Blas Zambrano: el arte de resumir

SANYO DIGITAL CAMERA

Portada del libro que reseñamos hoy, cuya primera edición ya se ha agotado

La discreción, la humildad intelectual y la labor callada de los buenos maestros constituyen un tesoro inmaterial, de valor incalculable, que ha hecho posible el pequeño milagro del aprendizaje y del conocimiento a lo largo del tiempo. A veces, y este es el caso del Resumen de la Historia del Pueblo Griego compuesto por Blas José Zambrano (1874-1938), es posible encontrar una muestra tangible de esa labor silenciosa. El profesor Luis Miguel Pino Campos nos rescata del olvido y del tiempo esta huella de una lectura y un aprendizaje. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Blas José Zambrano García de Carabantes, El arte de resumir. Resumen de la Historia del Pueblo Griego y Discurso de Apertura del Curso Académico 1910-1911. Introducción, edición, notas y anexos de Luis Miguel Pino Campos. Prólogo de José Luis Mora, Madrid, Ediciones clásicas, 2015

Pocas veces somos conscientes de que uno de los más valiosos patrimonios con los que podemos contar los seres humanos, al menos para serlo plenamente, es el educativo (cualquier persona mínimamente interesada por este tema debe leer el precioso artículo de Gabriela Ossenbach al respecto). Una parte fundamental de ese patrimonio lo constituyen los manuales escolares, que tantas veces relegamos al ámbito de la literatura marginal y repetitiva.

Blas Zambrano (1874-1938), cuya mejor obra fue, sin duda, su propia hija, María Zambrano, redactó entre 1919 y 1920, durante su etapa como docente en la ciudad de Segovia, un resumen de historia del pueblo griego. Este resumen es fruto de la atenta lectura de un manual francés vertido al español y publicado en 1890: Historia de los griegos de Victor Duruy. La ya entonces reconocida editorial barcelonesa Montaner y Simón se encargó de llevar a cabo esta loable empresa, dando lugar a tres pulcros tomos con una bonita encuadernación editorial que puede apreciarse en la ilustración siguiente:

SANYO DIGITAL CAMERA

Encuadernación “editorial” tan característica de la editorial Montaner y Simón (Colección particular)

El traductor del libro fue Enrique Leopoldo de Verneuil, como consta en la propia portada del libro:

SANYO DIGITAL CAMERA

Portada de la obra

Aquellos manuales ya contenían imágenes e ilustraciones, como es costumbre actualmente, entre las que deben destacarse las preciosas cromolitografías de los frontispicios.

SANYO DIGITAL CAMERA

La cromolitografía del tomo segundo

Como bien apunta Luis Miguel Pino, la obra sería traducida de nuevo y editada unos años más tarde dentro de la Novísima Historia Universal, publicada en Madrid por la Editorial Española-Americana en 1910, si bien con bastante menos calidad que la de Montaner y Simón:

SANYO DIGITAL CAMERA

La encuadernación editorial en tela de la Historia Universal publicada en 1910. Se trata de un ejemplar algo fatigado (Colección particular)

En esta nueva empresa el traductor fue Vicente Blasco Ibáñez. Este panorama editor, donde emergían ya algunas de las casas editoriales que iban a dominar el negocio de los libros durante los primeros años del siglo XX, brindó la oportunidad de conocer algunas de las más notables monografías que se publicaban en las naciones cultas de Europa. Se trataba ya, naturalmente, de un conocimiento consolidado, convertido en theoria recepta, pero no por ello menos necesario. Por recordar algún otro hito de la época, fue notable la traducción que de la entonces recentísima Historia de la literatura griega de Gilbert Murray hizo Enrique Soms y Castelín para la España Moderna (1899), o la “transferencia cultural” (más que traducción propiamente dicha) que hizo el almeriense Antonio González Garbín del manual de literatura latina de Sigmund Teuffel hacia 1880. El saber ordenado, normalizado, listo para ser aprendido, se depositaba, por tanto en estas obras cuyo estudio constituye por sí mismo un pequeño mundo.

Así las cosas, nos parece muy pertinente la labor que ahora ha llevado a cabo Luis Miguel Pino de rescatar para nosotros este resumen de Blas Zambrando. Luis Miguel Pino ha resaltado dentro de su transcripción y edición aquellas contadas frases que Blas Zambrano incorporó a su resumen y que no forman parte del original. Asimismo, el profesor Pino ha ido observando, gracias al cotejo con el manual, aquellos lugares donde el autor del epítome se ha apartado en el sentido de alguna frase.

El volumen que reseñamos no contiene tan sólo el epítome. Se abre el libro con un prólogo del profesor José luis Mora, “PRÓLOGO … a un libro ya escrito”, cuya formulación responde a un trabajo de Blas Zambrano titulado “Prólogo de un libro que tal vez no se escriba”. Recordemos que, entre otras muchas cosas, Blas Zambrano fue un comprometido maestro y pedagogo que cultivó la amistad de Antonio Machado, con quien colaboró en el fomento de la Universidad Popular de Segovia. Al prólogo le sigue una completísima introducción del profesor Pino Campos, donde se nos ofrece todos los elementos necesarios para comprender la figura de Blas Zambrano. A continuación llega el Resumen, excelentemente editado y repleto de notas aclaratorias, a lo que siguen cuatro anexos: uno dedicado al historiador Victor Duruy, un segundo anexo que nos ofrece datos biográficos sobre el Enrique Leopoldo de Verneuil, primer traductor de Duruy, al que sigue un tercer anexo donde se edita igualmente el “Discurso leído en el Instituto General y Técnico de Segovia en la solemne inauguración del curso académico de 1910-1911”, es decir, durante el mismo tiempo en que el autor estaba llevando a cabo el resumen. Finalmente, en un cuarto anexo se nos ofrece una bibliografía lo más completa y actualizada posible de Blas Zambrando. Cierran el volumen un bibliografía de obras consultadas y un índice onomástico.

Cabría pensar que, ante la existencia de dos traducciones de la obra de Duruy, la de Verneuil y la de Blasco Ibáñez, publicadas ya en el tiempo en que Blas Zambrano componía su epítome, cabría dudar acerca de la edición que había usado, sobre todo cuando la de Blasco Ibáñez estaban más cerca en el tiempo. El análisis de las frases literales del resumen que se han tomado de la primera traducción despejan las dudas, pero, a su vez, como ha tenido ocasión de mostrar la profesora Pilar Hualde Pascual, es posible incluso dar cuenta del ejemplar concreto que usó Blas Zambrano para su epítome. Está depositado hoy día en la Biblioteca de la Academia de Artillería de Segovia, y esta presencia corrobora, en cualquier caso, el análisis del profesor Pino. Nosotros, que ahora investigamos el legado de Alfredo Adolfo Camús, sabemos bien de la importancia (y la felicidad al encontrarlo) que tiene el hallazgo del ejemplar concreto.

La historia de la cultura y del pensamiento no sólo reside en las grandes obras (acaso las partes visibles de ese gran iceberg que es la propia cultura), sino en los documentos discretos, casi escondidos, que esperan pacientemente en los archivos y las bibliotecas su rescate. Nos parece que estos apuntes de Blas Zambrano constituyen un buen ejemplo de lo que decimos. FRANCISCO GARCÍA JURADO

 


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

2 pensamientos en “Blas Zambrano: el arte de resumir

  1. En mi anterior comentario “se colaron” varias erratas que dificultan la comprensión adecuada del texto. Pido disculpas a los lectores. Corregidas las erratas, me permito reproducir el texto completo.

    Estimado y recordado amigo Paco:
    Muchas gracias por esta reseña tan bien elaborada, erudita y elogiosa.
    Sabrás ya que al día siguiente de la presentación que Pilar Hualde hizo en la UAM, me presenté en la Real Academia de Artillería de Segovia por si me podían permitir acceder a su Biblioteca y poder consultar el ejemplar allí depositado. Todo fueron amabilidades por parte del Teniente Coronel, don Javier Besteiro Rivas, secretario de la Fundación que rige esta Biblioteca, y del administrativo que la gestiona, Carlos Merino Arroyo (casualmente ex-alumno de filosofía de José Luis Mora García, el autor del prólogo). En la citada biblioteca pude hojear cada página de los 3 tomos, aunque Blas José Zambrano García de Carabantes sólo utilizó los dos primeros. Los ejemplares están perfectamente conservados y fueron adquiridos por la Real Academia en su momento (Su publicación en castellano data de 1890-1891). No pudieron enseñarme el registro inicial para comprobar la fecha de adquisición, pero ha sido ya registrado en tres ocasiones, con motivo de sucesivas recatalogaciones. Sólo en algunas páginas se notaba en una esquina que pudo estar doblada para marcar dónde se había parado una lectura, pero, por lo demás, los tres volúmenes se conservan perfectamente; la calidad de edición e impresión es excelente. El otro ejemplar que anunció Pilar durante su presentación del día 20 de abril está en el Seminario Diocesano de Segovia, pero sólo está el tomo II, nunca han tenido en esta biblioteca ni los tomos I ni el III; como los resumidos por Zambrano fueron los tomos primero y segundo, es evidente que Blas J. Zambrano sólo pudo usar el ejemplar de la Real Academia de Artillería.
    Por otro lado, se confirmaría la buena relación de amistad y tertulia con varios militares, como es el caso del citado Antonio Medina de Castro, personaje histórico del que Blas J. Zambrano habla en sus Diálogos filosóficos (II y III) [véase la edición de José Luis Mora, . Diputación de Badajoz 1998, págs. 389-467); a este Teniente de Artillería se le echó en falta un día en la tertulia, porque la noche anterior se tuvo que marchar para incorporarse al frente de Marruecos, donde fallecería al año siguiente. Este militar y algún otro frecuentaban la tertulia de los intelectuales segovianos y debieron ser ellos los que facilitaron el acceso a los libros de aquella prestigiosa Biblioteca. El instituto de Antonio Machado está a 20 metros de la puerta de la Academia de Artillería, por eso el poeta sevillano la frecuentaba también. Ya le dije a Pilar que he enviado al editor una «Fe de erratas», en la que incluyo una nota al pie que ha de ser añadida en la página 54 antes del parágrafo 6. La nota será un complemento de las líneas en las que expreso mis dudas acerca del ejemplar en español resumido por Blas J. Zambrano, dado que, comprobada la existencia de este ejemplar en la Real Academia de Artillería de Segovia, estamos en condiciones de completar aquella información y de resolver las dudas planteadas entonces. Esta información nueva será incorporada en la segunda edición; la primera está agotada.
    Un cordial saludo, Luis Miguel.

  2. Estimado y recordado amigo Paco:
    Muchas gracias por esta reseña tan bien elaborada, erudita y elogiosa.
    Sabrás ya que al día siguiente de la presentación que Pilar Hualde hizo en la UAM, me presenté en la Real Academia de Artillería de Segovia por si me podían permitir acceder a su Biblioteca y poder consultar el ejemplar allí depositado. Todo fueron amabilidades por parte del Teniente Coronel, don Javier Besteiro Rivas, secretario de la Fundación que rige esta Biblioteca, y del administrativo que la gestiona, Carlos Merino Arroyo (casualmente ex-alumno de filosofía de José Luis Mora García, el autor del prólogo). En la citada biblioteca pude hojear cada página de los 3 tomos, aunque Blas José Zambrano García de Carabantes sólo utilizó los dos primeros. Los ejemplares están perfectamente conservados y fueron adquiridos por la Real Academia en su momento (Su publicación en castellano data de 1890-1891). No pudieron enseñarme el registro inicial para comprobar la fecha de adquisición, pero ha sido ya registrado en tres ocasiones, con motivo de sucesivas recatalogaciones. Sólo en algunas páginas se notaba en una esquina que pudo estar doblada para marcar dónde se había parado una lectura, pero, por lo demás, los tres volúmenes se conservan perfectamente; la calidad de edición e impresión es excelente. El otro ejemplar que anunció Pilar durante su presentación del día 20 de abril está en el Seminario Diocesano de Segovia, pero sólo está el tomo II, nunca han tenido en esta biblioteca ni los tomos I ni el III; como los resumidos por Zambrano fueron los tomos primero y segundo, es evidente que Blas J. Zambrano sólo pudo usar el ejemplar de la Real Academia de Artillería.
    Por otro lado, se confirmaría la buena relación de amistad y tertulia con varios militares, como es el caso del citado Antonio Medina de Castro, personaje histórico del que Blas J. Zambrano habla en sus Diálogos filosóficos (II y III) [véase la edición de José Luis Mora, . Diputación de Badajoz 1998, págs. 389-467); a este Teniente de Artillería se le echó en falta un día en la tertulia, porque la noche anterior se tuvo que marchar para incorporarse al frente de Marruecos, donde fallecería al año siguiente. Este militar y algún otro frecuentaban la tertulia de los intelectuales segovianos y debieron ser ellos los que facilitaron el acceso a los libros de aquella prestigiosa Biblioteca. El instituto de Antonio Machado está a 20 metros de la puerta de la Academia de Artillería, por eso el poeta sevillano la frecuentaba también. Ya le dije a Pilar que he enviado al editor Alfonso una con una nota que se ha de añadir al pie de la página 54, como complemento de las líneas donde expresaba mis dudas acerca de la procedencia del ejemplar español consultado por Blas J. Zambrano, con el fin de que, comprobada la existencia de este ejemplar en Segovia, se complete la información y resueltas mis dudas; todo ello será incorporado en la segunda edición. La primera está agotada.
    Gracias de nuevo y un abrazo. Luis Miguel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *