Los manuales de literatura clásica en España: de la Ilustración al Liberalismo

El tercer año de desarrollo del proyecto HLGE0, “Historiografía de la literatura griega y latina en España: de la Ilustración al Liberalismo”, marca ya los tiempos de las conclusiones y de la debida difusión de resultados. Dentro de la monografía conjunta que publicaremos hacia finales de 2013 (“La historia de la literatura grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo [1778-1850]“) hay un capítulo inicial dedicado a los manuales de literatura donde se resumirán los diferentes trabajos que al respecto vengo preparando desde 2010. Aquí esbozo sus líneas básicas.  POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Hablar de la manualística dedicada a la literatura clásica grecolatina en la transición del pensamiento ilustrado al liberal implica diferentes problemas, a cada cual más interesante:

a) Para empezar, están los problemas de índole política, pues la primera historiografía se divide necesariamente entre la que llevaron a cabo los jesuitas expulsos en Italia y los humanistas ligados al círculo de Campomanes en España. Asimismo, también tiene carácter político la suspensión de los planteamientos históricos de la literatura durante los tiempos de Fernando VII, o su resurgir al calor de liberalismo moderado de Isabel II.

b) Hay otro tipo de problema que podemos llamar conceptual. La idea de una historia de la literatura griega o romana, o de un nuevo discurso que supere el de la poética para concebir el hecho literario como histórico, es fruto de las nuevas ideas que se desarrollan en el círculo de la Universidad de Halle, de manera especial en lo que respecta al filólogo Friedrich August Wolf hacia 1787. Hasta ese momento, lo más parecido a una historia de la literatura griega o romana lo constituyen las obras de compilación bibliográfica al estilo de la Bibliotheca Graeca o Bibliotheca Latina de Fabricius, o la llamada Historia Latinae linguae de Funccius o Walchius.  Estas obras responden perfectamente al modelo de la compilación erudita que Wolf asumirá como la “Historia externa” de su nuevo concepto de historia de la literatura romana. Será su concepto de “Historia interna”, concebida como una biografía del pueblo romano, la que articule el nuevo planteamiento para el estudio de la literatura, que cristalizará sobre todo a partir de 1815, tras la caída de Napoleón.

En España, como ya expuse en alguna ocasión previa, será la Vida de Virgilio, publicada por Gregorio Mayáns en 1778 la que, en mi opinión, instaure los fundamentos de una incipiente y malograda historiografía de la literatura clásica en España. Las expulsión de los jesuitas conlleva que algunos eruditos, como Mateo Aymerich, emprendan una actividad incesante en Italia (entre otras, su monografía sobre los autores pedidos de la literatura romana), al tiempo que en España el llamado círculo de Campomanes favorezca ciertas obras, como las Compendiariae viae de Casto González Emeritense (su verdadero nombre era Fray Vicente Navas), que en realidad son una recopilación bibliográfica que adaptan las Bibliothecae de Fabricius y la Historia Latinae linguae de Walchius a España. Efímero fue este tímido intento de renovación, pues la Guerra de la Independencia y el absolutismo de Fernando VII dieron al traste con la incipiente historiografía literaria. Tras este largo paréntesis, ya entrado el decenio de los años 40 del siglo XIX, aparecen los primeros manuales modernos de literatura latina y griega en España. El marco educativo que los motiva es el de la reforma educativa de Gil de Zárate. Estos manuales, como el de Terradillos para la literatura latina, o el de Braulio Foz para la griega, cumplen ya con los requisitos básicos de una obra moderna, con lo que representan la evolución conceptual que se ha producido en el seno de los estudios clásicos desde las claves eruditas y preceptivas del siglo XVIII a las históricas del XIX. La influencia externa, en particular las ideas de la obra de Friedrich Schlegel, cuya Literatura antigua y moderna se había traducido al español en 1843, o la propia impronta del mundo académico francés se hacen notar claramente. El paso a las lenguas modernas para hablar de la literatura antigua es, por lo demás, una de las características más notables del nuevo período, aunque Alfredo Adolfo Camús, el catedrático de literatura griega y latina más influyente  y brillante de la época, todavía intentará volver a los criterios de la dieciochesca Historia Latinae linguae con el uso del latín en dos programas de curso (1848 y 1850) y una obra inconclusa: sus Litterarum Latinarum institutiones (1852). FRANCISCO GARCÍA JURADO 


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">