Biblioteca Digital Hispánica: algunos manuales de literatura latina

El manual de José Canalejas

El manual de José Canalejas

Vamos a completar el blog que dedicamos a los manuales de literatura griega en la Biblioteca Digital Hispánica con el correspondiente a los manuales de literatura latina. Una vez más, las pequeñas sorpresas nos esperan en la selección de documentos que podemos encontrar gracias a la búsqueda combinada de Literatura latina – Historia y crítica. La difusión de este patrimonio educativo supone, asimismo, una preciosa ayuda para el estudioso de la moderna enseñanza de las humanidades en España. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Ya hemos señalado cómo, a medida que nuestros trabajos en el Catálogo Razonado de Manuales Hispanos de Literatura Clásica (CRMHLC) han ido progresando, la pertinencia de conocer e indicar aquellos documentos que están digitalizados ha dejado de ser una mera circunstancia para convertirse en todo un argumento. El hecho de poder conocer ejemplares de los que apenas tendríamos noticias de otro modo enriquece sobremanera nuestro catálogo.

Cinco son, si descontamos el ejemplar de la Historia de las literaturas de Grecia y Roma de Andrés Bello, del que ya hemos hablamos en el blog anterior, los manuales de literatura latina que recoge la Biblioteca Digital Hispánica. Aparecen otros interesantes documentos en la búsqueda, pero, por razones de simplificación, los vamos a dejar al margen, dado que no se trata de manuales. Los manuales en cuestión son los siguientes:

La Introducción al estudio de los autores clásicos latinos y castellanos: tratado manual destinado a los alumnos de dicha asignatura en los institutos de segunda enseñanza por José Luis Pons y Gallarza fue publicada en 1857 y supone una suerte de historia comparada de los géneros literarios de la literatura castellana con la latina. Ya en el título aparece la palabra clave que va a definir el espíritu de esta obra, concretamente el adjetivo “clásico”, tomado en el antiguo sentido que le daba Mme. de Staël, es decir, “como sinónimo de perfección”, y cuyo peso concreto sobre los autores latinos se deja notar a lo largo del libro. Es interesante observar que Pons y Gallarza considera la literatura latina como el paradigma modélico de la literatura clásica por excelencia, frente a los rasgos románticos que ya cabe encontrar en la española. De esta forma, la polaridad entre lo “clásico” y lo “romántico”, tan productiva durante los primeros decenios del siglo XIX, se explica por medio de la propia idiosincrasia de las literaturas nacionales. El ejemplar incorpora unas tablas desplegables que en la digitalización han quedado reproducidas en diferentes partes. Ofrecemos aquí, a partir de un ejemplar real, una de las tablas desplegada, la correspondiente a los géneros:

Una de las tablas sinópticas de los autores latinos y castellanos que incorpora el ejemplar, desplegada

Una de las tablas sinópticas de los autores latinos y castellanos que incorpora el ejemplar, desplegada

Por su parte, los Apuntes para un curso de literatura latina redactados por José Canalejas, cuyo primer tomo aparece en 1874 y el segundo en 1876, constituyen un perfecto ejemplo de lo que podemos entender como “historiografía liberal de la literatura latina”. José Canalejas fue alumno de Alfredo Adolfo Camús en el curso de 1869-1870. Durante aquel curso, Canalejas tomó apuntes de las clases de su profesor (estos apuntes manuscritos, si bien copiados algo más tarde por otro alumno, se conservan hoy día en la Biblioteca Marqués de Valdecilla, y han sido transcritos por nuestra alumna Marina Salvador en el marco de una beca de colaboración). El ejemplar conservado en la Biblioteca Nacional de España contiene en su portada la firma del propio Canalejas.

Firma de Canalejas en la portada de ejemplar conservado en la Biblioteca Nacional de España

Firma de Canalejas en la portada de ejemplar conservado en la Biblioteca Nacional de España

Resulta curioso que entre los ejemplares digitalizados tengamos lla tardía versión española de un difundido manual, el del vienés Franz Ficker, aunque sólo se traduce la parte correspondiente a la literatura latina. La versión española se publicó en La Habana en 1876: Historia de la literatura romana. 1er. cuaderno, 1º y 2º periodo de F. Ficker; vertida al español con la colaboración de Antonio Maria Tagle, Luis Ernesto Martín y Lamy. Se trata, por tanto, de un manual que surge en el propio ambiente académico cubano unos años antes de que estalle la guerra de la independencia en 1895. En las (interminables) tareas de catalogacíón de los manuales hispanos de literatura clásica, he tenido la ocasión de estudiar el “microsistema” de las monografías publicadas en Cuba. Se trata de tres manuales, dos de ellos traducciones, y de la edición concreta de un programa de curso que he podido localizar gracias a un volumen antiguo depositado en la Biblioteca Widener de la Universidad de Harvard, donde el programa aparece al final, junto a otros dos de los documentos reseñados. Las fechas de los documentos van desde 1861 (Historia de las literaturas griega y latinas de Nicolas Eugène Géruzez), y 1872 (Lecciones de literatura latina de Antonio María Tagle), hasta 1876 (Historia de la literatura romana de Franz Ficker) y 1877 (Programa de Historia de la literatura latina). Resulta interesante, además de esperable, la impronta francesa de los documentos y la presencia del humanista Antonio María Tagle tras casi todos ellos.

El manual de Ficker en su interesante versión española, publicada en Cuba

El manual de Ficker en su interesante versión española, publicada en Cuba

Es interesante la presencia del manual de un autor asturiano, Justo Álvarez Amandi, cuyas Lecciones de literatura latina, fueron publicadas en Oviedo en 1880. Este autor, frente a lo que ya es una costumbre historiográfica, no sigue el orden expositivo basado en períodos, sino que regresa al de los géneros: poesía, elcuencia e historia, a la manera de los antiguos manuales de Gil de Zarate.

El manual más moderno que aparece digitalizado es el Epítome de literatura latina por Julio Cejador y Frauca, publicado en 1914. Se trata de un opúsculo discreto dentro de la inmensa bibliografía de este autor, acaso no tan conocido por sus aportaciones al aprendizaje de las lenguas y las literaturas clásicas.

El epítome de Cejador, publicado en 1914

El epítome de Cejador, publicado en 1914

Como peculiar anécdota de esta faceta commo profesor de latín, podemos aducir la carta que el poeta Antonio Machado, quien no tenía más que un precario conocimiento gramatical del latín, como él mismo reconoce alguna vez[1], envía a Julio Cejador en 1917, entonces catedrático de latín en la Universidad de Madrid, poco antes de examinarse con él[2]:

Querido y admirado maestro:

El próximo lunes compareceré ante V. con harto rubor y como 
reo de lengua latina. Bien, hubiera deseado asistir a sus clases, 
aprovechando la ocasión tal vez única, de aprender el habla de 
Virgilio; pero mi condición de catedrático rural me tiene en Baeza, 
como antes en Soria, y a muchas leguas de su cátedra. Deseando allegar 
medios oficiales para mejorar de fortuna, emprendí los estudios de 
Filosofía, y llevo, con la de V., cinco asignaturas, entre ellas el 
griego. Reducido a mis propios recursos, con la mezquina base del 
latín aprendido hace treinta años, gracias a su buen método he 
traducido la Epístola de Horacio y cuanto tiene V. de Virgilio, 
en su texto, y algo, también, de Salustio y de Cicerón, abarcando 
cuanto más he podido, y, seguramente, apretando poco. Pero ¿para 
qué decirle lo que ha de ver? Sólo pretendo declararle mi buen deseo, 
para recomendarme a su benevolencia y para que no vea en mí el 
fresco capaz de sonrojar a los amigos, ni tampoco al petulante 
poeta modernista, pues después de traducir, aunque a trancas y 
barrancas, versos de Virgilio, el “cur ego salutor poeta” 
del maestro Horacio es cosa que me digo a mí mismo. Vea V. 
en mí un caso de anacronismo escolar, y a un viejo desmemoriado 
estudiantón que de todas sus bondades necesita. […]

(Obras completas II, p. 1597)[3]

Machado debió de utilizar hacia 1917 una de las más conocidas obras didácticas de Julio Cejador, su Nuevo método teórico-práctico para aprender la lengua latina (1907-1908)[4], que mereció una elogiosa reseña de su otrora discípulo José Ortega y Gasset[5].

Este es, pues, el pequeño mundo de los manuales digitalizados en la Biblioteca Digital Hispánica. Pequeñas cosas, a menudo sutiles, que van contruyendo un gran estudio. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

NOTAS

[1] La siguiente afirmación que hace Ian Gibson sobre el conocimiento de latín en Machado no tiene fundamento alguno: «Por lo que nos dice en Los complementarios del poeta de la Eneida, parece ser que también logró un meritorio dominio del latín.» (Ian Gibson, Ligero de equipaje. La vida de Antonio Machado, Madrid, Aguilar, 2006, p. 316).

[2] En el Archivo Histórico Nacional puede consultarse el expediente académico de Antonio Machado (UNIVERSIDADES, 6647, EXP. 12) correspondiente a los años 1915-1919.

[3] Publicada primeramente en Rafael Santos Torroella, «Don Antonio Machado se examina. Una carta inédita», Ínsula, 158, enero 1960 (apud José Luis Cano, Antonio Machado, Barcelona, Salvat, 1986, pp. 125-126).

[4] Julio Cejador y Frauca, Nuevo método teórico-práctico para aprender la lengua latina. Primer curso, Palencia, Imp. y lib. De Gutiérrez y Herrero, 1907 y Nuevo método teórico-práctico para aprender la lengua latina. Segundo curso, Palencia, Imp. y lib. De Gutiérrez y Herrero, 1908. El ejemplar correspondiente al segundo curso puede consultarse virtualmente.

[5] Véase José Ortega y Gasset, «Sobre los estudios clásicos (El Imparcial, 28 de octubre de 1907)», en Misión del bibliotecario, Madrid, Revista de Occidente, 1967, pp. 21-27).


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

2 pensamientos en “Biblioteca Digital Hispánica: algunos manuales de literatura latina

  1. (Please forgive me for writing in English and feel free, of course, to answer in Spanish.)

    As always your post was captivating. I’ve been following your blog this past years and I’ld like to thank you for your work.

    Having done some work myself for a translation in French of Jouvancy’s 17th century jesuitic Candidatus Rhetoricae, I was wondering what place, if any, holds rhetoric in the manuals you’ve described. By their titles they seem to promote a more literary approach of ancient texts but in 19th century France, such titles could very well hide traditional rhetorical teachings. As I’m not at all familiar with the situation in Spain at that time, I would be glad to learn more.

    • Estimado François-Ronan:

      Gracias por su comentario y su agrado por este blog. Es un placer saberlo. Me hace una pregunta fundamental para la historiografía literaria del siglo XIX, nada menos que la dialéctica entre la Retórica/Poética (inseparables) frente a la Historia de la literatura. Dos discursos se enfrentan y, al tiempo, se imbrican en la práctica. Los manuales de historia de la literatura españoles, al menos hasta los años 60 del siglo XIX, siguen los esquemas de la Poética: Poesía, Elocuencia e Historia. Poco a poco se irá imponiendo el criterio de los períodos literarios sobre el de los géneros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *