso concreto sobre los autores latinos se deja notar a lo largo del libro. Es interesante observar que Pons y Gallarza considera la literatura latina como el paradigma modélico de la literatura clásica por excelencia, frente a los rasgos románticos que ya cabe encontrar en la española. De esta forma, la polaridad entre lo “clásico” y lo “romántico”, tan productiva durante los primeros decenios del siglo XIX, se explica por medio de la propia idiosincrasia de las literaturas nacionales. El ejemplar incorpora unas tablas desplegables que en la digitalización han quedado reproducidas en diferentes partes. Ofrecemos aquí, a partir de un ejemplar real, una de las tablas desplegada, la correspondiente a los géneros:

Una de las tablas sinópticas de los autores latinos y castellanos que incorpora el ejemplar, desplegada

Una de las tablas sinópticas de los autores latinos y castellanos que incorpora el ejemplar, desplegada

Por su parte, los Apuntes para un curso de literatura latina redactados por José Canalejas, cuyo primer tomo aparece en 1874 y el segundo en 1876, constituyen un perfecto ejemplo de lo que podemos entender como “historiografía liberal de la literatura latina”. José Canalejas fue alumno de Alfredo Adolfo Camús en el curso de 1869-1870. Durante aquel curso, Canalejas tomó apuntes de las clases de su profesor (estos apuntes manuscritos, si bien copiados algo más tarde por otro alumno, se conservan hoy día en la Biblioteca Marqués de Valdecilla, y han sido transcritos por nuestra alumna Marina Salvador en el marco de una beca de colaboración). El ejemplar conservado en la Biblioteca Nacional de España contiene en su portada la firma del propio Canalejas.

Firma de Canalejas en la portada de ejemplar conservado en la Biblioteca Nacional de España

Firma de Canalejas en la portada de ejemplar conservado en la Biblioteca Nacional de España

Resulta curioso que entre los ejemplares digitalizados tengamos lla tardía versión española de un difundido manual, el del vienés Franz Ficker, aunque sólo se traduce la parte correspondiente a la literatura latina. La versión española se publicó en La Habana en 1876: Historia de la literatura romana. 1er. cuaderno, 1º y 2º periodo de F. Ficker; vertida al español con la colaboración de Antonio Maria Tagle, Luis Ernesto Martín y Lamy. Se trata, por tanto, de un manual que surge en el propio ambiente académico cubano unos años antes de que estalle la guerra de la independencia en 1895. En las (interminables) tareas de catalogacíón de los manuales hispanos de literatura clásica, he tenido la ocasión de estudiar el “microsistema” de las monografías publicadas en Cuba. Se trata de tres manuales, dos de ellos traducciones, y de la edición concreta de un programa de curso que he podido localizar gracias a un volumen antiguo depositado en la Biblioteca Widener de la Universidad de Harvard, donde el programa aparece al final, junto a otros dos de los documentos reseñados. Las fechas de los documentos van desde 1861 (Historia de las literaturas griega y latinas de Nicolas Eugène Géruzez), y 1872 (Lecciones de literatura latina de Antonio María Tagle), hasta 1876 (Historia de la literatura romana de Franz Ficker) y 1877 (Programa de Historia de la literatura latina). Resulta interesante, además de esperable, la impronta francesa de los documentos y la presencia del humanista Antonio María Tagle tras casi todos ellos.

El manual de Ficker en su interesante versión española, publicada en Cuba

El manual de Ficker en su interesante versión española, publicada en Cuba

Es interesante la presencia del manual de un autor asturiano, Justo Álvarez Amandi, cuyas Lecciones de literatura latina, fueron publicadas en Oviedo en 1880. Este autor, frente a lo que ya es una costumbre historiográfica, no sigue el orden expositivo basado en períodos, sino que regresa al de los géneros: poesía, elcuencia e historia, a la manera de los antiguos manuales de Gil de Zarate.

El manual más moderno que aparece digitalizado es el Epítome de literatura latina por Julio Cejador y Frauca, publicado en 1914. Se trata de un opúsculo discreto dentro de la inmensa bibliografía de este autor, acaso no tan conocido por sus aportaciones al aprendizaje de las lenguas y las literaturas clásicas.

El epítome de Cejador, publicado en 1914

El epítome de Cejador, publicado en 1914

Como peculiar anécdota de esta faceta commo profesor de latín, podemos aducir la carta que el poeta Antonio Machado, quien no tenía más que un precario conocimiento gramatical del latín, como él mismo reconoce alguna vez[1], envía a Julio Cejador en 1917, entonces catedrático de latín en la Universidad de Madrid, poco antes de examinarse con él[2]:

Querido y admirado maestro:

El próximo lunes compareceré ante V. con harto rubor y como 
reo de lengua latina. Bien, hubiera deseado asistir a sus clases, 
aprovechando la ocasión tal vez única, de aprender el habla de 
Virgilio; pero mi condición de catedrático rural me tiene en Baeza, 
como antes en Soria, y a muchas leguas de su cátedra. Deseando allegar 
medios oficiales para mejorar de fortuna, emprendí los estudios de 
Filosofía, y llevo, con la de V., cinco asignaturas, entre ellas el 
griego. Reducido a mis propios recursos, con la mezquina base del 
latín aprendido hace treinta años, gracias a su buen método he 
traducido la Epístola de Horacio y cuanto tiene V. de Virgilio, 
en su texto, y algo, también, de Salustio y de Cicerón, abarcando 
cuanto más he podido, y, seguramente, apretando poco. Pero ¿para 
qué decirle lo que ha de ver? Sólo pretendo declararle mi buen deseo, 
para recomendarme a su benevolencia y para que no vea en mí el 
fresco capaz de sonrojar a los amigos, ni tampoco al petulante 
poeta modernista, pues después de traducir, aunque a trancas y 
barrancas, versos de Virgilio, el “cur ego salutor poeta” 
del maestro Horacio es cosa que me digo a mí mismo. Vea V. 
en mí un caso de anacronismo escolar, y a un viejo desmemoriado 
estudiantón que de todas sus bondades necesita. […]

(Obras completas II, p. 1597)[3]

Machado debió de utilizar hacia 1917 una de las más conocidas obras didácticas de Julio Cejador, su Nuevo método teórico-práctico para aprender la lengua latina (1907-1908)[4], que mereció una elogiosa reseña de su otrora discípulo José Ortega y Gasset[5].

Este es, pues, el pequeño mundo de los manuales digitalizados en la Biblioteca Digital Hispánica. Pequeñas cosas, a menudo sutiles, que van contruyendo un gran estudio. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

NOTAS

[1] La siguiente afirmación que hace Ian Gibson sobre el conocimiento de latín en Machado no tiene fundamento alguno: «Por lo que nos dice en Los complementarios del poeta de la Eneida, parece ser que también logró un meritorio dominio del latín.» (Ian Gibson, Ligero de equipaje. La vida de Antonio Machado, Madrid, Aguilar, 2006, p. 316).

[2] En el Archivo Histórico Nacional puede consultarse el expediente académico de Antonio Machado (UNIVERSIDADES, 6647, EXP. 12) correspondiente a los años 1915-1919.

[3] Publicada primeramente en Rafael Santos Torroella, «Don Antonio Machado se examina. Una carta inédita», Ínsula, 158, enero 1960 (apud José Luis Cano, Antonio Machado, Barcelona, Salvat, 1986, pp. 125-126).

[4] Julio Cejador y Frauca, Nuevo método teórico-práctico para aprender la lengua latina. Primer curso, Palencia, Imp. y lib. De Gutiérrez y Herrero, 1907 y Nuevo método teórico-práctico para aprender la lengua latina. Segundo curso, Palencia, Imp. y lib. De Gutiérrez y Herrero, 1908. El ejemplar correspondiente al segundo curso puede consultarse virtualmente.

[5] Véase José Ortega y Gasset, «Sobre los estudios clásicos (El Imparcial, 28 de octubre de 1907)», en Misión del bibliotecario, Madrid, Revista de Occidente, 1967, pp. 21-27).

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Biblioteca Digital Hispánica: algunos manuales de literatura griega

Frontispicio del primer tomo de la Historia de la Literatura Griega de Otfried Müller (1858), en el ejemplar digitalizado por la BNE que fue propiedad de Luis Usoz

Frontispicio del primer tomo de la Historia de la Literatura Griega de Otfried Müller (1858), en el ejemplar digitalizado por la BNE que fue propiedad de Luis Usoz

Durante los años que vengo empleando en confeccionar el Catálogo Razonado de Manuales Hispanos de Literatura Clásica (CRMHLC), además de lo fundamental que resulta la localización de ejemplares físicos, he ido siendo cada vez más consciente de la utilidad e importancia de los ejemplares digitalizados. Esta realidad digital ha ido, además, abriéndose paso hasta el punto de que el propio catálogo, que comenzó básicamente desde el papel y en el papel, se abre hacia un nuevo horizonte, y esta perspectiva supone, ante todo, un salto cualitativo. Los manuales que he podido encontrar en la Biblioteca Digital Hispánica (Biblioteca Nacional de España), si bien son numéricamente pocos, resultan muy interesantes desde el punto de vista de su calidad y los datos que arrojan para la propia historia de los manuales. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Aquellos que presenciamos hacia 1995 la irrupción de internet, hemos visto cómo nuestro trabajo en el campo de las humanidades se ha ido implicando cada vez más con este medio tan dinámico como intangible. La idea de llevar a cabo el catálogo que vengo elaborando nació gracias a las búsquedas interminables que realicé en la base de datos Hollis, alojada en la web de la Universidad de Harvard. Corría el año de 2009, y llevaba a cabo un trabajo sobre el moderno concepto historiográfico de “Literatura latino-cristiana”. Aquel trabajo me puso en relación con muchos manuales europeos depositados en la propia Biblioteca Widener que no me resultaba necesario consultar directamente. En ese momento tuve conciencia plena de que la nueva realidad que me proporcionaba el sistema de búsquedas precisas por medio de bases de datos y google ya no era simplemente una cuestión de mera ayuda, sino una herramienta imprescindible.

Ya desde el mismo comienzo, incluso antes de que concibiera la posibilidad concreta de este proyecto, nuestro catálogo de manuales hubiera sido impensable sin la ayuda de internet. Las primeras adquisiciones de algunos manuales en los cinco años finales del siglo XX no habrían tenido lugar en caso de haber dejado tales compras en manos del azar pausado de los catálogos de libros antiguos. Actualmente, el catálogo consta de 100 entradas, entre manuales y programas de curso. Tengamos en cuenta que una parte de los manuales están representados mediante varias ediciones (y es pertinente consultar cada una de ellas, para evitar sorpresas).

A lo largo de estos años, he observado cómo el número de digitalizaciones de los documentos que estudio ha ido aumentando de manera significativa. Google books es, naturalmente, el lugar más común para encontrarlos, pero también las bibliotecas ofrecen sus propias digitalizaciones. Entre ellas, la Biblioteca Nacional de España nos ofrece su colección de ejemplares digitalizados. La Biblioteca Digital Hispánica, según se dice en la página de presentación: “[…] es la biblioteca digital de la Biblioteca Nacional de España. Proporciona acceso libre y gratuito a miles de documentos digitalizados, entre los que se cuentan libros impresos entre los siglos XV y XIX, manuscritos, dibujos, grabados, folletos, carteles, fotografías, mapas, atlas, partituras, prensa histórica y grabaciones sonoras.”

Me llamó la atención hace ya un tiempo el hecho de que, si bien el número de manuales de literatura clásica griega y latina alojado en este portal era muy pequeño (a día de hoy sólo cuento diez) constituía, sin embargo, un elenco muy significativo, al reproducir algunos ejemplares de especial interés.

Entre los ejemplares de literatura griega (hay que buscarlos por la combinación de los campos literatura griega historia crítica), contamos con la primera edición del manual de Braulio Foz (1849), el primer manual moderno correspondiente a la historia de la literatura griega que se publicó en España. De este ejempar había manejado alguna de las dos ediciones posteriores, pero no ésta, que ahora puedo estudiar y comparar tranquilamente con la tercera (1854), de la que tengo un ejemplar físico.

Tercera edición de la Literatura Griega de Braulio Foz

Tercera edición de la Literatura Griega de Braulio Foz

Tampoco es corriente la curiosa traducción al español que se hizo del manual de Fleury de Lécluse (1841), publicado esta vez en París y destinado a la nuevas repúblicas hispanoamericanas. Llama la atención que uno de esos ejemplares viniera a parar a la Biblioteca Nacional de España procedente de un antiguo propietario, “Manuel Martínez Aguiar” (Conde de Pedroso y senador), cuyo nombre figura aún al comienzo de la obra.

Del fundamental manual de literatura griega compuesto por Karl Otfried Müller, prototipo del erudito romántico, contamos con dos ejemplares en lengua inglesa: uno de 1847 y otro de 1858 (pertenecientes ambos a la colección de Luis Usoz, cuyo hermano, Santiago Usoz, fue catedrático de griego en la Universidad de Santiago). La publicación de esta obra en español ya en 1889 marcó un verdadero hito, y no dejó de ser un símbolo de ciertos anhelos de renovación científica.

Finalmente, si bien pertenece a ambas literaturas, cabe destacar la Historia de las literaturas de Grecia y Roma escrita por Andrés Bello, una curiosa obra académica a la que presté atención parcial en uno de mis trabajos: “Los manuales románticos de literatura latina en lengua española (1833-1868)“. El volumen forma parte de la llamada “Biblioteca Andrés Bello”, una colección editorial llevada a cabo por la madrileña “Sociedad Española de Librería” a comienzos del siglo XX. La fecha que en el catálogo de la Biblioteca Nacional se nos da para este ejemplar es la de 1915 (sin bien con interrogante), dato que contrasta con la de 1900 que aparece en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español con la siguiente aclaración: “Notas: REBIUN, 18/07/2008, da como fecha posible para esta ed., 1900”. En el momento en que vuelvo a hacer la consult,a en la base de datos de REBIUN figuran dos fechas con interrogante (1915? y 1920?) y una más cauta donde sólo consta 19–.

Ejemplar de la Historia de las literaturas de Grecia y Roma escrito por Andrés Bello

Ejemplar de la Historia de las literaturas de Grecia y Roma escrito por Andrés Bello

Estas digitalizaciones son buenas, nos acercan a ejemplares concretos depositados en la Biblioteca Nacional de España y las direcciones electrónicas no resultan tan volátiles.

Ahora finalmente, considero lo útil e interesante que sería contar con la digitalización de todo el corpus de manuales y programas estudiados. Las búsquedas “inteligentes”, que tantas veces llevo a cabo de manera manual con los ejemplares reales y tangibles, ahora serían sin duda más rápidas y sistemáticas. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

De Carlos III a Goya: dos inscripciones notables

 La madrileña Puerta de San Vicente, con la inscripción latina que compuso Tomás de Iriarte


La madrileña Puerta de San Vicente, con la inscripción latina que compuso Tomás de Iriarte

Las inscripciones públicas suelen resultar invisibles para el común de los viandantes, especialmente si están escritas en latín. Sin embargo, las modernas inscripciones que aparecen en los monumentos madrileños pueden contener la misma belleza que los propios monumentos donde se engarzan. El equilibrio de la neoclásica Puerta de San Vicente, diseñada por Francesco Sabatini, también se encuentra en la misma inscripción latina que podemos ver bajo su frontón. Este testimonio epigráfico del absolutismo ilustrado contrasta, por su parte, con la estética y el contenido que podemos encontrar en el epitafio latino de Goya, tan sólo unos metros más allá. FRANCISCO GARCÍA JURADO HGLE

Os propongo un bonito recorrido entre la Puerta de San Vicente y la ermita de San Antonio de la Florida por el madrileño paseo que lleva este mismo nombre. El fin de esta pequeña ruta es ver y leer dos importantes inscripciones latinas que nos sitúan, respectivamente, entre los tiempos de Carlos III y de Fernando VII. La primera de ellas está en la Puerta de San Vicente, sita en la conocida glorieta del mismo nombre, frente a la estación de Príncipe Pío y los Jardines del Sabatini, junto al Palacio Real. Se trata de una inscripción que conmemora la creación de la puerta. La segunda es el epitafio de Goya, traído desde Burdeos, al igual que el cuerpo (decapitado) del pintor. Ahora se puede encontrar en la citada ermita de San Antonio de la Florida.

La inscripción de la Puerta de San Vicente es ésta:

CAROLVS III APERTA VIA PORTA STRVCTA
COMMODITATI AC ORNAMENTO PVBLICO
CONSVLTVM VOLVIT ANNO MDCCLXXV

“Carlos III quiso que se velara por la salud y el ornamento
público mediante la apertura de un camino y la construcción
de una puerta, en el año de 1775”

Para dar cuenta de la exquisita pulcritud latina de la inscripción, una vez reconstruida la puerta en tiempos recientes, podemos aducir al testimonio del Antonio Ponz, quien reproduce el texto latino tal como aparece aquí en el tomo V de su Viaje de España (1782). Ahora debe perdonárseme el tono técnico que voy a emplear, pero debo explicar una particularidad sintáctica. En la forma de participio de perfecto CONSVLTVM no aparece explícito el correspondiente infinitivo ESSE, que funciona como su auxiliar para configurar una forma de infinitivo pasado (CONSVLTVM ESSE: “que se mirara por”). Estamos, por tanto, ante una interesante construcción ciceroniana (Cic. Caec. 6 cur te interponis invitissimis iis quibus maxime lex consultum esse vult?:). Asimismo, el mismo hecho de ligar la comodidad y el ornamento nos remonta al Arte Poética de Horacio: “omne tulit punctum qui miscuit utile dulci” (Hor. Ars. 343), que en traducción de Alfonso Cuatrecasas quiere decir: “Se llevó todos los votos el que unió lo útil a lo agradable”.

 El sepulcro de Goya, con la inscripción latina traída desde Burdeos, donde estaba originariamente la tumba


El sepulcro de Goya, con la inscripción latina traída desde Burdeos, donde estaba originariamente la tumba

Por su parte, el epitafio de Goya, insertado en la actual tumba, es como sigue:

HIC JACET
Franciscus a GOYA et Lucientes
Hispaniensis peritissimus pictor
magnaque sui nominis
celebritate notus.
Decurso, probe, lumine vitae
Obiit XVl Kalendas Maii
ANNO DOMINÍ
M DCCC XXVIII
aetatis suae
LXXXV
R.I.P.

“Aquí yace
Francisco de Goya y Lucientes,
Pintor hispano de magnífica destreza,
Reconocido por la gran celebridad
De su nombre.
Una vez recorrida con honradez la luz de su vida
Murió el dieciséis de abril
Del año de nuestro Señor 1828
A la edad de 85 años.
Descanse en paz.”

El epitafio de Goya fue estudiado por Antonio Ruiz de Elvira en un sustancioso artículo (Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos 8, 1995, pp. 295-298), donde comenta lo siguiente (p. 296):

“El epitafio, adéspoto, sin ser de gran belleza, y en 
prosa (y con el error de decir que murió en el año 85 
de su vida; fue en el 83 inclusivo: había cumplido 82 
años el 30 de marzo de 1828, y murió pocos días después, 
el 16 de abril: XVI Kalendas Mali en el epitafio, 
correctamente: curiosamente, en los meses de abril, 
junio, septiembre y noviembre, y solo en ellos, se da 
la coincidencia de día 16 del mes con XVI Kal. del 
siguiente), es sin embargo correcto en todo lo demás (…)”

Ruiz de Elvira vio claramente el eco de un verso de Lucrecio utilizado en el epitafio, en concreto el único verso donde el antiguo poeta latino llama por su nombre a su admirado Epicuro:

 ipse Epicurus obit decurso lumine vitae (Lucr. 3, 1042)

Este verso, traducido por Eduardo Valentí, suena como sigue en castellano:

“El propio Epicuro feneció, al consumirse la antorcha de su vida”

Como estudioso de la historiografía literaria grecolatina en España durante estos tiempos me atrevo a preguntarme si hay alguna razón en especial para haber elegido al poeta Lucrecio, no muy bien visto entre los círculos conservadores, como verso clave para el epitafio. ¿Un eco liberal? Así cabría pensando, si aceptamos, por ejemplo, la atribución que se hace al abate Marchena de la traducción de Lucrecio al castellano. Quien tuviera en mente el verso de Lucrecio podría comparar por tanto a Epicuro con Goya en calidad de grandes figuras de la historia.

Dos inscripciones en latín que dan cuenta de dos momentos singulares de la historia de España: absolutismo ilustrado y ecos liberales. El propio latín es capaz de representar diferentes actitudes estéticas de la propia modernidad. Francisco García Jurado H.L.G.E.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

La belleza material de la erudición: un ejemplar de 1716

Hasta el momento en que la lengua francesa se impuso como vehículo de conocimiento a lo largo y ancho de toda Europa, todavía el latín seguía siendo, durante el siglo XVIII, una lengua franca para la divulgación y la enseñanza. En 1716, Johann Georg Emmanuel Walch (o, en la versión latinizada de su nombre, Walchius, 1693-1775), profesor en Jena, compone un hermoso libro en pulcro latín cuya traducción a una lengua moderna, además de innecesaria, lo convertiría en irreconocible y anacrónico. Hoy quiero dedicarme a dar algunas notas acerca de esa joya olvidada de la bibliografía erudita. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE

Nuestro libro en cuestión se titula Historia critica Latinae linguae, pero traducirlo como “Historia crítica de la lengua latina” puede llevarnos, ciertamente, a un anacrónico espejismo. Antes de que en los primeros decenios del siglo XIX surgiera la disciplina que hoy conocemos como “Lingüística”, tan ligada al idealismo humboldtiano, encontramos durante el siglo XVIII algunas Historiae Latinae linguae, en particular las de Walchius y Funccius, que utilizan aún como metalenguaje la lengua latina y que servirán, ante todo, para el desarrollo ulterior no tanto de los estudios lingüísticos como de las modernas historias de la literatura romana. La historia de la lengua latina (en particular la literaria) queda así ligada a la propia historiografía literaria romana, hasta que el desarrollo de la lingüística histórica dé lugar a la primera gramática histórico-comparada de la lengua latina, la del filólogo danés Madvig, que implica el paulatino paso a un nuevo paradigma: el de la “lingüística latina”, independiente ya del estudio literario, y ligada a disciplinas como la fonética y la morfología, o la historia de la lengua propiamente dicha.
De esta forma, y si no se consideran tales techos, los historiógrafos de la literatura romana pueden caer en el “error” anacrónico de considerar las obras de Walchius y de Funccius dentro del ámbito de la lingüística cuando, en realidad, se formularon en el momento en que aún no existía este nuevo paradigma y quedaba todavía un siglo largo para que se relacionara formalmente con el estudio de la propia lengua latina.

Materialmente, el ejemplar que muestro en estas fotografías es una primera edición, la de 1716, mucho más rara que la segunda, de 1729. Me ha sorprendido encontrar en esta editio princeps un grabado en el frontispicio que no he encontrado en la segunda edición. En él se muestra una doble VIA AD LATIVM, la recta y buena, frente a la tortuosa y mala. Asimismo, vemos dos modelos de docente que ya podemos reconocer en las obras humanísticas del siglo XVI. En esta VIA simbólica está la base que motiva la palabra “currículo”, que nos muestra la metáfora del aprendizaje como un recorrido. En España, Casto González Emeritense, durante la época de Carlos IV, y Alfredo Adolfo Camús, ya en los tardíos tiempos de Isabel II, se inspiraron en esta obra de Walchius para intentar reformar la enseñanza de las LITTERAE LATINAE en España. Conmueve, por tanto, no sólo la belleza del ejemplar, sino la conciencia de tener un importante testimonio de la enseñanza de las letras latinas en nuestras manos. El ejemplar, por cierto, está a punto de cumplir tres siglos de existencia. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

De exilio a exilio: la España moderna desde los manuales hispanos de literatura griega y latina (1784-1935)

 Manual de Literatura Latina de Eustaquio Echauri, publicado en 1928, en plena dictadura de Primo de Ribera


Manual de Literatura Latina de Eustaquio Echauri, publicado en 1928, en plena dictadura de Primo de Ribera

La semana que viene, entre los días 11 y 13 de noviembre, se celebra en la Universidad Carlos III el Coloquio Internacional Almahisto “El almacén de la Historia (1700-1939)”, al que he tenido el honor de ser invitado. Mi ponencia tiene que ver con el Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina que vengo elaborando desde 2009 y que, esta vez, recibirá una peculiar lectura: la consideración de tales manuales como reflejo de la moderna Historia de España. ¿Cómo es posible que unos pobres manuales escolares puedan ser testigos de los grandes acontecimientos históricos? Esta es parte de su magia. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HGLE

La Historia puede ser contada de manera consciente y explícita, pero su relato puede revestir rasgos más sutiles, sobre todo cuando éste aparece implícito en otros relatos. Hace mucho tiempo que me di cuenta de que mis manuales de literatura clásica, publicados entre los años finales de siglo XVIII y los primeros decenios del XX, contaban un DOBLE HISTORIA: aquella que propiamente nos relatan, es decir, la de las literaturas clásicas, y otra historia que tiene más que ver con las circunstancias de su composición. No parece casualidad que sean los jesuitas expulsos que residían en Italia, como Mateo Aymerich, quienes acometieran las primeras obras historiográficas de la literatura latina (1784) como parte de una disciplina conocida entonces en términos de Historia Latinae Linguae o Bibliothecae Latinae. Esta labor fue poco conocida (y reconocida) entre los eruditos que, ya en España, y al calor de Carlos III y Carlos IV, se esforzaban en llenar el hueco educativo dejado por aquellos jesuitas. La primera Bibliotheca Latina propiamente dicha que se publicó en España fue la Compendiaria via in Latium (1792) de Casto González Emeritense, cuyo verdadero nombre era Fray Vicente Navas. Llegaban a España, tardíos y tímidos, los vientos de la erudición latina tal como se entendía en el siglo XVIII y que tenia su principales autores en la Europa protestante. En definitiva, la llamada Historia litteraria iba dejando atrás los esquemas de la Ratio studiorum. Pero aquellos tímidos vientos renovadores se vieron interrumpidos por las guerras y el reinado de Fernando VII. La Historia era peligrosa, pues mostraba el cambio frente al inmobilismo, y no fue hasta la llegada del liberalismo moderado, con Isabel II, cuando se oficializaron tales planteamientos históricos.

En la materia llamada de Perfección del latín, la explicación histórica fue imponiéndose a la parte práctica de traducción e imitación. Esto, en el fondo, venía marcado por los nuevos dictados del director general de instrucción pública, Antonio Gil de Zárate, más preocupado por crear buenos funcionarios con un cierto barniz de literatura latina que verdaderos humanistas. También es curioso observar la paradoja de cómo una literatura considerada clásica por excelencia, la latina, sufría la influencia de los nuevos planteamientos románticos sobre la literatura. Surgen así los primeros manuales modernos de literatura clásica como alternativa a la añeja disciplina de la perfección del latín. La impronta de Francia se hace patente en estas nuevas obras,.

La caída del Isabel II en 1868 trajo una nueva etapa que conocemos como Restauración. Observamos cómo en el pequeño mundo de los manuales escolares se había creado un singular relato liberal de la literatura clásica, con su énfasis en la libertad de expresión propia de algunos autores como Aristófanes y Plauto, el gusto por Epicuro y Lucrecio, autores materialistas que llegan a ser comparados con el mismo Darwin (Mónica de Almeida comienza ahora su tesis doctoral acerca de este asunto), o el rechazo a toda forma de tiranía, como la que encarnó Julio César. A tales manuales se oponían, naturalmente, los conservadores, que condenaban el paganismo y el “sensualismo grosero” de tales autores. Pero pronto surgieron también los primeros manuales de impronta positivista, sobre todo por el influjo alemán, tras la guerra franco-prusiana de 1870. Se iba generando un clima de preocupación por la renovación pedagógica y la ciencia en España, y tales afanes afectan a los propios manuales de literatura clásica, muy especialmente a la ejemplar adaptación que González Garbín hizo de Teuffel. Fruto de ello es la traducción de los primeros manuales alemanes.

Con Alfonso XIII y el cambio de siglo el positivismo se va a ver contrapuesto ahora a los planteamientos idealistas y estéticos de la literatura propuesto, entre otros, por el filósofo Benedetto Croce: más estética y menos historia. Hay, igualmente, un renovado interés por traducir nuevos manuales, al calor de algunas colecciones literarias, como La España Moderna o Labor (cuyos manuales miran idealmente al proyecto de renovación cultural de la República de Weimar), y nos encontramos con un curioso grupo de manuales, publicados entre 1927 y 1928, que responden directamente a las nuevas disposiciones legislativas de manual único dictadas durante la dictadura de Primo de Rivera. Asimismo, Carles Riba redacta los primeros manuales de literatura clásica redactados en catalán.

La guerra civil del 36 y los exilios republicanos marcan una etapa de final y cambio, al mismo tempo. La traducción que Pedro Urbano González de la Calle hace del manual de Friedrich Leo nos muestra ya dos tiempos: el año 35 como fecha de su elaboración en Madrid, y el año 50 como fecha de su publicación en Bogotá.

Y no deja de ser todo un símbolo que un exiliado abra nuestro catálogo y otro lo cierre. En definitiva, esta es la pequeña historia que vamos a intentar relatar el próximo miércoles 11 de noviembre en la Universidad Carlos III de Madrid. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Política y enseñanza de la literatura

canalejas literatura latinaNo digo nada nuevo si afirmo que la política influye tanto en la educación que ésta última se vuelve un fiel reflejo de la primera, sobre todo en aspectos imperceptibles. Pero lo más interesante de todo ello es demostrar con hechos concretos de la propia historia de la educación este aserto general (dado que esto es, precisamene, lo que diferencia a un verdadero historiador de un simple tertuliano o parlero, a saber: el rigor y las horas pasadas directamente al calor de los documentos). Precisamente, el estudio sistemático de los manuales de literatura latina y griega publicados en España a lo largo del siglo XIX muestra muy claramente las tensiones entre el pensamiento liberal y el conservador. Y esto ocurre precisamente en el moderno relato de un objeto de estudio, las literaturas clásicas, que para quienes lo desconocen podría muy bien parecer aséptico a primera vista. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE.

Hay un excelente trabajo del profesor José Carlos Fernández Corte titulado “La invención de la Historia de la Literatura Latina en España (y una breve reflexión sobre Europa)“, publicado en Cuadernos de Filología Clásica (Estudios Latinos) 24, 2004, pp. 95-113 y que toda persona interesada por estos temas debería leer. El trabajo de Fernández Corte plantea, un tanto de manera programática, unos asertos que ahora estamos confirmando plenamente gracias al estudio sistemático y la catalogación de los manuales de literatura clásica publicados en España. Entre ellos, hay un hecho previo y básico, como que ya la constitución de la asignatura histórica en sí misma venga a constituir un nuevo discurso “liberal” que sustituye al de la vieja poética y retórica. Se trata de una asignatura pensada para formar ciudadanos a partir del modelo del estudio de una literatura como reflejo de la expresión colectiva de un pueblo, un presupuesto ciertamente alejado ya del estudio de la mera imitación de las bellas letras. En cierto sentido, y salvando las distancias, los estudios históricos en el nuevo marco educativo que viene a partir de las reformas de Gil de Zárate en los años cuarenta del siglo XIX contiene una orientación política, en principio, comparable a la de nuestra polémica “Educación para la ciudadanía”, pues formulaciones como “Historia de la literatura” o “Ciudadano” precisan de unas claves políticas concretas para poder tener lugar de ser. Ahora bien, una cosa es el planteamiento político general que inspira una materia y otra bien distinta la realización docente que se haga de la misma. Esto lo saben bien los gobiernos, especialmente las dictaduras, cuando se cuidan de que se impartan los temarios y hasta los cuestionarios al pie de la letra.

Así las cosas, la impartición de la Literatura latina encontró dos maneras de enseñarse: una que podemos denominar propiamente liberal y otra conservadora. Sería prolijo, pero interesante, definir los rasgos básicos de la enseñanza liberal de la Literatura latina. Se trata de una enseñanza que puede localizarse, sobre todo, en manuales del decenio de los años 70 del siglo XIX, particularmente en discípulos de Alfredo Adolfo Camús, como José Canalejas o Alberto Regules y Sanz del Río. Se trata de una enseñanza que se define por el gusto por autores como Plauto, por el relato más o menos desenfadado de ciertos pormenores escandalosos y por un rechazo abierto a las tiranías, que muy bien podría encarnar la figura de César, legitimado en Francia durante la época de Napoleón III. Asimismo, hay un abierto gusto por las nuevas ciencias históricas, en particular las aportaciones de autores como Niebuhr. En otro orden de cosas, hay una destacada preferencia por el llamado siglo de Oro de la literatura latina frente a los gustos por la literatura decadente que tanto proliferarán en la propia literatura francesa de finales del siglo XIX.

Por su parte, los manuales de tipo conservador, como los publicados por Jacinto Díaz o Pedro Bartolomé Casal, muestran un desprecio explícito por los nuevos progresos de las ciencias humanas, incluido el propio desarrollo de la historia de la literatura como discurso alternativo al de la poética, y muestran una preferencia por los autores latinos de la Cristiandad, hecho que lleva a una mayor carga de literatura latina de las etapas tardías e incluso ya propias de la Edad Media. De esta forma, mientras el liberal Camús es un abanderado de la Historia literaria del Renacimiento a partir de la imprenta y de Erasmo, Jacinto Díaz retrotrae éste al siglo XIII, es decir, a la Escolástica.

No quiero entrar aquí en un rasgo geográfico que podría llevarnos a una encendida polémica, pero los manuales liberales se centran en la Universidad Central de Madrid, mientras los otros se publican en lugares como Barcelona o Santiago de Compostela. Como contradato, debo decir que los manuales de González Garbín, reputado profesor y personaje de ideas progresistas y republicanas, se publican en Málaga y Granada. En fin, se trata de matices que nos da la propia Historia.

Resulta, no obstante, una paradoja, que una asignatura de planteamiento liberal encuentre en el manual de Jacinto Díaz el libro más editado, desde el decenio de los años cuarenta a los años setenta del siglo XIX. Fernández Corte atribuye este hecho al notable contenido de autores cristianos que ofrece.

Como puede verse por este pequeño bosquejo, la vida de estos manuales es fiel reflejo de las discusiones políticas y religiosas de su época. La historia de la literatura latina, en buena medida dependiente desde el punto de vista académico de la historia de la literatura española, tardaría aún varios decenios en formar parte de la Filología clásica, cuya formulación oficial en España es de 1932. Atrás quedó una extensa biblioteca de manuales y programas de curso, verdadero y contradictorio patrimonio educativo, y obras no tan repetitivas como pudiera creerse a simple vista. FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

El liceo de Aristóteles: la primera universidad del mundo

LICEO

El Liceo de Aristóteles en su estado actual. Fotografía de Mariano Nava

Hoy  volvemos a tener el honor de publicar una colaboración del profesor Mariano Nava, de la Universidad de Los Andes. Esta vez, el profesor Nava escribe sobre el Liceo de Aristóteles. HLGE 

El Liceo de Aristóteles

A la Universidad de Los Andes, en sus 230 años

Finalmente estaba allí. Llevaba días escondiéndose pero finalmente lo encontré. En pleno centro, al final de la calle Riguilis, detrás del Museo Bizantino y el Palacio Saroglión, a pocos pasos de la estación Evanguelismós del metro de Atenas. Más abajo está el Conservatorio Nacional y la Avenida Rey Constantino, que hoy ciega lo que un día fue el río Iliso. En la entrada, un sencillo cartel anuncia: “Sitio arqueológico del Liceo. Horario de visitas…” Se trata de unas ruinas muy mal conservadas, apenas unos cimientos, y sin embargo, ¡cuánto significa este lugar para la historia del pensamiento, para la historia de la humanidad!

Se cree que los jóvenes atenienses venían a este lugar a ejercitarse desde tiempos muy remotos. Al este de la ciudad, pasando la puerta de Diochares a través de las murallas, cruzado el viejo camino a Mesogía, había un pequeño bosque y un templo dedicados a Apolo Licio, “protector de los lobos”. El lugar ofrecía ventajas a los deportistas, frente a la colina del Licabeto, a pocos pasos del río Iliso, debió ser un sitio fresco y con abundante agua para estar en verano, que es cuando el tiempo se pone bueno para ejercitarse al aire libre. Aquí los atletas practicaban el boxeo, la lucha y el pankration, una mezcla de ambos en el que el vencedor debía derribar tres veces a su contrincante. Parece que el primero en construir aquí un gymnasion fue Pisístrato. Poco a poco el lugar fue frecuentado más y más, no solo por los jóvenes que venían a ejercitarse, sino por maestros y filósofos, de modo que el Lykeion fue convirtiéndose también en un espacio cultural y educativo. A Sócrates le gustaba visitarlo, dice Platón, y Gorgias y Aristófanes dan cuenta de su importancia como lugar de enseñanza. Aquí poco a poco se fue materializando ese ideal de educación de los antiguos griegos que conjuga la excelencia del cuerpo y del alma.

No fue por tanto un azar el que Aristóteles escogiera el Lykeion para fundar su escuela. Hijo del médico personal del rey Filipo de Macedonia y él mismo preceptor de su hijo Alejandro, Aristóteles había sido enviado a estudiar a Atenas a los 17 años y había seguido a Platón durante veinte años más. Ahora que el maestro había muerto y él era un hombre inmensamente rico, no le debió ser difícil hacerse con el predio. Al viejo edificio hizo añadir otras habitaciones que albergaran su inmensa biblioteca. Por las mañanas caminaba por el bosque conversando con sus discípulos, que era su manera de enseñar, y por las tardes dictaba conferencias públicas. Si la Academia de Platón era de carácter místico y sus alumnos destacaban en las matemáticas, Aristóteles fue el primero en desarrollar un método verdaderamente científico para estudiar al hombre y la naturaleza. Por eso debió acondicionar también habitaciones para los laboratorios y las colecciones de conchas marinas y animales disecados, así como un huerto para sus experimentos de botánica. De esta manera se fue configurando nuestro modelo de Universidad como lugar de cultivo del cuerpo y el alma: un sitio retirado y tranquilo, espacios para el estudio, instalaciones deportivas para el cuerpo y la salud, y sobre todo una gran biblioteca que atesore todo el conocimiento precedente y producido como corazón del edificio. Se sabe que la biblioteca del Liceo sirvió de modelo para las que después se fundaron en Pérgamo y Alejandría.

En 1996, un proyecto para construir el Museo de Arte Contemporáneo de Atenas escogió aquel terreno baldío. A los primeros movimientos de tierra afloraron los restos y los arqueólogos sospecharon de inmediato que se trataba del Liceo. Allí estaba todo como lo describió el romano Vitruvio en su De architectura dos siglos después: en torno al patio central donde se ejercitaban los atletas (la palestra de 50 x 48 mts. orientada de norte a sur), un pórtico de unos 3 mts. de ancho da paso a los diferentes espacios. Al norte están los vestuarios y las salas donde los atletas se untaban el cuerpo con aceite y se lavaban. A los lados están la biblioteca y los laboratorios. Aquí escribió Aristóteles sus obras más importantes, aquí se abrió la primera biblioteca para uso de la primera comunidad científica, aquí se fundó, estrictamente hablando, la primera universidad. Junto a las ruinas, los restauradores tuvieron el gusto de plantar un bosque con especies mediterráneas. Olivos, cipreses, higueras y granados nos recuerdan el viejo bosque de Apolo, pero también rinden homenaje al primer tratado de botánica que aquí escribió Teofrasto, el discípulo de Aristóteles. Hoy, los cimientos del Liceo se conservan para recordarnos que aquí comenzó a edificarse el conocimiento de la humanidad. En estos días, cuando el pensamiento y la ciencia aristotélica están más vigentes que nunca, conmueve mirar las ruinas del Liceo destrozadas por el tiempo. Será porque las palabras y el conocimiento son mucho más resistentes que la piedra.

Mariano Nava Contreras

@MarianoNava

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Los Estudios Clásicos desde la Bibliofilia: razones de un desencuentro

Noticia de las tiradas para la edición de Aulo Gelio en la Fundación Bernat Metge

Noticia de las tiradas para la edición de Aulo Gelio en la Fundación Bernat Metge

La semana que viene, entre los días 3 y 4 de diciembre, celebramos las primeras Jornadas sobre Bibliofilia y Estudios Clásicos en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla. Aprovechamos así la feliz circunstancia del inicio de un proyecto de investigación a propósito del profesor y bibliófilo Alfredo Adolfo Camús, en particular en torno a su legado bibliográfico depositado en la propia biblioteca histórica. Sin embargo, desde la configuración moderna de los Estudios Clásicos se abrió una brecha, acaso insalvable, entre el nuevo saber académico y el gusto por los bellos libros. Francisco García Jurado HLGE

La relación entre la Bibliofilia y los Estudios Clásicos se caracteriza por un curioso desencuentro durante la época moderna. Nuestra ponencia pone en relación, precisamente, dos textos fundamentales que aportan interesantes argumentos para valorar este desencuentro desde ambos ámbitos. El primero pertenece al erudito santanderino Menéndez Pelayo y está escrito desde el punto de vista de la propia Bibliofilia, despectiva a partir de cierto momento con respecto a las ediciones de los clásicos:

“No ha de negarse que hay hartos bibliófilos (si tal nombre merecen) 
acreedores a esta y aun a otras más acres y no menos fundadas 
censuras; y en verdad que se duda a veces entre la risa y la 
indignación al ver a ciertos acaparadores de libros estimar 
el mérito de los trabajos del humano ingenio por su mayor o 
menor escasez en el mercado, despreciando, v. gr., los clásicos 
griegos y latinos porque se encuentran a toda hora, en cualquier 
forma y en variedad de ediciones, al paso que dan suma importancia 
a los libros de jineta, de esgrima, de cetrería, de tauromaquia, 
de heráldica o de arte de cocina, por raros y difíciles de encontrar 
en venta. Y produce ciertamente triste impresión la lectura de 
muchos catálogos bibliográficos, cuyos autores para nada parecen 
haber tenido en cuenta el valor intrínseco de los libros, 
fijándose sólo en insignificantes pormenores propios más de un 
librero que de un erudito.” 
(M. Menéndez Pelayo, “De Re Bibliographica”)

Los clásicos, acaso demasiado comunes, quedaron relegados con respecto a libros que pertenecían a asuntos más raros y, por ello, preciosos para el coleccionista. Parece que el bibliófilo moderno dejó de sentirse obligado por atesorar en su biblioteca algunos ejemplares imprescindibles para cualquier humanista que se preciara, como ocurría en la famosa biblioteca que aparece en el “Cándido” de Voltaire, habitada por Homero y Virgilio.

Pero el desencuentro no sólo es perceptible desde el lado de los bibliófilos, también desde el de los clasicistas. Así lo podemos ver en este segundo texto, que pertenece al humanista escocés Gibert Highet y representa la crítica al punto de vista de los Estudios Clásicos:

 “Even the format of most classical books is ugly. The essential 
Teubner series, containing practically every Greek and Latin work, 
with Latin prefaces and a list of manuscript variations and 
conjectures, is hideous. The Oxford Classical Texts and the Budé 
series are better, buy the scarcely attract the reader. Why is it 
that one can buy an edition of Donne or Goethe which a pleasure 
to handle, and can hardly find a Juvenal or Euripides which does 
not look like a medical text-book?” 
(G. Highet, The Classical Tradition)

De esta forma, a partir de cierto momento, los bibliófilos dejaron de preocuparse por los clásicos grecolatinos, al no parecerles éstos suficientemente exóticos o raros. Los Estudios Clásicos, por su parte, generaron nuevas ediciones de autores grecolatinos (Teubner, Oxford, Belles Lettres, Bernat Metge) bien distintas de aquellas que, como las plantinas o las bodonianas, aunaban lo útil con lo bello. Aún así, los estudiosos de la Filología Clásica encontramos en estas ediciones académicas cierto “solaz bibliográfico”, como diría Menéndez Pelayo, que ya había dedicado uno de sus más conocidos poemas a un viejo libro escolar de Horacio. La propia Marguerite Yourcenar afirma en la notas a sus Memorias de Adriano que, durante su exilio americano, los tomos verdes y rojos de la colección Loeb eran su patria. Este amor por el libro discreto, el que sirve para el estudio y, por supuesto, no tiene los precios altísimos que encontramos en la alta bibliofilia, es el que vengo sintiendo desde hace años mientras confecciono mi Catálogo razonado de manuales de Literatura Griega y Latina en España (1784-1935)Los manuales presentan, en calidad de libros, algunas características que pueden atraer el interés del bibliófilo. Naturalmente, este es el caso de los ejemplares dieciochescos de Ibarra o la Imprenta Real dedicados a la entonces llamada “Historia literaria”. También ciertas encuadernaciones encargadas por los padres (recuérdese que aún hoy sigue viva la “tradición” de forrar los libros de texto para que no se deterioren con el uso corriente), los papeles de agua que aparecen en ciertos ejemplares, o sus notas manuscritas, pueden hacernos pensar en las características de un patrimonio bibliográfico educativo poco valorado, pero que ha sido fundamental para poder comprender el conocimiento de las literaturas clásicas en los escritores modernos. Cabría hablar, pues, una “Bibliofilia académica“, modesta pero no menos vivida que la Bibliofilia en su sentido estricto.

Muy diferente es el conocimiento que el bibliófilo no académico adquiere a partir de sus libros. A menudo, el mero amor por estos libros en calidad de tales, la mera curiosidad que se deja seducir por la belleza de los ejemplares, nos conduce a un especial conocimiento, que no es otro que el del bibliófilo propiamente dicho. Sin embargo, el formato del libro no tiene por qué mantener una mera relación arbitraria con el contenido, pero sí puede constituir un elemento seductor para el propio conocimiento. La belleza de la Materia Medicinal de Dioscórides, traducida por Andrés Laguna  e impresa en Amberes en 1555 hizo que un poeta moderno, Antonio Gamoneda, se interesara por la prosa médica humanista. La Naturalis Historia de Plinio traducida por Philemon Holland sedujo a Borges, que incluyó este ejemplar nada menos que dentro de su Aleph, y no menos seductoras fueron las xilografías de una edición virgiliana cuando hicieron pensar al escritor mallorquín Cristóbal Serra en un Virgilio melancólico e insatisfecho. Tal conocimiento puede parecer, desde el punto de vista académico, caprichoso, pero constituye uno de los aspectos fundamentales de la “historia no académica de la literatura grecolatina en los autores del siglo XX“, materia que viene ocupando mis ocios filológicos desde hace al menos veinte años.

Los actuales proyectos sobre patrimonio bibliográfico, como el que vamos a comenzar, sobre el legado Camús en la Biblioteca Histórica Marqués de Valcecilla, quizá tiendan un puente entre ambos mundos. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Fuentes documentales para el Catálogo Razonado de Manuales de Literatura Griega y Latina en España (1784-1935)

terradillosSi bien no hemos recibido más que una exigua ayuda económica, bienvenida sea, en estos tiempos de sequía, la financiación que acabamos de obtener en la convocatoria de Grupos de investigación 2014 UCM-Santander (Financiación de Grupos de Investigación Validados). Tras un año completo sin financiación alguna, 2015 se presenta, en su modestia de medios, como una pequeña puerta abierta al futuro. Entre otras cosas, queremos completar el Catálogo Razonado de Manuales, empresa en la que ya hemos invertido varios años y mucho, mucho esfuerzo. A continuación, recogemos lo que será su memoria de trabajo, destinada a valorar un precioso patrimonio educativo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Introducción. Antecedentes y estado actual del Catálogo

El “Catálogo Razonado de Manuales de Literatura Griega y Latina en España (1874-1935)” que venimos elaborando desde 2009 continúa, actualiza y amplía una parte concreta de la Bibliografía hispano-latina de Menéndez Pelayo. Se trata, en particular, de la sección dedicada a los manuales de literatura latina dentro de la miscelánea del tomo X, según la compilación póstuma editada por Enrique Sánchez Reyes (Menéndez Pelayo 1953, pp. 111-123). La relación de manuales llevada a cabo por Menéndez Pelayo quedó inconclusa, dado que ésta no fue más allá de 1857 ni contempla tampoco los manuales de literatura griega, que sí aparecen recogidos en buena parte dentro de la obra que Julián Apráiz (1874) dedicó a los estudios helénicos en España. El hecho de asumir la continuidad de esta parte de la Bibliografía de Menéndez Pelayo ha implicado, asimismo, razonar acerca de lo que es y de lo que no es un manual de literatura clásica, teniendo que bordear muchas veces este mismo concepto por diferentes razones. Entre otras posibles causas, está la propia novedad que supone la aparición de un manual de este tipo en la España de 1846, como manifestación de una nueva forma de concebir la enseñanza de la literatura clásica, precisamente al margen del conocimiento de la lengua a la que se remite. El divorcio entre el estudio de una literatura clásica y el de su lengua es lo que vino a suponer la página final del humanismo en sentido propio.

Por tanto, el “Catálogo” registra una parte esencial de la enseñanza de las humanidades clásicas en la España moderna, precisamente la de la docencia relativa a las literaturas griega y latina a partir de una progresiva independencia con respecto a la propia enseñanza de las lenguas clásicas. En este sentido, durante la ya dilatada investigación que venimos llevando a cabo para elaborar el “Catálogo” hemos constatado cómo el discreto mundo de las humanidades clásicas se convierte en perfecta (y a menudo trágica) caja de resonancia de los grandes avatares políticos de la época moderna. No es casual, a este respecto, que nuestro catálogo comience con un exiliado jesuita (Mateo Aymerich) y termine con otro republicano (Pedro Urbano González de la Calle). Ente ambos autores, siglo y medio de guerras y revoluciones, cuando no de implacables planes de estudio que terminaron cambiando radicalmente el viejo modelo humanista de educación.

Asimismo, consideramos de suma importancia que seamos los especialistas en una materia quienes acometamos la historia de nuestra disciplina, de manera que no quede en manos de personas que sienten como “ajeno” el contenido de esa materia. Será así como podamos llevar a cabo, en nuestro caso, un estudio de la enseñanza del latín y su literatura desde dentro, pudiendo apreciar la evolución interna de sus contenidos (entre otras cosas, los nuevos planteamientos de la gramática histórica, la impronta de la historiografía de la literatura romana que emana de la moderna Prusia, o el desarrollo de la filología clásica frente al mero aprendizaje de las lenguas antiguas).

El “Catálogo”, una vez completado, presentará la estructura siguiente:

Primera parte. Introducción al catálogo y a la historiografía de la literatura

1.1.- Introducción

1.2.- Características generales de la historiografía de la literatura griega y latina

1.3.- Los manuales

1.4.- Nuestro catálogo

1.5.- Bibliotecas de referencia y catálogos del patrimonio bibliográfico

Segunda parte. Catálogo de manuales

2.1.- Siglo XVIII: la nueva consideración histórica de la antigüedad

2.2.- Cambio de siglo: suspensión de la orientación historiográfica

2.3.- De la reforma de Gil de Zárate (1845) a la Ley Moyano de educacion (1857): romanticismo y liberalismo

2.4.- De la Ley Moyano de educación (1857) a 1868. Configuración de la materia específica de “literatura clásica griega y latina”

2.5.- De 1868 a 1895: historicismo y filologia comparada

2.6.- De 1895 a 1936: entre el idealismo y el positivismo. Hacia la filología clásica

Bibliografía general

En este momento, se está elaborando la catalogación comprendida entre 1868 y 1895 y queda por completar la parte de catalogación comprendida entre 1895 y 1936, que podemos esquematizar con las siguientes tablas:

2.5.- De 1868 a 1895: historicismo y filologia comparada

 

       
Regules y Sanz del Río 1871 y 1874 Madrid Universidad Central
Casal 1874 S.l. Universidad de Santiago
Rodríguez Losada 1874 Rivadeo Instituto de Casariego de Tápia
Díaz 1874 Barcelona Universidad de Barcelona
Canalejas y Méndez 1874-1876 Madrid Universidad Central
Villar y García 1875 Zaragoza Universidad de Zaragoza
Camús 1876 Madrid Universidad Central
Baehr 1878 y 1879 Madrid Universidad Central
Díaz 1879 Barcelona Universidad de Barcelona
Álvarez Amandi s.a. (1879) Oviedo Instituto de Oviedo
Villa-Real y Valdivia s.a. (1880) Granada Universidad de Granada
Álvarez Amandi 1879 y 1880 Oviedo Universidad de Oviedo
González Garbín 1880 Málaga Universidad de Granada
Álvarez Amandi 1881 Madrid Universidad de Oviedo
Casal 1881 Santiago Universidad de Santiago
González Garbín s.a. (1882) Granada Universidad de Granada
Pérez Martín / Ortega Rubio 1882 Valladolid Universidad de Valladolid
Campillo y Rodríguez 1882 Valladolid Universidad de Valladolid
Campillo y Rodríguez 1882 y 1883 Valladolid Universidad de Valladolid
Barbado y Patiño 1888 Sevilla Instituto de segunda enseñanza de Sevilla
Müller 1889 Madrid (Universidad Central)
Esperabé Lozano 1890 Salamanca Universidad de Salamanca

2.6.- De 1895 a 1936: entre el idealismo y el positivismo. Hacia la filología clásica

 

Banqué y Faliu 1895 Salamanca Universidad de Salamanca
González Garbín 1896 Granada Universidad de Granada
Murray 1899 Madrid Universidad Central
Bello s.a. (ca. 1900) Madrid  
Díez Lozano 1900 ¿Oviedo? Universidad de Oviedo
Pierron 1910 Madrid  
Bouchot s.a. (ca. 1912) Madrid  
Cejador y Frauca 1914 Madrid Universidad Central
Riba 1916

 

Barcelona Escuela de bibliotecarias de Barcelona
Laurand 1921 y 1925 Madrid  
Cejador y Frauca 1923 Madrid Universidad Central
Galindo Romeo 1924 Zaragoza Universidad de Zaragoza
Gudeman 1926 Barcelona  
Riba 1927 y 1928 Barcelona  
García de Diego 1927 Madrid  
Yela Utrilla 1927 Lérida  
Galindo Romeo 1928 Zaragoza  
Echauri Martínez 1928 Barcelona  
Gudeman 1928 Barcelona, Buenos Aires  
Norwood 1928 Barcelona  
Gudeman 1930 Barcelona, Buenos Aires  
Nestle 1930 Barcelona, Buenos Aires  
Henry s.a. (ca. 1930) Madrid  
Alemany Selfa / Cortés Rodríguez 1933 Madrid (Universidad Central)
Riba 1933 Barcelona  
Riba 1937 Barcelona  
Leo (Trad. González de la Calle) (1935), 1950 Bogotá Obra publicada en el exilio
       

Método de trabajo

Nuestro proceder desde 2009, año en que comenzamos la catalogación sistemática de los manuales de literatura griega y latina en España, ha consistido en articular un sistema de trabajo basado en (a) el trabajo de catalogación de los manuales, según un modelo de ficha preestablecido, y (b) la investigación asociada al catálogo a partir de planteamientos motivados por la propia catalogación y que a posteriori podía enriquecer la propia labor del catálogo. En este sentido, la catalogación de los manuales (a) y la investigación asociada (b) mantienen una relación de recíproco enriquecimiento, dado que sin la visión general que ofrece el catálogo no hubiera tenido lugar buena parte de los trabajos planteados y el catálogo como tal no hubiera podido enriquecer muchos de los aspectos abordados en él sin una profundización específica.

En lo que respecta a los trabajos de catalogación específica (a), en lo referente al modelo de ficha en particular, cada entrada se corresponde con una edición determinada del manual o programa de curso. Agrupamos más de un ítem cuando se requiera una explicación conjunta o no sea pertinente el desglose. El esquema seguido en cada una de las fichas es el siguiente:

1) Referencia bibliográfica completa del documento y descripción física, según las normas del Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español (CCPBE). Asimismo, citamos el código de referencia correspondiente del propio CCPBE o, en su defecto, recurrimos a una signatura de alguna biblioteca donde se encuentre el ejemplar y, en caso de no ser posible, a una obra bibliográfica concreta que dé cuenta de él.

2) AUTOR. Se ofrece una sucinta biografía del autor y, en su caso, del traductor, consistente en los datos básicos de su historia externa, como los años y lugares de nacimiento y muerte, su carácter laico o religioso, y los cargos profesiones que ocupó. Se trata, en definitiva, de datos que nos permitan poner en contraste unos autores con respecto a otros. Esta breve biografía tan sólo se ofrece cuando se trata acerca de un autor por vez primera. Consecuentemente, en las fichas siguientes de un mismo autor ya no repetimos la biografía.

3) OBRA. Se comenta el manual o programa de curso en atención, sobre todo, a su estructura. Asimismo, prestamos especial atención a la manera de ordenar la propia historia de la literatura, bien según géneros o períodos. Después de pasa al comentario de otros detalles, en el caso de que fueran relevantes, como la filiación del manual con respecto a otros manuales españoles o europeos.

4)  BIBLIOGRAFÍA. En caso de ser pertinente, se relacionan algunas de las obras publicadas por el autor, en especial las relativas a los estudios clásicos, y se ofrece bibliografía acerca de la obra comentada o su autor.

Objetivos para los que solicitamos la ayuda y plan de trabajo

Nuestro principal objetivo consiste en dar el impulso final a la elaboración del “Catálogo” (a) y la realización de un oportuno plan de “investigaciones asociadas” (b) que amplíen y completen el propio trabajo de catalogación bibliográfica. Habida cuenta de lo dicho, nuestros objetivos son los siguientes:

(a) Catálogo: terminar las labores de catalogación completando las dos secciones finales. Para ello, se requiere al acopio documental pertinente, cuando sea posible, y el acceso a algunas bibliotecas, cuando los documentos no sean accesibles más que por el medio físico. Entre las bibliotecas que debemos visitar, están la Biblioteca Nacional de España, la Biblioteca Marqués de Valcedilla, la Biblioteca de la Fundación Universitaria Española y la Biblioteca de Menéndez Pelayo.

(b) Investigación asociada: queremos plantear, una serie de trabajos de investigación concretos motivados, precisamente, por la investigación catalográfica. Estos serán algunos de los trabajos:

-La aportación de González Garbín a la historiografía de la literatura latina en España mediante su adaptación del manual de Teuffel

-Los incipientes estudios sobre humanismo español y tradición clásica a comienzos del siglo XX y su reflejo en la manualística

-La traducción del manual de literatura latina de Pierron a cargo de Vicente Blasco Ibáñez

-Los manuales escolares publicados bajo la dictadura de Primo de Rivera, concretamente entre los años 1927 y 1928

-La cuestión lingüística: los primeros manuales escritos en lengua catalana (Riba)

-La enseñanza de la literatura latina en la Universidad de Madrid: polarización política entre exiliados republicanos (González de la Calle) y adeptos al nuevo régimen (Alemany Selfa)

-La etapa mexicana del exilio de González de la Calle

Integrados en este proyecto, Salomé Blanco defenderá su tesis doctoral sobre Plauto en la época de la “Edad de Plata de la cultura española” y Carlos Mariscal de Gante ya ha comenzado a desarrollar, gracias a una beca de colaboración, su catálogo de clasicistas españoles exiliados tras la guerra civil española de 1936.

En resumidas cuentas, continuamos trabajando con proyectos cada vez más sólidos. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts