Los manuales románticos de literatura latina: nueva estética

Mucho se ha discutido y se discutirá acerca de la relación habida entre el movimiento romántico y la tradición clásica. La reacción de la nueva estética romántica ante lo que a partir del siglo XIX se llamó el “clasicismo” del siglo anterior no supone, ni mucho menos, que el arte y la literatura grecolatina dejaran de ser un importante motivo de inspiración para los propios románticos. Es más, podemos afirmar que la estética romántica creó incluso una manera específica de entender la propia literatura latina, convirtiéndola en una literatura nacional “romana”, y en “historia”. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

El estudio de la historiografía de la literatura latina no deja de ser un reflejo de los grandes acontecimientos históricos europeos, en especial desde los dos últimos decenios del siglo XVIII. Algunos hechos son influyentes hasta tal punto en el discreto mundo de la filología que van a dar lugar a una nueva configuración de sus disciplinas, dado que éstas no son entidades aisladas y atemporales, sino, más bien, realidades que surgen (o desaparecen) como consecuencia de complejos fenómenos históricos. La moderna filología clásica, tal como fue concebida por F.A. Wolf (1759-1824) durante el cambio de siglo, es, precisamente, un fenómeno propio de estos nuevos tiempos. Su moderna concepción enciclopédica, distribuida en ramas del saber (el arbor scientiarum), debe mucho al mundo ilustrado[1]. El romanticismo aporta, entre otras cosas, una nueva visión de la literatura debida sobre todo a la cultura alemana. En particular, penetran las nuevas ideas de F. Schlegel (1772–1829) y de Mme. de Staël (1776-1817) (en la imagen), que apuntan hacia la configuración de gustos populares y específicamente nacionales (llámense éstos alemanes o franceses), frente a la universalidad y atemporalidad de la poética clásica. Se trata, ante todo, de una nueva visión definida por la historia y el nacionalismo, marcada, en buena manera, por la tensión entre la estética clasicista y la romántica. Es Mme. de Staël, en concreto, quien establece la diferencia entre “clásico” y “romántico” en este conocido pasaje de su libro titulado De l’Allemagne:

“Algunas veces se toma la palabra clásico como sinónimo de perfección. Yo me sirvo allí de otra acepción, considerando la poesía clásica como aquella de los antiguos, y la poesía romántica como la que, de algún modo, se refiere a las tradiciones caballerescas. Esta división se relaciona igualmente con dos edades del mundo: la que ha precedido al establecimiento del cristianismo, y la que lo ha seguido.” (Staël 1991: 79)

En España, el romanticismo constituye un movimiento bastante más tenue y tardío que coincide con el período isabelino (1833-1868). Si bien hubo ya algunos destellos de romanticismo que coincidieron, precisamente, con el trienio liberal (1820-1823), los ideólogos de Fernando VII no supieron ver la oportunidad que les brindaban las nuevas corrientes románticas a la hora de crear una conciencia nacional (Mainer 1994), circunstancia que sí supo aprovechar el liberalismo moderado que vino tras su muerte. Como podemos ver, hay un claro decantamiento político entre la estética clasicista, patrimonio del antiguo régimen, y la estética romántica, que de manera circunstancial termina triunfando al calor de los nuevos movimientos liberales. De forma concreta, en lo que respecta a la relación entre la enseñanza y el período absolutista, es muy representativa la Real Cédula de las Escuelas de Latinidad de Calomarde (1824), redactada nada menos que por el poeta neoclásico J.M. Gómez Hermosilla (1771-1837)[2]. En ella, se intenta recuperar una visión de la latinidad y las humanidades propia del absolutismo del siglo anterior con un importante predominio de la enseñanza de la poética, de carácter atemporal, frente al de la historia de la literatura (García Jurado [en prensa]). Tras la muerte de Fernando VII, la reforma emprendida por A. Gil de Zárate (1796-1861) en el decenio de los años 40 propicia la legitimación (Fernández Corte 2004), si bien aún tímida, de los planteamientos históricos en la incipiente enseñanza media y en la universitaria, como se puede ver en los propios programas y manuales oficiales de los cursos de humanidades y, en nuestro caso, en el comienzo de la enseñanza de la historia de la literatura latina, que terminará cristalizando como disciplina independiente dentro de las propias enseñanzas de las humanidades clásicas. Es, sin lugar a dudas, la época de A.A. Camús, con sus lecciones y sus programas de curso, y la publicación de ciertos manuales de literatura que podemos denominar «románticos», como el de Á.M. Terradillos (primera edición de 1846, y segunda de 1848) y S. Costanzo.

Así pues, se trata de una etapa presidida por una constante tensión entre el discurso histórico propiamente dicho, constituido por períodos sucesivos, y los géneros literarios, herencia de la poética. El período estudiado viene a concluir con la revolución de 1868, y coincide de forma significativa con la publicación de un interesante manual, la Historia de la literatura latina de M. Villar y García, publicada en Zaragoza en 1866, que preludia ya la etapa posterior[3].

Nuestro propósito en este trabajo es analizar el corpus de los principales manuales españoles de literatura latina publicados dentro de este período, además del importantísimo e inacabado manual de A. Bello, compuesto en Chile (una parte fue publicada en 1850). Con ello, queremos determinar cuál es la consideración que de la literatura latina tiene la estética romántica, en especial como reacción a la consideración clasicista, propia del siglo anterior, y cómo se refleja esta visión en los manuales escritos en castellano. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Se puede seguir leyendo este trabajo en http://eprints.ucm.es/15485/



[1] “Inoltre, l’assenza nella Esposizione della scienza dell’antichità del concetto di ‘circolo’ e l’adozione del termine Zweig (ramo), che richiama il simbolismo dell’arbor scientiarum, fulcro del «système des connaissances humaines» dell’Encyclopédie francese, avvicina Wolf a Schwelling, expresamente citato come suo ispiratore” (Cerasuolo 1999: 28).

[2] Como ha demostrado López del Castillo (2008).

[3] Para este manual véase García Jurado (2010).

 

BIBLIOGRAFÍA

S. Cerasuolo, Friedrich August Wolf, Esposicione della scienza dell’Antichità. A cura di Salvatore Cerasuolo, Nápoles 1999.

J.C. Fernández Corte, “La invención de la Historia de la Literatura Latina en España (y una breve reflexión sobre Europa)”, CFC (L) 24 (2004), pp. 95-113.

F. García Jurado, “La Poética frente a la Historia Literaria en los manuales españoles de Literatura Latina durante el siglo XIX español. Política y humanidades”, en J. Luque Moreno et alii (eds.), Dulces Camenae. Poética y poesía latinas, Sociedad de Estudios Latinos, Jaén-Granada 2010, pp. 1371-1382.

T. López del Castillo, “Gómez Hermosilla, autor del reglamento de escuelas de latinidad y colegios de humanidades de 1825. La educación de las clases acomodadas en el pensamiento de un absolutista ilustrado”, Hist. educ., 27 (2008), pp. 269-302 (dirección electrónica  http://campus.usal.es/~revistas_trabajo/index.php/0212-0267/article/viewFile/1616/1680. consultada del 5 de marzo de 2011).

Mme. de Staël, Alemania, Madrid 1991.


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

About Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Profesor de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid, acreditado para catedrático desde 2010. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"
This entry was posted in Conceptos historiográficos, Patrimonio educativo. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">