Los motes a los maestros en la literatura: Pérez Galdós, Corpus Varga, Alberti, Sender y García Pavón

El autor y su hijo VERGER FIORETTI, CARLOS Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

El autor y su hijo
VERGER FIORETTI, CARLOS
Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado

Las relaciones entre la educación y la literatura, en particular el reflejo de la primera en la segunda, a manera de recuerdos y semblanzas, es probablemente uno de los estudios más interesantes con los que podemos encontrarnos. De manera particular, la figura del profesor de latín (gramático, pedante, dómine…) a lo largo de la historia de la literatura española constituye un asunto rico y complejo que bien merece continuar siendo tratado. En este caso, vamos a centrarnos en el uso de los motos que encontramos dentro de algunos de los testimonios literarios estudiados. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO, HLGE

A las personas que forman mi curso de Latín Básico (2016-2017), en la esperanza de habitar algún día en sus buenos recuerdos

Para no incurrir en problemas de doble sentido, utilizamos aquí el término “mote” según la primera acepción que le confiere el Diccionario de la Real Academia, es decir, como “Sobrenombre que se da a una persona por una cualidad o condición suya”. Entre los antiugos testimonios de profesores de latín, en particular los del siglo XVI, era normal encontrar nombres parlantes que, con respecto a los motes como tales, no ofrecen una diferenciación nítida. Los motes, al igual que los nombres parlantes, responden a motivaciones diversas, como las siguientes:

-por la materia que se imparte  (“Varrón”, “Don Gerundio”)

-por la deformación del nombre propio (“Janotus” a partir de “Jano”)

-por el aspecto físico (“Zancas-Largas”)

-por algún defecto, tic o manía (“Cojo de Villaornate”)

Si los personajes del sórdido y del figurón constituyen en autores como Quevedo o Cañizares una suerte de disfraz para la figura del enseñante, los motes hacen las veces de máscaras. En este sentido, ya los nombres de “Cabra” y “Zancas-Largas” en Quevedo y el Padre Isla no son otra cosa que máscaras verbales. Es más, en algunos casos el mote constituye el nombre por el que ha pasado a ser conocido alguno de los personajes literarios. En este sentido, es paradigmático el sobrenombre con el que Galdós presenta a uno de sus personajes, precisamente el pequeño pedante apodado Don Rodriguín. Se trata de un alumno del madrileño Colegio Imperial que se llamaba Calixto Rodríguez, si bien había sido apodado “Don Rodriguín” “por lo diminuto de su persona y por su inquietud de ardilla”[1]:

En aquellos tiempos, ¡oh tiempos clásicos! todo se estudiaba en latín, incluso el latín mismo, y era de ver la gran confusión en que caía un alumno novel, cuando le ponían en la mano el Nebrija con sus reglas escritas en aquella misma lengua que no se había aprendido todavía. Poco a poco iba saliendo del paso con el admirable método de enseñanza adoptado por la Compañía, y acostumbrándose al manejo del Calepino para los significados castellanos, y del Thesaurus para la operación inversa, pronto llegaba a explicarse como Quinto Curcio o Cornelio Nepote. Las lecciones se daban en latín, y para que los chicos se familiarizasen con la lengua que era llave maestra de todo el saber divino y humano, hasta se les exigía que hablasen latín en sus conversaciones privadas, de donde vino esa graciosa latinidad macarrónica, que ha producido inmenso centón de chistes, y hasta algunas piezas literarias, que no carecen de mérito, como la Metrificatio invectivalis de Iriarte y las sátiras políticas que se han hecho después. Si Horacio y Cicerón hubieran, por arte del Demonio, salido de sus tumbas para oír cómo hablaban los malditos chicos del Colegio Imperial, habría sido curioso ver la cara que ponían aquellos dignos sujetos. A cada instante se oía: Quantas habeo ganas manducandi!… Carissime, hodie castigavit me Pater Fernández (vel á Ferdinando), propter charlationen meam…. ¡Eheu, paupérrime! ¿Ibis in calabozum?… Non; sed fugit meriendicula mea. Dum tu chocolate bollisque amplificas barrigam tuam, ego meos soplabo dedos. Guarda mihi quamquam frioleritam.

(…) Por jácara, más que por espíritu de erudición, D. Rodriguín se había prohibido en absoluto la lengua castellana, y hasta las frases más familiares y las más insignificantes expresiones las latinizaba con zandunga, entremezclando siempre en su charla trozos de los clásicos y fragmentos de verso y prosa, vinieran o no a cuento. Así, cuando se escabullía de la sala de estudio para ir a fumar un cigarro a hurtadillas, decía: Eo in chupatorium, procul negotiis. El chupatorio era un rinconcillo del claustro alto, que daba al patio, y recibió este nombre por ser lugar a propósito para echar una fumada sin ser visto de los Padres. (Pérez Galdós 2008: 282-283)

Buena parte de la comicidad de este mote viene dada por el notable contraste habido entre el “don”, tan formal y propio de personas graves, y el diminutivo que cierra el nombre. En otros casos, el proceso que va desde el nombre propio al mote no es tan explícito, como ocurre con el terrible padre Mur que encontramos en la novela AMDG de Ramón Pérez de Ayala[2], pues el personaje literario del padre Mur (mur es ratón en latín) es el resultado de la fusión de dos padres reales: el padre González y el padre Gutiérrez, precisamente los dos únicos que tenían nombres castellanos en el colegio donde estudió el propio Pérez de Ayala[3]. El recorrido por los testimonios del siglo XX sobre profesores de latín que hemos recogido en nuestro libro nos lleva hasta algunos motes significativos: “Lanchetas” en Corpus Barga, “Enriqueta la Colorada” en Rafael Alberti, “Chaveta” en Ramón J. Sender y “Setis” en Francisco García Pabón.

“Corpus Barga” es el pseudónimo de Andrés García de Vargas, quien nos ha dejado en sus memorias un interesante retrato de su profesor de latín, llamado don Rufino Lanchetas:

Nuestro colegio no era de curas, como se decía de los religiosos, sino de profesores laicos, algunos de los cuales fueron lo que no se llamaba aún intelectuales. La entrada en el bachillerato se hacía con solemnidad pasando por debajo del arco romano; el primero (el primer año) de latín venía a ser en los estudios como la primera novia en los placeres y el primer frac en la vida social, algo por lo que no había más remedio que pasar, indispensable y engorroso. «El que no sabe latín no puede tener buen fin», se sentenciaba todavía. De nuestra clase todos debíamos acabar mal, porque ninguno lo llegó a aprender; nuestro profesor, creo que sólo lo fue durante un año, era el latinista don Rufino Lanchetas, del que nos reíamos por su nombre y porque los días fríos se liaba la capa a las piernas, como si fuese una manta, a partir de su abultada barriga, lo mismo que los cocheros para sentarse en el pescante, y porque así enrollado y sentado nos explicaba acompañándose con la mímica, no sé qué tragedia de la antigüedad y hacía el gesto que él suponía en el actor al exclamar: “¡Míralos, míralos cómo huyen!” Luego he sabido que don Rufino Lanchetas fue un temido compañero de oposiciones de Unamuno y he oído hablar de él con respeto y cariño a don Ramón Menéndez Pidal (…) (“Corpus Barga” 1985: 55-56)

Es interesante observar el contraste que se crea entre las impresiones superficiales que el autor tiene del profesor cuando es adolescente y la conciencia del significado real de aquel docente que llegó a competir en una oposición nada menos que con Miguel de Unamuno. Ya el mero nombre del maestro incita a la risa de los alumnos, sin necesidad de alterarlo para que sirva de mote. En otro importante libro de memorias, el que Rafael Alberti dejó con el sugerente título de La arboleda perdida, el maestro recibe el mote precisamente a partir de su aspecto físico:

¿Quiénes fueron mis profesores, mis iniciadores en las matemáticas, el latín, la historia, etc.? Quiero dejar un índice, no sólo de aquellos padres y hermanos que intervinieron en mi enseñanza, sino también de aquellos que ocupando otros puestos en el colegio entreví por los corredores o entre los árboles de la huerta, no tratándolos casi.

El padre Márquez, profesor de Religión, al que llamábamos, seguramente por la sabiduría, «la burra de Balaán».

El padre Salaverri, profesor de latín, un peruano con cara de idolillo, quien por sus arrebatados colores había recibido de uno de sus alumnos, el sevillano Jorge Parladé, un sobrenombre algo denigrante: el de “Enriqueta la Colorada”, popular prostituta trianera (…) (Alberti 1980: 35)

Frente al catedrático laico que recibe el tratamiento de “don” en el testimonio de Corpus Barga, Alberti recoge el tratamiento propio de profesores religiosos. En este caso, el aspecto físico y el ingenio de uno de los alumnos confieren al docente un mote verdaderamente denigrante. Si a Alberti le dieron clase los jesuitas, Ramón J. Sender relata en las primeras novelas de su Crónica del Alba la docencia que recibió de los frailes de Reus:

En la clase de latín el profesor, que era un sacerdote ya viejo pero tieso y enérgico, nos planteaba problemas que nos obligaban a pensar por nuestra cuenta. Los estudiantes seguíamos divididos todo el curso en dos bandos: cartagineses y romanos. Yo me había pasado al bando de los cartagineses –me gustaba más Aníbal que Escipión- y era entre ellos uno de los mejores, gracias a las lecciones de latín que me había dado en mi aldea el capellán del convento de Santa Clara.

El profesor nos dictó una frase clásica, no recuerdo de quién, pidiéndonos que la comentáramos por escrito. La frase era: Parva propria magna; magna aliena, parva. El profesor a quien llamábamos Chaveta porque decía esa palabra a menudo, refiriéndose a las cosas más dispares, se frotaba las manos viéndonos apuntar la sentencia latina. Su manera de usar la palabra chaveta era pintoresca: Sertorio había perdido la chaveta en distintas ocasiones de su vida. Sólo a un guerrero que ha perdido la chaveta se le ocurre ser liberal y demócrata, decía el fraile. También había perdido el juicio –es decir, la chaveta- Julio César. (Sender 1997: 213)

En este caso, el profesor recibe el mote a causa de la repetición de una palabra, “chaveta”, lo que supone otra de las motivaciones propias de los motes, junto al juego de palabras con respecto al nombre propio o el aspecto físico. Finalmente, Francisco García Pavón, conocido por las tramas policíacas que protagoniza su detective Plinio, nos ofrece un interesante mote, en este caso no dado al maestro, sino a él mismo como alumno. El mote viene motivado por una equivocación graciosa al conjugar el verbo latino sum en su segunda persona del plural:

Cuando los alumnos del Colegio -el anterior al Instituto, que siempre olía a morcilla frita- tuvimos que estudiar latín, según el plan de estudios resucitado por la República, don Bartolomé, el director y propietario, con todo el dolor de su alma, contrató a D. Francisco García, porque él, de la lengua del Lacio, sólo entendía el dominus vobiscum.

Don Francisco fue el primer protestante que vi en mi vida. Era, más o menos de contrabando, el pastor de los poquísimos luteranos que había en mi pueblo, donde nunca se protestó por nada (…)

Don Francisco debía tener ya sesenta y muchos años. La calva clara, rodeada de un cerquillo cano, y unas gafas de oro que en clase le brillaban muchísimo a la luz del ventanal que le caía muy cerca.

Vestido de oscuro y con corbata, siempre hacía las mismas cosas al llegar a clase a las once en punto. Antes de sentarse colocaba sobre la mesa el reloj, la lista de alumnos, el lápiz, el manual, el cuarterón de tabaco de 4,90 -que era el más lujoso de entonces- el librillo de papel y el mechero dorado.

Cada día preguntaba, uno por uno, a toda la clase. El preguntado se ponía de pie, y don Francisco, con ademanes y voz muy educados, aunque severos, nos hacía recitar las declinaciones y los verbos, cuidando mucho las terminaciones (…)

Yo lo respetaba mucho cuando comprendí su gran honradez religiosa. Pues las pocas veces que se refería a temas de moral y creencias -siempre muy de pasada- jamás aprovechaba para hacer su publicidad protestante. Al contrario, decía que todos debíamos ir a misa y cumplir con la moral y creencias de nuestros mayores (…)

Pero las cosas como son, la única vez que lo oí reírse con ganas, fue el día que me equivoqué al conjugar el presente de indicativo del verbo sum, y en vez de decir el plural como manda la gramática: sumus, estis, sunt, dije sumus, SETIS, sunt… (…) mi buen amigo Antoñito Lozano, (el que pocos años después, como a su padre y hermano asesinaron en la zona republicana) desde aquel día me llamó Setis. -An da Se tis -me decía con aquel hablar tan morosísimo que tenía- va mos a to mar nos una ga seo sa con Se tis a la plan cha en el bar de Ce ci lio (…). (García Pavón 1977: 441-444)

Este mote no tendría sentido fuera de la clase de latín, por lo que, en este caso, es el propio contexto de la asignatura el que le confiere lugar de ser. De esta forma, los motes analizados pueden clasificarse de la misma forma que hicimos al comienzo de este apartado con los nombres parlantes:

-por la materia que se imparte  (“Setis”)

-por la deformación del nombre propio (“Lanchetas”)

-por el aspecto físico (“Mur”, “Don Rodriguín”, “Enriqueta la colorada”)

-por algún defecto, tic o manía (“Chaveta”)

 

Francisco García Jurado

NOTAS

[1] Mollfulleda Buesa 1996: 171-173 y Arencibia 2008: 429-446.

[2] Pérez de Ayala 1995.

[3] Pérez Ferrero 1992: 30.

BIBLIOGRAFÍA

Alberti, R., La arboleda perdida, Barcelona, 1980.

Arencibia, Y., “El latín como recurso literario en Pérez Galdós”, en Humanismo y pervivencia del mundo clásico: homenaje al profesor Antonio Prieto, IV, vol. 1. 2008, 429-446

“Corpus Barga”, Los pasos contados II. Puerilidades burguesas, Barcelona, 1985.

García Jurado, F. y Espino Martín, E., Dómines y pedantes. Enseñar latín en la literatura española. De Luis Vives a Muñoz Molina, Madrid, 2011.

García Pavón, F., “Mis profesores de latín”, en Estudios ofrecidos a Emilio Alarcos Llorach [con motivo de sus XXV años de docencia en la Universidad de Oviedo]. Tomo I, Oviedo, 1977, 441-444.

Martínez Fernández, J. E., “Retrato y nombre propio (huellas literarias y carnavalescas en los retratos del Fray Gerundio de Campazas”, en M. Á. Márquez et alii (eds.), El retrato literario. Tempestades y naufragios. Escritura y reelaboración. Actas del XII Simposio de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, Huelva, 2000, 285-291.

Mollfulleda Buesa, S., El latín en los Episodios Nacionales, Barcelona, 1996, 171-173.

Pérez de Ayala, R., A.M.D.G. La vida en los colegios de jesuitas. Edición de A. Amorós, Madrid, 1995.

Pérez Ferrero, M., Las mocedades de Ramón Pérez de Ayala, Oviedo, 1992.

Pérez Galdós, B., Un faccioso más y algunos frailes menos, Madrid, 2008.

Ramón y Cajal, S., Mi infancia y juventud, en Obras selectas. Prólogo de Juan Fernández Santarén, Madrid, 2000.

Sender, R. J., Crónica del Alba, Madrid, 1997.


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *