Aquiles frente a la realidad

A. REYES 12En nuestro afán por encontrar nuevos enfoques sobre aspectos propios de la Antigüedad, nos ha parecido interesante traer a estas páginas de nuestro blog académico un resumen-reseña de la tesis doctoral que Luis David Álvarez defendió en 2013 (Universidad Complutense de Madrid) con el sugerente título La representación de la masculinidad en la novela española contemporánea: Landero, Millás y Lago. Tesis Doctoral (en: http://eprints.ucm.es/20667/). Los estudios de género, a los que pertenece esta tesis dirigida por Antonio Garrido Domínguez, no se habían hecho hasta ahora sobre novela española contemporánea, así que este trabajo es pionero en este apartado de la Literatura Comparada en España. Hemos querido, asimismo, ilustrar el texto con un interesante dibujo de los que se pueden encontrar en la edición del “traslado” de la Ilíada de Alfonso Reyes, precisamente el referido a la figura de Aquiles.

EL MITO DE AQUILES Y LA MASCULINIDAD EN LA NOVELA ESPAÑOLA CONTEMPORÁNEA. POR LUIS DAVID ÁLVAREZ

En el estudio de la representación de la masculinidad en la novela española contemporánea es pertinente señalar la importancia concedida por la mayoría de las teorías post freudianas a la función del padre en la custodia de la salud mental; desde esa perspectiva, adquieren una nueva dimensión los motivos que llevaron a Aquiles a morir en Troya, renunciando al goce personal en aras del bien común. Esa es la tarea del héroe: dejar de ser niño para empezar a ser padre. Someter el deseo a la resistencia de la realidad.

La inestabilidad de la frontera entre realidad y deseo -que diferencia al héroe del perverso-, la ilustra la narrativa de Luis Landero con un rígido imaginario de dominancia masculina; estos relatos señalan la crisis del sistema patriarcal, mientras los de Juan José Millás sobredimensionan el papel de lo femenino para dibujar el perfil del sujeto débil posmoderno. Sin embargo, la primera novela de Eduardo Lago, Llámame Brooklyn, supera la deconstrucción del patriarcado proponiendo un héroe que sublima la figura paterna que lo ha adoptado, permitiendo la entrada de la alteridad ajena al binomio.

El imaginario de masculinidad antitética de los relatos de Landero se define por oposición a lo que niega; se trata de una dinámica persecutoria que impide la entrada de lo femenino y delata el narcisismo del padre, quien pretende amarse a sí mismo a través del hijo. En el caso de Millás, la tendencia esquizoide de muchos de sus caracteres masculinos delata la omnipotencia de la madre, quien dificulta la individuación filial desplazando al padre y erotizando al hijo. Esta perversión materna dificulta la inserción del menor en organizaciones sociales que trasciendan el vínculo edípico, le impide el acceso a lo simbólico y lo condena a la demencia.

La fidelidad perversa a la madre convierte al hijo en un monstruo que aspira a la satisfacción inmediata de la pulsión, tal como el bebé exigió. En Máscaras masculinas. Héroes, patriarcas y monstruos, Enrique Gil Calvo sostiene que esta exigencia ególatra impide la existencia del héroe, lo cual demuestra tanto la narrativa de Millás como la de Landero, ya sea por exceso de permanencia en el limbo edípico, ya por exceso de elaboración fantástica para acompañar al padre fracasado. En cualquier caso, no hay heroísmo porque no hay renuncia de lo propio en beneficio de lo político.

Tal como sostiene Javier Gomá Lanzón en Aquiles en el gineceo, el abandono de ese útero atemporal al que alude el título del libro es lo que convierte al hijo de Tetis en héroe. Lo logra dejando atrás su escondite donde, disfrazado de mujer, vive protegido y ajeno al mundo. Disponiéndose a morir en Troya renuncia a la indolencia estetizante, a la contemplación de sí mismo y al diletantismo del eterno andrógino que le permitía su permanencia en el gineceo de la corte de Licomedes, donde lo ocultó su madre.

Aquiles vivía allí una adolescencia eterna, una falsa plenitud del yo en la que lo posible satisface más que lo real. Cuando se impone un límite, el héroe futuro degrada la construcción imaginaria edificada en su limbo del gineceo y asume su precariedad humana. Tal elección lo convierte en mortal, por ello es una opción política, además de una decisión privada; no es un requerimiento de la naturaleza, sino una renuncia voluntaria al ego: Aquiles se hace héroe cuando quiere vivir también para otros. LUIS DAVID ÁLVAREZ


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un pensamiento en “Aquiles frente a la realidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *