Abby Warburg y el sentido vital de Tradición clásica

Debo reconocer y confesar que mi conocimiento de la obra de Abby Warburg es tardío, si bien no por ello deja de ser menos intenso y gratificante. A partir de cierto momento, y lejos de sentir agobio por mi ignorancia, creo que aquello que todavía no conozco debe ser considerado, ante todo, como un estímulo para seguir viviendo y sintiendo curiosidad. En este sentido, Abby Warburg se me ha convertido en el testimonio palpable de que sigo vivo. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

No voy a entrar en los rutinarios datos “biográficos” sobre este singular y atípico historiador del arte nacido en una familia alemana de banqueros judíos.  Son datos que cualquiera puede conocer sólo con teclear el nombre de Warburg en el buscador Google. De su existencia mortal me ha fascinado, básicamente, su desinterés por asumir la vida de banquero que le habría tocado vivir, dado que su destino como primogénito estaba llamado a seguir haciendo dinero en grandes cantidades. Warburg dejó ese gran cometido de primogénito a sus hermanos y aprovechó su ventajosa situación para construir una descomunal biblioteca de arte que terminaría dando lugar al Warburg Institute, primero en Alemania y luego en Gran Bretaña, en el maravilloso campus universitario de la Universidad de Londres, dentro de Bloomsbury. Normalmente, el arte es para los banqueros una forma de inversión, jamás de estudio, o una suerte de barniz para dar lustre a sus oscuras vidas de ricos. En este caso, Abby Warburg (imagino que también ayudado por su trastorno bipolar, que lo eximió con mayor razón de encargarse de las “cosas importantes”) decidió convertir el arte en el centro de su vida. Ahora me están fascinando sus escritos sobre Botticelli y el Nacimiento de Venus. Es conmovedor observar cómo Warburg llega a convertir un detalle inapreciable para el común de los mortales, por ejemplo, la suave brisa, en una verdadera piedra de toque para sus análisis. Apreciad al menos en uno de sus párrafos cuál es la clave de sus planteamientos:

“Con esto damos por terminadas nuestras disquisiciones a propósito del Nacimiento de Venus de Botticelli. En una serie de obras de arte emparentadas por el objeto que tratan –el cuadro de Botticelli, el poema de Poliziano, la novela arqueológica de Francesco Colonna, el dibujo procedente del círculo de Botticelli y las descripciones de obras de arte de Filarete- se pone de manifiesto la inclinación, nacida del conocimiento que entonces se tenía del mundo antiguo a recurrir a las obras de arte de la Antigüedad siempre que se trataba de encarnar la vida en su movimiento externo.”  (Abby Warburg, “El Nacimiento de Venus y la Primavera de Sandro Botticelli” en  El renacimento del paganismo, Traducción de Felipe Pereda y Elena Sánchez Vigil. Alianza. Madrid, 2005 p. 87)

Desde un motivo acaso tan pasajero y liviano como es el movimiento que el aire suscita al mecer ciertas cosas, como unos cabellos o un vestido, Warburg indaga no sólo en la posible arqueología de un motivo del arte clásico en el arte renacentista, sino en su significado profundo y trascendente. El recurso a las obras de arte de la Antigüedad para representar el “movimiento externo” va más allá de un mero motivo, encarna como tal la esencia de una concepción profundamente “vital” de la Antigüedad, lo que no deja de ser una herencia del propio pensamiento de Nietzsche en el bagaje intelectual de Warburg. La literatura y el arte antiguos se conjugan aquí para que los artistas italianos terminaran vinculando la idea de vitalidad con el suave movimiento de una ninfa. Todo esto va mucho más allá de afirmar, simplemente, que Botticelli se inspiró en el comienzo del De rerum natura de Lucrecio, o en el Himno homérico a Afrodita para pintar su cuadro sobre Venus. Botticelli –o Poliziano- “resucita” la Antigüedad al hacer que ésta vuelva a encarnar la vida en sus cuadros y composiciones, y es de esta forma como podemos apreciar el profundo sentido de la “Renaissance” que el historiador Jakob Burckhardt (otro de los puntales del pensamiento de Warburg) confirió a ese áureo período histórico desde la imaginación moderna. La Tradición clásica adquiere con Warburg ese sentido propio de lo dinámico y lo vital que han continuado desarrollando otros historiadores el arte, como el italiano Salvatore Settis. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO 


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

About Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"
This entry was posted in Conceptos historiográficos, Humanistas, intelectuales e instituciones. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">