Los Estudios Clásicos desde la Bibliofilia: razones de un desencuentro

Noticia de las tiradas para la edición de Aulo Gelio en la Fundación Bernat Metge

Noticia de las tiradas para la edición de Aulo Gelio en la Fundación Bernat Metge

La semana que viene, entre los días 3 y 4 de diciembre, celebramos las primeras Jornadas sobre Bibliofilia y Estudios Clásicos en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla. Aprovechamos así la feliz circunstancia del inicio de un proyecto de investigación a propósito del profesor y bibliófilo Alfredo Adolfo Camús, en particular en torno a su legado bibliográfico depositado en la propia biblioteca histórica. Sin embargo, desde la configuración moderna de los Estudios Clásicos se abrió una brecha, acaso insalvable, entre el nuevo saber académico y el gusto por los bellos libros. Francisco García Jurado HLGE

La relación entre la Bibliofilia y los Estudios Clásicos se caracteriza por un curioso desencuentro durante la época moderna. Nuestra ponencia pone en relación, precisamente, dos textos fundamentales que aportan interesantes argumentos para valorar este desencuentro desde ambos ámbitos. El primero pertenece al erudito santanderino Menéndez Pelayo y está escrito desde el punto de vista de la propia Bibliofilia, despectiva a partir de cierto momento con respecto a las ediciones de los clásicos:

“No ha de negarse que hay hartos bibliófilos (si tal nombre merecen) 
acreedores a esta y aun a otras más acres y no menos fundadas 
censuras; y en verdad que se duda a veces entre la risa y la 
indignación al ver a ciertos acaparadores de libros estimar 
el mérito de los trabajos del humano ingenio por su mayor o 
menor escasez en el mercado, despreciando, v. gr., los clásicos 
griegos y latinos porque se encuentran a toda hora, en cualquier 
forma y en variedad de ediciones, al paso que dan suma importancia 
a los libros de jineta, de esgrima, de cetrería, de tauromaquia, 
de heráldica o de arte de cocina, por raros y difíciles de encontrar 
en venta. Y produce ciertamente triste impresión la lectura de 
muchos catálogos bibliográficos, cuyos autores para nada parecen 
haber tenido en cuenta el valor intrínseco de los libros, 
fijándose sólo en insignificantes pormenores propios más de un 
librero que de un erudito.” 
(M. Menéndez Pelayo, “De Re Bibliographica”)

Los clásicos, acaso demasiado comunes, quedaron relegados con respecto a libros que pertenecían a asuntos más raros y, por ello, preciosos para el coleccionista. Parece que el bibliófilo moderno dejó de sentirse obligado por atesorar en su biblioteca algunos ejemplares imprescindibles para cualquier humanista que se preciara, como ocurría en la famosa biblioteca que aparece en el “Cándido” de Voltaire, habitada por Homero y Virgilio.

Pero el desencuentro no sólo es perceptible desde el lado de los bibliófilos, también desde el de los clasicistas. Así lo podemos ver en este segundo texto, que pertenece al humanista escocés Gibert Highet y representa la crítica al punto de vista de los Estudios Clásicos:

 “Even the format of most classical books is ugly. The essential 
Teubner series, containing practically every Greek and Latin work, 
with Latin prefaces and a list of manuscript variations and 
conjectures, is hideous. The Oxford Classical Texts and the Budé 
series are better, buy the scarcely attract the reader. Why is it 
that one can buy an edition of Donne or Goethe which a pleasure 
to handle, and can hardly find a Juvenal or Euripides which does 
not look like a medical text-book?” 
(G. Highet, The Classical Tradition)

De esta forma, a partir de cierto momento, los bibliófilos dejaron de preocuparse por los clásicos grecolatinos, al no parecerles éstos suficientemente exóticos o raros. Los Estudios Clásicos, por su parte, generaron nuevas ediciones de autores grecolatinos (Teubner, Oxford, Belles Lettres, Bernat Metge) bien distintas de aquellas que, como las plantinas o las bodonianas, aunaban lo útil con lo bello. Aún así, los estudiosos de la Filología Clásica encontramos en estas ediciones académicas cierto “solaz bibliográfico”, como diría Menéndez Pelayo, que ya había dedicado uno de sus más conocidos poemas a un viejo libro escolar de Horacio. La propia Marguerite Yourcenar afirma en la notas a sus Memorias de Adriano que, durante su exilio americano, los tomos verdes y rojos de la colección Loeb eran su patria. Este amor por el libro discreto, el que sirve para el estudio y, por supuesto, no tiene los precios altísimos que encontramos en la alta bibliofilia, es el que vengo sintiendo desde hace años mientras confecciono mi Catálogo razonado de manuales de Literatura Griega y Latina en España (1784-1935)Los manuales presentan, en calidad de libros, algunas características que pueden atraer el interés del bibliófilo. Naturalmente, este es el caso de los ejemplares dieciochescos de Ibarra o la Imprenta Real dedicados a la entonces llamada “Historia literaria”. También ciertas encuadernaciones encargadas por los padres (recuérdese que aún hoy sigue viva la “tradición” de forrar los libros de texto para que no se deterioren con el uso corriente), los papeles de agua que aparecen en ciertos ejemplares, o sus notas manuscritas, pueden hacernos pensar en las características de un patrimonio bibliográfico educativo poco valorado, pero que ha sido fundamental para poder comprender el conocimiento de las literaturas clásicas en los escritores modernos. Cabría hablar, pues, una “Bibliofilia académica“, modesta pero no menos vivida que la Bibliofilia en su sentido estricto.

Muy diferente es el conocimiento que el bibliófilo no académico adquiere a partir de sus libros. A menudo, el mero amor por estos libros en calidad de tales, la mera curiosidad que se deja seducir por la belleza de los ejemplares, nos conduce a un especial conocimiento, que no es otro que el del bibliófilo propiamente dicho. Sin embargo, el formato del libro no tiene por qué mantener una mera relación arbitraria con el contenido, pero sí puede constituir un elemento seductor para el propio conocimiento. La belleza de la Materia Medicinal de Dioscórides, traducida por Andrés Laguna  e impresa en Amberes en 1555 hizo que un poeta moderno, Antonio Gamoneda, se interesara por la prosa médica humanista. La Naturalis Historia de Plinio traducida por Philemon Holland sedujo a Borges, que incluyó este ejemplar nada menos que dentro de su Aleph, y no menos seductoras fueron las xilografías de una edición virgiliana cuando hicieron pensar al escritor mallorquín Cristóbal Serra en un Virgilio melancólico e insatisfecho. Tal conocimiento puede parecer, desde el punto de vista académico, caprichoso, pero constituye uno de los aspectos fundamentales de la “historia no académica de la literatura grecolatina en los autores del siglo XX“, materia que viene ocupando mis ocios filológicos desde hace al menos veinte años.

Los actuales proyectos sobre patrimonio bibliográfico, como el que vamos a comenzar, sobre el legado Camús en la Biblioteca Histórica Marqués de Valcecilla, quizá tiendan un puente entre ambos mundos. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Fuentes documentales para el Catálogo Razonado de Manuales de Literatura Griega y Latina en España (1784-1935)

terradillosSi bien no hemos recibido más que una exigua ayuda económica, bienvenida sea, en estos tiempos de sequía, la financiación que acabamos de obtener en la convocatoria de Grupos de investigación 2014 UCM-Santander (Financiación de Grupos de Investigación Validados). Tras un año completo sin financiación alguna, 2015 se presenta, en su modestia de medios, como una pequeña puerta abierta al futuro. Entre otras cosas, queremos completar el Catálogo Razonado de Manuales, empresa en la que ya hemos invertido varios años y mucho, mucho esfuerzo. A continuación, recogemos lo que será su memoria de trabajo, destinada a valorar un precioso patrimonio educativo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Introducción. Antecedentes y estado actual del Catálogo

El “Catálogo Razonado de Manuales de Literatura Griega y Latina en España (1874-1935)” que venimos elaborando desde 2009 continúa, actualiza y amplía una parte concreta de la Bibliografía hispano-latina de Menéndez Pelayo. Se trata, en particular, de la sección dedicada a los manuales de literatura latina dentro de la miscelánea del tomo X, según la compilación póstuma editada por Enrique Sánchez Reyes (Menéndez Pelayo 1953, pp. 111-123). La relación de manuales llevada a cabo por Menéndez Pelayo quedó inconclusa, dado que ésta no fue más allá de 1857 ni contempla tampoco los manuales de literatura griega, que sí aparecen recogidos en buena parte dentro de la obra que Julián Apráiz (1874) dedicó a los estudios helénicos en España. El hecho de asumir la continuidad de esta parte de la Bibliografía de Menéndez Pelayo ha implicado, asimismo, razonar acerca de lo que es y de lo que no es un manual de literatura clásica, teniendo que bordear muchas veces este mismo concepto por diferentes razones. Entre otras posibles causas, está la propia novedad que supone la aparición de un manual de este tipo en la España de 1846, como manifestación de una nueva forma de concebir la enseñanza de la literatura clásica, precisamente al margen del conocimiento de la lengua a la que se remite. El divorcio entre el estudio de una literatura clásica y el de su lengua es lo que vino a suponer la página final del humanismo en sentido propio.

Por tanto, el “Catálogo” registra una parte esencial de la enseñanza de las humanidades clásicas en la España moderna, precisamente la de la docencia relativa a las literaturas griega y latina a partir de una progresiva independencia con respecto a la propia enseñanza de las lenguas clásicas. En este sentido, durante la ya dilatada investigación que venimos llevando a cabo para elaborar el “Catálogo” hemos constatado cómo el discreto mundo de las humanidades clásicas se convierte en perfecta (y a menudo trágica) caja de resonancia de los grandes avatares políticos de la época moderna. No es casual, a este respecto, que nuestro catálogo comience con un exiliado jesuita (Mateo Aymerich) y termine con otro republicano (Pedro Urbano González de la Calle). Ente ambos autores, siglo y medio de guerras y revoluciones, cuando no de implacables planes de estudio que terminaron cambiando radicalmente el viejo modelo humanista de educación.

Asimismo, consideramos de suma importancia que seamos los especialistas en una materia quienes acometamos la historia de nuestra disciplina, de manera que no quede en manos de personas que sienten como “ajeno” el contenido de esa materia. Será así como podamos llevar a cabo, en nuestro caso, un estudio de la enseñanza del latín y su literatura desde dentro, pudiendo apreciar la evolución interna de sus contenidos (entre otras cosas, los nuevos planteamientos de la gramática histórica, la impronta de la historiografía de la literatura romana que emana de la moderna Prusia, o el desarrollo de la filología clásica frente al mero aprendizaje de las lenguas antiguas).

El “Catálogo”, una vez completado, presentará la estructura siguiente:

Primera parte. Introducción al catálogo y a la historiografía de la literatura

1.1.- Introducción

1.2.- Características generales de la historiografía de la literatura griega y latina

1.3.- Los manuales

1.4.- Nuestro catálogo

1.5.- Bibliotecas de referencia y catálogos del patrimonio bibliográfico

Segunda parte. Catálogo de manuales

2.1.- Siglo XVIII: la nueva consideración histórica de la antigüedad

2.2.- Cambio de siglo: suspensión de la orientación historiográfica

2.3.- De la reforma de Gil de Zárate (1845) a la Ley Moyano de educacion (1857): romanticismo y liberalismo

2.4.- De la Ley Moyano de educación (1857) a 1868. Configuración de la materia específica de “literatura clásica griega y latina”

2.5.- De 1868 a 1895: historicismo y filologia comparada

2.6.- De 1895 a 1936: entre el idealismo y el positivismo. Hacia la filología clásica

Bibliografía general

En este momento, se está elaborando la catalogación comprendida entre 1868 y 1895 y queda por completar la parte de catalogación comprendida entre 1895 y 1936, que podemos esquematizar con las siguientes tablas:

2.5.- De 1868 a 1895: historicismo y filologia comparada

 

       
Regules y Sanz del Río 1871 y 1874 Madrid Universidad Central
Casal 1874 S.l. Universidad de Santiago
Rodríguez Losada 1874 Rivadeo Instituto de Casariego de Tápia
Díaz 1874 Barcelona Universidad de Barcelona
Canalejas y Méndez 1874-1876 Madrid Universidad Central
Villar y García 1875 Zaragoza Universidad de Zaragoza
Camús 1876 Madrid Universidad Central
Baehr 1878 y 1879 Madrid Universidad Central
Díaz 1879 Barcelona Universidad de Barcelona
Álvarez Amandi s.a. (1879) Oviedo Instituto de Oviedo
Villa-Real y Valdivia s.a. (1880) Granada Universidad de Granada
Álvarez Amandi 1879 y 1880 Oviedo Universidad de Oviedo
González Garbín 1880 Málaga Universidad de Granada
Álvarez Amandi 1881 Madrid Universidad de Oviedo
Casal 1881 Santiago Universidad de Santiago
González Garbín s.a. (1882) Granada Universidad de Granada
Pérez Martín / Ortega Rubio 1882 Valladolid Universidad de Valladolid
Campillo y Rodríguez 1882 Valladolid Universidad de Valladolid
Campillo y Rodríguez 1882 y 1883 Valladolid Universidad de Valladolid
Barbado y Patiño 1888 Sevilla Instituto de segunda enseñanza de Sevilla
Müller 1889 Madrid (Universidad Central)
Esperabé Lozano 1890 Salamanca Universidad de Salamanca

2.6.- De 1895 a 1936: entre el idealismo y el positivismo. Hacia la filología clásica

 

Banqué y Faliu 1895 Salamanca Universidad de Salamanca
González Garbín 1896 Granada Universidad de Granada
Murray 1899 Madrid Universidad Central
Bello s.a. (ca. 1900) Madrid  
Díez Lozano 1900 ¿Oviedo? Universidad de Oviedo
Pierron 1910 Madrid  
Bouchot s.a. (ca. 1912) Madrid  
Cejador y Frauca 1914 Madrid Universidad Central
Riba 1916

 

Barcelona Escuela de bibliotecarias de Barcelona
Laurand 1921 y 1925 Madrid  
Cejador y Frauca 1923 Madrid Universidad Central
Galindo Romeo 1924 Zaragoza Universidad de Zaragoza
Gudeman 1926 Barcelona  
Riba 1927 y 1928 Barcelona  
García de Diego 1927 Madrid  
Yela Utrilla 1927 Lérida  
Galindo Romeo 1928 Zaragoza  
Echauri Martínez 1928 Barcelona  
Gudeman 1928 Barcelona, Buenos Aires  
Norwood 1928 Barcelona  
Gudeman 1930 Barcelona, Buenos Aires  
Nestle 1930 Barcelona, Buenos Aires  
Henry s.a. (ca. 1930) Madrid  
Alemany Selfa / Cortés Rodríguez 1933 Madrid (Universidad Central)
Riba 1933 Barcelona  
Riba 1937 Barcelona  
Leo (Trad. González de la Calle) (1935), 1950 Bogotá Obra publicada en el exilio
       

Método de trabajo

Nuestro proceder desde 2009, año en que comenzamos la catalogación sistemática de los manuales de literatura griega y latina en España, ha consistido en articular un sistema de trabajo basado en (a) el trabajo de catalogación de los manuales, según un modelo de ficha preestablecido, y (b) la investigación asociada al catálogo a partir de planteamientos motivados por la propia catalogación y que a posteriori podía enriquecer la propia labor del catálogo. En este sentido, la catalogación de los manuales (a) y la investigación asociada (b) mantienen una relación de recíproco enriquecimiento, dado que sin la visión general que ofrece el catálogo no hubiera tenido lugar buena parte de los trabajos planteados y el catálogo como tal no hubiera podido enriquecer muchos de los aspectos abordados en él sin una profundización específica.

En lo que respecta a los trabajos de catalogación específica (a), en lo referente al modelo de ficha en particular, cada entrada se corresponde con una edición determinada del manual o programa de curso. Agrupamos más de un ítem cuando se requiera una explicación conjunta o no sea pertinente el desglose. El esquema seguido en cada una de las fichas es el siguiente:

1) Referencia bibliográfica completa del documento y descripción física, según las normas del Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español (CCPBE). Asimismo, citamos el código de referencia correspondiente del propio CCPBE o, en su defecto, recurrimos a una signatura de alguna biblioteca donde se encuentre el ejemplar y, en caso de no ser posible, a una obra bibliográfica concreta que dé cuenta de él.

2) AUTOR. Se ofrece una sucinta biografía del autor y, en su caso, del traductor, consistente en los datos básicos de su historia externa, como los años y lugares de nacimiento y muerte, su carácter laico o religioso, y los cargos profesiones que ocupó. Se trata, en definitiva, de datos que nos permitan poner en contraste unos autores con respecto a otros. Esta breve biografía tan sólo se ofrece cuando se trata acerca de un autor por vez primera. Consecuentemente, en las fichas siguientes de un mismo autor ya no repetimos la biografía.

3) OBRA. Se comenta el manual o programa de curso en atención, sobre todo, a su estructura. Asimismo, prestamos especial atención a la manera de ordenar la propia historia de la literatura, bien según géneros o períodos. Después de pasa al comentario de otros detalles, en el caso de que fueran relevantes, como la filiación del manual con respecto a otros manuales españoles o europeos.

4)  BIBLIOGRAFÍA. En caso de ser pertinente, se relacionan algunas de las obras publicadas por el autor, en especial las relativas a los estudios clásicos, y se ofrece bibliografía acerca de la obra comentada o su autor.

Objetivos para los que solicitamos la ayuda y plan de trabajo

Nuestro principal objetivo consiste en dar el impulso final a la elaboración del “Catálogo” (a) y la realización de un oportuno plan de “investigaciones asociadas” (b) que amplíen y completen el propio trabajo de catalogación bibliográfica. Habida cuenta de lo dicho, nuestros objetivos son los siguientes:

(a) Catálogo: terminar las labores de catalogación completando las dos secciones finales. Para ello, se requiere al acopio documental pertinente, cuando sea posible, y el acceso a algunas bibliotecas, cuando los documentos no sean accesibles más que por el medio físico. Entre las bibliotecas que debemos visitar, están la Biblioteca Nacional de España, la Biblioteca Marqués de Valcedilla, la Biblioteca de la Fundación Universitaria Española y la Biblioteca de Menéndez Pelayo.

(b) Investigación asociada: queremos plantear, una serie de trabajos de investigación concretos motivados, precisamente, por la investigación catalográfica. Estos serán algunos de los trabajos:

-La aportación de González Garbín a la historiografía de la literatura latina en España mediante su adaptación del manual de Teuffel

-Los incipientes estudios sobre humanismo español y tradición clásica a comienzos del siglo XX y su reflejo en la manualística

-La traducción del manual de literatura latina de Pierron a cargo de Vicente Blasco Ibáñez

-Los manuales escolares publicados bajo la dictadura de Primo de Rivera, concretamente entre los años 1927 y 1928

-La cuestión lingüística: los primeros manuales escritos en lengua catalana (Riba)

-La enseñanza de la literatura latina en la Universidad de Madrid: polarización política entre exiliados republicanos (González de la Calle) y adeptos al nuevo régimen (Alemany Selfa)

-La etapa mexicana del exilio de González de la Calle

Integrados en este proyecto, Salomé Blanco defenderá su tesis doctoral sobre Plauto en la época de la “Edad de Plata de la cultura española” y Carlos Mariscal de Gante ya ha comenzado a desarrollar, gracias a una beca de colaboración, su catálogo de clasicistas españoles exiliados tras la guerra civil española de 1936.

En resumidas cuentas, continuamos trabajando con proyectos cada vez más sólidos. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Nuevo curso, nuevo proyecto de investigación: el legado Camús (HLGE3)

reale enciclopedieEste nuevo curso, tanto mis colegas del equipo de investigación como yo mismo comenzaremos con una muy buena noticia: nos han preseleccionado el proyecto de investigación que solicitamos al Ministerio de Economía y Competitividad el  pasado mes de diciembre de 2013. Ha pasado casi un año desde que terminó el proyecto sobre los estudios clásicos desde la Ilustración al Liberalismo (HLGE0) y ahora, al fin, vemos recompensados nuestros esfuerzos con la continuidad de tales investigaciones. El nuevo proyecto se titula “Historiografía de la literatura grecolatina en España 3 (HLGE3): El “Legado Alfredo Adolfo Camús” en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla: estudio bibliográfico e historiográfico”, y será un privilegio colaborar con esta notable institución que es la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense. A continuación, ofrecemos el resumen del nuevo proyecto. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

A partir del siglo XIX y, sobre todo, de la generalización de la disciplina que conocemos como Historia de las literaturas griega y latina, no es posible estudiar la Tradición clásica sin una adecuada aproximación historiográfica, especialmente la relativa a las instituciones y la bibliografía académica destinada al mejor conocimiento de la Antigüedad. A este respecto, el “legado Alfredo Adolfo Camús” (ca. 1817-1889), catedrático de Literatura grecolatina en la antigua Universidad Central de Madrid, depositado en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla, resulta un fondo documental perfecto para este tipo de estudio, debido al carácter excepcional tanto del legado como del compilador. Al margen de los libros perdidos, el legado cuenta con más de un millar de obras de diversa temática literaria e histórica, donde destacan muy especialmente los libros antiguos y modernos dedicados a diversos aspectos de la Antigüedad clásica y el humanismo. La fecha de publicación de las obras conservadas discurre desde comienzos del siglo XVI (además de un incunable de finales del XV) hasta finales del siglo XIX.

catalogus morante 2En colaboración con la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla, pretendemos llevar a cabo un estudio sistemático de este riquísimo fondo bibliográfico en torno a dos grandes ejes:

a) su valor histórico y bibliográfico, encaminado a valorar el fondo como tal, así como las circunstancias de su ingreso en la biblioteca de la Universidad de Madrid

b) su valor historiográfico, encaminado a reconstruir el pensamiento de este insigne catedrático de la Universidad Central de Madrid a partir de sus lecturas y en relación con su propia obra, así como los demás testimonios conservados

Nuestros objetivos concretos pueden resumirse en los siguientes seis apartados:

(1)       Reconstrucción documental de las circunstancias del legado, comenzando por los intentos de venta previos y su ingreso definitivo en la biblioteca de la Universidad de Madrid a comienzos del siglo XX. Asimismo, debe establecerse las características de este legado en comparación con otros fondos similares, como el del Marqués de Morante, que todavía podemos conocer gracias al Catalogus librorum doctoris D. Joach. Gómez de la Cortina, March. de Morante, qui in aedibus suis exstant (Matriti, apud Eusebium Aguado, 1854-1870). Es también necesario estudiar el “legado Camús” como biblioteca excepcional de bibliófilo y erudito entre el siglo XVIII y el XIX, y determinar, en la medida de lo posible, el carácter de los libros perdidos.

maupassant(2)       Estudio sistemático de las obras literarias grecolatinas conservadas en el legado, desde las ediciones bodonianas del siglo XVIII hasta las más modernas. Este estudio debe ir encaminado a establecer el propio canon “liberal” de la literatura grecolatina clásica (con especial incidencia en las comedias de Aristófanes y Plauto) y la antigua literatura cristiana.

PLAUTO(3)       Estudio de los libros relativos al “Renacimiento” y su acuñación historiográfica a mediados del siglo XIX: es esencial que reconstruyamos a partir del legado la propia historia literaria del Renacimiento desarrollada por Camús mediante las conferencias impartidas en el Ateneo Científico y Literario. En este sentido, cabe establecer tres líneas de investigación bien definidas: (a) el Humanismo y el Renacimiento, (b) la Reforma, el Erasmismo y la historia de la imprenta y (c) el Siglo de Oro y la Oratoria sagrada.

erasmo en gouda(4)       Estudio de las obras literarias modernas depositadas, encaminado a determinar de una manera precisa las preferencias literarias y estéticas de Camús, que tanto influyeron después en los escritores que fueron sus discípulos (Pérez Galdós y Clarín): Manzoni, Goethe, Sterne, Poe, Musset y otros autores fundamentales.

COSTANZO(5)       Estudio sistemático de la manualística académica conservada en el legado: historias literarias y obras gramaticales. Este estudio debe estar encaminado a establecer la relación de tales libros con la propia obra docente de Camús en el terreno de la retórica, la historia de la literatura y la gramática. Asimismo, se presenta como absolutamente pertinente el estudio de los apuntes de clase conservados de sus clases (en particular, los de Pérez Galdós y Canalejas) y el posible hallazgo, durante el desarrollo del proyecto, de nuevos cuadernos de apuntes.

SANYO DIGITAL CAMERA(6)       Estudio razonado de los libros relativos a la erudición desde el doble punto de vista de las obras eruditas en general de los siglos XVII y XVIII, así como, de manera más específica, los estudios filosóficos, históricos y de orientalística del siglo XIX. Este estudio está encaminado a hallar las improntas y transferencias del pensamiento y la filología europea en Camús, como es el caso de la impronta del crítico Sainte-Beuve y los estudios sobre humanismo venidos de la Francia moderna. Asimismo, es muy pertinente analizar el catálogo de obras filosóficas, científicas e históricas debidas a autores tan señeros como Francis Bacon, Matías Gesner y Jules Michelet. Finalmente queda estudiar de manera específica el interés por Egipto y el antiguo Oriente reflejado en el legado, que convierte a Camús en un verdadero “amateur”.

Marie_Louise_Elisabeth_Vigée-Lebrun_001En este sentido, nuestro proyecto se incardina dentro de las directrices más actuales sobre el estudio de las procedencias de los fondos históricos, por un lado, y de la reconstrucción del pensamiento de un autor a partir de su biblioteca, por otro. Los muchos años de labor docente tanto en la Universidad Central de Madrid como en el Ateneo Científico y Literario convierten a Alfredo Adolfo Camús en una figura clave de la España del siglo XIX para poder comprender cómo se difundieron las humanidades clásicas entre los intelectuales, políticos y escritores más eminentes de su época.

orla de camusComo Grupo UCM de investigación, y en la línea de nuestros estudios historiográficos precedentes (proyectos HLGE0, HLGE1 y HLGE2), el nuevo proyecto HLGE3 se propone trazar la relación entre los estudios clásicos y su propia historia intelectual en los tiempos modernos a partir de uno de los legados bibliográficos más singulares y de una figura clave sin la que no podría entenderse el conocimiento de la literatura clásica en la España del siglo XIX.

A lo largo de los tres años que durará la ejecución del proyecto iremos dando cuenta de nuestros logros intelectuales. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Plinio el Joven y el Vesubio: la épica de la destrucción

El cinco de marzo de 2014 tengo el honor de cerrar una de las sesiones que dentro del marco de las “Jornadas Pompeyanas” se celebrarán en la Academia de Bellas artes de San Fernando. Voy a dedicar mi pequeña intervención a la “pequeña Eneida” que el escritor Plinio el Joven recreó en dos de sus cartas para describirnos la muerte de su tío, Plinio el Viejo, mientras exploraba la erupción del Vesubio, así como la salvación del mismo Plinio el Joven junto a su madre. Plinio el Joven quiso vivir aquel desastre natural como si de una nueva caída de Troya se tratara, de igual forma que, siglos más tarde, Primo Levi comparó las improntas humanas dejadas por la lava en Pompeya con la sombra de una niña aniquilada tras la caída de la bomba de Hiroshima. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Quienes murieron el año 79 en Pompeya bajo las cenizas, los gases y lava no supieron que aquella montaña que vomitaba fuego era, en realidad, un volcán. Esa ignorancia hizo que pareciera tan extraordinario e imprevisible lo que allí estaba ocurriendo. La víctima más conocida de aquel desastre, el erudito Plinio el Viejo, que estaba al norte de la bahía, quedó tan asombrado por lo que contemplaba desde lejos que decidió embarcarse para observar mejor el prodigio.
Su sobrino, Plinio el Joven, nos cuenta esta historia en una conocida carta dirigida a su amigo el historiador Tácito. Se trata del testimonio escrito más importante de la época, a pesar de que muchos historiadores lo cuestionan como poco fidedigno. Sin embargo, no todos los comentaristas han reparado en que la carta está escrita desde una interesante visión heroica que nos sugiere ver el desastre del Vesubio a partir de la comparación con la misma guerra de Troya.
Como hasta muchos siglos después no se supo que el Vesubio era un volcán, observamos cómo el mismo Plinio el Viejo sólo lo cita en su Historia Natural (14, 22) para decirnos que se trata de un lugar donde se crían ásperos vinos. A pesar de todo lo que sabía sobre el mundo conocido, Plinio no pudo adivinar que lo que él consideraba una fértil montaña acabaría también con su vida, como terminó con la de cientos de personas que apenas hoy conocemos. Él murió igualmente, qué duda cabe, pero morir tras haber dejado grandes escritos o hazañas implica, al menos, no morir del todo.
El Vesubio ya había sido escenario antiguo de sucesos históricos, pues fue allí donde comenzó su particular aventura liberadora el gladiador Espartaco. Sin embargo, el suceso que convirtió al Vesubio en protagonista de la historia antigua fue su espectacular y destructiva erupción. Así pues, lo que algunos atribuyeron a un cruel castigo de los dioses terminó encontrando al cabo de los siglos una causa natural, pues el Vesubio era un volcán. Esta afirmación, sin embargo, no sirve de nada si no tenemos en cuenta cuál es el concepto de volcán. El problema está en el hecho de que en latín no existía ni la palabra ni la idea de lo que era semejante cosa. Bien es verdad que ya Cicerón había hablado de las Vulcaniae insulae al referirse a las islas volcánicas o Eolias que se encuentran al norte de Sicilia, pero aún así no dejaba de pensar en el dios Vulcano como morador del Etna. La palabra “volcánico” nos remite, en principio, a este dios mitológico, el Hefesto de los griegos, engañado por Afrodita (o Venus, en el caso de que lo llamemos Vulcano) y dotado de extraordinarias habilidades en el uso de la fragua. Como es el dios del fuego, los antiguos situaban su fragua precisamente bajo el imponente Etna siciliano. Al cabo de los siglos, tuvieron que llegar a nuevas latitudes los navegantes portugueses para que se les ocurriera aplicar aquella poderosa imagen del mundo clásico a los nuevos volcanes tropicales que estaban descubriendo. Aquello fue lo que produjo un singular efecto de ida y vuelta, ya que los descubridores llamaron volcanes a desconocidas realidades que, sin embargo, ya eran antiguas. El imaginario grecolatino servía para comprender mejor lo que se iba descubriendo. El Etna, la antigua mansión de Vulcano, pasó por tanto a ser un volcán, al igual que ocurrió con el Vesubio.
Sin embargo, en la época de la erupción del 79, al desconocer las verdaderas causas naturales del desastre, aquel suceso pudo ser visto como una señal del fin de los tiempos. A los pensadores estoicos, como Séneca, les gustaba pensar de esta manera, interpretando así los fenómenos naturales como castigos ejemplares. Cuesta mucho entender que semejante destrucción sea tan gratuita, y algo parecido sintieron los mismos pensadores ilustrados, como Voltaire y Rousseau, ante el terremoto de Lisboa de 1755.
La caída de la piedra pómez y la ceniza sobre Pompeya bajo una interminable noche cuyos únicos resplandores provenían de la lava encendida creó un perfecto imaginario apocalíptico.Durante aquellas horas de incertidumbre, miedo y agonía, Plinio el Viejo se convirtió en un héroe a su pesar. Plinio el Joven nos relata la hazaña de su tío y su propia experiencia de lo sucedido. Sin embargo, este relato no tuvo crédito durante muchos siglos, hasta que la moderna ciencia de los volcanes pudo comprobar que lo que allí narrado suponía una precisa observación. Lo que en un principio fue considerado una fantasía de su autor terminó viéndose como un importante testimonio.
Así las cosas, no creemos que lo más importante sea el fenómeno natural en sí mismo, sino la propia vivencia que el joven Plinio nos narra de los hechos vividos. Las cartas suponen también un esfuerzo por comprender una terrible desgracia que Plinio, tanto por su educación escolar como por una necesidad de situarse ante la Historia, va a comparar con la propia caída de Troya.
La pequeña gran epopeya comienza cuando tío y sobrino se encontraban en Miseno, a unos 32 kilómetros del Vesubio. Su tío estaba entonces al mando de la flota de la región. Era verano, probablemente el 24 de agosto del año 79, hacia la hora séptima (la una de la tarde), cuando pudo verse a lo lejos un nube gigantesca semejante a un pino (hay que entender que un pino mediterráneo, de copa redonda). Por su situación, aquella gran nube de humo debía de provenir del monte Vesubio. El naturalista queda admirado por lo que ve y decide acercarse hasta donde se produce el fenómeno como algo digno de estudio. Para ello ordena que se le prepare una nave pequeña con el fin de hacer la travesía. Invita a su sobrino a acompañarle, pero éste rehúsa con la razón o excusa de que debe seguir con el trabajo de investigación encomendado por su propio tío.
Antes de partir ocurre un suceso inesperado que anticipa la desgracia: recibe Plinio el Viejo una petición de ayuda de unos amigos suyos que están cerca del Vesubio. En este momento, a la simple curiosidad se añade la voluntad de socorro, pues decide entonces enviar unas embarcaciones mayores en auxilio de los necesitados. Quizá la imagen más heroica de todo este relato sea la que nos permite imaginar a Plinio el Viejo navegando hacia el volcán en dirección contraria de los que huyen, bajo una lluvia de piedras.
Sin embargo, su embarcación no pudo acercarse tanto como él quiso hasta el volcán y se vio obligado a desviarse hacia Estabia, más al sur, donde estaba la villa de su amigo Pomponiano. Una vez allí, Plinio infunde ánimos y pide ser llevado a la sala de baños para quitarse la suciedad acumulada durante un viaje expuesto al humo y la lluvia de piedra. Desde allí se aprecia claramente que hay fuego en el Vesubio, lo que crea todavía mayor temor, pero él tranquiliza a sus amigos aduciendo que deben de ser antorchas dejadas por la gente que huye.
Una vez más, la incomprensión de lo que ocurre nos hace ver sólo lo que queremos. Tras la cena, Plinio duerme plácidamente en lo que iba a ser sin duda su última noche con vida. Este comportamiento deja patente la valentía del naturalista y militar, si bien es posible que su sobrino haya querido infundirle estos tintes heroicos para dar mayor dramatismo a su muerte. Como la lluvia de piedras persistía y parecía que la casa se iba a venir abajo, se decidió despertar a Plinio y valorar si era mejor permanecer dentro o fuera. La noche seguía siendo cerrada a la hora del amanecer, y ya no quedaba otra salida que acudir a la costa para intentar huir desesperadamente. Sin embargo, el mar era innavegable, por lo que quedaba excluida la única salida posible. Es entonces cuando a Plinio le sorprendió la muerte, quizá por causa de un infarto, sin sufrir mayores agonías.
Al otro lado de la bahía, su sobrino Plinio el Joven vive otra peripecia, aunque con mejor suerte. Cuando su amigo Tácito le pide que recuerde lo que le ocurrió también a él, se siente como Eneas ante la reina Dido al comenzar a narrar a ésta las desgracias de Troya. Esta comparación de situaciones ayuda a Plinio a entender mejor su propia experiencia, pues la educación clásica servía precisamente para establecer tales analogías y asimilar mejor nuestra propia experiencia.
Si Plinio comparó la destrucción de Pompeya con la caída de Troya, Primo Levi, en su poema “La niña de Pompeya”, tendrá como referentes a Anna Frank y la bomba de Hiroshima, pues cada época presenta sus desgracias ejemplares. Por tanto, Plinio el Joven nos refiere cómo continuó trabajando tras la partida de su tío. A sus diecisiete años, no era un joven demasiado consciente de la gravedad de aquellos temblores de tierra. Intentó seguir estudiando, quizá para intentar olvidar lo que ocurría fuera. Tanto él como su madre se habían refugiado en el patio de la casa, sin saber que estaban corriendo un grave peligro, pues las paredes circundantes podían venirse abajo en cualquier momento. Por ruego de un amigo salen e intentan huir. Fue allí donde se dieron cuenta de la verdadera gravedad de lo que ocurría, al mezclarse con la multitud aterrada. Dejaron atrás la población con el Vesubio en erupción a sus espaldas, y al volver la vista contemplaron, entre temblores de tierra, cómo el mar devoraba las playas, mientras la montaña continuaba vomitando fuego y piedras. Ante un espectáculo tan apocalíptico la única solución era seguir alejándose, pero tanto a su madre como a él les preocupaba la suerte de su tío. Sin embargo, Plinio obliga a su madre a continuar huyendo, a pesar de que ella prefiere permanecer expuesta al peligro. Llegó la noche, que algunos creyeron que ya sería eterna, y el propio Plinio creyó que el mundo iba a perecer con él. A medida que la lluvia de piedra y los temblores amainaron, Plinio y su madre regresaron a Miseno, a la espera de nuevas sobre su tío, a quien ya no verían más con vida.
Tras este episodio funesto, el Vesubio ya no volvió a ser aquella montaña fértil de antes. Su aspecto cambió, al desplomarse sus laderas y quedar un enorme cráter de unos once kilómetros de circunferencia. Las laderas boscosas y los olivares y viñedos de las faldas se tornaron en un paisaje gris. El poeta hispano Marcial describe la devastación de lo que en otro tiempo fue un lugar lleno de vida:
“He aquí el Vesubio, hace poco verde bajo la sombra de los pámpanos; aquí la noble uva había hecho desbordarse las cubas llenas de vino: éstas son las cumbres que Baco amó más que a las colinas de Nisa, en este monte danzaron los sátiros. Esta era la morada de Venus, más grata para ella que Lacedemonia, este lugar era famoso por el nombre de Hércules. Todo yace sumergido en llamas y en siniestra ceniza: ni los dioses del cielo hubieran querido que esto les fuese permitido.” (Mart. 4,44,1 trad. de Dulce Estefanía).
FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Tres intensos años: el proyecto de investigación HLGE0 (2011-2013)

LA APOTEOSIS DE HOMEROEl 31 de diciembre de 2013 ha terminado oficialmente el proyecto de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España.  De la Ilustración al Liberalismo”. Tres intensos años han concluido, pero durarán para siempre. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

A caballo entre dos siglos, el xviii y el xix, nuestro proyecto, denominado concisamente mediante las siglas hlge0, ha intentado establecer las claves diversas por las que se pasaba de una forma de entender el mundo, básicamente la ilustrada, a una nueva, que venimos definiendo con más o menos acierto como romántica. Procesos sutiles, de una parte, y también cambios bruscos, traídos por revoluciones y guerras, hicieron que nuestra visión del mundo grecolatino pasara desde las antiguas concepciones eruditas de los ilustrados a las modernas visiones nacionales de los estudiosos modernos. Resultaba todo un reto, sin duda, tratar de fijar algunas de estas claves históricas dentro de nuestro ámbito de estudio. Hace tiempo, en 2010, ya habíamos trazado un panorama semejante con respecto a lo que había ocurrido en el tránsito del siglo xix al xx, o la llamada «Edad de Plata» de la cultura española (1868-1936).

Por otra parte, la monografía que resumen una parte significativa de nuestros resultados y que ha visto la luz en diciembre, aunque escrita por diversos especialistas, debía dar una impresión de conjunto orgánico y armónico, en ningún caso de mera suma, y, por tanto, ese hilo conductor del paso de un contexto ilustrado a uno romántico tenía que funcionar como aspecto clave y común. En este sentido, desde hace tiempo venimos articulando lo que los entendidos llaman una «masa crítica» de especialistas en diversos aspectos de la historiografía de los estudios clásicos en España. Algunas de estas personas han colaborado fielmente en todas nuestras monografías. Sería ciertamente difícil abordar un trabajo de estas características desde una perspectiva unipersonal, aunque cada vez tenemos más claro que siempre debe haber una mente rectora, capaz de tener una deseable visión de conjunto que pueda articular el trabajo de todos. Como ha sido costumbre en nuestras dos monografías anteriores, hemos dividido la obra en cinco grandes apartados referidos a la enseñanza de las lenguas y las literaturas clásicas, las traducciones de los autores grecolatinos, el mundo erudito en general, el espacio literario y, finalmente, el espacio socio-político. Asimismo, y dado que estudiamos un lábil período histórico donde, precisamente, se está constituyendo todavía el moderno esquema de las Ciencias de la Antigüedad como un sistema de disciplinas de estudio, hemos recurrido para esta historiografía no sólo a filólogos, sino también a historiadores y expertos en epigrafía. Cada capítulo de la obra, por lo demás, intenta aportar una visión específica dentro de su contexto, pero no tanto como si se tratara de una pieza de mosaico destinada a cubrir un hueco ideal, sino de un modo mucho más transversal, buscando complementarse mediante coincidencias temáticas (más de un capítulo trata, por ejemplo, sobre Virgilio, o sobre los jesuitas expulsos) que se abordan desde presupuestos diferentes.

En definitiva, los tiempos de revolución y de profundos cambios que marcan el paso desde el siglo xviii al xix han dado lugar, asimismo, a crisis no menos profundas en el discreto panorama de la erudición clásica. Vidas como las del gigantesco Wolf o, más modestamente, un humanista como Luis de Mata i Araujo, terminan marcadas por todas estas mutaciones que a menudo, al ser vividas de primera mano, no terminan de hacerse comprensibles. De la enseñanza pensada únicamente para los nobles pasamos a un nuevo contexto destinado a la formación de ciudadanos. De la erudición acumulativa pasamos a la metáfora epistemólogica del arbor scientiarum, las ramas del saber. Nuestra actual visión del mundo clásico como algo especializado es en buena medida consecuencia de tales cambios, pues, no lo olvidemos, se trata de una visión de la Antigüedad construida sobre las nuevas bases de un mundo moderno, desde la Encyclopedie hasta la propia Revolución francesa. Y ahora nosotros, de igual forma, como si de un bucle donde la materia estudiada se identificase con las circunstancias de nuestro propio estudio, vivimos una nueva transición entre siglos, desde el xx al xxi, repleta de cambios que a menudo resultan traumáticos. Claudio Guillén señalaba en cierta ocasión el dramatismo que supuso para su maestro Vicente Lloréns, experto en las vidas de los exiliados románticos, el hecho de convertirse él mismo en un exiliado dentro de una nueva circunstancia. A menudo, quienes investigamos sobre un tema concreto de la Historia nos convertimos, asimismo, en juguetes de un devenir parejo.

Me queda expresar mi agradecimientos más sincero a quienes han colaborado en este proyecto con impagable entusiasmo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Virgilio, bucolismo y palingenesia en Eça de Queiroz

heliogabalo alma tademaCon motivo del II Colóquio Internacional “A Literatura Clássica ou os Clássicos na Literatura” (4-6 de diciembre de 2013, Facultad de Letras de la Universidad de Lisboa) hemos preparado el siguiente texto y presentación sobre el tema siguiente: “A cidade e as serras de Eça de Queiroz, o “esse adorável Virgílio”. Del bucolismo a la palingenesia”. Comentamos a continuación algunos aspectos del trabajo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE

A cidade e as serras (1901), novela póstuma de Eça de Queiroz (1845-1900), y su texto previo, el cuento “Civilização” (1892), esconden, como reacción a la literatura decadente encabezada por Joris-Karl Huysmans (1848-1907), interesantes claves históricas y personales simbolizadas, precisamente, por el poeta Virgilio. Tanto el cuento como la novela presentan varios aspectos que evocan, sobre todo, su primera bucólica, posiblemente aprendida por Eça de Queiroz durante los tiempos escolares. Podría pensarse, a simple vista, que el bucolismo tiene en la obra de Eça de Queiroz un único carácter pastoril e incluso nostálgico, pero cabe también estudiar el sentido regenerador que el poeta latino representa en ese momento, no lejano a la propia lectura que el pensador social Pierre Joseph Proudhon (1809-1864) había hecho, asimismo, de la Eneida. De esta forma, es posible trazar una interesante analogía entre las lecturas que Eça de Queiroz y Proudhon realizan del propio Virgilio.

eça de queirosCon este trabajo queremos proponer, asimismo, la posibilidad de plantear los estudios de Tradición clásica desde una perspectiva que vaya más allá de lo meramente factual. No es tan importante constatar la presencia de la primera bucólica de Virgilio en la obra de Eça de Queiroz como indagar en las RAZONES ESTRUCTURALES por las que tiene lugar esta presencia. Precisamente, la reacción contra el decadentismo de Huysmans, para quien Virgilio resulta un “insoportable pedante”, da lugar a un emotivo reencuentro con la poesía bucólica, convertida ahora en un poderoso argumento regenerador. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Direcciones electrónicas:

Texto de la ponencia:  http://eprints.ucm.es/23730/

Presentación: https://www.slideshare.net/pacogarjur/a-cidade-easserras-presentacin?utm_source=ss&utm_medium=upload&utm_campaign=quick-view

Información sobre el congreso: http://www.fl.ul.pt/cec/1895-ii-coloquio-a-literatura-classica-ou-os-classicos-na-literatura

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Liberalismo y estudios clásicos en la Universidad Central de Madrid: la escuela de Alfredo Adolfo Camús

camus libro 2002El lunes que viene, 25 de noviembre, tenemos las jornadas sobre liberalismo y estudios clásicos en la Universidad Carlos III de Madrid. Doy a continuación un resumen de lo que será mi intervención en tales jornadas. Francisco García Jurado HLGE

“Liberalismo y estudios clásicos en la Universidad Central de Madrid: la escuela de Alfredo Adolfo Camús”

Aunque asumo el riesgo que conlleva hablar de “escuela”, no dejo por ello de sentir la tentación de arriesgarme a plantear unas reflexiones acerca de la herencia intelectual que uno de los más eminentes catedráticos de la Central, Alfredo Adolfo Camús, pudo dejar en algunos de sus alumnos (que no discípulos) durante sus clases de literatura latina. Básicamente, al remitirme a tales alumnos, lo haré desde los testimonios de sus propios manuales de literatura latina. Esta doble circunstancia, a saber, la de haber sido alumno de Camús y la de haber publicado un manual de literatura latina, constriñe el elenco de personas estudiables básicamente a tres: Alberto Regules y Sanz del Río, José Canalejas y Méndez, y Antonio González Garbín. De sus obras, diversas tanto en contenido como en calidad, cabe encontrar todavía algunos rasgos propios de Camús que, sin ser identificables directamente como “liberales”, sí cabe relacionar con cierta visión liberal de la literatura latina, entre otros, la preferencia por el comediógrafo Plauto o la vinculación de las letras latinas clásicas con el Renacimiento pagano, frente a los imaginarios de la Edad Media. No lejos de estas impresiones está la propia fascinación por Erasmo, que dejó huella indeleble en otro de los alumnos de Camús: Benito Pérez Galdós. González Garbín, por su parte, supone una suerte de continuidad en la ruptura con respecto a Camús. Los tiempos cambian, y los presupuestos románticos van dejando paso, a la ciencia positiva. Garbín adapta la historia de la literatura romana de Teuffel, el gran manual prusiano del decenio de los setenta, y esto supone ya un nuevo paradigma: el postivismo. Al mismo tiempo, el mundo liberal, afín a tales presupuestos positivos, va quedándose “a la derecha” de los nuevos planteamientos dialécticos de los socialistas y los comunistas. Los manuales son, cómo no, pequeñas cajas de resonancia de la historia política y social de su tiempo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

* Este trabajo se inscribe en el proyecto de investigación FFI2010-14963, «Historiografía de la literatura grecolatina en España, de la Ilustración al Liberalismo (HLGE0)», financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (antiguo Ministerio de Ciencia e Innovación). 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Aulo Gelio y el siglo XVI

SANYO DIGITAL CAMERAJORNADAS DE OTOÑO

14 y 15 de noviembre de 2013

EL CANON DE LA LATINIDAD EN LA ENSEÑANZA: UNA CONSTANTE EN LA SOCIEDAD OCCIDENTAL MEDIEVAL Y RENACENTISTA

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

“Aulo Gelio y la literatura española del siglo XVI”

Francisco García Jurado (UCM)

1. Introducción

Estas notas tienen como fin poner de manifiesto la importancia que las Noches áticas de Aulo Gelio tuvieron, en calidad de “libro de libros”, en la configuración del canon de autores antiguos (en este caso, vamos a referirnos exclusivamente a los latinos) durante el siglo XVI, de manera particular en la lengua española. Cabe señalar, lo primero de todo, que este siglo es la gran centuria de Aulo Gelio, pues jamás sus textos circularon tanto, en buena medida gracias a las ediciones de Stephanus, y porque fue un escritor latino comúnmente citado, directa o indirectamente, por los propios autores del XVI, de manera que en cierto sentido no hacía falta leerlo para conocer los aspectos más relevantes de su obra miscelánea. En uno de nuestros trabajos, hemos mostrado cómo se podría articular una suerte de Noches áticas en lengua española sin salir de las diferentes referencias que tanto al autor como a su obra hacen los más eminentes escritores del XVI, en particular autores como Pedro Mejía y Antonio de Guevara. Tengamos en cuenta que Gelio no será traducido al español (¡y será de la lengua francesa, no de la latina!) hasta finales del siglo XIX.

En cualquier caso, nuestra reflexión sobre el canon de autores latinos en la literatura española del XVI y Aulo Gelio va a centrarse únicamente en dos aspectos concretos: su aportación terminológica a la moderna idea de canon (i.e., la acuñación del término “clásico” en los tiempos modernos) y la exclusión consciente que Gelio hace del autor hispano-romano Séneca, con las consiguientes reservas de Luis Vives y, a su vez, con la airada crítica que luego Henricus Stephanus hará de este último.

2. La idea de “clásicos”, o el papel de la casualidad en la literatura

El gran romanista Ernst Robert Curtius hace una oportuna reflexión sobre el papel que tiene el azar en la literatura cuando se refiere al gran éxito que la acuñación del término “clásico” adquirió en los tiempos modernos. Aquella denominación nació en Gelio como una forma de hablar medio en broma, mientras nuestro autor reproducía una conversación ideal mantenida por él mismo y su amigo Frontón. Gelio acudió a sus conocimientos de la Roma arcaica para rescatar el término que recibían los miembros más excelsos de una de las cinco clases en que se dividía la sociedad. Los classici eran, en definitiva, los miembros más solventes, o los más adinerados, algo que, trasladado al ámbito de la república literaria, se convertía en corrección gramatical. Aquella broma inocente se convirtió, gracias a la extraordinaria difusión de Gelio durante el siglo XVI, en una etiqueta común entre los humanistas, como ocurre con nuestro Luis Vives, que utiliza el término dentro de sus Diálogos de la lengua latina, esa obra que Arozín consideró como uno de los libros acaso más deliciosos de toda la literatura española. Precisamente, mientras los curiosos personajes que pueblan sus vitales páginas recorren una de las universidades más señeras de Europa, descubren cómo en la biblioteca ocupan una posición privilegiada algunos libros “clásicos” mientras otros, particularmente los escolásticos, son considerados meramente plebeyos. Gelio, sin saberlo, dio   con uno de los términos literarios más felices para hablar del canon, si bien jamás hubiera aspirado a tanto.

3. Séneca y los atisbos de un canon nacional

Uno de los capítulos de las Noches áticas está destinado a criticar la prosa de Séneca (Gel. 12,2). Por medio de ejemplos entresacados, Gelio nos dice que Séneca no es ni gran escritor ni tan siquiera un gran moralista. En realidad, los clásicos latinos de Gelio van desde Plauto a Virgilio, con el consiguiente olvido de aquellos autores que escribieron después. En cualquier caso, los clásicos de Gelio van más allá del consabido siglo de oro de la literatura latina. El tema es curioso, y tiene mucho que ver con la propia idea que Gelio tiene de las literaturas griega y latina, para quien no dejan de ser una materia acumulativa, acorde con su propia idea de la miscelánea. El asunto del menosprecio de Séneca quizá no fuera más trascendente si los lectores posteriores no le hubieran dado tanto realce. Vives fue uno de los más destacados críticos de Gelio por lo que nos cuenta acerca de Séneca. Probablemente Vives está sintiendo a Séneca, en calidad de autor hispano-romano, como parte de su bagaje cultural. Pero será Henricus Stephanus el que cargue luego contra Vives por su ataque a Gelio. Creemos que Stephanus consideraba a Gelio afín a Francia, dado que Favorino, el maestro de Gelio, era galo. Comienzan a surgir ya, en pleno Renacimiento, algunas de las lecturas protonacionalistas que tan gran desarrollo tendrán siglos más tarde gracias al romanticismo. La crítica de Stephanus se extiende a los españoles y es un buen ejemplo de los ataques filológicos que se lanzan incluso contra los muertos.

En cualquier caso, no deja de ser una paradoja que tanto Séneca como Gelio se convirtieran en precursores de un nuevo género literario que se iba a gestar durante el mismo siglo XVI: nos referimos al ensayo. En otro lugar hemos propuesto que Montaigne leyó la miscelánea de Gelio desde una nueva categoría imprevista: la de no ser ensayo. La visión acumulativa y aparentemente desordenada de las cosas, a la espera de que alguien encontrase un supuesto orden, dejó paso a una visión más personal que entendía ese “desorden” ya no tanto como una circunstancia, sino como una visión abierta del mundo, orientada sobre todo a reconstruir una literatura más cercana al dialogismo y la conversación. Este fue ya Montaigne, que leyó a Gelio directamente, pero también releyó aspectos de su miscelánea a través de la más moderna de Pedro Mejía (en la traducción francesa de Gruyet). La mera exposición erudita de asuntos gramaticales, tales como la differentia entre “mentir” y ”decir mentira”, se tornó en reflexión filosófica.

4. Conclusiones

No creemos que sea exagerado afirmar que Gelio es un autor clave para la configuración de la idea de canon en los primeros tiempos de la Europa moderna. El éxito editorial de sus Noctes, así como las incesantes imitaciones y citas de la obra, hacen que el siglo XVI sea una centuria áurea para Gelio. Asimismo, su curiosa lectura como no-ensayo lo convierte en un peculiar contrapunto frente a la modernidad.

Bibliografía

Francisco García Jurado, “La oralidad escrita del saber: Aulo Gelio y Michel de Montaigne”, Studia Philologica Valentina 2010, n.s. 9, 71-83

—-, “La ciudad invisible de los clásicos. Entre Aulo Gelio e Italo Calvino”, Nova Tellus 28/1, 2010, 271-300

—-, “Qué entiende Aulo Gelio por «Literatura griega» y «Literatura latina»”, J.B. Torres (ed.), VTROQVE SERMONE NOSTRO. Bilingüismo social y literario en el Imperio de Roma / Social and literary bilingualism in the Roman Empire, Pamplona, EUNSA, 2011, 69-82

—–, “Aulo Gelio y la literatura española del siglo XVI: autor, texto, comentario y relectura moderna”, Revista de Literatura 147, 2012, 31-64

—-, “«Mentir» y “«decir mentira». Una differentia entre la miscelánea de Aulo Gelio y el ensayo de Montaigne”, Atene e Roma 6, 1/2, 2012, 1-20

Francisco García Jurado

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Final de curso y hasta pronto

foto pacoEn octubre de 2012 publicamos la primera entrada del blog “Reinventar la Antigüedad”. Desde entonces, con una periodicidad mínima de una entrega por semana (el sábado), hemos ido ofreciendo información variada acerca de nuestra actividad investigadora. Trabajos en curso, conferencias y cursos, personajes e ideas han poblado estas páginas regularmente. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Llegamos, así, al final de un curso, 2012-2013, que recordaremos por sus especiales dificultades en todos los ámbitos. Podemos decir que, en nuestro caso, la voluntad ha suplido con creces la incertidumbre de los vaivenes económicos y políticos. Por ejemplo, nuestro proyecto HLGE0 termina en diciembre, y todavía no sabemos nada de la convocatoria de proyectos del Ministerio, que en otra época ya estaría resuelta por estas fechas. En estos casos, recuerdo siempre el verso de la Eneida donde Eneas le dije a su hijo, antes del combate con Turno, “hijo mío, aprende de mí el valor, de otros la suerte”. Poco más nos queda que el valor de seguir adelante con ilusión, de transmitir a los alumnos el entusiasmo al que los años y la experiencia van, cuando menos, relativizando. A pesar de todo esto, como digo, hemos logrado llevar a cabo nuestra monografía final, con más de veinte investigadores implicados en ella. Aparecerá a finales de 2013 en los anejos de Analecta Malacitana. Este blog también ha sido uno de los logros de este curso, y el somero repaso de sus entradas dará cuenta de los variados temas que la especialización también permite. Ahora, con tanto trabajo llevado a cabo durante diez meses, dejamos este pequeño mundo en suspenso para disfrutar de unas merecidas vacaciones. A pesar de ello, los destinos del viaje no serán tampoco indiferentes a la propia curiosidad por la historiografía, si bien ahora relativa a lugares más lejanos, pero no por ello ajenos. Volveremos para retomar nuestra actividad investigadora y dar cuenta de ella en el blog a partir de septiembre. Mientras tanto, recibid un cordial saludo. FRANCISCO GARCÍA JURADO. Grupo de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España”.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Preparación de la monografía: “La historia de la Literatura Grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo (1778-1850)”

Presentación de nuestra anterior monografía en el Instituto Internacional de Madrid.

Presentación de nuestra anterior monografía en el Instituto Internacional de Madrid.

Tras muchas horas de trabajo, sobre todo del profesor Ramiro González Delgado y yo mismo, editando y corrigiendo capítulos, ya comenzamos a ver nuestra nueva y tercera monografía. Esperamos que pueda estar lista para finales de este año 2013. En ella colaboran veintidós especialistas de diversas universidades y centros de investigación, incluido nuestro prologista, Joaquín Álvarez Barrientos, del CSIC, y confiamos que se convierta, al igual que ha ocurrido con nuestras dos monografías anteriores, en una obra de referencia en su campo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

«Transición» o «crisis» son palabras que forman parte de nuestro vocabulario y que a menudo marcan nuestras propias biografías personales. Pero son, ante todo, palabras que definen el paso de la Historia. Precisamente, cuando en 2009 solicitamos al entonces Ministerio de Ciencia e Innovación[1] un proyecto centrado en el tránsito de la historiografía de la literatura grecolatina en España desde la llamada Ilustración al Liberalismo, éramos plenamente conscientes de este sentido dinámico. A caballo entre dos siglos, el xviii y el xix, nuestro proyecto, definido por las siglas hlge0, trataba de establecer las claves diversas por las que se pasaba de una forma de entender el mundo, básicamente la neoclásica, a una nueva, que venimos definiendo con más o menos precisión o acierto como romántica. Procesos sutiles, de una parte, y también cambios bruscos, traídos por revoluciones y guerras, hicieron que nuestra visión del mundo grecolatino pasara desde las antiguas concepciones eruditas de los ilustrados a las modernas concepciones nacionales de los estudiosos modernos. Resultaba todo un reto, sin duda, tratar de fijar algunas de estas claves dentro de nuestro ámbito. Ya habíamos trazado un panorama semejante con respecto a lo que había ocurrido en el tránsito del siglo XIX al XX, o la llamada «Edad de Plata» de la cultura española (1868-1936), que ocupó nuestra anterior monografía. La obra resultante, aunque esté escrita por diversos especialistas, debía dar una impresión de conjunto orgánico y armónico, en ningún caso de mera suma, y, por tanto, ese hilo conductor del paso de un contexto ilustrado a uno romántico debía funcionar como aspecto clave y común.

Desde hace tiempo venimos articulando lo que los entendidos llaman una «masa crítica» de estudiosos en diversos aspectos de la historiografía de los Estudios clásicos en España. Algunas de estas personas han colaborado en todas nuestras monografías. Un trabajo de estas características sería ciertamente difícil abordarlo desde una perspectiva unipersonal, aunque cada vez tenemos más claro que siempre debe haber una mente pensante capaz de articular el trabajo de conjunto. A resultas de tales esfuerzos, y tras tres años de investigación, damos a la luz el libro que ahora, lector, tienes en tus manos. Como ha sido costumbre en nuestras dos monografías anteriores, hemos dividido la obra en cinco grandes apartados referidos a la enseñanza de las lenguas y las literaturas clásicas, las traducciones de los clásicos grecolatinos, el mundo erudito en general, el espacio literario y, finalmente, el espacio socio-político. Asimismo, y dado que estudiamos un lábil período histórico donde, precisamente, se está constituyendo todavía el moderno esquema de las Ciencias de la Antigüedad como un sistema de materias, hemos recurrido para esta historiografía no sólo a filólogos, sino también a historiadores y expertos en epigrafía. Cada capítulo de la obra, por lo demás, intenta aportar una visión específica dentro de su contexto, pero no tanto como si se tratara de una pieza de mosaico destinada a cubrir un hueco ideal, sino de un modo mucho más transversal, buscando complementarse mediante coincidencias temáticas (más de un capítulo trata, por ejemplo, sobre Virgilio, o sobre los jesuitas expulsos) que se abordan desde presupuestos diferentes. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE


[1] Nos referimos de manera más concreta al proyecto de investigación FFI2010-14963, “Historiografía de la literatura grecolatina en España, de la Ilustración al Liberalismo (HLGE0)”, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, donde se integra, asimismo, esta misma monografía.

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Literature versus linguistics: a conceptual approach

La Historia Critica Latinae Linguae de Walchius

La Historia Critica Latinae Linguae de Walchius

More than one hundred years separate the 18th century Historia Latinae linguae from the modern “History of the Latin Language” (“Geschichte der Lateinischen Sprache”). We propose a new way to study the history of classical philology: a conceptual approach BY FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

The Historia Latinae linguae belongs to the wide domain of literary history and it is at the origin of the “History of Roman Literature” (“Geschichte der Römischen Literatur”) which appeared by the end of the 18th century. Both the Historia Latinae linguae and the “History of Roman Literature” encompass the study of ancient Latin documents which, after W. S. Teuffel’s (c. 1870) work, will be reduced to a sort of pre‐history of literature. Such documents have been included within a new linguistic paradigm of the “Geschichte der Lateinischen Sprache”. As such, the eighteenth‐century Historia Latinae linguae cannot be understood in terms of the “History of the Latin Language”. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Electronic-version of this paper in: http://www2.dlc.ua.pt/classicos/7.%20FGarciaJurado.pdf

 

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Paseos didácticos: disfrutar con el conocimiento

SANYO DIGITAL CAMERA Como sabéis, este blog del Grupo de Investigación UCM “Historiografía de la literatura grecolatina en España” (HLGE) tiene una cita semanal cada sábado. Unas ocasiones se dedican al comentar un concepto historiográfico, otras un trabajo en curso, o bien una biografía destacada. Hoy, sin embargo, vamos a dedicar algunas líneas a hablar sobre los paseos didácticos que desde hace años venimos organizando por Madrid. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HGLE

Siempre he considerado que las tareas de investigación están vinculadas a algunos de los mejores momentos de nuestra vida. Esto es algo más importante incluso que aquello que descubrimos. Por ello, y de igual manera, cuando hay que divulgar los resultados, es esencial que lo hagamos de manera atrayente, tratando de mostrar esa pasión investigadora, es afán vital. Un biólogo o un físico pueden utilizar para su divulgación científica el laboratorio, e incluso convertir tales divulgaciones en espectáculos, como hacen algunos genios del MIT en Boston. Las investigaciones historiográficas tienen su epicentro en los documentos, bien procedentes de archivos, bien de bibliotecas, y suele creerse  que la exposición pública, a manera de comunicación o conferencia, es el cauce más adecuado para dar a conocer algo de lo que hacemos. No creemos que ésta sea la única fórmula posible. Desde hace años, y gracias, sobre todo, a las excursiones que hacemos con nuestros alumnos y a lo que era la Semana de la Ciencia en Madrid, nos pareció que los recorridos didácticos suponían una manera divertida y diferente de llevar a cabo tales divulgaciones. ¿Por qué contar dentro de una sala lo que se puede contar paseando? Es por ello por lo que fueron surgiendo los diferentes recorridos didácticos por Madrid que, lejos de ser excursiones turísticas, se convierten en desarrollos temáticos. Lo que vemos o visitamos es fruto de un trabajo previo, de un discurso historiográfico que va tejiendo paseos por el tiempo y la historia. Estos son los recorridos más significativos para dar a conocer nuestra labor:

SANYO DIGITAL CAMERA(1) “El Madrid de los humanistas, desde el siglo XX a la Edad Media”. Esta ruta por la historia de los centros educativos es ya un clásico de nuestras actividades y abarca resultados tomados de varios de nuestros proyectos de investigación. Institutos, universidades, colegios y academias célebres desfilan ante nuestros ojos por una ruta que abarca varios kilómetros y siglos a través del tiempo, pero que, sobre todo, nos lleva a reflexionar acerca de los vaivenes que la política impone siempre a la enseñanza. La ruta ofrece rincones deliciosos, como éste de la Academia de Farmacia en la calle que lleva el mismo nombre.

(2) “El Madrid de la Edad de Plata de la cultura española”, o “La segunda república de lasJun28&11 letras” desde la Residencia de Estudiantes hasta la Institución Libre de Enseñanza. Se trata de una ruta muy ligada a nuestro proyecto de investigación HLGE3 “Historiografía de la literatura grecolatina durante la Edad de Plata de la cultura española (1868-1936)” y ha terminado siendo una de las preferidas. Cuenta con momentos irrepetibles, como la pequeña clase en el salón de la Residencia, junto al piano de Lorca, el paseo por el ameno canalillo que circunda el recinto, o la visita al lugar donde Juan Ramón conocíó a Zenobia (http://lectoresaudaces.blogspot.com.es/2008/11/la-segunda-repblica-de-las-letras-viii.html).

Foto0052(3) “Goya y el idioma universal”, desde la Sacramental de San Isidro hasta el Panteón de Goya en San Antonio de la Florida. Esta ruta sirve para mostrar los resultados del proyecto de investigación HLGE0, dedicado precisamente al estado de los estudios clásicos desde la segunda mitad del siglo XVIII hasta la primera mitad del XIX, y destacaría como momento cumbre de la ruta el momento en que la Dra. Barrios Castro nos habla, frente al Palacio Real, del Cuaderno Italiano de Goya, evocando lugares míticos como Caserta. La excursión termina con la lectura del epitafio latino de Goya (http://lectoresaudaces.blogspot.com.es/2010/11/goya-y-el-idioma-universal-el-paseo.html)

(5) “El Madrid de Galdós y Alfredo Adolfo Camús” es un paseo por el Madrid galdosiano ySANYO DIGITAL CAMERA romántico, desde la Calle de San Bernardo hasta cerca del Teatro Real, donde tuvo Galdós su primera morada al llegar a Madrid. El alumno Galdós y su maestro de literatura latina, Camús, dialogan imaginariamente en esta ruta que se vuelve distinta durante la noche. Es maravilloso cuando puede visitarse el paraninfo de la Universidad Complutense como parte de la visita guiada (http://clasicos.hypotheses.org/286).

Foto0111(6) “Roma en Madrid”. Se trata de una actividad programada para una asignatura impartida en la Universidad Complutense, “Roma imaginada”. En ella, se intenta encontrar la evocación que de la ciudad de Roma se hizo en la propia ciudad de Madrid. Partimos de la Puerta de Toledo y llegamos hasta el puente de la Reina, donde el río Manzanares hace por un momento las veces del río Tíber (http://clasicos.hypotheses.org/109).

(7) “Madrid gótico y sublime. Ruta de las sacramentales”. San Isidro y San SANYO DIGITAL CAMERA
Justo, nuestros dos cementerios románticos, se convierten en los puntales de una ruta que comienza en el patio romántico del primero y termina en el Panteón de hombres ilustres del segundo. La estética de lo sublime y el historicismo arquitectónico constituyen el hilo conductor de esta ruta inigualable, apta para paseantes nostálgicos y amantes de la historia de la literatura en su versión más sepulcral (http://lectoresaudaces.blogspot.com.es/2009/10/madrid-gotico-y-sublime-una-excursion.html).

Foto0143(8) “Paseo por la utopía: Senda Real y Ciudad Universitaria”. Aprovechando la rehabilitación paisajística que se hizo de la Senda Real de Madrid, junto al Puente de los Franceses y la M-30, hacemos un recorrido inimaginable por el entorno de la Ciudad Universitaria de Madrid que termina en la Plaza de Ramón y Cajal. Campos de trigo, olvidadas estaciones de tranvía, o plazas que evocan antiguos claustros son parte de esta excursión que nos remonta a sueños perdidos y remotos (http://lectoresaudaces.blogspot.com.es/2012/03/la-ciudad-universitaria-espacio.html). Con el trasfondo del Guadarrama, esta excursión didáctica sirve para entender el concepto de un espacio simbólico que ha dejado de existir.

Estas actividades jamás hubieran sido posibles sin el entusiasmo de algunos de los componentes del grupo de investigación, como las Dras. María José Barrios Castro o Ana González-Rivas Fernández, el Dr. Javier Espino Martín, así como otras muchas personas que han colaborado con nosotros, algunas de ellas tristemente desaparecidas. Por supuesto, sin vosotros, quienes nos acompañáis con interés y cariño, todo esto sería impensable. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Métodos de trabajo en tradición clásica y comparatismo

P1070580Definir un objeto de estudio y, sobre todo, los métodos de investigación que lo contemplan es una tarea a menudo delicada. En especial, porque nuestros métodos de trabajo constituyen aspectos dinámicos y no deben quedarse estancados o reducirse a la condición de meras herramientas. Vamos a resumir en este blog cuáles son los grandes ejes de la investigación del Grupo UCM “Historiografía de la literatura greoclatina en España” con una serie de enlaces, de manera que las personas interesadas puedan acudir a su consulta y ulterior lectura. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO. HLGE

Comparatismo, Tradición clásica e Historiografía de la literatura grecolatina constituyen los tres grandes ejes de nuestro trabajo investigador. No se trata de compartimentos estancos, o de una mera ramificación de nuestros intereses de estudio, sino, más bien, de métodos complementarios acerca de un mismo hecho: la visión moderna de las literaturas clásicas desde las nuevas estéticas y presupuestos conceptuales de la modernidad. Conviene ahora que dediquemos unas breves palabras a cada uno de los tres aspectos:

A) El comparatismo, como diría Claudio Guillén, constituye, ante todo, un anhelo. Se trata de una corriente de estudio diversa y difícilmente reducible a un único método. Nuestra aplicación de los métodos comparatistas (tensiones, intertextos, convenciones y géneros) al estudio de las relaciones entre literaturas antiguas y modernas ha dado lugar a dos grandes propuestas: de una parte la teoría de los “encuentros complejos” y, de otra, la idea de una “historia no académica de la literatura grecolatina en el siglo XX”. No entraremos en mayores detalles, pero sí queremos ofrecer una definición del concepto de “encuentros complejos” donde se contemple, asimismo, una idea de “historia no académica”: “La conciencia de la Tradición Clásica convive con la nueva conciencia de la Tradición Moderna, y cabe una productiva interacción entre ambas. A esta relación múltiple entre los autores antiguos y modernos que va más allá de los consabidos modelos de influencia o imitación y cuyas relaciones imprevistas dan lugar a una suerte de contrahistoria de la literatura es a la que denominamos «encuentros complejos».” Hace ya bastantes años publicamos en el portal Liceus un trabajo relativo a la metodología del comparatismo aplicado a las relaciones entre literaturas antiguas y modernas que sigue siendo válido (http://www.liceus.com/cgi-bin/aco/culc/per/11000.asp). Este trabajo debe completarse con una nueva aportación metodológica mucho más reciente que incide, justamente, en la construcción de una historia no académica de la literatura concebida como viaje (http://eprints.ucm.es/14495/).

B) La tradición clásica y sus nuevos paradigmas vienen siendo también objeto de nuestro interés. En especial, nos interesan las cuestiones conceptuales, como es la de la misma acuñación del nombre más común de la disciplina en el período que va desde finales del siglo XIX a mediados del siglo XX, y los nuevos paradigmas de estudio, tales como la teoría de la recepción, la intertextualidad, la historia cultural y los estudios poscoloniales aplicados a la tradición. Sobre todo ello puede consultarse un enlace correspondiente a este mismo blog (http://clasicos.hypotheses.org/296).

C) La historiografía de la literatura grecolatina y los métodos historiográficos constituyen la faceta probablemente más hermética de nuestra investigación. El estudio de la construcción de materias como la historia de la literatura romana en la transición que va desde el siglo XVIII a comienzos del XIX constituye, sin embargo, todo un reto para poder entender cabalmente lo que ha significado el conocimiento de la Antigüedad en el transcurso de la historia moderna. Acerca de estos aspectos, cabe consular el estudio relativo a la primera historia de la literatura romana, la de F. A. Wolf (http://revistas.ucm.es/index.php/CFCL/article/view/CFCL0909110145A) o los antecedentes de la historia de las literaturas clásicas (http://eprints.ucm.es/15968/). En relación con la tradición clásica, es interesante apreciar la propia conciencia que de la historiografía de la literatura latina tienen los autores modernos (http://revistas.ucm.es/index.php/CFCL/article/view/CFCL0404120115A). Asimismo, venimos trazando la historia de los manuales de literatura latina en España (desde finales del siglo XVIII hasta 1936) en general (http://eprints.ucm.es/15968/) y, en particular, sobre los manuales románticos de literatura latina en España (http://eprints.ucm.es/15485/).

Una vez constituido este trípode metodológico, lo más interesante está, sobre todo, en el enriquecimiento que constituyen las miradas múltiples sobre un mismo objeto de estudio. Un ejemplo notable lo ha constituido, por ejemplo, el descubrimiento de la fuente historiográfica que Antonio Machado utilizó en su cuaderno Los Complementarios para hacer su ejercicio crítico sobre el poeta Virgilio. Los resultados de esta investigación aparecerán dentro de unos meses en el Bulletin Hispanique. En este caso, comparatismo, tradición clásica e historiografía de la literatura se conjugan admirablemente para dar lugar a nuevas miradas sobre el lugar de ser de la literatura. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Bases conceptuales para una historiografía de la lingüística latina

Museo Maffeiano de VeronaHistoria Latinae linguae y “Geschichte der lateinischen Sprache”, a pesar de su aparente similitud, esconden realidades conceptuales bien distintas. Aparece publicado en la revista Ágora (Universidad de Aveiro) nuestro artículo titulado “De la Historia Latinae linguae a la «Historia de la lengua latina»: literatura frente a lingüística. De Walchius a Stolz” (Ágora. Estudos Clássicos em Debate 15, 2013, pp. 171-194). Este trabajo forma parte de una serie que comienza con “La fíbula de Preneste y el nacimiento de la lingüística histórica del latín” (Javier Martínez (ed.), Mundus vult decipi. Estudios interdisciplinares sobre falsificación textual y literaria, Madrid, Ediciones Clásicas, 2012, pp. 127-136) y terminará con el titulado “La fíbula de Preneste y su difusión en España. Historiografía de la lingüística latina a comienzos del siglo XX.” POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Desde la dieciochesca Historia Latinae linguae hasta la moderna “Historia de la lengua latina” (“Geschichte der Lateinischen Sprache”) transcurren más de cien años. La Historia Latinae linguae pertenece al vasto campo de la Historia literaria, y de ella nacerá, a finales del siglo XVIII, la “Historia de la literatura romana” (“Geschichte der Römischen Literatur”). Tanto la Historia Latinae linguae como la “Historia de la literatura romana” albergan dentro de sí el estudio de los antiguos documentos latinos, que a partir de la obra de W.S. Teuffel (hacia 1870) se verán marginados a una suerte de pre-historia de la literatura. Tales documentos pasarán a integrarse dentro del nuevo paradigma lingüístico de la “Geschichte der Lateinischen Sprache”. De esta forma, la Historia Latinae linguae del siglo XVIII no puede entenderse en términos de “Historia de la lengua latina”. Vamos a ofrecer en este blog el texto correspondiente a la introducción del trabajo que aparece en Ágora:

La elaboración del Catálogo razonado de manuales de literatura griega y latina en España (1784-1935) está suscitando interesantes problemas con respecto a la propia manera en que deberíamos contar la historia de la filología clásica en época moderna. Para empezar, los documentos que venimos estudiando para el siglo XVIII sorprenden al investigador actual a la hora de clasificarlos, pues se nos presentan como una suerte de compendios eruditos acerca de todo aquello que ha sido escrito en latín y no pueden considerarse todavía como “historias de la literatura romana” propiamente dichas. De esta forma, asistimos a un importante salto cualitativo entre esos primeros compendios y las historias de la literatura, pues la concepción de la historia literaria en el siglo XVIII pertenece a un paradigma mucho más general que engloba materias tan diversas como el estudio de las obras literarias, la epigrafía o la propia lengua, sobre todo en su vertiente estilística. En lo que respecta a tales historias literarias, su formulación en el siglo XVIII se hace en términos de Historia Latinae linguae, denominación que no responde a lo que, más de cien años después, recibirá en lengua alemana el nombre de “Geschichte der lateinischen Sprache”. Ambas formulaciones, a pesar de su aparente similitud, esconden realidades conceptuales bien distintas, pues la formulación latina se creó antes de que se configuraran los nuevos paradigmas tanto de la historia de la literatura romana como de la lingüística, mientras la segunda es fruto, precisamente, del desarrollo de la gramática histórico-comparada aplicada al latín a partir del octavo decenio del siglo XIX. Este desfase entre la formulación dieciochesca y la decimonónica nos lleva a un aspecto clave para lo que debe ser la investigación futura en el campo de la historia de la filología clásica: la construcción conceptual de los nuevos objetos de estudio. Asimismo, este análisis nos permitirá encontrar las razones históricas por las que los textos latinos arcaicos pasaron a configurar el objeto de estudio preferente de la “Historia de la lengua latina”. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Tras las charlas sobre la “Metamorfosis de la tradición clásica”

SANYO DIGITAL CAMERALa experiencia de la charla del viernes 15 de marzo en la Universidad de Zaragoza y la del 19 de marzo en la Universidad de Almería no ha podido ser más gratificante. No han sido charlas normales, pues se trataba de introducir un factor distinto que cambiase el procedimiento acostumbrado de nuestra relación con el público: proporcionar el contenido de la charla días antes de que ésta tenga lugar mediante un repositorio. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Desde hace un tiempo, los repositorios científicos de las universidades van ocupando cada vez un lugar más importante en la propia difusión de los resultados. La idea de ofrecer resultados provisionales para su discusión no ha nacido ayer, pues viene siendo costumbre, sobre todo en en ciertas áreas de la investigación, que se maneje lo que conocemos como prepublicaciones o “preprints”. En ellos se confiere casi más importancia a una difusión previa y provisional de los resultados que a su propia presentación final y definitiva dentro del marco de una revista científica (que en algunos casos puede tardar años). Por ello, cuando el profesor José Vela me invitó a participar en el curso de filología clásica que se iba a celebrar en Zaragoza tuve claro desde un principio que iba a ensayar una difusión previa mediante el uso del repositorio institucional de la Universidad Complutense. Mi charla tenía que ver con los progresos que se habían dado en la disciplina que conocemos como Tradición clásica durante los últimos 25 años, y ello me permitió llevar a cabo un experimento en doble sentido: ensayar una historia de la disciplina (hasta ahora casi inédita) y dar cuenta de resultados provisionales de esta indagación a medida que iban apareciendo. Diversos blogs me ayudaron, por lo demás, a completar aspectos de mi estudio, al tiempo que algunos colegas, como los profesores Manuel López Muñoz (Universidad de Almería) o David García (Universidad Nacional Autónoma de México), atendían desde la red social a mis progresos. Este trabajo en curso (work in progress) motivó unas naturales expectativas sobre el interés que supone hacer una historia de la disciplina. Tras dos meses de intenso trabajo prepubliqué un texto en el Repositorio de la UCM (http://eprints.ucm.es/20155/), al que se ha sumado una presentación en power point (https://www.slideshare.net/pacogarjur/la-metamorfosis-de-la-tradicin-clsica) y un vídeo (https://www.youtube.com/watch?v=5CsSmM1W54M) que grabé en el campus de la Universidad de Columbia en 2009. Ahora, también he adjuntado algunas fotos tomadas de las propias conferencias de Zaragoza y Almería. El público asistente contaba con los documentos previos, que había enlazado a un blog anterior a éste. Con todo ello he logrado un mayor conocimiento de causa ante el público, especialmente el alumnado, que ha asistido a las charlas. Ayer mismo tuve ocasión de comprobarlo en la interesante batería de preguntas, cuestionamientos y dudas que se expusieron públicamente tras mi intervención. Lo cierto que es que esta vez tengo una sensación de que la zanja que normalmente se abre entre el público y quien expone se ha vuelto un poco más pequeña. Incluso, hay algunas personas asistentes que ahora podrán leerme gracias a las redes sociales.

Hay quien prefiere leer en alto su texto durante una conferencia. Las razones que se aducen son normalmente el problema del tiempo y la preocupación por no olvidar contenidos. Leer en alto una conferencia hace que se pierdan otros factores que acaso también cuentan, en especial lo que los latinos llamaban en oratoria la ACTIO o puesta en escena. Si el problema es realmente el miedo a que se pierdan contenidos durante la charla, quizá lo mejor sea darlos a quienes asisten con tiempo suficiente de antelación para que puedan traer ya sus ideas previas. En mi opinión, la conferencia es una ocasión especial para “ver” a quien interviene, sus actitudes y amor por lo que cuenta.

Por lo demás, nuestros resultados de investigación deben seguir buscando cauces ágiles y adecuados para su mejor difusión. Ésta no tiene que reducirse a un único medio, y el juego entre la provisionalidad y la exposición de resultados finales supone un interesante ámbito por descubrir y recorrer. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts