Un nuevo ensayo de microfilología: “O quam te memorem, virgo?”

Dante Gabriel Rossetti, La viuda romana (1874)

Poco a poco, lo que no dejaba de ser un ocioso divertimento filológico se va convirtiendo en una peculiar forma de indagación y lectura. Me refiero al estudio de las citas griegas y latinas en obras capitales de la literatura moderna, como La tierra baldía de T.S. Eliot, o Personae de Ezra Pound. Ninguno de estos dos poetas coloca una cita de Virgilio o de Ovidio al azar. Por ello, ambos se convierten en merecido paradigma para adentrarse en este pequeño mundo que he venido a llamar “microfilología”, recuperando así un término del pasado que no se refería exactamente al mismo tipo de labor, pero que nos sirve a la perfección para nuestro cometido. Lo que está por encima de cualquier duda es el poderoso atractivo de esta forma de indagación que, por la brevedad de su objeto, requiere de la máxima observación y perspicacia. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, CATEDRÁTICO DE FILOLOGÍA LATINA DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE

A mi colega argentino Marcos Carmignani, de la Universidad Nacional de Córdoba, por esta pasión compartida que deviene de los centones

Tengo en mis manos una magnífica edición bilingüe de La tierra baldia, Prufrock y otras observaciones, de T.S. Eliot. Se trata de la edición y traduccion de Adrea Jaume editada por Lumen en 2015. El último de los poemas de Prufrock lleva el título de “La figlia che piange”, que el propio poeta, por lo que se cuenta luego en nota, compone como una suerte de écfrasis imaginaria. Resulta que un amigo lo había animado a visitar en un museo del norte de Italia un bajorrelieve que tenía por título “La fligia che piange”. En él se representaba a una joven que, con un ramo de flores, lloraba la pérdida de un ser amado. Imaginamos, pues, que el bajorrelieve debía de pertenecer a un sarcófago. Por lo que parece, Eliot no pudo dar con el paradero de la obra, de manera que fue el poder evocador de la imaginación lo que configuró finalmente el poema, dedicado, por tanto, a una obra de arte que jamás pudo ver.

LA FIGLIA CHE PIANGE

 

O quam te memorem, virgo…

 

Ponte en lo más alto de la escalera,

inclínate ante una urna de jardín

-hila, hila la luz del sol en tu cabello.

Abraza tus flores con dolorosa sorpresa,

tíralas al suelo y vuélvete

con fugitivo resentimiento en los ojos:

-pero hila, hila la luz del sol en tu cabello.

 

Así lo habría dejado ir,

así la habría obligado a levantarse y llorar,

así se habría ido

como se va el alma del cuerpo roto y golpeado,

como la muerte abandona el cuerpo usado.

Debería encontrar

alguna manera tan ligera y hábil,

una que los dos pudiéramos entender,

simple e infiel como una sonrisa y un apretón de manos.

 

Ella se dio la vuelta, pero con el tiempo de otoño

forzó mi imaginación durante muchos días,

muchos días y muchas horas:

el pelo sobre los hombros y los brazos con flores.

¡Y cómo pudieron estar juntos, me pregunto yo!

Habría perdido un gesto y una pose.

A veces estas meditaciones turban aún

el reposo de la siesta y la convulsa medianoche.”

(trad. de Andrea Jaume)

La primera estrofa del poema es seguramente la recreación de las últimas palabras que el alma de un hombre habría dedicado a la mujer que lo lloraba. Las dos estrofas restantes constituyen ya una reflexión del propio poeta, que sigue pensando en aquellas escenas imposibles al hilo de un amor truncado por la muerte.

Una estética de corte decadente, inspirada en la literatura de autores como Oscar Wilde, preside el poema, como han tenido ocasión de revelar los críticos. Tanto el tema de la obra no vista, el bajorrelieve de una mujer que llora la muerte de la persona amada, como la propia evocación de lo imposible constituyen aspectos clave de esa estética.

Lo que aquí nos ocupa tiene que ver de manera más concreta con la cita virgiliana que abre el poema, sin mayores indicaciones:

O quam te memorem virgo…

Los puntos suspensivos dan cuenta de la naturaleza fragmentaria de la cita, donde alguien se dirige en primera persona (memorem) a una joven (virgo). Un lector atento no puede dejar de saber que la cita pertenece al verso 326 del libro primero de la Eneida, y que corresponde al momento en que Eneas se encuentra, sin saber que se trata de su madre, es decir, la diosa Venus, con una espléndida aparición femenina, tan maravillosa que el propio Eneas reconoce que aquel porte no puede ser otro que el de una diosa:

Sic Venus et Veneris contra sic filius orsus:

“Nulla tuarum audita mihi neque visa sororum,

o quam te memorem, virgo? Namque haud tibi vultus

mortalis, nec vox hominem sonat: o, dea certe

an Phoebi soror? An nympharum sanguinis una?”

(Verg, Aen. 1, 325-329)

Espinosa Pólit vierte tales versos de la manera siguiente:

“Asi habla Venus.

Responde el hijo: “No, de tus hermanas

no vi ni oí a ninguna. ¡Oh! ¿Con qué nombre

llamarte, virgen, pues mortal no tienes

ni el rostro ni la voz? ¡Diosa, sí, diosa,

Diana tal vez, o alguna de las Ninfas!”

Naturalmente, la cita virgiliana queda recontextualizada dentro de esta écfrasis imaginaria con una precisión propia de un orfebre. Ya no es propiamente Eneas quien habla y ya no se dirige a Venus. Al recontextualizar la cita, T.S. Eliot se la apropia y la recrea. Al igual que Ezra Pound recontextualizaba una cita de Ovidio en su libro Personae, y se la atribuía a Orfeo (quia pauper amavi), T.S. Eliot crea una nueva voz para la cita virgiliana, no sabemos si la del hombre fallecido que habla al comienzo del poema o la del propio poeta que evoca y recrea una escena imposible. Acaso se trate de la voz de ambos, hecho que conferiría a la cita la naturaleza de un pequeño monólogo dramático, con una voz poética múltiple (Eneas, el amado fallecido, el mismo poeta…).

La cita como tal mantiene una posición autónoma con respecto al resto del poema, tras el título en italiano, pero no deja de ser un “texto que acompaña” (me gusta utilizar esta definición para referirme a lo que los teóricos denominan “paratexto”, mejor que la de “texto marginal”). Cabría preguntarse cómo se integra la cita en el poema. Un criterio empírico para valorar esta conciencia de que la cita forma parte integral del poema nos lo ofrecen las recitaciones que del mismo podemos escuchar en el canal de vídeos Youtube. Mientras, curiosamente, en una recitación llevada a cabo por el propio T.S. Eliot la cita virgiliana no es leída (tampco el título), en otra de ellas, mucho más reciente, la cita se incorpora al propio acto de la recitación:  

Del cultivo de la “microfilología” hay algo que me subyuga, ante todo, como es la posibilidad de poder pensar tantas cosas a partir de tan poco. Ya en su momento me llamó la atención la retórica de la “doble cita” en las novelas góticas, primero de manera preliminar, al comienzo del capítulo, y, ya después, recontextualizada dentro del texto.

Las citas son como caminos invisibles que nos llevan a otros libros y que, en definitiva, suponen una llamada de atención sobre un pasaje que, acaso, quedaría inadvertido en la lectura de la obra original. Sobre todo, confieren un halo de misterio y de belleza a la literatura, a la gran literatura. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España”

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *