La larga gestación de un artículo académico: de la idea a la publicación

IMG_2263A menudo tengo que tratar con personas jóvenes que comienzan a adentrarse en los procelosos vericuetos de la investigación académica. Este hecho me enfrenta a mí mismo ante problemas o cuestiones que considero “obvios”, pero que en la práctica no lo son tanto. Uno de ellos, y no el menos peliagudo, es el de la conveniencia de ofrecer resultados académicos cada cierto tiempo en forma de artículos en revistas especializadas. Un día, tratando de explicar a una de estas personas el proceso que entraña la elaboración de un trabajo de este tipo, me di cuenta de su complejidad. Intentaré dar cuenta aquí de algunos aspectos oportunos desde mi propia experiencia académica. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

SOBRE QUÉ INVESTIGAR. Jamás ha sido tan oportuna como en este caso esa manida frase de que “nada nace de cero”. Una persona joven debe, en este sentido, intentar adecuar lo deseable (“sobre qué temas le interesa investigar”) a lo “posible” (“sobre qué puede investigar, realmente”). Imaginemos que a esta persona le gusta, pongamos por caso, el tema del “amor en la literatura grecolatina”. Este es un asunto inabarcable, incluso durante toda una vida de trabajo, por lo que, siguiendo los consejos de Umberto Eco, debería ir constriñendo este marco de estudio a algo tangible y observable. Imaginemos que esta persona tiene relación con un departamento de clásicas donde hay un buen profesor de literatura, por ejemplo, neogriega. Tras un concienzudo examen de las diferentes posibilidades, ahora discutidas entre profesor y alumno (posible discípulo), quizá se llegue a la conclusión de que lo mejor sería centrar el tema en un poeta griego moderno (“Cavafis”), si bien, aún así, el tema del “amor” sigue siendo inabarcable. Una posibilidad puede ser elegir un aspecto concreto de este tema, como el asunto de la “sensación amada”, y darle un enfoque desde las teorías neoepicúreas: “El concepto neoepicúreo de «sensación amada» en la poesía de Cavafis”. Ahora sí, ya estamos ante un tema investigable, dada su concreción y carácter observable.

¿SE PUEDE PUBLICAR UN ARTÍCULO CUANDO COMENZAMOS A INVESTIGAR? IMG_2264Recuerdo que jamás publiqué mi primer artículo. Mi director de tesis, Benjamín García Hernández, me dijo que los artículos mejoraban sustancialmente cuando ya se había leído la tesis doctoral. Es cierto, pero acaso no haya que esperar tanto. Lo que sí es verdad es que un artículo debe considerarse en clave de “trabajo asociado” a una investigación más amplia. Investigar sólo para escribir un artículo es agotador y una tarea a la larga estéril. Es mejor tener unas miras más amplias, como puede ser la de la confección de una tesis doctoral, un catálogo razonado e incluso una monografía académica que nos permita canalizar nuestras publicaciones más concretas, a la manera de metas volantes en una carrera ciclista. Por regla general, el tiempo es un buen aliado para lograr resultados de investigación aceptables, si bien, algunas veces, corremos el riesgo de que “se nos pase el arroz” y una investigación concreta quede inédita por no sentirla ya como algo vivo.

BIEN, YA TENEMOS CLARO CÓMO SERÁ NUESTRO ARTÍCULO. Ahora queda una labor intensa y agotadora: redactar el artículo. Hay que dotarlo de estructura y darle forma. Para mí, un artículo académico debe ser una pequeña pieza de orfebrería, todo debe encajar a la perfección y hay que evitar en lo posible los flecos. Aquí es donde intervienen los grupos de investigación o, simplemente, el colega o amigo que quiera leerlo de manera crítica. Mi colega Antonio María Martín Rodríguez hace, además, algo bastante ingenioso: da a leer su trabajo a una persona no especialista para que detecte las erratas.

IMG_2266Y, CUANDO TENGO PREPARADO MI ORIGINAL, ¿YA ESTÁ TODO? En realidad, sólo hemos superado la primera etapa de la carrera de obstáculos. Ahora hay que pensar, si no lo hemos previsto ya, en dónde publicarlo. Se trata de una decisión que de ninguna manera resulta baladí. Pensemos en un futbolista que ha rematado una jugada magnífica y cuando llega a la portería del equipo contrario no dispara su balón para marcar gol. Esto es lo que les ocurre a veces a los autores, que no se paran a reflexionar acerca de cuál sería la mejor revista. En estos momentos, para que un profesor universitario pueda lograr un sexenio de investigación, al menos tres de los cinco trabajos que seleccione para su evaluación deben estar publicados en revistas de primer nivel. El problema es que estas revistas, dependiendo de la disciplina a la que nos dediquemos, son pocas y suelen acaparar gran parte de los originales. Por ello, debemos actuar con mucha previsión, pensando en que un trabajo puede ser publicado al cabo de tres o incluso cuatro años (¡es el precio de la gloria!). Asimismo, si no colisionamos con los derechos de autor que imponen algunas revistas, podemos prepublicar nuestros resultados en un repositorio académico o universitario, lo que hace que el texto viva y pueda ser materia de crítica.

ENVIAMOS NUESTRO TRABAJO A UNA PRESTIGIOSA REVISTA, PERO ¿AHORA QUÉ? Ahora queda “rezar”, dado que al menos dos informantes desconocidos van a leer nuestro trabajo para juzgar si merece ser publicado o no. En caso de que el artículo reúna unas condiciones aceptables, el informante (yo soy uno de ellos, en varias revistas) suele mostrar dos actitudes básicas (caben otras, pero éstas son las más probables): a) hacer una crítica constructiva, señalando los aspectos mejorables, en caso de que los haya; b) hacer de “perdonavidas”, mediante una crítica dura y frontal que demuestre que nuestro original es un asco. Es fácil disparar contra un trabajo, incluso siendo excelente, en especial cuando nos sentimos afectados porque toca un tema de investigación que consideramos como propio, por lo que nos sentimos invadidos en nuestros dominios académicos, o bien porque queremos minimizar sus nuevas aportaciones. En cualquier caso, debemos aspirar a que nos digan que el artículo es “publicable”, aunque sea con revisiones. Las revistas anglosajonas suelen ser muy puñeteras al respecto.

SI EL ARTÍCULO HA SIDO FINALMENTE ACEPTADO, QUÉ MÁS QUEDA HACER. IMG_2286Básicamente, esperar a la corrección de las pruebas de imprenta. Para que estas sean lo más limpias posible, debemos entregar originales igualmente limpios de erratas e incoherencias. Las pruebas de imprenta son realmente tramposas, pues a menudo no leemos con toda la atención debida nuestro texto y se nos pasa una errata terrible que acaba apareciendo finalmente en el texto impreso. Por ello, aconsejo no corregir los artículos ni una sola vez ni de una sola vez, o desde el comienzo al final. La segunda vez que hagáis una corrección de pruebas comenzad por el medio del trabajo.

YA ESTÁ EL ARTÍCULO FINALMENTE PUBLICADO. ¿SE ACABÓ TODO AL FIN? Pues en realidad no, pues es un buen momento para darle publicidad en nuestro blog, en el caso de que lo tengamos, o, si nos permiten los derechos de autor de la revista, subir su PDF a un repositorio académico para que adquiera eso que los cursis denominan “visibilidad”. Por lo general las revistas buenas tienen eficientes medios para dar a conocer nuestro trabajo, pero nunca viene mal una ayuda extra, en este caso la de nuestros propios medios de difusión.

El trabajo, finalmente publicado, pasa a engrosar nuestro curriculum, y aquí comienza IMG_2332ya la etapa de seguimiento. Si escribir un buen artículo científico es difícil, y no menos difícil publicarlo en una buena revista, que alguien lo lea es ya una labor épica. Normalmente, nuestro artículo tiene sus receptores entre los especialistas más afines, pero si conseguimos que el trabajo tenga cierto atractivo e incluso aportaciones metodológicas interesantes, puede que transcienda más allá del mero círculo de iniciados. En cualquier caso, si conseguimos que el trabajo aparezca en los buscadores y sea fácilmente accesible habremos multiplicado su posible audiencia.

A pesar de todo lo aquí contado, elaborar un trabajo académico resulta una pequeña gran aventura. Me gusta pensar que habito en mis trabajos, que muchas cosas de mí, de mis vivencias, quedan entredichas en sus líneas. Por ello, también me gusta dejar en ellos testimonio claro de las personas que me ayudaron o iluminaron con alguna idea mientras los llevaba a cabo. FRANCISCO GARCIA JURADO HLGE


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

2 pensamientos en “La larga gestación de un artículo académico: de la idea a la publicación

  1. Magnifica entrada, se la daré a leer a mis doctorandos. Sólo me gustaría preguntar por un aspecto que no me ha quedado claro del todo: la elección de la revista. En su opinión, ¿cuales son los criterios más adecuados para la elección de la revista: Visibilidad, temática, artículos ya publicados de otros autores sobre el mismo tema, posición en los índices? Y, ¿qué hacer si el artículo es rechazado en una revista determinada sin explicaciones claras?

    • Estimado colega: antes de pasar a contestarle, quiero darle las gracias por su interés y la molestia que se ha tomado en enviar un comentario. Con respecto a la elección de la revista más adecuada, al margen, claro está, de la afinidad temática, me atengo básicamente a las recomendaciones que se nos hacen a la hora de pedir los sexenios de investigación. En mi caso, dado que investigo en el área de filología, se me recomiendan revistas incluidas en la Web of science y en el Arts ands Humanities citation index. Las revistas incluidas en estos índices conllevan conlleva tiempo de espera, por lo que hay que tener cierta paciencia (a menudo, la demora puede ser de hasta tres años). Por lo demás, ya sabe Vd. cómo funciona el sistema de evaluación por pares. En este sentido, el “derecho de admisión” que ejercen las revistas parece ser inapelable. Al conocer el asunto desde fuera y desde dentro, es decir, como autor de trabajos que someto a tales revistas y como evaluador en algunas de ellas, hay gustos para todo. Ante el rechazo de una revista, puede darse el caso de que sea inadecuado por el tema, lo que implica que deberemos buscar una revista de temática más adecuada. Si el problema es de contenido o calidad, habría que revisar de nuevo el artículo y valorar la posibilidad de reenviarlo a una nueva evaluación por parte de otra revista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *