El maestro de Miguel de Cervantes: López de Hoyos

principal-portada-un-maestro-en-tiempos-de-felipe-ii-esAlfredo Alvar Ezquerra, Un maestro en tiempos de Felipe II. Juan López de Hoyos y la enseñanza humanista en el siglo XVI, Madrid, La esfera de los libros, 2014, 462 pp.

En su ensayo titulado “De la pedantería” (I, XXV) Michel de Montaigne reflexiona lúcidamente acerca del uso ridículo que los comediógrafos italianos del humanismo hacen de los pedagogos:

“Recuerdo que en mi infancia me desagradaba ver siempre en las comedias italianas un pedante chocarrero, y hallar que el sobrenombre de maestro no tenía mejor significado entre nosotros. Porque, estando yo a cargo de maestros, ¿qué podía hacer sino sentirme celoso de su reputación? Procuraba excusar el caso achacándolo a la natural desavenencia que hay entre el vulgo y las personas raras y excelentes en su juicio y saber al punto de que unos y otros obran de manera del todo distinta; pero aquí me desconcertaba el advertir que los hombres de más valía eran los que más desdeñaban a los pedantes […]” (trad. de Juan G. de Luaces)

Si hubiera lugar para comparar al humanista Montaigne con el humanista Juan López de Hoyos (a quien el historiador Alfredo Alvar Ezquerra, profesor de investigación del CSIC, acaba de dedicar el libro que ahora reseñamos) cabría destacar, acaso, el carácter dialogante del primero y el silencio, casi opacidad, del segundo, acerca de las cosas que a él mismo, a su vida e ideas, conciernen. El primero transcendió al tiempo, aunque la estatua de caballero, tan al uso de la época, que encerraba sus restos (hoy en el Museo de Aquitania), diera una imagen equivocada, acaso, del lector infatigable que fue. Alfredo Alvar ha indagado en archivos y bibliotecas las huellas del segundo, López de Hoyos, sobre todo recreando su contexto histórico, pues es difícil comprender a este humanista fuera de su época, y eso que hoy todavía podemos evocar lejanamente sus madrileños espacios vitales, cuando paseamos desde la llamada Calle de la villa (apócope de la “Calle del estudio de la villa”), donde se hallaba su escuela (estudio) de latinidad, hasta la iglesia de San Andrés, donde oficiaba sus misas, atravesando la Plaza de la Paja y deleitándonos, gracias al paseo, con una de las pocas fachadas renacentistas que hay en Madrid, la de la Capilla del Obispo. También es recordado López de Hoyos por haber tenido un tardío trato magistral con nuestro ilustre Cervantes. Hasta alguna leyenda perdida cuenta aún que los discípulos del maestro iban a una huerta cercana al estudio de latinidad para robar higos (cerca de allí está aún el llamado “Huerto de las monjas”), y que luego el pobre maestro debía excusar las tropelías de sus traviesos discípulos. Pero todo es leyenda, y lo cierto es que Cervantes deja un silencio acaso sorprendente sobre su maestro, a pesar de que gracias a él pudo publicar unos sonetos a la llegada de Ana de Austria a Madrid, con motivo de sus esponsales con Felipe II. Por todo ello, resulta muy interesante la lectura que Alfredo Alvar hace entre las líneas del Quijote, donde sabe encontrar una parodia del maestro cuando se nos recrea la caricatura de un humanista perdido en el laberinto de sus pedanterías, tan ridículo como los propios pedantes de los que nos habla Montaigne. La relación entre maestros y discípulos está sembrada a menudo de desencuentros. Quien escribe esta reseña ha tenido ocasión de estudiar otra relación notable, la del clasicista Alfredo Adolfo Camús con su alumno Benito Pérez Galdós, quien, esta vez sí, dedica a su maestro un cariñoso homenaje al comienzo de su novela Fortunata y Jacinta. No todos los alumnos son tan agradecidos ni todos los maestros, acaso, tan buenos.SANYO DIGITAL CAMERA

Pero no sólo de López de Hoyos vive la obra que reseñamos. No debemos olvidar que el libro que Alfredo Alvar ha dedicado a la figura del humanista sirve de pretexto para desarrollar un vivo y documentado panorama sobre la cultura, el humanismo y la historiografía de ese primer siglo donde tiene lugar la llamada Edad de Oro (se dice que Gregorio Mayans fue quien comenzó a hablar de ella, precisamente al comienzo de su Vida de Cervantes) de la cultura española. Son cuatro las partes que componen este libro intenso y vivido (pues de vivir intensamente se trata, y este libro, doy fe, tiene mucha vitalidad): primero, el “horizonte cultural en el siglo XVI”; en segundo lugar, la educación de un niño en Alcalá, personificada en un tal Juanito que con el tiempo acaso terminó siendo el humanista madrileño; en tercer lugar, el panorama de la historiografía del siglo XVI, con todas sus implicaciones epistemológicas y políticas, y, finalmente, lo que el autor denomina (sin afanes lucianescos, pero sí erasmistas) “la verdadera historia de López de Hoyos”, que no deja de ser lo que de su biografía queda documentado en el laberinto de los archivos. Creo, honestamente, que cualquiera de estas cuatro partes hubiera dado a un más que interesante libro como tal, por lo que tengo la sensación de estar ante una obra múltiple que va más allá de la mera biografía de López de Hoyos. Las expectativas del lector atento quedan, según esto, más que colmadas. Algo de experimento tiene, y así lo reconoce el mismo autor, el carácter de un estudio que, de una parte, intenta divulgar al tiempo que investiga, y que, sobre todo, está dedicada a un perfil de lectores cultos y curiosos, “interesados en pensar y disfrutar de la lectura”, lejos de una PlayStation (p. 15). Por ello, en otra página (p. 21) también se habla acerca del “orden del saber, que diferencia a un intelectual de un concursante de televisión”. Y de esto es sobre lo que trata realmente el libro que ahora reseño, es decir, de un estado de cosas propias del pasado que hoy sigue estando vigente, porque, como bien apuntaba Benedetto Croce, toda Historia sigue siendo Historia contemporánea, dado que vive en nosotros y nada más que en nosotros, habitantes del incierto presente. Hablar sobre el humanismo en el siglo XVI permite al autor de este libro reflexionar con lucidez acerca del estado actual de nuestros estudios y de charlar incesantemente con ese curioso lector que presupone (y presupone bien) que lo va siguiendo a lo largo de estas casi quinientas páginas. Hay, pues, un doble juego (ya lo he dicho), divulgador y científico, en estas páginas (p. 23), donde ambas facetas se entrecruzan con momentos de especial y emotivo acierto.

El panorama que Alfredo Alvar traza sobre ese fenómeno que los historiadores modernos han venido a denominar, retrospectivamente, humanismo, está presidido por una inteligente emotividad. Hay, como era de esperar, un rendido homenaje a maestros como Luis Gil, padre de los estudios sociales del humanismo en España. Pero en buena medida, no lo debemos olvidar, estamos presenciando la crónica de un fracaso, fracaso del que la figura de López de Hoyos no deja de ser una buena y trágica personificación. Un humanismo que de sueño, con sus ideales clásicos y erasmistas, devino en el abandono de las letras clásicas y la más ramplona ortodoxia. Es interesante, y en este sentido nos podríamos retrotraer a algunas de las mejores páginas de Menéndez Pelayo, la hipótesis esgrimida por Alfredo Alvar acerca de la relación entre Inquisición y creación (p. 32), entendida ésta como una manera de escapar a la larga sombra de la policía de conciencias. Era mejor recrearse en las ficciones o la belleza del idioma que investigar, cuando menos no tan comprometido. Pero no olvidemos que, además, el autor de este libro es un historiador y que precisamente está indagando en la vida de otro historiador. En este sentido, admira y hasta emociona sentir el latido de un historiador de raza en este libro amable y dialogante:

“Porque del contacto directo con los documentos, con los autógrafos, con las firmas de nuestros personajes, se extraen sensaciones -absolutamente subjetivas, sí- impresiones sobre ellos que son imposibles de transmitir.” (p. 373)

Y rastros de tales emociones pueden intuirse no sólo a lo largo del texto, sino también de las oportunas ilustraciones que como “rastros visuales” (me parece acercadísima esta formas de llamarlos, por lo que tiene de gráfico) de López de Hoyos se nos ofrece al final del libro. Convendría que esa parte de la sociedad que se dedica al noble y callado oficio de leer tuviera bien claro qué es un historiador frente a lo que es, simplemente, un divulgador (muy a menudo “vulgarizador”) de tercera mano. No es concebible que alguien que se autodenomine “historiador” pase más tiempo, pongamos por caso, en las tertulias que en los archivos. Libros como éste sirven, por tanto, para recordarnos que la historiografía se gesta en los archivos, transcribiendo documentos de primera mano. Alfredo Alvar recobra, además, en este libro algo de lo mejor que tenía la historiografía de otros tiempos. Estamos ante un relato fiable, exigente, pero no por ello menos vivo y legible, dominado por un tono dialogante donde el autor se nos muestra a cada paso. Da verdadero gusto recorrer los mejores libros del humanismo (por citar uno de ellos, tan ligado vitalmente al propio autor, el descollante Dioscórides traducido por Andrés de Laguna y publicado en Amberes en 1555 –cuyo facsímil a todo color editó la Comunidad de Madrid en los pasados tiempos de Joaquín Leguina-), entrever las luchas entre los docentes, cuya guerra ganaron sin demasiado esfuerzo los jesuitas, o las obras historiográficas de la época, donde la Descripción de los pueblos de España de Felipe II es analizada aquí con la maestría de un experto. Asimismo, el recorrido biográfico por la figura de López de Hoyos deja entrever a un personaje secundario, el de su madre, por el que el autor de este libro siente verdadera devoción.

Termino esta reseña recordando de nuevo a Montaigne y su recóndita biblioteca, verdadero paraíso donde escapar al infierno del mundo. Cada día que pasa me vuelvo un lector más selecto y reservado. Mis ojos se cansan cada vez más. Debido a mi oficio de profesor universitario debo pasar muchas horas leyendo, a menudo sin ganas ni placer alguno. Por todo ello, hay una rara especie de libros que tienen como común denominador librarme de tales pesares. Este libro no deja de ser, en su esencial vitalidad, uno de ellos. Esta reseña, por tanto, no es más que el pálido reflejo de varias horas gratas bajo la luz de mi mesilla. FRANCISCO GARCÍA JURADO. GRUPO UCM “HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA GRECOLATINA EN ESPAÑA”


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *