Historiografía y recepción de la literatura latina, una nueva cátedra de la Complutense

Entrada en el Salón de Grados de la Facultad de Filología para depositar el curriculum vitae

Entrada en el Salón de Grados de la Facultad de Filología para depositar el curriculum vitae

El pasado día 24 de enero de 2017 se celebró el concurso de oposición a la cátedra de filología latina convocada en la Universidad Complutense. Las cátedras univesitarias suelen aparecer publicadas en el BOE con un perfil científico más o menos definido y, en este caso, ese perfil era el de “Historiografía de la literatura latina”. Que exista en España una cátedra con esta orientación, dedicada de manera precisa a la historia de la recepción y enseñanza de la literatura latina, presenta cierta singularidad que merece ser destacada. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Mi agradecimiento al actual equipo rectoral de la Complutense y especialmente a Mercedes Gómez Bautista, que ha creído en nosotros

La historiografía de la literatura latina es una parte de la historia de la filología clásica, y no poco singular, pues, cuando F.A. Wolf formuló su enciclopedia de las ciencias de la antigüedad, esta materia, junto a la literatura griega, dio un nuevo giro a lo que había sido el tradicional estudio de las letras latinas. Algunos maestros, como el Dr. Gianfranco Gianotti, se han dedicado desde la Universidad de Turín al detenido estudio de los manuales académicos y monografías dedicadas a tal materia en el ámbito europeo. En España destaca por méritos propios el Dr. José Carlos Fernández Corte, de la Universidad de Salamanca, quien entiende que los nuevos manuales de literatura latina publicados durante el siglo XIX constituían un nuevo discurso afín a la ideología liberal del momento. Con semejantes precedentes, yo intento, cuando menos, trazar un catálogo razonado de la manualística hispana dedicada a las literaturas clásicas, desde los jesuitas expulsos durante la segunda mitad del siglo XVIII hasta los exiliados republicanos tras la guerra civil del 36. Este ha sido, de hecho, la base del proyecto investigador que he presentado dentro de la documentación exigida para optar a la cátedra.

De manera coherente con el perfil académico, decidí que la lección de cátedra que debía pronunciar tendría que adecuarse al mismo tema, y es por ello por lo que elegí disertar acerca de la “Historiografia y recepción de la literatura latina en España (1784-1950)” desde el criterio que plantea su “doble historia“, a saber:

(a) la de la propia historia de una literatura antigua que se relata y

(b) la de las circunstancias modernas en que se inscribe este discurso

Las relaciones y tensiones que se crean entre una historia y otra, en especial, las maneras en que las circunstancias modernas enfatizan distintos ámbitos y aspectos de la antigua literatura romana para legitimar aspectos del presente, muestran que los manuales, además de constituir un importante patrimonio educativo, suponen también una herramienta idónea para el estudio de la recepción de la literatura latina considerada como tal (no nos referimos simplemente a un autor o a ciertos autores determinados, sino al conjunto). Tras establecer ocho etapas históricas y elegir para cada una de ellas dos documentos que, en un sentido o en otro, aparecían enfrentados, di con el ensayo global de lo que podria ser una novedosa historia de la enseñanza de la literatura latina en la España moderna. A pesar de su excesivo esquematismo, el cuadro final que ofrecíamos era revelador a este respecto:

 

Literatura latina

Circunstancias modernas

Canon clasicista como modelo

Absolutismo ilustrado

Estudio no imitativo de la literatura latina

Plan Pidal

Interés por los autores paganos

Liberalismo

Consolidación del relato histórico de la literatura

Ley Moyano

Interés por la literatura republicana y augustea

Positivismo

Textos latinos medievales

Centro de Estudios Históricos

Interés por la Edad de Augusto

Plan Callejo

Lectura estética

Idealismo

El recorrido por diversas etapas, desde el primer documento estudiado, obra del jesuita expulso Mateo Aymerich, publicado en Parma en 1784, y el último, obra del exiliado republicano Pedro Urbano González de la Calle publicado en Bogotá en 1950, muestra cómo los distintos avatares históricos van configurando una pequeña historia académica repleta de tensiones ideológicas. Como he tenido ocasión de decir en varias ocasiones, tales circunstancias terminan convirtiéndose en argumentos. De esta forma, cada momento histórico enfatiza al menos un aspecto clave de la literatura latina, actualizándolo para el presente.

Tras mi lección magistral, tuvieron lugar, según lo previsto en estos actos, las intervenciones de los diversos miembros del tribunal, presidido por el Dr. Vicente Cristóbal López y conformado por las Dras. María José Muñoz Jiménez e Isabel Velázquez Soriano, así como por los Dres. Jaime Siles y Jorge Fernández López. Fueron muchas las ideas y observaciones expresadas por ellos, de entre las cuales me gustaría destacar la reflexión que hizo la Dra. Velázquez acerca de nuestra condición de personas que partimos inevitablemente de una ideología, sin que por ello debamos olvidar nuestro compromiso con la honestidad. El Dr. Cristóbal me preguntó, por su parte, si cabía, en mi opinión, hacer un estudio de la literatura latina libre de ideologías. Realmente, esta pregunta incide en aspectos tan delicados como preguntarnos acerca de qué es la literatura latina (para nosotros) y, en un sentido aún más amplio, qué es la propia verdad. Honestamente, no creo que sea posible configurar un ámbito de estudio libre de ideologias. La propia formulación de “Historia de la literatura latina” supone, aunque de manera ya imperceptible, una ideología clara, eminentemente de carácter nacionalista, frente al universalismo de las “Latinae litterae” del siglo XVIII. Sin embargo, estas dificultades no deben hacernos pensar que todo vale, sino asumir que nada es ajeno a visiones determinadas del mundo, algunas de las cuales quieren constituirse como “objetivas” por antonomasia. Regreso, en ese sentido, a la honestidad de la que hablaba la Dra. Velázquez.

Además de ser el medio para lograr una aspiración largo tiempo soñada, aquel acto académico supuso un momento excepcional en sí mismo. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

3 pensamientos en “Historiografía y recepción de la literatura latina, una nueva cátedra de la Complutense

  1. Pingback: Manuales hispanos de literatura clásica: su geolocalización | Reinventar la Antigüedad

  2. ¡Qué sensacionales momentos depara la vida, Paco! Sencillos, con palabras que acarician, comprenden y abrazan y nos acompañan ya para siempre. El 24 de enero de 2017 se abrió el Aleph borgiano, el fin y el inicio, y todos los allí presentes lo sabíais y lo disfrutasteis. Qué alegría me da conocer que se dan estos cronotopos tan especiales y por los que merece la pena el esfuerzo y la vida de todos los días.
    Un abrazo.

  3. Mi querido y admirado profesor: fui alumna suya en un curso sobre pervivencia de la literatura latina, aprendí y disfrute mucho. Hoy me dirijo a usted para felicitarle por esa CÁtedra recién adquirida nominalmente, pero en la mente de sus alumnos desde que entramos en sus clases. Cordiialmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *