La comedia latina y su nueva lectura romántica

PLAUTOEsta semana, Salomé Blanco, licenciada en filología clásica e hispánica y miembro del Grupo UCM de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España”, en cuyo marco realiza su tesis doctoral sobre el sugerente tema de Plauto y la moderna bohemia, nos ofrece una interesante aproximación a la lectura romántica del teatro plautino. Estos planteamientos, propios de los llamados “estudios de recepción”, ofrecen lecturas absolutamente novedosas de los clásicos que nos hacen pensar, ante todo, en el papel específico que el lector desempeña en el proceso literario, así como en la capacidad que ciertos textos tienen para ser asimilados por estéticas ajenas y lejanas en el tiempo. HLGE

“La comedia latina y su nueva lectura romántica”

Por Salomé Blanco (HLGE)

La nueva forma de pensar romántica, la que Gilbert Highet denomina “La era de la revolución”, favoreció a ciertos autores clásicos que hasta entonces habían sido descartados por la Ilustración. El primer defensor de Plauto fue el alemán G. E. Lessing, quien en 1750 había publicado sus Beyträge zur Historie und Aufnahme des Theaters para reafirmarse en la defensa de Plauto que había escrito en la introducción a su traducción de Captivi. En España ocurren dos hechos que muestran una lectura romántica de Plauto, y una defensa del autor latino desestimado hasta entonces.

El primer hecho tuvo lugar hacia 1826, cuando se estableció una singular polémica entre eruditos vasco-franceses y vasco-españoles suscitada por un profesor francés. Mr. Fleury de Lécluse, en su Dissertation sur la langue basque, criticó que algunos autores vascos habían propuesto que su lengua podría ser una evolución del cartaginés. El trabajo que impulsó Lécluse y en el que involucró a estudiosos vascos como J. I. de Iztueta, fray B. de Santa Teresa, el presbítero J. J. Moguel, y a personalidades francesas como el vizconde Panat, subprefecto de Bayona, y el cónsul francés don L. F. Graslin, se enmarca en el volkgeist o el “espíritu del pueblo”, que arranca desde Montesquieu y su libro El espíritu de las leyes, donde reflexiona sobre el poder del pueblo. Pero lo interesante de esta cuestión es que Lécluse proponga semejante investigación de los versos de Plauto y que ni los sabios vascos ni las personalidades galas se sorprendan. El trabajo de todas estas personas intervinientes aparecería reflejado en el Manuel de la langue basque publicado en agosto de 1826, y se conservan todas las cartas de la disquisición, que hizo publicar Moguel en 1828.

COSTANZOQuizá más interesante fue el segundo hecho: en 1859 apareció en las librerías españolas “El Anfitrión de Plauto y la Andriana de Terencio” de Salvador Costanzo, editado por F. P. Mellado en Madrid. Al revisar los escritos de Costanzo, polígrafo italiano afincado en España, se revela que las comedias latinas que aparecen en su libro son, en realidad, un extracto del apéndice “Adiciones y aclaraciones” del volumen IV de su Historia universal, desde los tiempos más remotos hasta nuestros días, escrita por don S. C. publicado en 1858. La idea de incluir en un libro de historia la traducción de dos obras de teatro latinas se encuentra también en Cesare Cantú, concretamente en su Storia Universale, publicada en veinte tomos entre 1840 y 1847, y que Costanzo tradujo al español. Para estos estudiosos tiene sentido incluir en sus libros de historia documentos “reales” de las épocas sobre las que tratan. Pero se establece una clara diferencia entre las obras literarias que interesa traducir a Cantú y las que traduce Costanzo. Cantú traduce fragmentos de la tragedia Edipo de Séneca, comparándola con el Edipo Rey del griego Sófocles. A Cantú no le interesa, por tanto, la comedia. Para Costanzo, en cambio, los textos de Plauto y Terencio tienen valor por ser muestra del arte original romano, el primero del siglo III, el segundo del siglo II a. C., pero, además, porque son los herederos de aquellos autores de teatro aún más antiguos de los que tan solo se conservan fragmentos. Por otro lado, la diferencia entre los dos autores nos muestra dos puntos de vista complementarios sobre el pueblo y sobre la vida de la sociedad romana. El afán de Cantú es más cercano a la Ilustración dieciochesca; en cambio, el afán de Costanzo es más afín a los ideales románticos.

La disquisición que se ha dado en llamar Plauto-vascongado y la aparición de las traducciones de Costanzo son testimonio de las novedades que estaba creando en España la llegada, aunque tardía, de forma más tenue y siempre tamizada por el catolicismo mediterráneo, del pensamiento romántico europeo. En los dos momentos revisados surge con fuerza el interés por la lengua latina arcaica, de los que solo es testimonio Plauto en el ámbito coloquial, y también surge la defensa de los valores del pueblo, un sentimiento propiamente romántico.

Con esta visión romántica, la comedia latina consigue un valor que hasta el momento no se le había asignado, y Plauto y Terencio se sitúan como autores relevantes para la comprensión de la sociedad romana de su época y como imprescindibles a la hora de tener un conocimiento cabal del progreso de la literatura, como habría dicho Costanzo, desde los tiempos más remotos hasta nuestros días. SALOMÉ BLANCO HLGE


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un pensamiento en “La comedia latina y su nueva lectura romántica

  1. soy zoilo funes -80 años . argentino- y revolviendo las paginas de hypotheses, me encontrado con sus publicaciones, que me entusiasmo para empezar a entrometerme en el tema.
    mi pregunta es saber si hypotheses envian newsletters avisando de una nueva publicacion, o periodicamente se debe entrar en la pagina web
    agradezco su deferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *