La visita en Atenas a la tumba de Otfried Müller: de nuevo en Colono

No es nuevo lo que vamos a decir: los historiográfos tenemos una acusada tendencia a visitar los cementerios y las tumbas donde descansan eternamente nuestros personales héroes. Aunque todavía recordamos el frustrado intento de encontrar la sepultura de Friedrich August Wolf en Marsella, sin embargo, no fue en vano la visita a la tumba de uno de sus más conspicuos seguidores académicos e intelectuales, el helenista Karl Otfried Müller, durante el mes de septiembre de 2016. Por la mañana habíamos visitado el mausoleo de Heinrich Schliemann, en el cementerio llamado “Primero”, y ya por la tarde nos aventuramos a pasear por el barrio de Colono, no muy lejos del lugar donde estuvo la Academia de Platón. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO Y MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO. GRUPO DE INVESTIGACIÓN UCM “HISTORIOGRAFÍA DE LA LITERATURA GRECOLATINA EN ESPAÑA”

El congreso dedicado a los ecos helénicos en la literatura española, celebrado en Atenas en septiembre de 2016, fue una perfecta ocasión para disfrutar de una agradable y productiva semana en Atenas. Aún era verano, pero un verano mucho más suave, aliviado de los tórridos julio y agosto. Quienes escriben estas líneas recuerdan cómo habían pasado buena parte de aquel tiempo de estío trabajando, por una parte, en las circunstancias relativas a la primera traducción directa en español de la Carta a los jóvenes compuesta por San Basilio Magno, y por otra, en el tema de una ambiciosa ponencia donde se recopilaban sistemáticamente los manuales de literatura griega hispanos publicados a lo largo del siglo XIX (los resultados del primer trabajo han aparecido en la revista Agora, mientras los del segundo están a punto de aparecer en Cuadernos de Filología Clásica. Estudios Griegos e Indoeuropeos). Era la primera vez que se reunía de una manera sistemática y consciente este patrimonio educativo, singular eco y reflejo de una Grecia que durante aquel siglo se estaba convirtiendo en un nuevo imaginario para la Antigüedad, bien distinto al imaginario clasicista impuesto por la cultura romana. De hecho, junto al llamado filohelenismo político puede hablarse sin problemas de una filohelenismo historiográfico que intentó independizarse de la tradición romana de lo clásico.

Entre tales manuales de literatura griega, el más granado de todos es la traducción de la literatura helénica de Otfried Müller (1797-1840), cuya versión española apareció publicada en 1889. Se trata de la indiscutible joya de la historiografía literaria de la literatura griega en España y uno de los primeros intentos firmes y conscientes de poner las bases bibliográficas que facilitaran el moderno estudio de la Filologia Griega en España. Asimismo, Alfredo Adolfo Camús, cuya sepultura, por cierto, nos ha resultado imposible encontrar en el antiguo cementerio de Leganés, puso un emotivo prólogo a la obra que vino a ser su testamento intelectual. Del interesante prólogo queremos destacar un par de párrafos relativos al filologo alemán (no en vano, uno de sus héroes, en opinion de Leopoldo Alas Clarín), en particular, a su trágica y, al mismo tiempo, romántica muerte:

No es un prólogo lugar adecuado para exponer in-extenso la historia de la breve y gloriosa vida del que fué juntamente y en grado excelso, filólogo, mitógrafo, catedrático y arqueólogo, historia que hallará el curioso lector en cualquiera de los varios y copiosos diccionarios biográficos que andan en manos de todos los estudiosos; pero no puedo menos de recordar con profundo dolor la trágica muerte de CARLOS OTFRIDO MÜLLER acaecida el 1º de agosto de 1840, cuando aun no contaba los 43 años de su edad (pues había nacido en Brieg, población de la Silesia prusiana, el 28 de agosto de 1797) en Castri de Livania, á consecuencia de perniciosa fiebre contraída en los alrededores insanos de la antigua Delfos, cuando, embargado el ánimo en sus investigaciones arqueológicas, le hirieron mortalmente los rayos del sol de aquel verano de calor extraordinario.
Al difundirse la fatal nueva del intempestivo fallecimiento de Otfrido Müller, el mundo literario se cubrió de luto; pero los adversarios intransigentes de sus opiniones mitológicas, expuestas en los comentarios de su famosa traducción de las Euménides, y que ya habían condenado con gran pasión por novadoras y atrevidas, exclamaron á porfía que era su muerte un merecido castigo del cielo impuesto á su sacrílega temeridad, y el más irascible de todos, el representante más ilustre de la escuela conservadora, el célebre HERMANN, hasta llegó á decir que Febo Apolo, al fulminar sus doradas flechas sobre la cabeza del protervo que se había empeñado en rebajar la excelsa majestad de los hijos de Latona, considerándolos á él, el luminoso astro del día, y a su hermana Diana, la argentada antorcha de la noche, como dioses de segunda formación, había hecho bien, ejercitando en su atrevido detractor los fueros de legítima defensa. A tales extremos lleva el furor de las contiendas literarias en las grandes Universidades de allende el Rhin, á aquellos preclaros ingenios, hoy nuestros maestros entre los maestros del orbe civilizado. (Camús apud Müller 1889: viii)

Quisimos visitar, cómo no, aprovechando nuestra estancia en Atenas, la sepultura del filólogo. Tras varias indagaciones, supimos que la tumba de Otfried Müller está situada en un promontorio, justo en el mítico emplazamiento de Colono. El lugar, tan ligado a la memoria de Edipo y de Sófocles, hoy día es un parque dentro de un popular barrio de Atenas. Allí no llegan ya los turistas, es más, para acceder a aquel barrio desde el centro de la ciudad deben cruzarse las vías del tren, algo que supone, de manera acaso simbólica, una frontera. Asimismo, muy cerca de la tumba de Müller se encuentra otra, la del arqueólogo francés Charles Lenormant (1802-1859), de forma que los dos monumentos funerarios se hacen una suerte de mutua compañía. Aquella tarde de septiembre, al llegar, vimos cómo unos niños jugaban en torno a las dos tumbas. Se extrañaron mucho al ver a dos turistas acercarse. De hecho, mientras intentábamos descifrar el contenido de la inscripción que aparece en el mármol de la lápida de Müller, uno de aquellos niños se internó desafiante en el recinto que cerca el enterramiento para intentar colarse en nuestras fotografías. Los niños, cuando se acostumbraron a nuestra presencia, continuaron jugando alegres, probablemente en la más absoluta ignorancia acerca del significado de aquellos monumentos.

Tras aquella visita, ya mientras se ponía el sol, regresamos caminando hacia el centro de Atenas. Paseábamos felices, pues teníamos la sensación propia e intransferible de haber hecho algo único. FRANCISCO GARCÍA JURADO y MARÍA JOSÉ BARRIOS CASTRO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Un pensamiento en “La visita en Atenas a la tumba de Otfried Müller: de nuevo en Colono

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *