Viajeros españoles en Pompeya (1748-1936)

Vista de Pompeya, al amanecer. Fotografía de F. García Jurado

Mirella Romero Recio, Viajeros españoles en Pompeya (1748-1936), Madrid, Polifemo, 2012 ISBN 9788496813762

La llamada Historia Cultural, que desde Jacob Burckhardt ha dado tan buenos y granados frutos, estudia las costumbres y maneras de los seres humanos en calidad de representaciones complejas que simbolizan, en definitiva, nuestro propio sistema de valores. De esta forma, el “tour”, especialmente aquel que nace como recorrido de ida y vuelta por Italia a lo largo de los siglos XVIII y XIX, no deja de  ser un hermoso exponente que define no sólo los usos (y abusos) de los jóvenes aristócratas británicos, sino también la consideración del viaje como una modalidad esencial de formación. Frente a las expediciones a los grandes continentes lejanos, el tour por Italia, desde el penoso paso a través de los Alpes para llegar a Turín, la visita a la renacentista Florencia, el paseo por las ruinas de Roma, la subida al Vesubio, hasta la salida de Italia tras haber asistido a los carnavales de Venecia, era, ante todo, un viaje de “reconocimiento” de nuestras propias raíces culturales, además de una iniciación a la vida adulta. El “Grand Tour”, como vino a denominarse por antonomasia esta forma incipiente del moderno turismo, todavía es hoy reconocible como entidad cultural entre los británicos y norteamericanos cultos. La monumental edición moderna de las Antiquities de Sir William Hamilton, célebre vulcanólogo, anticuario y embajador de Inglaterra en Nápoles, quizá más conocido por haber compartido su esposa con el almirante Lord Nelson, o admirables documentales de la televisión de pago, como el “Grand Tour” del crítico de arte Brian Sewell, constituyen hoy día aún testimonios vivos de ese recorrido por un pasado cultural glorioso. En España, sin embargo, como bien apunta el libro de la profesora Mirella Romero que ahora reseñamos, no ha existido esta notable institución viajera, lo que da lugar a que los españoles cultos (los pocos que van quedando) apenas asuman el fenómeno del Grand Tour como un aspecto de la Historia cultural de Occidente. No obstante, hace unos cuantos años el profesor Luzón organizó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando una documentada exposición dedicada a la apropiación española que se hizo en el siglo XVIII de uno de los barcos que trasladaban a Inglaterra los caros “souvenirs” comprados en Italia. Este barco se llamaba Westmorland, y sus ricos fondos hasta el día de hoy forman parte de la propia Academia.

Entrada a Pompeya, de camino al foro. Fotografía de F. García Jurado

El Grand Tour no es, por tanto, una institución conocida en España, donde acaso podría confundirse con el Tour ciclístico de Francia. Sin embargo, españoles en Italia hubo prácticamente siempre, si bien sus viajes tuvieron más que ver con estancias de estudio, como las realizadas en la Academia Española de Roma, que con largos periplos de formación. El libro que ahora reseñamos se propone, entre otras cosas, darnos a conocer esta realidad de los españoles en Italia y, de manera más precisa, en la vesubiana Pompeya. Visitantes eminentes de Italia fueron Velázquez o el propio Goya, por quedarnos tan sólo con dos de las glorias del arte universal, y si los ingleses se jactan de su Hamilton nosotros tuvimos a personajes no menos conspicuos, como el propio Nicolás de Azara, afincado en la misma Roma dieciochesca. Tampoco debemos pasar por alto esa forma tan peculiar de estar en Italia que fueron los exilios, protagonizados por doctos jesuitas como Juan Andrés, admirado visitante de Pompeya (todavía recuerdo cuánto disfruté con su lectura en la misma Campania, tras encontrar en la tienda del napolitano Museo de Capodimonte una versión italiana de las cartas que dedica a la visita de esta región). Asimismo, el libro que reseñamos no se olvida de recordarnos que cuando se descubrió Pompeya, la ciudad cuyo final narra con tintes épicos Plinio el Joven, era rey en Nápoles nuestro futuro Carlos III. El profesor Martín Almagro se ha ocupado de recuperar esta memoria del “rey arqueólogo” en dos exposiciones singulares: “Corona y Arqueología”, celebrada en el Palacio Real de Madrid, y “Pompeya”, mostrada más recientemente en las salas del Canal de Isabel II. No hubo, por tanto, Grand Tour en España, es verdad, pero sí reyes y, ante todo muchos viajeros españoles por Italia y Pompeya que el libro que reseñamos nos recuerda puntualmente, desde los que hacían una “erudita peregrinación”, como Pérez Bayer, hasta los inocentes y felices estudiantes del crucero de estudios que el filósofo Manuel García Morente, por aquel entonces decano de la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid, organizó poco antes de la Guerra Civil. Mirella Romero Recio es una joven y competente historiadora de la Universidad Carlos III de Madrid que ha tenido la paciencia de ir compilando durante años los muy dispersos testimonios sobre las visitas que a la fascinante Pompeya llevaron a cabo diversos españoles, mayormente hombres, pero sin olvidar tampoco a alguna mujer eminente, como la irrepetible Carmen de Burgos. Un interesante libro previo de la misma autora dedicado a Pompeya ya contemplaba en sus páginas algunos aspectos relativos a estos curiosos viajeros hispanos, hecho que al final la motivó a emprender una monografía de forma exclusiva. El libro que reseñamos ahora procura (y creemos que con éxito rotundo) reconstruir la historia cultural de lo que simbolizó Pompeya para los viajeros españoles. Este propósito se adivina, ya de entrada, por su atractivo aspecto. Su pasta dura y la portada, decorada con el suave motivo de un antiguo plano de Pompeya, confiere al libro cierto aire legendario de guía de viajes, tan apropiada al tema. Para conferir cierto orden al múltiple relato, la relación de viajeros se ha articulado a partir del fin primordial que tienen sus viajes, de manera que por las gratas páginas van desfilando primero los eruditos, luego los arquitectos, seguidos de los sempiternos pintores y, cómo no, los escritores, para cerrar la nómina con los diplomáticos y, ahora sí, los que nos son más que meros turistas, tan diversos y tan comunes, pues todos ellos se sintieron asombrados ante una ciudad casi viva que les suscitaba sentimientos contradictorios.

El foro de Pompeya, con algunos de sus actuales habitantes. Fotografía de F. García Jurado

Es propio del viajero que se queje de lo que contempla, a menudo agotado de tanto estímulo. En este sentido, Mirella Romero pone especial mimo en el cuidado de la presentación de cada testimonio, intentando adivinar la persona que hay detrás de aquellas líneas. En los relatos de los curiosos visitantes se van creando ciertos tópicos propios de quien observa lo nuevo con asombro, aunque a menudo tales impresiones vengan condicionadas por lecturas previas, como la archifamosa novela titulada Los últimos días de Pompeya, publicada por Edward Bulwer Lytton en 1834. Esta novela, por lo que nos cuenta Mirella Romero, es la pieza literaria clave, casi un leit motiv. Es, precisamente, en Pompeya cuando la ficción se sitúa en su propio escenario y permite al viajero recrear, como si de seres de carne y hueso se tratara, los personajes de la ficción. También es curioso leer las reacciones morales de diverso tipo ante el obsceno Gabinete Secreto del Museo arqueológico de Nápoles, vedado a jóvenes y mujeres, o la visita al lupanar, que deja al descubierto los vicios y pasiones de quienes murieron hace siglos. Cada viajero cuenta a su manera lo que ve, es verdad, pero la autora de este libro sabe ver las interesantes pautas comunes cuando éstas aparecen. A veces las coincidencias responden a vivencias similares, aunque casuales, pero también hay viajeros que determinan la mirada de los posteriores. Chautebriand o Goethe constituyen lecturas de referencia a este respecto. El relato por la ciudad fantasmal adquiere, además, diferentes registros, desde el más documentado y arqueológico hasta el que se centra meramente en las impresiones y pensamientos que suscita el paseo por las desoladas calles y los edificios, casi como si de un “viaje sentimental” se tratara. Curiosamente, y como observa tan atinadamente la autora, Pompeya no entra en la categoría de ruina para buena parte de los viajeros que ven en ella, más bien, una suerte de ciudad detenida en el tiempo. No sé, ciertamente, con cuál de los muchos relatos que se recogen en este libro me quedaría. Las impresiones de Juan Valera, por un lado, o de Lázaro Bardón, profesor de Griego, por otro, me resultan cercanas acaso por mis propios intereses profesionales. Pompeya siempre es una meta para el viajero por Italia, tanto que el historiador del arte Brian Sewell, a quien ya antes he citado, no accede a las ruinas de Pompeya durante su último Grand Tour. Prefiere acudir a la nueva ciudad y obviar desde el campanario de su iglesia lo que él llama unas “monótonas ruinas”. Más allá de tales boutades, y para bien o para mal, Pompeya constituye una meta del viajero por Italia, una meta que acaso se acaba convirtiendo en demasiado prosaica por la cercanía de la estación, Pompei, o por la invasión del negocio turístico en torno a las ruinas. En cualquier caso, un puñado de privilegiados españoles logró llegar hasta allí. Algunos de ellos nos miran risueños desde las fotografías en blanco y negro que también acompañan al libro, y algunos recrearon la ciudad con sus pinceles, como Sorolla o el desconocidísimo Ulpiano Checa (que la autora redescubre en este libro), insuflando vida a unos seres perdidos para siempre en un tiempo que ahora sólo es evocación. A quienes fascine la literatura de viajes por Italia no les decepcionará un libro como éste. FRANCISCO GARCÍA JURADO

El viajero Goethe inmortalizó este lugar a su paso por Pompeya. Fotografía de F. García Jurado


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

Posted in: Reseñas

Deja un comentario

Calendario

    abril 2014
    L M X J V S D
    « mar    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  

Etiquetas


Carnets de recherche