Literaturas clásicas y comparatismo: múltiples miradas

dante virgilio y homeroEl lunes 6 de febrero de 2017 tengo el sumo gusto de comenzar a impartir en la UAM a lo largo del cuatrimestre una asignatura tan hermosa como inquietante: “Literatura griega y latina: estudios de literatura comparada“. Os preguntaréis por qué digo que resulta “inquietante”. Para empezar, deberíamos considerar qué se esconde tras este sugerente título, donde acaso se presupone sin más lo que son las “literaturas clásicas” y lo que es el “comparatismo”. No puedo dejar de preguntarme qué son todas estas cosas con renovado interés, pues creo que en ello reside buena parte de lo que debe ser el carácter de esta asignatura. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Yo era muy joven (y campaban alegremente los dinosaurios) cuando en la ya fenecida librería Garcia Lorca de Alcobendas adquirí un volumen de segunda mano que trataba sobre lo que entonces suponía para mí una novedosa materia: Introducción a la literatura comparada de Ulrich Weisstein (Barcelona,Planeta, 1975). Creo que aquel libro cambió en buena parte mi vida, pero también me hizo sentir una quiebra en mi concepción del mundo cuando leí la afirmación de que, a partir de cierto momento, el comparatismo había dejado de tener como referente las literaturas clásicas. Asimismo, otra idea me dejó profundamente inquieto, pues el comparatismo moderno, lejos de los modelos positivistas del siglo XIX, ya no suponía necesariamente la “comparación” entre las obras.

El tiempo me llevó después a la obra de nuestro más eximio comparatista, el profesor Claudio Guillén, de quien había tenido mi primera noticia por casualidad en 1980, cuando, siendo todavía profesor en Harvard, impartió su prometedor y novedoso curso sobre literatura comparada en la Fundación Juan March. De Claudio Guillén y su obra Entre lo uno y lo diverso (segunda edición en Barcelona, Tusquets, 2005) aprendí lo difícil que era definir el comparatismo, si bien una palabra se me quedó grabada en la memoria: el “afán”.

Mi interés por el diálogo entre las literaturas clásicas y las modernas me ha hecho reflexionar largo y tendido acerca de este incesante proceso, si bien ahora me ciño más a los estudios propios de Tradición clásica y Recepción que a los propiamente comparatistas, probablemente porque no me siento tan a gusto en el actual contexto del comparatismo.

En cualquier caso, dos formas de comparatismo podrían entenderse, a bote pronto, a la hora de poner esta disciplina en relación con las literaturas clásicas:

A) La primera sería la concepción un tanto anacrónica de entender los “encuentros” entre la literatura griega y la latina como relaciones comparadas “avant la lettre”, es decir, antes de que existiera la moderna noción de comparatismo. Pensemos en los préstamos que los autores latinos toman de los griegos, algo que definió Horacio admirablemente con su expresión ROMA CAPTA (y también, al revés, como bien ha visto mi condiscípulo el dr. José Torres, la GRAECIA CAPTA que adopta ya en tiempos más tardíos maneras de Roma). Plutarco nos muestra con sus vidas paralelas entre griegos y romanos un excelente ejemplo de todo lo que decimos.

B) Pero hay otra posibilidad menos transitada que supone no tanto partir de la idea un tanto naif de comparatismo como mera comparación, sino el hecho de entender la disciplina tal como ha evolucionado modernamente y, desde ahí, volver a reflexionar acerca de las literaturas clásicas, es decir, establecer UNA VISIÓN COMPARATISTA ACERCA DE LAS LITERATURAS DE LA ANTIGÜEDAD. Desde esta perspectiva, se vuelve pertinente no sólo que entendamos con cierta propiedad las posibilidades del comparatismo como materia que, entre otras cosas, estudia las RELACIONES LITERARIAS desde muy diversos sentidos (por ejempolo, la naturaleza genética o no genética de tales relaciones); por otra parte, resulta clave que entendamos desde tales perspectivas cómo los antiguos concebían lo que eran sus literaturas y cómo nosotros hemos transformado tales realidades mediante nuevos conceptos (por ejemplo, la formulación “HISTORIA DE LA LITERATURA ROMANA / GRIEGA” no se conceptualizó como tal hasta 1787, por sorprendente que esto nos parezca). Asimismo, sería muy interesante ver cómo desde la modernidad se han creado poderosos IMAGINARIOS acerca de Grecia y Roma y de qué manera, por ejemplo, el criterio de la IMITATIO, fundamental para la retórica clásica, se volvió una idea peyorativa a partir de la nueva estética romántica.

Esta visión comparatista de las literaturas clásicas constituye buena parte de la novedad de este curso. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Algunas notas relativas a un reciente estudio sobre García Lorca

federico-garcia-lorca-644x362La aparición de mi trabajo “La estética idealista de la tradición literaria: una lectura del ” Soneto gongorino ” de García Lorca” (Literatura: teoría, historia, crítica 19.1, 2017, pp. 11-37) ha supuesto uno de los primeros y satisfactorios pasos para ilustrar el (aún) novedoso enfoque que quiero conferir a los estudios sobre tradición clásica, a saber, la conciencia y reflexión explícita acerca del papel que la tradición literaria tiene en la propia naturaleza creadora de la literatura. De esta forma, el estudio de uno de los sonetos de García Lorca desde las precisas claves estéticas que Pedro Salinas contempla para la tradición literaria ha revelado nuevos horizontes, interesantes resultados y, sobre todo, la posibilidad de un nuevo proyecto donde indagar, de manera razonada, esta dimensión terórica de la tradición. Por FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Por razones varias, en principio no buscadas a priori, nuestro trabajo se había propuesto la pertinencia de estudiar la tradición literaria del “Soneto gongorino en que el poeta manda a su amor una paloma” de Federico García Lorca desde las bases teóricas de la crítica estética de su tiempo. El resultado ha sido verdaderamente curioso. Cuando hablamos de “la crítica estética de su tiempo” nos referimos, sobre todo, a la superación del positivismo historicista heredado del siglo xix, muy en especial, el positivismo encargado de la búsqueda de “fuentes”.

Pedro Salinas resume bien esta actitud superadora cuando concibe la tradición literaria como un cúmulo de estímulos cuyos componentes, si bien pertenecen al pasado, se vuelven absolutamente actuales en el momento de la creación, y no como una suma de elementos arqueológicos. Se trata de una tradición que, al superar el concepto de “fuente”, se decanta tanto por el estilo literario como por el diálogo entre los textos.

El “Soneto gongorino” de García Lorca constituye un buen ejemplo de lo que decimos; su particular “gongorismo” reside en una doble relación: la planteada por sus audaces junturas léxicas y la que nos ofrecen las reminiscencias con otros textos posibles de esa tradición. A uno y otro aspecto hemos dedicado algunas páginas de nuestro estudio.

El soneto en cuestión es el siguiente, que reproducimos aqui señalando en negrita las palabras que son claramente gongorinas:

“Soneto gongorino en que el poeta manda a su amor una paloma”

Este pichón del Turia que te mando,

de dulces ojos y de blanca pluma,

sobre laurel de Grecia[1] vierte y suma

llama lenta de amor do estoy parando[2].

Su cándida virtud, su cuello blando,

en lirio[3] doble de caliente espuma,

con un temblor[4] de escarcha[5], perla y bruma

la ausencia de tu boca está marcando.

Pasa la mano sobre su blancura

y verás qué nevada melodía

esparce en copos sobre tu hermosura.

Así mi corazón de noche y día,

preso en la cárcel del amor oscura,

llora sin verte su melancolía.[6]

[1] Sí aparece en Góngora el gentilicio “griego”.

[2] Definido como “llegar a un estado o cualidad determinada” 
en el Vocabulario de don Luis de Góngora de Alemany, s.v. “parar”.

[3] Góngora escribe la forma latinizada “lilio”.

[4] En Góngora sí aparece el verbo “temblar”.

[5] En Góngora sí aparece “escarchado” y “escarchar”.

[6] García Lorca, Poesía, en Obras completas I 631-632.

La imposibilidad o, cuando menos, la enorme dificultad a la hora de determinar una “fuente” concreta para el soneto lorquiano (como ha visto Ponce Cárdenas) deja ser una mera circunstancia para convertirse en un poderoso argumento. Por ello, la tesis fundamental de mi trabajo ha consistido en analizar la tradición literaria gongorina de este soneto no tanto desde los presupuestos positivistas que nos hablan de influencias o de fuentes como desde los principios de la crítica estética, herederos del idealismo, y que encontramos, sin ir más lejos, en las reflexiones que hace Pedro Salinas acerca de la tradición literaria como la materia esencial de la que vive la moderna creación.

Desde ese punto de vista, lo gongorino en este soneto no se explicaría mediante un “texto previo” que sirva de “fuente”, sino gracias a una “atmósfera” que provendría, cuando menos, de un complejo y elaborado hipotexto, fruto del dialogismo entre diversos textos. Lo gongorino del soneto estaría, básicamente, “entre las palabras y los textos”, dentro de una estilística quintaesenciada, un afán que reposa en las audaces junturas y una polifonía literaria que seducen al lector. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Historiografía de la literatura latina y nación: entre “latinos” y “romanos”

Esta antologia de Cicerón nos muestra un visión netamente francesa del autor latino

Esta antologia de Cicerón nos muestra un visión netamente francesa del autor latino

Ya a finales del siglo XVIII, la moderna historiografía de la literatura se definió, a partir de F. A. Wolf, por el profundo carácter nacional que adquiere su nuevo discurso. Las historias literarias de la Ilustración seguían siendo universales, pero Wolf, en su programa de curso de 1787, concibió la “Historia de la literatura romana” como la “biografía de una nación”. De las Latinae litterae (categoría formulada aún en latín) se pasó a la “Römische Literatur”, con un sesgo claramente nacional que resultó realmente exitoso. El criterio nacional para el estudio de la literatura terminaría convirtiéndose en un concepto invisible, pero absolutamente eficaz. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Para ilustrar a mis alumnos o al posible público de una conferencia acerca de cómo el concepto de lo nacional se ha vuelto invisible en las historias de la literatura, les invito a llevar a cabo el siguiente experimento: hablamos con naturalidad de “literatura española”, “latina” o “inglesa” (por no seguir enumerando una casi infinita retahíla de gentilicios posibles), pero no nos suena bien si, al pasar a la poética y la retórica, dijéramos “poética inglesa”, por ejemplo, frente a “poética latina”. Como mucho, recurrimos al adjetivo “clásica” para diferenciar la poética de la antigüedad de las modernas poéticas, aunque, en este caso, las posibles junturas no han soldado tan bien como ha sido el caso de las literaturas nacionales.

Esta circunstancia de que tengamos, pongamos por caso, una “literatura latina”, pero no una “poética latina”, se debe a meras razones históricas: cuando se formuló modernamente el concepto de “literatura latina / romana” era ya el tiempo de los incipientes nacionalismos, de forma que esta literatura sirvió como modelo para configurar el resto de las literaturas nacionales. Lo nacional se volvió, por tanto, pertinente, algo que durante los muchos siglos del desarrollo de la poética no lo había sido.

La república de Cicerón

Esta edición alemana de La República de Cicerón muestra configura una visión muy germánica del autor, incluso en el moderno título que se le confiere

Asimismo, en el caso de la literatura romana o latina nos encontramos con esta peculiar doble denominación (“romana”/”latina”) que algún egregio erudito ha intentado explicar sin el esperable éxito. El doblete no se puede resolver, simplemente, pensando en la antigüedad, donde existían ambos gentilicios, aunque el término “literatura” no tenía el mismo sentido que le damos los modernos. Al margen de otras posibles motivaciones, el reparto moderno de ambos gentilicios responde a que los alemanes eligieron “romana” y los franceses “latina”. Tengamos en cuenta que ambas culturas, la alemana y la francesa, se erigieron en “las culturas por antonomasia” a lo largo del siglo XIX, desde que la impar Madame de Staël escribió su libro sobre Alemania. Los alemanes pusieron todo el énfasis en el carácter nacional de la “literatura romana”, al tiempo que ellos mismos se erigían en los nuevos griegos, mientras que los franceses se sintieron herederos de la “cultura latina”, con pretensiones de universalidad. El famoso “Quartier Latin” de París, o misma denominación de “América latina” son netamente francesas.

De esta manera, a la relectura nacional de las Latinae litterae en términos nacionales se sumaban ahora las modernas circunstancias nacionales que van a definir la cultura europea del siglo XIX. Cuando surge un nuevo concepto en la historiografía, en este caso el de la “Historia de la literatura romana / latina”, conviene que atendamos a las modernas circunstancias que lo construyen y lo vuelven pertinente. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Los manuales de literatura clásica: entre la Ilustración y el Liberalismo

aymerichLa manualística española dedicada a la literatura clásica grecolatina en el paso del pensamiento ilustrado al liberal implica diferentes problemas, a cada cual más interesante. Vamos a hacer un breve recorrido por este tema, aparentemente discreto, pero repleto de pequeñas sorpesas. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Para empezar, están los problemas de índole política, pues la etapa dieciochesca de nuestra historiografía se divide necesariamente entre la que desarrollaron los jesuitas expulsos en Italia y los humanistas ligados al círculo de Campomanes en España. Asimismo, también tiene carácter político la suspensión de los planteamientos históricos en la enseñanza de la literatura durante los tiempos de Fernando vii, o su resurgir, si bien ya dentro de otras claves, al calor del liberalismo moderado bajo el reinado de Isabel ii.

Hay otro tipo de problema que podemos denominar «conceptual». La idea de una historia de la literatura griega o romana, o de un nuevo discurso que supere el de la poética para concebir el hecho literario como histórico, es fruto de los planteamientos que desarrolla el filólogo F. A. Wolf hacia 1787. Hasta ese momento, lo más parecido a una historia de la literatura griega o romana lo constituían las obras de compilación bibliográfica al estilo de las Bibliothecae Graeca y Latina de J. A. Fabricius[1], o la llamada Historia critica Latinae linguae de J. G. Walchius[2]. Estas obras responden perfectamente al modelo de compilación erudita que Wolf denomina «historia externa», dentro de su nuevo concepto de historia de la literatura romana[3]. Será su formulación de «historia interna», entendida como una biografía del pueblo romano[4], la que articule el nuevo planteamiento para el estudio de la literatura, que cristalizará sobre todo a partir de 1815, precisamente tras la caída de Napoleón.

En España, como ya propuse en otro lugar[5], es la Vida de Virgilio, publicada por Gregorio Mayáns en 1778, la que instaura los fundamentos de una incipiente y malograda historiografía de la literatura grecolatina, dado que en esta obra se supera la tópica y estéril polémica entre Lucano y Virgilio, donde terciaron algunos de los más eminentes eruditos dieciochescos, como el Padre Feijoo. La expulsión de los jesuitas, por su parte, conlleva que algunos eruditos, como Mateo Aymerich o Antonio Torres, desarrollen su actividad en Italia, lo que da lugar, respectivamente, a monografías como el Specimen veteris Romanae litteraturae deperditae o la Letteratura dei Numidi. Mientras Aymerich se encarga de completar la Bibliotheca Latina de Fabricius, Torres se inspira en el modelo historiográfico de Juan Andrés[6]. Al mismo tiempo que los jesuitas desarrollaban sus eruditas labores en Italia, en la España del absolutismo ilustrado, el llamado círculo de Campomanes desarrolla la idea de un «latín neoclásico», basado en el modelo ciceroniano y enemigo acérrimo de todo aquello que no suene a «pura latinidad». Si bien la gran aportación de este grupo es la traducción del Salustio de Ibarra (1772), verdadero escaparate propagandístico del modelo de la nueva educación[7], también se favorece ciertas obras más discretas de carácter didáctico, como las Compendiariae viae de Casto González Emeritense (su verdadero nombre era Fray Vicente Navas), que en realidad son una recopilación bibliográfica donde se adapta las Bibliothecae de Fabricius y la Historia critica de Walchius a España[8]. Efímero fue este tímido intento de renovación, pues la Guerra de la Independencia y el absolutismo de Fernando VII dieron al traste con la incipiente historiografía literaria.

Tras este largo paréntesis, ya entrado el decenio de los años 40 del siglo xix, aparecen los primeros manuales modernos de literatura latina y griega en España, que reúnen una serie de rasgos que podemos considerar románticos[9]. El marco social que los motiva es el de la reforma educativa de Gil de Zárate. Estos manuales, como el de Ángel María Terradillos para la literatura latina, o el de Braulio Foz para la griega, cumplen ya con los requisitos básicos de una obra historiográfica moderna, dado que representan la evolución conceptual que se ha producido en el seno de los estudios clásicos desde las claves eruditas y preceptivas del siglo xviii a las históricas del xix. La influencia foránea, en particular las ideas de la obra de Friedrich Schlegel, cuya Literatura antigua y moderna se había traducido al español en 1843, y la propia impronta del mundo académico francés se hacen notar claramente. El paso a las lenguas modernas para hablar de la literatura antigua es, por lo demás, una de las características más notables del nuevo período, aunque Alfredo Adolfo Camús, el catedrático de literatura griega y latina más influyente y brillante de la época, todavía intentará volver a los criterios de la dieciochesca Historia Latinae linguae con el uso del latín en dos programas de curso (1848 y 1850) y una obra inconclusa: sus Litterarum Latinarum institutiones (1852).

Los documentos básicos que componen esta historiografía están siendo estudiados de manera sistemática en nuestro Catálogo razonado de manuales hispanos de literatura griega y latina (1782-1935), actualmente en fase de preparación. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

[1] J. A. Fabricius, Bibliotheca Graeca sive notitia scriptorum veterum graecorum quorumcumque monumenta integra aut fragmenta edita extant tum plerorumque e mss. deperditis ab auctore tertium recognita et plurimis locis aucta editio quarta variorum curis emendatior atque auctior curante Gottlieb Christophoro Harles, vol. i, Hamburgo, 1790.

[2] J. G. Walchius, Historia critica Latinae linguae. Editio nova multis accessionibus auctior, Leipzig, 1729 (segunda edición ampliada a partir de la primera de 1716).

[3] F. García Jurado – B. Marizzi, «La primera historia de la literatura romana: el programa de curso de F. A. Wolf (1787)», Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Latinos, 29, 2009, págs. 145-177.

[4] G. F. Gianotti, «Per una storia delle storie della letteratura latina. i Parte», Aufidus, 5, 1988, 47-81, págs. 58-59.

[5] F. García Jurado, «Virgilio y la Ilustración. Mayáns, o los fundamentos críticos de la Historiografía Literaria en España», Revista de Historiografía, 7, 2007, págs. 96-110 y F. García Jurado, «La incipiente conciencia de la tradición clásica en España: La vida de Virgilio de Mayáns», en F. L. Lisi Bereterbide (ed.), Tradición clásica y universidad, Madrid, 2010, págs. 143-153.

[6] M. Menéndez Pelayo, Bibliografía hispano-latina, tomo x, Santander, 1953, pág. 120.

[7] F. García Jurado, «La Conjuración de Catilina y la Guerra de Yugurta por Cayo Salustio Crispo», en Corona y Arqueología en el siglo de las luces, Madrid, 2010, págs. 359-360.

[8] F. García Jurado, «La efímera existencia de la Historia Latinae linguae en España: Casto González Emeritense y el absolutismo ilustrado de Carlos iv», Estudios clásicos, 141, 2012, págs. 93-123.

[9] F. García Jurado, «Los manuales románticos de literatura latina en lengua española (1833-1868)», Revista de Estudios Latinos, 11, 2011, págs. 207-235.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Filohelenismo historiográfico: los manuales hispanos de literatura griega

El templo helenístico de Garni (Armenia). Fotografía de Francisco García Jurado

El templo helenístico de Garni (Armenia). Fotografía de Francisco García Jurado

Entre los días 6 y 9 de septiembre de 2016 se celebra en la ciudad de Atenas un congreso internacional con el título “Ecos y resplandores helenos en la literatura hispana“. Al hilo de las investigaciones de nuestro Catálogo Razonado de Manuales Hispanos de Literatura Clásica (1782-1935), hemos querido llevar a cabo una primera e inédita visión de lo que supuso en la moderna historiografía de la literatura griega esa nueva imagen de Grecia que llega de la mano de autores alemanes como Winckelmann y Friedrich August Wolf; asimismo, hemos querido estudiar su reflejo en los manuales hispanos y, finalmente, valorar los afanes historiográficos de Alfredo Adolfo Camús al respecto. Las líneas que siguen suponen un pequeño anticipo de este pequeño-gran mundo que podemos resumir en los términos de “Filohelenismo historiográfico”. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE 

En 1860, concretamente en su Manual de literatura griega, el erudito Salvador Costanzo, buen amigo de Alfredo Adolfo Camús y del “aprendiz de helenista” Juan Valera, hace una sorprendente declaración, ya al final de su obra:

Esperamos que nuestros puristas no se quedarán escandalizados, al leer en este Manual las palabras helenos y helénicos, que no son muy del uso […]

Y por lo demás los griegos antiguos y modernos ¿no se han dado siempre a sí mismos el nombre de helenos? Si esto es cierto, ¿por qué se han de desterrar del castellano las dos palabras mencionadas? Seamos puristas, pero no pedantes. (Costanzo 1860: 506)

Para nosotros, como lectores modernos, el uso de los términos “heleno” y “helénico” nos resulta tan normal y aceptado que apenas somos conscientes de que tales palabras, a pesar de su notable abolengo y antigüedad, representaron en el siglo XIX una nueva manera de entender la cultura griega, supuestamente más auténtica y acorde con la independencia y resurgir de la propia nación griega.

El uso del término “heleno” no era inocente, dado que con él se pretendía ofrecer una alternativa al uso de “griego”, más acorde con la tradición cultural latina (graecus). Así pues, de “heleno” derivaron nuevos términos como “philoheleno” (lo encontramos atestiguado como neologismo y galicismo en un manuscrito de la Real Academia Greco-Latina, en 1833) (Hualde Pascual 1997: 403-404) o “helenismo” (el historiador Droysen lo utilizó oficialmente por ver primera en su obra Geschichte des Hellenismus [Droysen 1836]), para configurar plenamente una etapa de la historia del arte y la literatura griega que hoy conocemos como “helenística”, y que hasta bien entrado el siglo XIX se conoció como “alejandrina”.

Esta vertiente conceptual puede asociarse a otros aspectos visibles en la historiografía de la literatura griega cuando su relato se independiza de la lengua latina, como, por ejemplo, la denominación del período clásico como “ático”, frente a “ateniense”, el abandono de los nombres latinos de las divinidades mitológicas por los griegos (“Zeus” en lugar de “Júpiter”), o el recurso a transliteraciones de los nombres griegos más originales o cercanas a las lenguas de origen (“Orpheo” en lugar de “Orfeo”).

Esta pequeña revolución académica, obra de la cultura alemana, terminó confiriendo a la literatura griega un lugar preeminente sobre la literatura latina, literatura que, hasta ese momento, había representado el clasicismo por excelencia. De hecho, el principal responsable de este giro historiográfico, Friedrich August Wolf, asentó dos dogmas que ha costado tiempo, cuando menos, relativizar a lo largo de los años:

-La superioridad de la literatura griega sobre la romana, en torno al problema de la “originalidad”

-La superioridad del período ático o clásico sobre el helenístico, en atención a la estética

Naturalmente, habrá quien piense que tales asertos no son “dogmas”, sino, simplemente, constataciones obvias. No estamos discutiendo aquí el grado de verdad o fundamentación de tales afirmaciones, sino su propia historicidad: no se trata de axiomas universales, sino que se adscriben a un tiempo histórico y a unas circunstancias culturales concretas que los motivan. Antes de Wolf, por ejemplo, no había necesidad, dentro de la historiografía ilustrada, de establecer un “período ático” como tal. En la Bibliotheca Graeca de Fabricius simplemente se consideraba una larga etapa que iba desde Homero hasta Platón, en orden cronológico (Fabricius 1705).Tuvo que llegar Winckelmann, naturalmente, con su visión evolutiva de la historia del arte, para configurar “la necesidad” filosófica de una etapa clásica o de perfección. Winckelmann parte de José Justo Escalígero para el establecimiento de diferentes etapas en el arte griego:

Escalígero señala en la poesía y en el arte de los griegos cuatro épocas principales, y Floro atribuye otras cuatro también a la historia romana; sin embargo, podríamos dividir la Historia del Arte en cinco épocas, porque toda acción y todo acontecimiento consta de cinco partes o grados: iniciación, crecimiento, perfección, decadencia y fin; clasificación que sirve de base a los cinco actos de las obras dramáticas. Y lo mismo sucede con la Historia del Arte […] (Winckelmann 1955: 609)

Este axioma historiográfico ha llegado a ser tan influyente que, por ejemplo, la arqueología mesoamericana utiliza términos como “preclásico” o “clásico” para clasificar diferentes períodos evolutivos.

Pirámide de Monte Albán (México), cuya fundación se sitúa, en términos de la historiografía mesoamericana, durante el llamado "Preclásico tardío". Fotografía de Francisco García Jurado

Pirámide de Monte Albán (México), cuya fundación se sitúa, en términos de la historiografía mesoamericana, durante el llamado “Preclásico tardío”. Fotografía de Francisco García Jurado

Sorprendentemente, todo este novedoso bagaje historiográfico se fue transfiriendo al precario mundo académico de la España del siglo XIX, en especial gracias a la impronta de manuales como el del vienés Franz Ficker (1837), cuya versión francesa logró transferir las ideas de Wolf a otros ámbitos ajenos al germánico, o el manual de Karl Otfried Müller, con sus peculiares recepciones hispanas de la mano de Santiago Usoz o de Alfredo Adolfo Camús.

Por su parte, el pequeño patrimonio educativo que supone la manualística de la historia de la literatura griega en España, desde la Compendiaria in Graeciam via de Casto González Emeritense (1792) hasta la inigualable traducción hispana del citado manual de Karl Otfried Müller (1889), con un fundamental prólogo de Alfredo Adolfo Camús (su texto póstumo), constituyen un discreto patrimonio no exento de sorpresas. Desde el punto de vista bibliográfico, puede dividirse en tres etapas, a tenor de las leyes educativas de la época:

Etapa previa Casto González 1792
Primera etapa (Plan Pidal) Lécluse 1841

Foz 1849 (1853, 1854)

González Andrés 1855 (1866)

Segunda etapa (Ley Moyano) Bardón 1857 (1859)

Usoz 1860

Costanzo 1860

Camús 1861 (… 1884)

Géruzez 1861

Pierron 1861

Díaz 1865 (1866)

Tercera etapa (final) Álvarez Amandi 1881

Casal 1881

Campillo y Rodríguez 1882a y 1882b

Müller 1889

Se trata, naturalmente, de un conjunto heterogéneo, tanto por la calidad de los tratados como por la procedencia de las obras. Son, a este respecto, muy interesantes las transferencias culturales (Lécluse, Géruzez, Pierron y Müller) desde el ámbito cultural francés y germánico al hispano. Igualmente, resultan curiosas las implicaciones que algunos de estos tratados muestran con autores literarios: el propio Braulio Foz, autor del primer manual de litetatura griega moderno publicado en España, es un afamado escritor, Juan Valera, “aprendiz de helenista”, tiene una presencia notable en la obra de Costanzo, y Leopoldo Alas “Clarín” nos habla en su necrología sobre Camús de la devoción que este maestro sentía por Müller.

La tumba de Karl Otfried Müller en Colono (Atenas) (fotografía de María José Barrios Castro)

La tumba de Karl Otfried Müller en Colono (Atenas) (fotografía de María José Barrios Castro)

Habida cuenta de lo hasta aquí expuesto, la manualística de la literatura griega se convierte en una peculiar manera de recepción, indirecta, de los autores griegos, pero no menos efectiva que otras formas posibles. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Bibliografía

-Manuales y fuentes primarias

Álvarez Amandi, Justo (1881), Apuntes histórico-literarios sobre la Antigua Grecia. Por el señor Don Justo Álvarez Amandi, Catedrático de la Universidad de Oviedo, Madrid: Imprenta de José Perales y Martínez.

Bardón, Lázaro (1856), Lectiones Graecae, sive manu-ductio Hispanae Juventutis in linguam Graecam, Matriti: s.e.

Bardón, Lázaro (1859), Lectiones Graecae, sive manu-ductio Hispanae Juventutis in linguam Graecam. Secunda editio, aucta et accuratissime emendata, Matriti, s.e.

Bernhardy, Gottfried (1836-1845), Grundriß der Griechischen Litteratur mit einem vergleichenden Ueberblick der Römischen, 2 voll. Halle: bei Eduard Anton.

Campillo y Rodríguez, José (1882a), Lecciones de literatura griega para un curso de lección alterna de esta asignatura por D. José Campillo y Rodríguez, doctor en las facultades de Derecho y Filosofía y Letras, y catedrático, por oposición, de Literatura griega y latina en la Universidad de Valladolid, Valladolid: Imp. y Librería Nacional y Extranjera de hijos de Rodríguez.

Campillo y Rodríguez, José (1882b), Programa de literatura griega acomodado al libro de texto por José Campillo y Rodríguez, Valladolid: Imprenta, Librería Nacional y Extranjera de hijos de Rodríguez.

Camús, Alfredo Adolfo (1860), Programa de literatura clásica, griega y latina, presentado por el catedrático de esta asignatura en la Universidad Central Dr. D. Alfredo Adolfo Camús, Madrid: Imprenta de las Escuelas Pías.

Camús, Alfredo Adolfo (1876), Programa de literatura clásica, griega y latina, presentado por el catedrático de esta asignatura en la Universidad Central Dr. D. Alfredo Adolfo Camús, Madrid: Imp. Aribau.

Casal, Pedro Bartolomé (1881), Epítome de literatura griega y latina por Fr. Pedro Bartolomé Casal, Catedrático de Universidad, Santiago: Imprenta de D. Manuel Mirás y Álvarez.

Costanzo, Salvador (1860), Manual de literatura griega, con una breve noticia acerca de la literature greco-cristiana, de los griegos que pasaron a Italia cuando los turcos se apoderaron de Constantinopla, y de la lengua y literatura de la Grecia moderna, Madrid: Est. Tip. de Mellado.

Díaz, Jacinto (1865), Historia de la literatura griega escrita por el Dr. D. Jacinto Díaz Pbro. Catedrático de Literatura Clásica en la Universidad de Sevilla, Barcelona: Imp. del Diario de Barcelona.

Díaz, Jacinto (1866), Compendio de la historia de la literatura griega del Dr. Jacinto Díaz, Pbro. Catedrático de Literatura Clásica en la Universidad de Sevilla, formado por él mismo para uso de los alumnos del año preparatorio de Derecho, Barcelona: Imprenta del Diario de Barcelona.

Fabricius, Johann-Albert (1705-1728), Bibliotheca Graeca sive notitia Scriptorum Veterum Graecorum quorumcunque monumenta integra, aut fragmenta edita extant: tum plerorumque è MSS. ac deperditis, Hamburgi: Sumptu Christiani Liebezeit.

Ficker, Franz (1837), Histoire abrégée de la littérature classique ancienne, traduite de l’allemand de F. Ficker, professeur de littérature classique et d’esthétique en l’Université de Vienne. Par M. Theil, membre de l’université. Première partie: littérature grecque, Paris: Chez L. Hachette.

Foz, Braulio (1849), Literatura griega, esto es, su historia, escritores, juicio de sus principales obras, y contestación a las críticas falsas o incompetentes que se han hecho de ellas, Zaragoza: Imprenta de Antonio Gallifa.

Foz, Braulio (1853), Literatura griega, esto es, su historia, sus escritores y juicio crítico de sus principales obras. Segunda edición, Zaragoza: Imprenta y librería de Vicente Andrés.

Foz, Braulio (1854), Literatura griega, esto es, su historia, sus escritores y juicio crítico de sus principales obras. Tercera edición, Zaragoza: Imprenta y librería de Vicente Andrés.

Géruzez, Nicolas Eugène (1841), Cours de littérature, rédigé d’après le programme pour le baccalauréat és – lettres (sic), par E. Géruzez, Paris: Imprimerie et libraririe classiques de Jules Delalain.

Géruzez, Nicolas Eugène (1861), Historia de las literaturas griega y latina por E. Geruzez. Traducida del francés, La Habana: Imp. Nacional y extranjera de José Doroteo V. Fuentes.  

González Andrés, Raimundo (1855), Breve exposición histórica de la literatura griega, dispuesta y ordenada para uso de sus discípulos por Raimundo González Andrés, catedrático de lengua y literatura griega en la Universidad de Granada, Madrid: Imprenta Nacional.

González Andrés, Raimundo (1866), Breve exposición histórica de la literatura griega, por don Raimundo González Andrés, Catedrático de Literatura clásica en la Universidad de Granada. Segunda edición, Madrid: Imprenta y Librería d Eusebio Aguado.

González Emeritense, Casto (alias de Fray Vicente Navas) (1792), Compendiaria in Graeciam via, sive praestantiorum linguae graecae scriptorum notitia, ad usum Hispanae iuventutis, Matriti: ex Typographia Regia.

Harless, Gottlieb Christoph (1812), Brevior notitia litteraturae Graecae in primis scriptoribus graecarum ordini temporis adcommodata, Lipsiae: In libraria Weidmannia.

Herder, Johann Gottfried (2007), Filosofía de la historia para la educación de la humanidad. Introducción de Eugenio Pucciarelli, Sevilla: Ediciones Espuela de Plata.

Lécluse, Fléury de (1837), Résumé de l’histoire de la littérature grecque, Paris: Imp. Et Librairie Classiques de Julien Delalain et Cie.

Lécluse, Fléury de (1841), Abreviado histórico de la literatura griega por Fl. Lécluse, antiguo decano de la Facultad de Letras de Tolosa, caballero de la Legión de Honor, etc., etc., Traducido al castellano por R. de A. y L., Paris: Imprenta de Bruneau.

Müller, Karl Otfried (1840), History of the literature of ancient Greece to the period of Isocrates by K.O. Müller. Vol. I, London: Baldwin and Cradock.

Müller, Karl Otfried (1841), Geschichte der Griechischen Literatur bis auf das Zeitalter Alexanders, Breslau: im Berlage bei Josef Max und Comp.

Müller, Karl Otfried (1889), Historia de la literatura griega hasta la época de Alejadro anotada y continuada por Emilio Heitz. Traducida de la cuarta edición alemana por Ricardo de Hinojosa con un prólogo del Excmo. Sr. D. Alfredo Adolfo Camus, Madrid: Establ. Tip. de Ricardo Fé.

Murray, Gilbert (1899), Historia de la literatura griega por Gilberto Murray, M.A. Profesor de griego de la Universidad de Glasgow, ex socio del Colegio Nuevo de Oxford. Traducida por Enrique Soms y Castelín Catedrático de Literatura griega en la Universidad de Madrid, Madrid: La España Moderna.

Pierron, Alexis (1850), Histoire de la littérature grecque, Paris: Librairie de L. Hachette et Cie.

Pierron, Alejo (1861), Historia de la literatura griega por Alejo Pierron, traducida de la segunda edición revista, corregida y aumentada por D. Marcial Busquets, tomo II, Madrid/Barcelona/Habana: Imp. de Luis Tasso.

Rivero y Godoy, Francisco (1866), Demóstenes y Esquínes. Thésis presentada á la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central, Madrid: Imprenta y Estereotipia de M. Rivaeneyra.

Schöll, Friedrich (1813), Histoire abrégé de la littérature Grecque, depuis son origine jusqu’à la prise de Constantinople par les Turcs, Paris: Chez F. Schoell.

Usoz y Río, Santiago (1860), Universidad literaria de Santiago. Programa de Literatura Griega para el curso de 1859 a 1860, Santiago: Imp. de Manuel Mirás.

Winckelmann, Johannes Joachim (1955), Historia del arte en la Antigüedad seguida de las Observaciones sobre la escultura de los antiguos, Madrid: Aguilar.

Wolf, Friedrich August (1787), Zu den Vorlesungen über die Geschichte der griechischen Literatur, Halle: in der Hemmerdesche Buchhandlung.

Wolf, Friedrich August (1807), «Darstellung der Alterthums-Wissenschaft [nach Begriff, Umfang, Zweck und Werth]», en Museum der Alterthums-Wissenschaft. Herausgegeben von Friedrich August Wolf und Philipp Buttmann. Erster [Zweiter] Band, Berlin, in der Realschul-buchhandlung.

Wolf, Friedrich August (1831), Fr. A. Wolf’s Vorlesung über die Geschichte der griechischen Literatur. Herausgegeben von J. D. Gürtler, en Vorlesungen über die Alterthumswissenschaft. Herausgegeben von J. D. Gürtler, Zweiter Band, Leipzig: bei August Lehnhold.

-Estudios

Alas Clarín, Leopoldo (2003), «Camús», en Ensayos y Revistas 1888-1892, en L. Bonet (ed.), Obras completas IV. Crítica (Segunda parte), Oviedo: 1539-1552.

Apráiz, Julián (1874), Los estudios helénicos en España, Madrid: Imprenta de J. Noguera a cargo de M. Martínez.

Barrios Castro, María José (2005), «Un estudio desconocido sobre Aristófanes. Los artículos del catedrático Alfredo Adolfo Camús», en F. García Jurado (comp.) (2005): 267-276.

Barrios Castro, María José (2008), «Los estudios de Alfredo Adolfo Camús sobre autores griegos: de Homero a San Basilio Magno», en Humanismo y pervivencia del mundo clásico IV.2: 663-680.

Barrios Castro, María José (2010), «Lázaro Silverio Bardón y Gómez», Catalogus Philologorum Classicorum, s.v., dirección electrónica http://www.aristarchus.unige.it/cphcl/

Barrios Castro, María José y García Jurado, Francisco (2015), Alfredo Adolfo Camús, Carta a Emilio Castelar, Madrid, Escolar y Mayo.

Barth, Wilhelm Barth y Kebrig-Korn, Max (1960), Die Philhellenenzeit von der Mitte des 18. Jahrhunderts bis zur Ermordung Kapodistris’ am 9. Oktober 1831, München: Max Hueber Verlag.

Beltrán Cebollada, José Antonio (2015), «Apuntes para una historia contemporánea de los estudios clásicos en la Universidad de Zaragoza», Monografías de filología griega 25: 29-64.

Bermejo Barrera, José Carlos (2009), Introducción a la historia teórica, Madrid: Akal.

Burckhardt, Jacob (1988), La cultura del Renacimiento en Italia. Tomo I, Barcelona: Orbis.

Cerasuolo, Salvatore (1999), Friedrich August Wolf, Esposizione dell scienza dell’antichità sencondo concetto, estensione, scopo e valore, Napoli: Bibliopolis.

Espagne, Michel (2007), «Más allá del comparatismo. El método de las transferencias culturales», Revista de historiografía 6: 4-13.

Fornaro, Sotera (2016), «Christian Gottlob Heyne: le nuove vie dello studio degli antichi», e. n Lanza, Diego y Ugolini, Gherardio, Storia della filología classica, Roma: 49-70.

García Jurado, Francisco (2002), Alfredo Adolfo Camús (1797-1899), Madrid: Ediciones Clásicas.

García Jurado, Francisco (2010), «Construcción moderna de la Historia de la Literatura latino-cristiana; la actualización del conflicto entre cristianos y paganos», en M. López Salvá (ed.), De cara al Más Allá. Conflicto, convivencia y asimilación de modelos paganos en el cristianismo antiguo, Zaragoza: 139-160.

García Jurado, Francisco (2011), «Los manuales románticos de literatura latina en lengua española (1833-1868)», RELat 11: 207-235.

García Jurado, Francisco (2012), «La efímera existencia de la Historia Latinae Linguae  en España: Casto González Emeritense y el absolutismo ilustrado de Carlos IV», Estudios Clásicos 121: 93-123.

García Jurado, Francisco (2015), «Reinventar la Antigüedad: los estudios clásicos a partir del siglo XVIII», Revista de Occidente 410-411: 113-132.

García Jurado, Francisco (2016), «Alfredo Adolfo Camús (ca. 1817-1889) y la enseñanza de la literatura clásica en España», Estudios clásicos 149: 75-103.

García Jurado, Francisco (comp.) (2005), La historia de la literatura grecolatina en el siglo XIX español: espacio social y literario, Málaga: Analecta Malacitana.

García Jurado, Francisco, González Delgado, Ramiro y González González, Marta (comp.) (2013), La historia de la literatura grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo (1778-1850), Málaga: Analecta Malacitana.

García Jurado, Francisco y Hualde Pascual, Pilar (1999), Juan Valera, Madrid: Ediciones Clásicas.

Gianotti, Gian Franco (1988), «Per una storia delle storie della letteratura latina. I Parte», Aufidus 5: 47-81.

Gianotti, Gian Franco (2003), «La storiografia letteraria: il paradigma della letteratura latina», en AA.VV., Cultura europea e tradizione latina, Trieste: 65-87.

Gil Fernández, Luis (1976), Campomanes. Un helenista en el poder, Madrid: Fundación Universitaria Española.

González Delgado, Ramiro (2008), «La lliteratura grecollatina en llingua asturiana», Lletres Asturianes 97: 53-102.

Grafton, Anthony, Most, Glenn y Zetzel, James (eds.) (1985), F.A. Wolf, Prolegomena to Homer, 1795; translated with introduction and notes by Anthony Grafton, Glenn W. Most, and James E.G. Zetzel, Princeton N.J.: Princeton University Press, cop.

Hernando, Concepción (1975), Helenismo e Ilustración (El griego en el siglo XVIII español), Madrid: Fundación Universitaria Española.

Hualde Pascual, Pilar (1997), «Documentos para la historia de la filología griega en la España del siglo XIX: la censura de gramáticas y traducciones del griego y la Real Academia Grecolatina (1830-1833)», Epos 13: 397-416.

DOI: http://dx.doi.org/10.5944/epos.13.1997.10030

Hualde Pascual, Pilar (2005), «Los primeros manuales de literatura griega», en García Jurado (comp.) (2005): 109-134.

Hualde Pascual, Pilar (2006), «La cuestión homérica en los manuales de literatura griega del siglo XIX en España», Myrtia 21: 297-313.

Hualde Pascual, Pilar (2013), «Ecos filohelénicos en la poesía del primer romanticismo español (1821-1840)», en F. García Jurado, R. González Delgado y M. González González (comp.) (2013): 259-282.

Hualde Pascual, Pilar y García Jurado, Francisco (2005), «El nacimiento de una asignatura. Legislación, manuales y programas de curso», en F. García Jurado (comp.) (2005): 67-83.

Latorre Broto, Eva (2016), Griegos que el estandarte alzáis de libres: poesía filohelénica española e hispanoamericana (1821-1843), Madrid: Asociación Cultural Hispano-Helénica.

Martínez Lasso, Pilar (1988), Los estudios helénicos en la universidad española (1900-1936). Tesis doctoral, Madrid: Universidad Complutense.

Olives Canals, Santiago (1953-54), «Don Lázaro Bardón (1817-1897). Apuntes para una historia de los estudios helénicos en España», EClás 2: 5-40.

Pòrtulas, Jaume (2000), «Poetas míticos de Grecia», en Actas del X Congreso Español de Estudios Clásicos, Vol. 1, Madrid: 289-312.

Romero Recio, Mirella (2010), «El amor por Grecia en España: Tucídides en los manuales de Historia de la literatura griega», en C. Fornis, J. Gallego, P. López Barja y M. Valdés (eds.), Dialéctica histórica y compromiso social. Homenaje a Domingo Plácido, vol. 3, Zaragoza: 1627-1640.

Ruiz Pérez, Ángel (2011), «Santiago Usoz, catedrático de Santiago a mediados del XIX», en M. J. García Blanco et alii (eds.), Antídoron. Homenaje a Juan José Moralejo, Santiago: 509-522

Ossenbach, Gabriela (2010), «Manuales escolares y patrimonio histórico-educativo», Educatio Siglo XXI, 28: 115-132.

Tobío Sala, Ana (2000), Salvatore Costanzo, intermediario de cultura, Firenze: Alinea editrice.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

La curiosa recepción del manual de literatura griega de Otfried Müller en España

Una de las dos ediciones italianas del manual de Otfried Müller, que fue propiedad de Alfredo Adolfo Camús

Detalle de la portada de una de las dos ediciones italianas del manual de Otfried Müller, que fue propiedad de Alfredo Adolfo Camús

En el mundo de la investigación es fundamental que se articulen contextos adecuados para poder valorar en todo su alcance un hallazgo. El Catálogo Razonado de Manuales Hispanos de Literatura Clásica (CRMHLC) puede ser un ejemplo perfecto de lo que decimos. Hace tan sólo unos días hemos logrado establecer la filiación de un programa español de literatura griega de 1860, el de Santiago Usoz, con respecto a un fundamental manual que había sido publicado unos años antes y casi simultáneamente en inglés (1840) y alemán (1841), el de Otfried Müller. El hecho en sí acaso sería inapreciable si no supiéramos que este manual fue vertido al español unos años más tarde, en 1889, en lo que supuso, sin duda, la cumbre de la historiografía de la literatura griega en la España del siglo XIX. Lo más interesante del asunto, más allá del hecho en sí, es que ahora tenemos datos para hablar de una doble recepción de este manual en España. Cada una de las dos recepciones, la de 1860 y la de 1889, siguió diferentes versiones del manual de partida, y este hecho esconde una curiosa realidad cultural: el amor por Inglaterra y el amor por Alemania. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Para Ángel Ruiz Pérez

Santiago Usoz y Río (1815-1878) precedió en la cátedra de griego de la Universidad de Santiago de Compostela a Pedro Bartolomé Casal (1816-1886), profesor del que ya he hablado en otra de nuestras entregas. Si el primero, como ha visto Ángel Ruiz Pérez en un reciente estudio (Ruiz Pérez 2011), mostró una abierta simpatía por el protestantismo (debido a la influencia de su hermano, Luis Usoz), el segundo fue un fervierte católico. Esta realidad también da cuenta de una diversidad ideológica que termina haciéndose notar en los mismos documentos para la enseñanza que uno y otro publican.

Hoy quiero hablar de un pequeño documento docente que ha terminado por convertirse en un testimonio extraordinario para ilustrar no sólo la recepción del manual de Otfried Müller en España, sino, ante todo, la calidad de esta recepción. Usoz da a las prensas en Santiago de Compostela su Programa de Literatura Griega para el curso de 1859 á 1860 (Santiago: [s.n.], 1860 (Imp. de Manuel Mirás)). Se trata de un escueto programa fechado el dos de octubre de 1859. Curiosamente, parece que estamos ante el primer programa destinado a la enseñanza de la literatura griega, al menos por lo que nos consta. Sabemos que previamente se habían publicado dos manuales de literatura griega a cargo de Braulio Foz (1849) y de González Andrés (1855), ambos muy interesantes por diversas razones, pero no hemos encontrado hasta Usoz otros programas de curso. Sin embargo, el programa no responde aún a lo que es ya la nueva asignatura de literatura griega y latina legislada tras la ley Moyano. Como se dice en una nota final, el presente programa está concebido para alternarse con la enseñanza de la lengua griega. Está dividido en las secciones siguientes:

Tres lecciones introductorias, destinadas a la definición y fuentes de la literatura griega, los primeros pobladores de Grecia y los cantos populares primitivos.

Poesía épica (lecciones 4 a 11)

Elejía (sic) y Epigrama (lecciones 12 a 14)

Poesía lírica (lecciones 19 a 25)

Poesía teolójica (sic) y filosófica (lección 26, dedicada a los poetas órficos)

Primeros filósofos griegos (lecciones 27 y 28)

Primeros historiadores griegos (lecciones 29 y 30)

Predominio literario de Atenas (lecciones 31 a 52)

-Drama: tragedia y comedia

-Poesía lírica

-Poesía épica

-Prosa: oratoria y filosofía

Predominio literario de Alejandría (lecciones 53 a 57)

Literatura greco-romana (lecciones 58 a 62)

Literatura bizantina (lecciones 63 a 70)

El programa sigue, por tanto, un esquema predominantemente cronológico que abarca cinco grandes etapas, si no consideramos la previa, concerniente a los cantos populares primitivos: desde Homero hasta el apogeo de Atenas (recogido entre las lecciones 4 a 30), el apogeo de Atenas, el período alejandrino, el periodo grecorromano y el período bizantino. Observamos con sorpresa que la ordenación de los géneros poéticos antes del período literario de Atenas responde a lo prescrito por el manual de Otfried Müller, a quien el propio Usoz se refiere en estos términos en otra de sus obras, concretamente dentro de una de sus disertaciones:

Uno, a quien poco ha atajó la muerte, mientras proseguía sus investigaciones filológicas en Grecia, pondera la riqueza de las lenguas antiguas y hermanas de la griega, respecto de las vivas. (Usoz 1862, p. 20 y nota final 14)

Müller, en efecto, no llegó a ver terminada su obra, dado que de manera prematura encontró la muerte en la propia Grecia, en 1840. A partir de los manuscritos dejados por el autor en lengua alemana apareció una primera versión inglesa, incompleta, en 1840 (Müller 1840, traducida por G.C. Lewis [capítulos I a XXII] y J.W. Donaldson [capítulos XIII a XXXVI, hasta Isócrates]), y poco después, en 1841, se publicó una versión alemana basada tanto en los manuscritos y como en la propia versión inglesa ya publicada. Usoz siguió el esquema de Müller hasta Isócrates, utilizando para ello alguna de las ediciones posibles, es decir, anteriores a 1860, y vertiendo las expresiones inglesas a la lengua castellana[1]:

Müller (1840) Usoz (1860)
Tomo I

Early popular songs

Epic poetry

The elegy and the epigram

Lyric poetry

Theological and philosophical poetry

Tomo II

The early greek philosophers

The early greek historians

Literary predominance of Athens

 

 

Cantos populares primitivos

Poesía épica

Elegía y epigrama

Poesía lírica

Poesia teológica y filosófica

 

Primeros filósofos griegos

Primeros historiadores griegos

Predominio literario de Atenas

Por tanto, consideramos que, debido a sus conocimientos de lengua inglesa, Usoz tuvo que utilizar necesariamente una de las ediciones británicas de este manual, si bien observamos que para los tres períodos finales de la literatura no sigue la continuación del manual de Müller a cargo de Donaldson (Müller-Donadlson 1858), es decir, todo aquello que corresponde al predominio literario de Alejandría, la literatura Greco-Romana y la Literatura Bizantina. Esta última parte del programa, por lo demás, está menos elaborada.

La traducción española de 1889, a cargo de Ricardo de Hinojosa y prologada por Camús (Müller 1889), difiere de la que ha utilizado Usoz, dado que está basada en la cuarta edición alemana, continuada en este caso por E. Heitz. Desde un punto de vista de la historia cultural, el que Usoz recurriera a la versión inglesa responde, claramente, a factores propios de su circunstancia vital (particularmente, la figura de su hermano Luis y el amor a Inglaterra que profesan, desde autores como Blanco White, aquellos españoles que simpatizaron con el protestantismo). A comienzos de los años sesenta del siglo XIX el manual de Müller no suscitaba mayor interés en España, salvo en el caso concreto de Usoz (es por ello por lo que nos ha parecido tan excepcional esta filiación). Sin embargo, ya a partir del decenio de los años setenta la versión alemana cobró un nuevo interés al calor de la hegemonía cultural prusiana.

El manual de Müller nos ofrece, por tanto, dos transferencias culturales a España diferenciadas en el tiempo y también en la lengua de partida. FRANCISCO GARCÍA JURADO

NOTAS

[1] Descartamos la posibilidad de que hubiera utilizado alguna de las versiones italianas, que por la fecha de publicación también serían posibles: Istoria della letteratura greca di Carlo Ottofredo Müller; prima traduzione dall’originale tedesco, preceduta da un proemio sulle condizioni della filologia e sulla vita e le opere dell’autore per Giuseppe Müller ed Eugenio Ferrai (Firenze, 1859) y la Storia della letteratura della Grecia antica di Cristiano Ottofredo Müller; 1a versione italiana continuata da Domenico Capellina (Torino, 1858).

BIBLIOGRAFÍA

K.O. Müller, History of the literature of ancient Greece to the period of Isocrates by K.O. Müller. Vol. I, London 1840.

K.O. Müller y J.W. Donaldson, A history of the literature of ancient Greece from the foundation of the Socratic schools to the taking of Constantinople by the Turks being a contribution of K.Ö. Müller’s work by John William Donaldson in two volumes, London 1858.

K.O. Müller, Historia de la literatura griega hasta la época de Alejandro anotada y continuada por Emilio Heitz. Traducida de la cuarta edición alemana por Ricardo de Hinojosa con un prólogo del Excmo. Sr. D. Alfredo Adolfo Camus, Madrid 1889 (En t. II, aparece como fecha de publicación 1888).

A. Ruiz Pérez, “Santiago Usoz, catedrático en Compostela a mediados del XIX”, Mª J. García Blanco et alii (eds.), Antídoron. Homenaje a Juan José Moralejo, Santiago 2011, pp. 509-522.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Las metáforas de la tradición clásica: pluralidad de visiones

TEORÍA DE LA TRADICIÓN CLÁSICAMe he propuesto escribir una serie de blogs a lo largo de la segunda mitad de 2016 para glosar algunos aspectos de mi libro Teoría de la tradición clásica. Conceptos, historia y métodos (México, UNAM, 2016). Mi propósito no es otro que el de entresacar ciertos aspectos pertinentes, de entre los muchos que son tratados en este libro, con el fin de hacer unas consideraciones sencillas acerca de aspectos relativos al concepto, la historia y los métodos de la disciplina. En este sentido, desde el punto de vista conceptual, las metáforas que construyen nuestra actual idea de tradición clásica son sumamente pertinentes para hacernos una idea cabal de lo que es y significa esta disciplina, sobre todo de lo que esperamos de ella. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Normalmente, y casi sin ser conscientes de ello, al hablar de tradición clásica nos acuden algunas ideas (incluso imágenes) que consideramos estrechamente unidas a su propio concepto. En este sentido, la idea de “herencia” o de “transmisión”, junto a la idea de “pervivencia” o “fortuna” a lo largo del tiempo, son términos a los que recurrimos para dar cuenta de lo que es nuestra disciplina. No menos importante seria la idea de “iinfluencia”, pero acaso no hayamos pensado lo suficiente en el alcance que tienen tales palabras, más allá de ser meras expresiones sinónimas, en la construcción de nuestra idea de tradición clásica.

Un trabajo de Jorge Bergua, “La tradición clásica y el concepto de influencia“, así como otro, que conocí a posteriori, de Jorge Fernández López, “Los flujos de la tradición clásica en la poesía de Gerardo Deniz“, me han hecho ver con claridad lo productivo que es analizar las metáforas conceptuales que construyen el complejo concepto de la tradición clásica. En el primero, se desarrolla claramente la idea del “influjo” como “contagio”, mientras que en el segundo podemos ver la idea del “fluir”, tan cercana a la de “fuente”, como si, a la manera de un río, lo antiguo fuera fertilizando lo moderno. Ambas metáforas, la de la influencia y las fuentes, si bien no deben confundirse, resultan congruentes entre sí (nuestro sistema cognitivo tiene, entre sus funciones, buscar las analogías y congruencias entre distintas metáforas para configurar nuestros conceptos), aunque partan de presupuestos diferentes: el “contagio”, a la manera de un virus, en el primer caso, y la “herencia”, como una suerte de sedimento que se va depositando mediante el constante flujo, en el segundo.

Sin ánimo de “sentar cátedra”, entre las páginas 27 y 42 de la Teoría de la tradición clásica, concretamente bajo el epígrafe de “Metáforas entre el pasado y el presente”, he propuesto cuatro esquemas básicos en torno a los cuales se articulan las principales expresiones sobre la tradición:

a) Metáfora hereditaria: “tradición”, “legado” y “herencia”. Las idea de las “fuentes” y del “fluir”

b) Metáfora de la inmortalidad: “pervivencia” y “fortuna”

c) Metáfora del contagio: la “influencia” y el “influjo”

A tales esquemas cabría añadir ahora el más novedoso de todos, el de la “recepción”, que cabría denominar, siguiendo el propio discurso de sus principales cultivadores, como la “metáfora democrática”:

d) Metáfora democrática: la “recepción” y el “diálogo”

Frente a las tres primeras metáforas, donde hay una idea jerarquizada de la literatura (tan apropiada, por cierto, a la metáfora social del “clásico”, como el autor de la primera clase social), ésta última idea parte de la equipolencia entre antiguos y modernos y de su reciprocidad. De esta forma, si en los esquemas previos el autor clásico “transmite”, “pervive” o “contagia”, en este caso mantendría un atemporal diálogo con los autores vivos, que lo leen y revitalizan, pudiendo incluso reinterpretarlo desde su modernidad.

No voy a entrar en este blog en las implicaciones epistemológicas que implica cada metáfora, En cualquier caso, debemos saber que se articulan diversas concepciones de lo clásico en cada una de ellas, desde una realidad material y transmisible, pasando por una realidad viva que “transvive” o “resucita”, hasta la idea de un virus que contagia a los modernos. En la cuarta metáfora, la idea de lo clásico tiene que ver, sobre todo, con una materia que adquiere formas diferentes dependiendo de su recepción.

Podemos o no aceptar esta pluralidad de metáforas. Podemos, incluso, considerarlas meras formas de hablar. En cualquier caso, este libro propone, ante todo, una idea plural de la tradición, no un concepto unívoco, y es desde esa perspectiva múltiple como se puede llevar a cabo. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Comparatismo y literaturas clásicas: límites, relaciones, recepciones conjuntas

IMG_0333Ha sido una gran oportunidad (y espero que lo siga siendo el curso que viene) poder hacerme cargo de una asignatura completa del máster interuniversitario de filología clásica (UCM, UAM, UAH): “Literatura griega y latina: estudios de literatura comparada“. De esta forma, hemos tenido tiempo suficiente para poder reflexionar acerca de lo que el comparatismo (mucho más que una mera disciplina académica) puede ofrecer a la comprensión de las literaturas clásicas (mucho más que meras literaturas nacionales). Las líneas que siguen no son otra cosa que un mero resumen, intencionadamente impresionista, de estas doce intensas semanas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Impartir asignaturas en un máster permite una pequeña ventaja al docente: la de poder diseñar, dentro de unos parámetros razonables, el programa que va a impartir. En mi caso, recuerdo ahora cómo terminé de diseñar esta asignatura, viajando en tren desde Madrid a Valladolid. En el intento de que el planteamiento de la asignatura transcendiera el mero (y esperable) catálogo de comparaciones entre autores griegos y latinos, mi idea fue decididamente mucho más ambiciosa: que mis alumnos tuvieran una noción cabal y vital de lo que es y significa el comparatismo (Adrián Marino lo definía como una “militancia”) y que pudieran apreciar lo que tal marco podía ofrecer a la propia percepción y estudio de las literaturas que llamamos “clásicas”.

Es por ello por lo que rápidamente vi que la primera parte de esta asignatura tenía que recoger una serie de conocimientos teóricos y metodológicos esenciales al respecto. En primer lugar, quise que mis alumnos tuvieran claro el hecho de que la literatura comparada es mucho más que “comparar” autores, obras o géneros. Es así como surgió uno de los conceptos fundamentales que ha presidido nuestras clases a lo largo de estos meses: la idea de relación literaria y su naturaleza. Entre otras cosas, hemos manejado conceptos tan sutiles como los de “causalidad”/”casualidad” a la hora de analizar ciertas relaciones (entre otras lecturas, hemos repasado a Cioranescu).

También consideré fundamental, dado que la literatura comparada presenta una gran preocupación por los problemas de la historia literaria, que analizáramos lo que los antiguos pudieron entender por literatura griega y romana frente a lo que nosotros pensamos al respecto, como modernos herederos de la Ilustración.  No tardó en surgir, ya dentro de otro tema de esta primera parte, el asunto tan romántico de la originalidad y la imitación de las literaturas, tema donde entraron de manera natural las cuestiones estéticas, especialmente las propias de las estéticas de la modernidad. Finalmente, terminamos esta parte teórica desarrollando algunas cuestiones pertinentes acerca de los imaginarios que tales “literaturas” configuran en los tiempos modernos, en particular los imaginarios del Renacimiento y del Filohelenismo.

La segunda parte de la asignatura estuvo dedicada a la visión de un autor como Aulo Gelio, tan comparatista “avant la lettre”, sobre diversos autores griegos y romanos. La épica, el drama, la filosofía o la consideración acerca de los autores más recientes a su propio tiempo (en especial, los autores posteriores a Virgilio) vinieron a ofrecernos una suerte de museum literario (en este momento, evoco un texto de Clarín, cuando habla de su maestro Alfredo Adolfo Camús) donde surgían ideas tales como el problema de la traducción, el antiguo concepto de la imitación, la figura del autor frente a su obra, la sutil crítica literaria o la percepción de lo que para nosotros es la “literatura de nuestro tiempo”. Entre otras cosas, analizamos el texto de las Noches Áticas como paratexto de Plutarco, en lo que no deja de ser un acercamiento novedoso, dado que transciende el planteamiento positivista formulable como “Plutarco en Aulo Gelio” o similares: de manera particular, el juego de “leer un texto a partir de otro” (gracias a este trabajo, la doctora Katarzina Orchman se ha puesto en contacto conmigo desde la plataforma Academia.edu debido a que tiene intención de acometer una investigación sobre la lectura que de Plutarco hizo Gelio).

Asimismo, la naturaleza relativa de los textos y su inherente capacidad dialógica nos llevó hasta Bachtín y su empeño en hacernos ver la riqueza de voces que cabe encontrar en la literatura, más allá de los dogmatismos políticos. Gelio nos ha brindado, en suma, una oportunidad única para analizar lo que pudo ser el comparatismo mucho antes de que en el siglo XIX se fundaran las primeras cátedras de literatura comparada en Francia y los Estados Unidos.

En la tercera parte del curso hemos indagado (al tiempo que ensayado su formulación, algo que ha conferido a nuestra actividad académica una sana dimensión creadora, y no meramente repetitiva de materia ya sabida) acerca de un interesante concepto: las recepciones comparadas de autores griegos y latinos, tal como se van constituyendo desde la propia Antigüedad o a partir de ciertos autores modernos. Homero y Virgilio, Menandro y Terencio, Séneca y Plutarco, o San Basilio y San Jerónimo han constituido cuatro ejemplos señeros donde cabe ver cómo, desde un planteamiento común de relación literaria cabe encontrar diferentes interpretaciones en la propia naturaleza de tal relación. Las recepciones comparadas pueden crearse ya en la propia antigüedad o, simplemente, irse construyendo a través del tiempo, gracias a nuevos autores. En este segundo caso, hemos estudiado el caso de Montaigne y su asociación de Séneca y Plutarco en uno de sus ensayos del libro II, si bien desde fundamentales diferencias con respecto a cada autor. Lo común y lo diverso como tensión que dinamiza el quehacer crítico.

Cabe señalar, “last but not least”, los “aperitivos”, a saber, la presencia y breve comentario de alguna obra u autor clave del comparatismo al comienzo de cada clase. Claudio Guillén, Andrián Marino, José María Valverde (nulla aesthetica sine ethica), Ulrich Weisstein, George Steiner, Alejandro Cioranescu, entre otros, han roto el hielo, al tiempo que con su testimonio y labor han ido completando las nociones esenciales sobre el comparatismo como ciencia y manera de ver el mundo.

Toda esta labor docente y compartida durante tantas tardes gratas nos ha permitido entrever una obra pertinente y acaso necesaria: una literatura comparada para clasicistas. Considero que cualquiera que se adentre en esta forma de ver la literatura debe abandonar los prejuicios propios de los límites temporales y geográficos, épocas y naciones, así como el prejuicio del tiempo lineal, que no es el de la literatura, para poder abarcar los interminables senderos que se entrecruzan a la hora de analizar, pongamos por caso, a Virgilio desde Homero o desde Borges.

Una vez más, y esto es algo que no siempre ocurre, será un curso que durará para siempre. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Teoría de la tradición clásica: circunstancias de un libro

TEORÍA DE LA TRADICIÓN CLÁSICAAulo Gelio puso el título de “Noches áticas” a su libro misceláneo, en atención a las circunstancias que rodearon su escritura: la apacible noche en un lugar concreto y evocador. Mi Teoría de la tradición clásica. Conceptos, historia y métodos (México, UNAM, 2016) es un libro que tiene sus inmediatas circunstancias durante unos días pasados en el Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Quisiera dedicar estas líneas a esbozar algunos aspectos de esta intrahistoria vital. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Siempre he pensado que una bibliografía, por académica que ésta pueda ser, debe dar cuenta de una trayectoria, de los intereseses y curiosidades que nos van saliendo al paso en nuestro quehacer diario. En los ya lejanos días de 2007 publiqué un trabajo que dio comienzo a una dilatada reflexión: “¿Por qué nació la juntura “Tradición clásica”?“. En particular, me había interesado mucho un trabajo del profesor Gabriel Laguna acerca del origen de esta expresión, que él atribuía al impar filólogo Domenico Comparetti a finales del siglo XIX. Luego, a mediados del siglo XX, Gilbert Highet haría que esa etiqueta se universalizara en su libro titulado The classical tradition. Así es como entré poco a poco en la dimensión de los estudios conceptuales, y a “Tradición clásica” luego se fueron uniendo otros términos clave, como el mismo desarrollo semántico de “clásico”, “Renacimiento”, y las que he llamado las “metáforas de la tradición“, como “Pervivencia”, “Recepción”, y otras más. Todos estos términos configuran una historia que, por lo demás, no deja de estar vinculada con la Historia general de Europa y del Mundo.

Generalmente son las ideas las que vienen a buscarnos y salen a nuestro encuentro. Posiblemente, no habría pensando en llevar a cabo una pequeña historia de la disciplina que conocemos como “Tradición clásica” si no hubiera sido invitado a impartir una conferencia en el marco del “VII Curso de Actualización Científica y Didáctica sobre el Mundo Clásico. Vigencia y presencia del mundo clásico hoy: veinticinco años de estudios clásicos” (Universidad de Zaragoza. Zaragoza, 15 de marzo de 2013). En este contexto fue donde elaboré mi trabajo titulado “Metamorfosis de la Tradición clásica. Ayer y hoy“, donde ya se esbozaron las principales características que acabaría teniendo el libro de México.

Pero ya fue justamente, entre el Primer Congreso sobre Tradición Clásica, celebrado en la Universidad Nacional de Bogotá en 2014, y el IV Congreso Internancional de Estudios Clásicos, celebrado en la Universidad Autónoma de México, donde la monografía alcanzó la forma de libro que ahora tiene.FILOLOGICAS

Ahora recuerdo con gratitud y felicidad los felices días pasados en el Instituto de Investigaciones Filológicas. El profesor Eduardo Fernández me prestó su despacho para que pudiera resolver algunos problemas administrativos urgentes que habían surgido en Madrid. Fue entonces, entre problema y problema, donde, acaso para tomar aire, comencé a dar al original la forma definitiva que el libro ahora tiene, es decir, su estructura tripartita (Conceptos, Historia, Métodos) y algunas de las ideas que ya había ido apuntando a lo largo de los meses. No puedo negar que la emoción de estar en el Instituto de Investigaciones Filológicas sirvió de poderoso estímulo. El profesor David García, además, me ha dado la oportunidad de hacerlo realidad.

El libro, antes de aparecer, ya me ha deparado muy gratas sorpresas. Lo he puesto en práctica en el máster interuniversitario de clásicas, algunas de cuyas asignaturas imparto, y no puedo negar que durante ciertas clases el original se enriqueció considerablemente, Es por ello por lo que no he querido pasar por alto a los primeros testigos de este libro, mis alumnos, a quienes relaté por vez primera el contenido de estas páginas durante la primavera de 2015 en un aula de la Universidad Autónoma de Madrid: Irene Etayo, Gonzalo García Martí, Carlos Mariscal de Gante y Gema Segarra.

Además, los materiales del libro me “salvaron la vida” en octubre de 2015, donde tuve la suerte, pero también la responsabilidad, de dirigir un curso sobre Tradición clásica en el marco de la Sociedad Menéndez Pelayo. Allí cobré conciencia, mientras hablaba de Enrst Robert Curtius, de que el libro funcionaba y ofrecía, ante todo, un necesario contexto.

Pero ahora el libro ya es público y deja de ser un proyecto para convertirse en realidad compartida, a uno y otro lado del Atlántico. Pasé unas cuantas horas de la navidad de 2015-2016 corrigiendo pruebas, entre Madrid y Sevilla. Mientras realizaba la corrección sentía que llegaba a esa etapa final donde el libro ya estaba a punto de dejar de ser plenamente mío. Entonces acudían a mi memoria todos los recuerdos gratos de su escritura en bibliotecas, incluso en aeropuertos, y pensé con nostalgia en cómo pasa el tiempo. El momento más emocionante de esta etapa final fue cuando pude conocer la portada del libro, plasmada en ese simbólico barco que nos lleva, acaso, a una mayor concreción teórica de la asignatura, o, cuando menos, a un debate acerca de esta necesidad.

Como dije antes, mi admirado y estimado colega, el profesor David García, hizo lo posible para que este libro fuera una realidad. Además, ha tenido a bien escribir un bello prólogo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Recepciones comparadas de autores antiguos: ¿un novedoso planteamiento?

dante virgilio y homeroConocemos bien el dicho de que “no hay nada nuevo bajo el sol”, pero también sabemos que son los énfasis los que acaso suponen las verdaderas novedades en el ámbito de nuestros estudios. Hay autores antiguos, griegos y latinos, cuyas fortunas a lo largo de los siglos se han visto entrelazadas por razones diversas. ¿Pueden, acaso, tales relaciones “de hecho” configurar un objeto de estudio como tal? Gracias a la asignatura del máster interuniversitario de clásicas “Literatura griega y latina. Estudios de literatura comparada” estamos llevando a cabo un viaje extraordinario por ciertos autores, algunos conceptos y, cómo no, algunos “énfasis” que nos ayudan a proponer visiones nuevas acerca del comparatismo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Para Alejandro, Cristina, Gregorio, Marina, las dos Martas y Raúl, que me acompañan en este viaje

Las asignaturas del máster permiten al docente la pequeña ventaja de poder diseñar, dentro de unos límites razonables, el programa de lo que se va a impartir. Entre las materias que yo quería revisar en esta interesante asignatura dedicada a los estudios comparados o, más bien, las interminables relaciones entre la literatura griega y la latina (¿se trata realmente de dos literaturas?) me propuse estudiar un sutil fenómeno que, acaso por obvio, a veces pasa inadvertido ante nosotros. Me refiero a lo que llamo las “recepciones comparadas” o “conjuntas”. Homero y Virgilio, Epicuro y Lucrecio, Menandro y Terencio, Plutarco y Séneca o San Basilio y San Jerónimo son tan sólo ejemplos posibles, entre otros muchos, de tales recepciones. Nótese que asocio “parejas” de autores griegos y latinos, no “autores” como tal, y soy consciente, asimismo de que estoy considerando una notable diversidad a la hora de contemplar tales relaciones. En este caso, no es el especialista el que establece la asociación entre los autores, sino las propias recepciones, su devenir a lo largo de los siglos.

Es evidente que Virgilio quiso ser asociado a Homero. Lo que no sospechó Virgilio es que esta asociación tendría altibajos notables a lo largo del tiempo. Tengamos en cuenta que Virgilio pensaba en un autor llamado “Homero”, pero jamás pudo sospechar que acaso Homero no existiera. Ya durante los tiempos de la llamada “Querelle” de los antiguos y los modernos algunos pasajes de Homero fueron objeto de sospecha, al no estar escritos con el buen gusto requerido. No era admisible, por ejemplo, que una princesa como Nausícaa se encontrara lavando en el río al aparecer Ulises, desnudo y sucio. Era el tiempo del buen gusto como una cuestión universal y atemporal, y la épica culta tenía todas las de ganar en aquel entonces ante semejantes muestras. Sin embargo, desde Vico, que dudó de la existencia de un Homero de carne y hueso, llegaron luego los defensores de la épica popular frente a la culta, y esta circunstancia apartó algo a Virgilio de Homero, cuyos poemas pasaron a ser considerados junto a los de otras tradiciones épicas. En este sentido, me encanta un precioso libro que me regaló el profesor turinés Gian Franco Gianotti (mi maestro en el difícil arte de la historiografía de las literaturas clásicas) y que lleva el título de Tradizioni epiche e letteratura. Recordemos, no obstante, durante cuántos siglos la leyenda de la guerra de Troya se transmitió por medio de versiones latinas que hasta alimentaron historias tan románticas como la de Troilo y Cresida. En cualquier caso, si Homero vivió toda una época de esplendor gracias a la cuestión homérica, Virgilio recuperó su lugar a comienzos del siglo XX, debido sobre todo a la estética idealista de Croce. Borges dará un nuevo giro de tuerca a la relación entre los textos de Homero y Virgilio cuando recree los versos del primero desde su desconocimiento del griego y vea los de Virgilio como una pura nostalgia.

En otros casos, los autores latinos se convirtieron en una suerte de “sucedáneos” de los griegos. La misma creación literaria, cuando se hace eco de lo que ocurre en el mundo filológico, da cuenta de tales fenómenos. Constantino Cavafis recrea a dos espectadores en el teatro cuando se está representando una obra de Terencio. Uno de los dos espectadores se levanta para irse, indignado por lo que él considera una versión infame, en latín, de una obra griega del gran Menandro. Marcel Schwob, por su parte, nos coloca ante un poeta Lucrecio que tiene ante sí los textos de Epicuro. De esta forma, el texto perdido (que en el caso de Menandro se recupera, y que en España aparece por vez primera, gracias a Nicolau D’Olwer, en 1911) se vuelve una suerte de realidad anhelada, testigo mudo de un mundo helénico perdido.

Hay otros casos donde el autor latino puede ser anterior en el tiempo al griego, como vemos con Séneca y Plutarco. Tales autores aparecen asociados como depósitos de saber y moral, en la obra de Michel de Montaigne, que lee admirado sus obras, aunque tan sólo a Plutarco le dedica el cariñoso adjetivo de “nostre”. Pero el texto griego de Plutarco, que en este caso no se ha perdido, se traviste de francés renacentista gracias a la labor minuciosa de Amyot. Séneca y Plutarco conforman, no obstante, una pareja desigual, como ya vemos en el mismo Aulo Gelio, que denuesta al primero y admira al segundo, algo que luego despertará las críticas de Luis Vives contra Gelio y las iras del editor humanista Stephanus contra Vives.

También quería recoger en este curso un ejemplo de asociación entre antiguos autores cristianos. Alfredo Adolfo Camús aunó a San Basilio con San Jerónimo en la carta que dedica a su antiguo alumno y siempre amigo Emilio Castelar. Ambos autores, el griego y el latino, escribieron sendas cartas de invitación a la lectura de los clásicos paganos como preparación para las lecturas cristianas. Para San Basilio sus modelos son Platón y, cómo no, Plutarco. Para San Jerónimo su ideal está en la prosa ciceroniana. Esta unión entre autores cristianos de ambas iglesias, la de Oriente y la de Occidente, no parece ni inocente ni casual en Camús. Él mismo abogó por que un estudiante ortodoxo que se iba a licenciar en la Universidad Central de Madrid no tuviera que hacer el reglamentario juramento como católico.

De esta manera, cabe decir que el estudio de las recepciones comparadas arroja algunas características notables:

-Se trata de relaciones creadas por CAUSAS BIEN DIVERSAS: emulación, sustitución, polaridad…

-Se trata de relaciones DINÁMICAS, afectadas por imprevistos factores ideológicos y estéticos que van teniendo lugar a lo largo del tiempo

-Estas relaciones configuran RELATOS DE CRÍTICA LITERARIA susceptibles de configurar una HISTORIA

Tales son las ideas de partida que constituyen el esbozo de nuestra pesquisa. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Descrubrimiento filológico y literario de Hero(n)das: Murray y Marcel Schwob

Uno de los conocidos retratos de El Fayum, dode aparecieron los Mimos de Herodas.

Uno de los conocidos retratos de El Fayum, dode aparecieron los Mimos de Herodas.

Resulta interesante considerar cómo los descubrimientos de la filología pasan a ser también dominio de la creación literaria, y de qué manera la propia literatura a menudo se anticipa en el reconocimiento de las novedades. Este es el caso de la recepción que los entoces recién descubiertos Mimos de Hero(n)das tuvieron en el filólogo Gilbert Murray y el escritor (y filólogo) Marcel Schwob. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE.

El impar helenista Gilbert Murray publicó en 1897 un excelente manual de historia de la literatura griega cuya segunda edición apareció al año siguiente (Murray, 1898). Felizmente, su traducción al español apenas se hizo esperar (Murray, 1899). En cuanto a la actualización del conocimiento, resulta de gran interés el prólogo de la segunda edición, también reproducido en la versión hispana, pues en él se da cuenta de los hallazgos papiráceos más recientes de nuevos textos griegos, como los Mimiambos de Herodas (o Herondas) (Murrray, 1899: 18-21).

El papiro de Herodas, que había aparecido en El Fayum, fue editado por vez primera en 1891. A pesar de haber transcurrido ya unos seis o siete años, el descubrimiento no formaba aún parte de la theoria recepta, pues los Mimiambos seguían siendo más relevantes en calidad de textos supervivientes que por su contenido como tal (Fernández, 2006: 23). Por lo que hemos podido comprobar, el nuevo conocimiento requiere de, al menos, unos diez años para que sea asimilado dentro del propio discurso de un manual académico (García Jurado, 2014: 282). De esta forma, es significativo que Murray no hable todavía de tales Mimiambos dentro de la sección dedicada a la literatura helenística, sino tan sólo en el prólogo ya citado. Algo parecido ocurre, casi un siglo más tarde, con el nuevo hallazgo papiráceo de un poema de Cornelio Galo (Ossenbach Sauter) que, aunque publicado en 1979, todavía en la primera edición del The Cambridge Classical Literature ocupa tan sólo el lugar estelar de la portada y de una ilustración interior (Kenney y Clausen, 1982: 114-115).

La creación literaria, sin embargo, puede tomar la delantera con respecto a tales hallazgos. Así lo hará Constantino Cavafis al recrear la fragilidad de los papiros en uno de sus poemas. Lo curioso la recreación literaria no supone una impostura o falsificación, sino una suerte de “verdad ficticia”, de verosimilitud. Precisamente, los Mimiambos de Herodas fueron “reinventados” entre 1891 y 1892 por obra del escritor (y filólogo) francés Marcel Schwob (Stead, 1996). Tales recreaciones aparecieron publicadas en L’Écho de Paris entre el 19 de julio de 1891 y el 7 de junio de 1892; finalmente, en 1894 se recopilaron en forma de libro: Mimes, avec un prologue et un épilogue, par Marcel Schwob (Schwob, 1894). Si bien observamos que el nombre de Herodas no aparece en el título, tales Mimos supuestos pretenden completar literariamente sus propios Mimiambos. En ningún caso se trata de un intento de falsificación o de hacer pasar por reales semejantes mimos apócrifos. Ya en el propio prólogo de la obra, Schwob se encarga de dejar claro el ambiente de misteriosa ficción literaria que motiva su recreación, mediante la intervención fabulosa del poeta “Herodas” (que en ediciones posteriores aparecerá como “Herondas”):

El poeta Herondas, que vivía en la isla de Cos 
bajo el buen rey Ptolomeo, envió hacia mí una 
delicada sombra infernal a la que había amado 
en este mundo. Y mi habitación se llenó 
de mirra, y un ligero soplo heló mi pecho. 
Entonces mi corazón se pareció al corazón 
de los muertos: porque olvidé mi vida presente.
La amorosa sombra sacó de entre los pliegues 
de su túnica un queso de Sicilia, una frágil cesta 
de higos, una pequeña ánfora de vino oscuro y una 
cigarra de oro. Inmediatamente tuve el deseo de 
escribir mimos y sentí un cosquilleo en la nariz 
de las cocinas de Agrigento y el perfume acre 
de los puestos de pescado en Siracusa. Por las 
blancas calles de la ciudad pasaron cocineros 
arremangados, y muchachas flautistas de sabrosos 
pechos, y alcahuetas de pronunciados pómulos, y 
traficantes de esclavos de mejillas hinchadas 
por el dinero. Por las praderas azuladas por 
la sombra se deslizaron pastores, silbando y 
llevando brillantes cañas de cera, y queseras 
coronadas con flores rojas.
Pero la amorosa sombra no escuchó mis versos. 
Volvió la cabeza en la noche y sacudió de entre 
los pliegues de su túnica un espejo de oro, una 
trenza de asfódelos, adormideras maduras, y me dio 
uno de los juncos que crecen en las orillas del Leteo. 
Inmediatamente sentí el deseo de la sabiduría y del 
conocimiento de las cosas terrenales. Entonces vi 
en el espejo la temblorosa imagen transparente de 
las flautas y las copas y los altos sombreros 
y los frescos rostros de labios sinuosos, y se 
me apareció el sentido oscuro de los objetos. 
Luego me incliné sobre las adormideras, y mordí 
los asfódelos, y mi corazón se lavó de olvido, 
y mi alma cogió a la sombra de la mano para 
descender al Ténaro.
La sombra lenta y delicada me fue conduciendo 
por la hierba negra de los infiernos, donde nuestros 
pies se teñían de las flores del azafrán. 
Y allí añoré las islas en el purpúreo mar, 
las arenosas playas sicilianas rayadas de 
cabelleras marinas y la luz blanca de sol. Y la 
amorosa sombra comprendió mi deseo. Tocó mis ojos 
con su mano tenebrosa y vi subir a Dafnis y a Cloe, 
hacia los campos de Lesbos. Y experimenté su dolor 
de probar en la noche terrestre la amargura de 
su segunda vida. Y la Buena Diosa dio la rama 
de laurel a Dafnis, y a Cloe el favor del 
mimbreral verde. Inmediatamente conocí la calma 
de las plantas y la dicha de los tallos inmóviles.
Entonces envié al poeta Herondas unos mimos nuevos 
perfumados con el perfume de las mujeres de Cos y 
con el perfume de las pálidas flores del infierno 
y con el perfume de las hierbas suaves y salvajes 
de la tierra. Así lo quiso aquella delicada sombra 
infernal. (Schwob, 1997: 103-104)

Quien leyera este cuidado y onírico prefacio no sospecharía, evidentemente, del carácter puramente ficticio de los mimos que subsiguen. Sin embargo, puede que no le ocurriera lo mismo a un desprevenido lector que, acaso por casualidad, hubiera llegado de forma puntual a una de las composiciones por separado, tal como aparecieron inicialmente en la prensa. Los mimos que aparecen a continuación son composiciones ficticias cuya verosimilitud viene avalada por los subtítulos en lengua griega (curiosamente, tales subtítulos no se encuentran en la primera edición de la obra). Se trata de veinte mimos, algunos de ellos con títulos propios del mundo de Herodas, como “El cocinero”, “La falsa vendedora”, o “La golondrina de madera”. Junto a los mimos más cercanos a su modelo griego, acaso los más verosímiles, Schwob no puede evitar hacer alarde de sus habituales ejercicios de sincretismo de fuentes y de conferir a algunas de las piezas su genuino sesgo dramático (García Jurado, 2008: 96-97). Es el caso del mimo XIII, titulado “Las tres carreras”:

Las higueras han dejado caer sus higos y los olivos sus aceitunas, 
porque algo extraño ha ocurrido en la isla de Escira. Una muchacha 
huía, perseguida por un muchacho. Se había levantado el bajo de 
la túnica y se veía el borde de sus pantalones de gasa. Mientras 
corría dejó caer un espejito de plata. El muchacho recogió el espejo 
y se miró en él. Contempló sus ojos llenos de sabiduría, amó el juicio 
de éstos, cesó su persecución y se sentó en la arena. Y la muchacha 
comenzó de nuevo a huir, perseguida por un hombre en la fuerza de 
la edad. Había levantado el bajo de su túnica y sus muslos eran 
semejantes a la carne de un fruto. En su carrera, una manzana de oro 
rodó de su regazo. Y el que la perseguía cogió la manzana de oro, 
la escondió bajo la túnica, la adoró, cesó su persecución y se sentó 
en la arena. Y la muchacha siguió huyendo, pero sus pasos eran 
menos rápidos. Porque era perseguida por un vacilante anciano. 
Se había bajado la túnica, y sus tobillos estaban envueltos en un 
tejido de muchos colores. Pero mientras corría, ocurrió ese algo 
extraño, porque uno después de otro se desprendieron sus senos, 
y cayeron al suelo como nísperos maduros. El anciano olió los dos, 
y la muchacha, antes de lanzarse al río que atraviesa la isla de 
Escira, lanzó dos gritos de horror y de pesar. 
(Schwob, 1997: 116-117)

El nuevo mimo combina de manera original y sutil el mito de Atalanta e Hipómenes con el mito de las tres edades del hombre. Cabe cuestionarse en qué medida necesitaba Schwob de esta dependencia de Herodas para desarrollar una pieza literaria ya tan alejada del propio carácter jovial de los primigenios Mimiambos. En realidad, Schwob está desarrollando una creativa “traición” con respecto a su propio modelo, pero necesita tanto de él, es decir, de la legitimación que le proporciona, como los propios falsificadores cuando crean sus imposturas. Hay, pues, mecanismos que son comunes tanto a la propia intención de mentir como, simplemente, de fabular. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Bibliografía citada

Fernández, C.N. (2006): “Herondas por Herondas: autoficción en el mimo helenístico”, L’antiquité classique, 75, 23-39.

García Jurado, F. (2008), Marcel Schwob. Antiguos imaginarios (Ilustraciones de Gustave Moreau), Madrid, ELR Ediciones.

García Jurado, F. (2014): “La fíbula de Preneste y su difusión en España. Historiografia de la lingüística de la lingüística latina a comienzos del siglo XX”, en Velázquez, I. y Martínez, J. (eds.), (2014), 257-276.

Kenney, E.J. y Clausen, W.V. (eds.) (1982): The Cambridge History of Classical Literature, II: Latin Literature, Cambridge, University Press.

Murray, G. (1898): A history of ancient Greek literature, London, W. Heinemann.

Murray, G. (1899): Historia de la literatura clásica griega por Gilberto Murray, M.A. Profesor de griego de la Universidad de Glasgow, ex socio del Colegio Nuevo de Oxford. Traducida por Enrique Soms y Castelín Catedrático de Literatura griega en la Universidad de Madrid, Madrid, La España Moderna.

Schwob, M. (1894): Mimes avec un prologue et un épilogue par Marcel Schwob, Paris, Edition du Mercure de France.

Schwob, M. (1997): Mimos, traducción de Elena del Amo, Madrid, Siruela.

Stead, É. (1996): “Marcel Schwob face aux Mimes d’Hérondas: constitution d’une bibliothèque fantastique de l’Antiquité”, en Galand-Hallyn, P. (comp.), Les Décadents à l’école des Alexandrins, Valenciennes, Presses Universitaires de Valenciennes, n° 19, 77-93.

Velázquez, I y Martínez, J. (eds.) (2014): Realidad, ficción y autenticidad en el Mundo Antiguo: La investigación ante documentos sospechosos, volumen monográfico en Antigüedad y Cristianismo 29, 2012 (ed. 2014).

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

La estética idealista de la tradición literaria: “percibir lo entre las cosas”

 El canalillo de la Residencia de Estudiantes bajo la luz primaveral de Madrid


El canalillo de la Residencia de Estudiantes bajo la luz primaveral de Madrid

El vienes 11 de marzo participo en un congreso sobre Lorca, la Generación del 27 y los clásicos, que se celebra en la Fundación Pastor de Madrid. Tal circunstacia me ha hecho volver a mis estudios sobre el nacimiento de la filología clásica en España pero, sobre todo, a la propia idea de tradición literaria que durante los primeros decenios del siglo XX trataba de superar los esquemas positivistas de la “influencia”, la “imitación” y las “fuentes”. Mis reflexiones han girado en torno a tres textos: el “Soneto gongorino” de Lorca, el Vocabulario de don Luis de Góngora de Alemany Selfa y las ideas sobre tradición literaria que Pedro Salinas expresó en su libro titulado Jorge Manrique, o tradición y originalidad. Mi propuesta, en definitiva, consiste en algo acaso tan sencillo como audaz: estudiar la tradición literaria en los autores del 27 desde los presupuestos teóricos de su propia época. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Creo que pocas personas supieron expresar con tanta intensidad y concisión en qué consistía la nueva crítica estética de la literatura como el profesor y latinista Pedro Urbano González de la Calle. Lo hizo en una reseña dedicada a la literatura latina de Vincenzo Ussani que fue publicada en la revista Emérita en 1935: “percibir lo entre las cosas”, frase que él, a su vez, toma de Nicolás Salmerón. ¿Qué hay “entre las cosas”? Para algunos, simplemente nada, mero aire. Sin embargo, fue ese punto de vista el que dio lugar a la estética de la expresión de Benedetto Croce, o a la lingüística idealista de su seguidor, Karl Vossler, y también a la lingüística estructural de Ferdinand de Saussure. La necesidad de superar el positivismo, su historicismo determinante o su fe en el objeto de estudio inmutable, más bien la necesidad de superar los excesos de esta forma de fe ciega en la ciencia, dio lugar a una nueva corriente científica y espiritual que supuso, ante todo, una novedosa mirada sobre el mundo. A menudo es necesario que volvamos a recordar en qué consistía esta particular mirada “entre las cosas”.

Los estudios de tradición literaria y comparados se habían creado a finales del siglo XIX al calor de una concepción mecánica y causal de la literatura. Se trata de los llamados estudios de “A en B”, como “Horacio en España”, de Menéndez Pelayo. Los conceptos de “influencia” e “imitación” resultaban fundamentales para esta concepción de la tradición literaria, y el estudioso debía centrarse en el rescate de las, así llamadas, “fuentes” literarias de un autor moderno. Esta manera de entender la tradición fue convirtiéndose en una suerte de dogma, en algo natural e incuestionable. Sin embargo, autores tan diversos y, al tiempo, tan similares como Pedro Salinas o Jorge Luis Borges cuestionaron tal estado de cosas. La tradición literaria, así concebida, parece, más bien, un elemento que constriñe la originalidad del autor moderno. Nada más erróneo. Para Pedro Salinas la tradición es la “atmósfera” donde vive la moderna creación. La tradición también puede parecernos, debido a nuestra visión historicista, como algo antiguo y caduco. Una vez más, según Pedro Salinas, volvemos a equivocarnos, pues acaso no hay nada más actual que los textos antiguos cuando se convierten en elementos de incesante diálogo para un autor moderno. Dentro de la literatura el pasado se vuelve presente, y el presente alcanza toda su dimensión gracias al pasado, dentro de una visión no lineal del tiempo sobre la que tanto y tan bien reflexionó el poeta y crítico T.S. Eliot. De esta forma, la tradición no constriñe al autor moderno, simplemente le confiere toda la libertad que es posible imaginar, dado que la tradición literaria no es más que un sistema de elecciones y posibilidades, una virtualidad que incluso puede convertirse en azarosa, frente al mero mecanicismo causal del modelo “A en B” (es decir, “B se parece a A porque A ha influido en B”). Y, al tiempo que el nuevo autor elige, actualiza y dialoga con los antiguos, en la conversación acaso más sublime a la que un ser humano puede aspirar.

De esta forma, al concebir la tradición como virtualidad y no como mero hecho factual se da una salto cualitativo frente al propio concepto de la naturaleza de lo literario. Hoy día, cuando estudiamos aspectos de la tradición clásica en autores vanguardistas aplicamos muy a menudo ese método positivista que ellos rechazaron para su creación. El hecho de que a menudo sea tan poco reconocible un posible modelo literario quizá no constituya una mera circunstancia, sino todo un argumento esencial para entender que el método positivista no funciona en este caso. Al igual que Ortega, en su ensayo sobre la deshumanización del arte, reflexionó acerca de las implicaciones de lo figurativo frente a la abstracción, hay tradiciones que resultan menos evidentes o figurativas que otras. No es lo mismo la representación de Ícaro en un autor clasicista que, pongamos por caso, en Matisse.

Ícaro, de Matisse

Ícaro, de Matisse

Mi propuesta, por tanto, tiene que ver con una mayor preocupación y acribía a la hora de adecuar los métodos a nuestro estudio. El positivismo, con sus énfasis en las “fuentes” literarias, no nos ofrece la misma visión de la literatura y el mundo que el idealismo, que prima las relaciones entre las palabras y los textos. En cualquier caso, como creo haber dejado claro en mi futuro libro Teoria de la tradición clásica (Instituto de Investigaciones Filologicas, UNAM), no debemos aceptar un método como único y exclusivo, por bueno que este método sea. El pez es el único que no sabe que vive en una pecera. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Geografía sentimental: desde Roma a Edimburgo, en busca de Niebuhr

roma teatro marceloEl viaje, más allá del desplazamiento físico o de la visita a un lugar determinado, puede dar cuenta de un itinerario íntimo, nutrido de referencias y evocaciones que, acaso, tan sólo otro viajero puede compartir. La lectura de un estimulante artículo sobre el historiador romántico Barthold Georg Niebuhr (27 de agosto de 1776 – 2 de enero de 1831) escrito por Oswald Murray en la Revista de Historiografía despertó nuestra imaginación evocadora al situar a Niebuhr en dos lugares tan lejanos como míticos: Roma y Edimburgo. POR MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO Y FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Oswald Murray escribió un exquisito ensayo sobre una curiosa paradoja: Niebuhr, historiador de origen danés cuya actividad académica más importante transcurrió en las universidades de Berlín y de Bonn, ha tenido mucho más eco y presencia en el mundo anglosajón que en el germánico. Durante los míticos años del segundo decenio del siglo XIX, en la flamante Universidad de Berlín, se delinearon las líneas maestras de lo que iba a ser la universidad moderna. En ella, Niebuhr puso los cimientos de la historia antigua concebida más allá de la reverencia a los testimonios de historiadores como Tito Livio o Tácito. El artículo de Murray, sin embargo, no comenzaba en Berlín, sino en Roma. El autor del artículo había tenido el privilegio de habitar las mismas estancias donde había residido Niebuhr, precisamente en la rehabilitación moderna del teatro Marcelo. En septiembre de 2011 visitamos Roma durante un fin de semana. Poco antes de cruzar el Tíber pasamos junto a la sinagoga y el teatro Marcelo. En ese lugar no tuvimos más remedio que evocar aquella estancia del historiador en Roma, mientras descubría palimpsestos, o textos ocultos bajo otros textos, en la Biblioteca Vaticana. Niebuhr pudo vivir de primera mano la Roma antigua y soñar con antiguas baladas que contaban las viejas hazañas de los héroes, aquellas que después Tito Livio recogió, supuestamente, en sus primeros libros del Ab Urbe Condita.

edimburgoAquel mes de septiembre hacía mucho calor en Roma y esto nos llevó a pensar, como contraste, en las brumas y el frío de Edimburgo, a donde Niebuhr también viajó en otra circunstancia vital bien distinta. Edimburgo fue una ciudad donde las ideas ilustradas encontraron gran estímulo, como puede entreverse sólo con admirar las severas fachadas neoclásicas que jalonan la llamada New Town, verdadero prodigio del urbanismo del siglo XVIII. También viajamos hasta la fría ciudad de Edimburgo para completar este viaje sentimental desde el caluroso sur romano.

Si Niebuhr logró romper con los mitos de la historia de Roma intentando encontrar las bases de una historia científica, este mismo empeño dio lugar a los nuevos mitos románticos tanto de la historia antigua como de la medieval. Walter Scott noveló la historia, y su efigie se ve ahora envuelta en un edificio neogótico que no deja de ser el fiel reflejo de cómo la propia historia se reinventa para ser evocada. Thomas Macauly, menos conocido que Scott, se basó en los ensueños historiográficos de Niebuhr para recrear en verso las antiguas leyendas romanas, como si fueran baladas. Es por ello por lo que llegamos a la conclusión de que, en cierto sentido, Niebuhr acabó con viejos mitos para dar lugar a otros nuevos.

Sobre estas cosas fuimos charlando mientras recorríamos cementerios, monumentos de inspiración griega y la propia Royal Mile de la capital escocesa. Resulta realmente grato cuando podemos hacer de la historiografía todo un viaje sentimental. POR MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO Y FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Interpretar un legado bibliográfico: el caso de Alfredo Adolfo Camús

heinecciusLlevamos ya algo más de un año trabajando en el proyecto de investigación FFI2013-41976, «Historiografía de la literatura grecolatina en España 3: el ‘Legado Alfredo Adolfo Camús’ en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla» (2014-2016), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad. La investigación acerca del legado bibliográfico del profesor Camús nos ha llevado a algunas conclusiones teóricas interesantes que ahora paso a exponer en este blog. Están especialmente dedicadas a mis compañeros del equipo, pero no tengo inconveniente en hacerlas públicas. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Al personal de la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla, sine quibus non, con afecto y admiración

Entre el acervo de testimonios y documentos útiles para conocer mejor la vida y el pensamiento de Alfredo Adolfo Camús (1817-1889), el legado bibliográfico depositado actualmente en la “Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla” se muestra como absolutamente imprescindible. Al estudio de este legado hemos encaminado, por tanto, el proyecto de investigación HLGE3, ahora en curso. Sin la labor de recuperación de las PROCEDENCIAS de los libros llevada a cabo por la propia biblioteca (y aquí merece una mención especial Mercedes Cabello) hubiera sido imposible iniciar este trabajo de investigación. Hoy día, gracias a un trabajo sobre las Cartas de Justa Camús Aguado que aparecerá dentro de poco, sabemos que entre 1914 y 1921 ingresaron en la entonces llamada “Biblioteca del Decanato de Filosofía y Letras” unos mil libros de Alfredo Adolfo Camús, en realidad el resto de lo que había quedado sin vender desde que los heredó su propia hija, la citada Justa Camús. quien falleció en 1914. La colección, no obstante todo lo vendido, resulta aún rica y digna exponente de uno de los fondos bibliográficos más reconocidos en su época, como aún podemos ver en algunas noticias de la prensa:

Las bibliotecas famosas de Estébanez Calderón, de Carderera, 
de Gayangos, de D. Alfredo Adolfo Camus, hallaron ricos 
ejemplares en los puestos de la feria que acababan de recibir 
los restos de la biblioteca de los conventos y de las casas 
de los grandes. 
("La ilustración ibérica" del 3 de octubre de 1891)

Este carácter incompleto del legado implica, fundamentalmente, que debemos interpretarlo y no actuar simplemente de “notarios”. En este sentido, hay algunos criterios pertinentes de los que debemos partir, a saber:

a) No todos los libros de Alfredo Adolfo Camús forman parte del “Legado Camús”

Esta cuestión es absolutamente pertinente, pues incluso entre los libros de la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla que cuentan con alguna EVIDENCIA MATERIAL que los relacione con Camús, algunos ejemplares provienen de compras anteriores al ingreso del “Legado Camús” o bien de otro legado, el “Legado Valle”, que ingresó en 1914. Manuel María del Valle, antiguo alumno de Camús y profesor también de la Central, adquirió algunos de los libros de su maestro y tuvo la buena idea de constatar esta antigua procedencia. Esta cuestión abre, por tanto, las fronteras del “Legado Camús” a otros libros que fueron del profesor, si bien acabaron siendo vendidos en algún momento tras su muerte. Asimismo, hemos dado con libros de Camús en la santanderina Biblioteca de Menéndez Pelayo (gracias a la ayuda de sus bibliotecarios y, muy en especial, la de Rosa Fernández Lera), y en lugares mucho más lejanos, como alguna biblioteca de los Estados Unidos y de Alemania. Asimismo, di noticia hace un tiempo de la venta de un ejemplar de Camús.

b) El “Legado Camús” es sólo uno de los posibles puntos de partida para el estudio de su biblioteca

Habida cuenta de las ventas previas de muchos de los libros de Camús (desgraciadamente, no podemos saber de qué porcentaje se trata, pero hay que tener en cuenta que las ventas constatadas se extienden desde 1891 hasta, al menos, 1903), el legado bibliográfico debe ser considerado, dado su carácter fragmentario, como un acervo bibliográfico incompleto donde hay que suplir, en lo posible, tales carencias. El legado, por ejemplo, ofrece pocos datos acerca de las lecturas de literatura española que pudo llevar a cabo Camús. Hubiera sido impagable, dado el año en que estamos, conocer las ediciones cervantinas de un profesor tan amante de Cervantes como fue Camús. Por desgracia, tales cuestiones han de ser interpretadas mediante otros medios heurísticos.

c) Debemos establecer tres criterios básicos para reconstruir la “biblioteca ideal” de Camús

Habida cuenta, pues, de que no todos los libros que fueron propiedad de Camús están en el “Legado” y de que tal legado ofrece significativas ausencias bibliográficas, es necesario INTERPRETAR cuál pudo ser la biblioteca ideal de Camús mediante una serie de CORRELACIONES habidas entre tres aspectos clave:

-PRIMERA: las propias obras publicadas o promovidas por Camús. Camús cita a menudo libros que son de su propiedad. Es el caso de una edición de Francis Bacon que utiliza en su comentario a un fragmento de Afranio. En este caso, la EDICIÓN citada puede ponerse en relación con el propio EJEMPLAR que se conserva en su legado. En el caso de haber sido vendido tal ejemplar tendríamos al menos el indicio de su existencia gracias a la referencia bibliográfica. En este sentido, creo que Camús participaba de ese “vicio” tan propio de los bibliófilos de citar por medio de los libros que eran de su propiedad, por lo que tales citas resultan valiosas a la vez que pertinentes. La posibilidad de conjeturar EDICIONES a partir de ciertas referencias hechas por Camús es otro tema fascinante. La dra. Barrios Castro, en su estudio sobre la interesantísima edición que Camús hizo de los adagios de Erasmo, ha logrado conjeturar la edición concreta de la que Camús hizo uso. Esta conjetura de la edición no puede, sin embargo, ponerse en correlación con un ejemplar en cuestión (aunque todavía, por lo que ella misma me cuenta, puede haber espacio para las sorpresas). De esta manera, la diferencia entre EDICIONES y EJEMPLARES se vuelve más que pertinente en nuestro estudio.

-SEGUNDA: los TESTIMONIOS de terceros acerca de Camús. La prensa de la época está llena de testimonios acerca de Camús escritos, sobre todo, por antiguos alumnos. Entre tales testimonios destacan tres: la semblanza de Pérez Galdós y las necrologías de Clarín y Menéndez Pelayo. En tales testimonios cabe encontrar muchas referencias a los libros y lecturas de Camús. Gracias a Clarín, por ejemplo, yo mismo supe que Camús comenzó a utilizar a partir de 1871 el manual de literatura latina de Paul Albert, o que era un atento lector de Heinrich Heine. De la misma forma, una carta de Justa Camús a Menéndez Pelayo señala en una lista de libros a otro romántico alemán, Jean Paul, y aquí la fortuna me llevado hasta el ejemplar mismo en Santander. Tales testimonios indirectos completan, por tanto, las posibles ausencias en el legado. Naturalmente, estos testimonios indirectos sólo nos permiten adivinar un libro, como mucho una edición posible, que leyó y poseyó Camús, pero no ejemplares concretos, salvo en casos como el de Jean Paul.

-TERCERA. Las EVIDENCIAS MATERIALES de los libros. Las llamadas EVIDENCIAS MATERIALES que encontramos en los libros de Camús son diversas, tales como los ex libris, los super libris (en Camús, he llegado a encontrar su nombre grabado en la parte baja de algunos lomos procedentes de encuadernaciones modernas encargadas por él), dedicatorias o cualquier otro testimonio directo y visible que podamos encontrar en un ejemplar concreto. Lo más normal es la plasmación de su escueto ex libris escrito a mano sobre las portadas: “Ex libris A.A. Camus”. Es interesante observar que Camús apenas deja otras marcas de sus lecturas. En una amena conversación que mantuve con la dra. Marta Torres, directora de la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecella, ella me contaba que había un tipo de erudito-bibliófilo que no gustaba de dejar sus marcas de lectura sobre los libros. En el caso de Camús esto es rigurosamente cierto, si bien ahora tales notas serían más que valiosas.

En cualquier caso, es necesario que tengamos claras estas cuestiones y que, en la medida de lo posible, las apliquemos y hagamos que estén presentes en los trabajos que cada miembro del equipo estamos desarrollando con vistas a nuestra futura monografía. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Damnatio memoriae. ¿Se puede legislar la “condena al olvido”?

 La Puerta de Toledo, en Madrid, con la inscripción conmemorativa a Fernando VII


La Puerta de Toledo, en Madrid, con la inscripción conmemorativa a Fernando VII

Quienes nos dedicamos a los estudios clásicos sabemos que con la locución latina Damnatio memoriae (traducible como “Condena al olvido”) se denomina el castigo impuesto por el Senado de Roma a aquellos emperadores que quería borrar de la Historia para la posteridad. Quienes sufrían la referida damnatio eran supuestamente condenados, como diría Cicerón, a la terrible “sepultura del olvido”. Me gustaría considerar el valor que tiene para la Historia esta damnatio, y cómo la Historia misma no deja de ser un proceso, natural en sí mismo, de tal condena al olvido. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE 

Lo primero de todo, resulta curioso que la locución Damnatio memoriae sea, al igual que el término Humanismus, una acuñación moderna. Fruto del latín universitario de la Alemania del siglo XIX, la locución apareció por vez primera en la tesis doctoral de Johann Heinrich Gerlach titulada De damnatione memoriae (1869). La locución viene a referirse a lo contrario de la llamada “apoteosis” de un emperador, que conllevaría su divinización. Sin embargo, no deja de ser paradójico ver cómo algunos de los emperadores que sufrieron tal damnatio se encuentran hoy día entre los más recordados, como Calígula o Nerón, mientras otros han caído en el anodino limbo de ser únicamente nombres para los especialistas en Historia de Roma. Parece que la memoria de la Historia depende de muchos más factores que de una mera legislación, o de la decisión puntual de unos pocos.

Naturalmente las cosas no son tan sencillas a la hora de hablar sobre el recuerdo histórico del pasado. La calidad de tal recuerdo, su valor positivo o negativo, también es fundamental. Parece normal que este recuerdo se asocie al elogio, como los relativos a las tumbas romanas de los Escipiones. En general, todo aquello que englobamos bajo la denominación de Monumentum tiene que ver con el verbo latino monere (“hacer recordar”) donde sí parece estar implícita esta calidad positiva de la conmemoración. Los monumentos, por tanto, nos hacen recordar algo significativo. Sin embargo, la historiografía del siglo XVIII introdujo un elemento algo más elaborado con respecto a este recuerdo histórico. Me refiero a la capacidad de “distanciarse” con respecto al pasado, de forma que, pongamos por caso, un estudioso de la poesía mística no tenga que ser necesariamente un místico. José Antonio Maravall nos habla acerca de esta nueva actitud en su libro titulado Teoría del saber histórico. En cualquier caso, el relato de la Historia no se aviene bien con las estridencias y los fundamentalismos políticos. El historiador Tácito quería escribir su relato “sin ira ni partidismos”, algo que no siempre es fácil de conseguir. De esta forma, tal distanciamiento histórico nos puede llevar a respetar un monumento, por poco apego o afinidad ideológica que sintamos ante él, y este respeto supone una actitud mucho más elaborada que el simple iconoclasmo. ¿Quemaríamos una estatua de buda por el mero hecho de no ser budistas? Algunos sí lo harían. Al mismo tiempo, la interpretación de los antiguos monumentos ha ido cambiando con el paso de los años. ¿Alguien siente algún afecto por Fernando VII, “el deseado”, cuando contempla la madrileña Puerta de Toledo? ¿Quién puede leer y entender la inscripción latina que hay a cada lado de la puerta, incluido el error de REDUO por REDUCI? Y no contamos con el hecho, más arriba referido, de que los propios monumentos sufren procesos naturales de damnatio. Este es el caso de la inscripción latina que aparece sobre la puerta de las facultades de Filosofía/Filología de la Universidad Complutense de Madrid. La inscripción conmemora en latín los muertos del bando nacional que pertenecían a aquella facultad y murieron durante la guerra civil del 36 (en este caso, no se recuerda, como es natural, a los combatientes de las brigadas internacionales que hasta vivieron en el mismo edificio mientras era bombardeado). Curiosamente, el mármol y el paso de los años han hecho ilegibles aquellas letras donde concurre una fórmula propia de las tumbas romanas de la Via Apia (siste viator) y un texto bíblico (“muertos, todavía hablan”).

Creo, fundamentalmente, que es malo que los políticos legislen sobre la Historia o el lenguaje. Su poder (potestas) a menudo no se compagina con la debida autoridad (auctoritas) y actúan como elefantes en la cacharrería. Recuerdo que una prima de mi madre recortaba de sus fotos personales las cabezas de antiguos novios que había tenido. Ejercía, sin saberlo, una beligerante damnatio memoriae, decapitando aquellas figuras de hombres que en algún momento amo o sufrió. Simplemente hubiera tenido que esperar a que la indiferencia del tiempo surtiera sus efectos. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts