Algunas impresiones tras las jornadas “Modernos heterodoxos”

grupo ucm hlge 2015No es en absoluto mi intención hacer aquì una reseña de nuestras jornadas “Modernos heterodoxos. En torno a Alfredo Adolfo Camús”, pero sí me gustaría, cuando menos, ensayar cuáles han sido las ideas y asuntos básicos que se han puesto sobre la mesa al tratar acerca de la polifacética figura del profesor Camús. Este es el resultado de esa improvisada pesquisa. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Lo primero de todo es que me siento feliz por el resultado de unas jornadas que, acaso, hayan sido las mejores de entre todas las que venimos organizando anualmente los componentes de nuestro grupo. Esta vez, al tratar sobre un personaje concreto de nuestra historia intelectual, las pesquisan tenían un claro denominador común y esto ha contribuido a que la diversidad de planteamientos partiera de un centro bien definido.

De la brillante y emotiva ponencia de Germán Gullón me gustaría destacar la lectura que hizo del texto de Pérez Galdós acerca de su profesor Camus y, muy en especial, la referencia al rechazo que éste último sentía por el, así llamado, “realismo grosero”. Simplemente, Camús despreciaba aquellas obras de arte finiseculares que atacaban el debido decoro del que nos habla tan atinadamente la Poética de Horacio. Tanto Galdós como Camús estaban abiertos a lo nuevo frente al apriorismo de los dogmas, pero el mal gusto, el monstruo con el que Horacio comienza su Poética, no era digno de la literatura y de las artes.

Yo mismo, después, al hablar acerca de los destinos inciertos de los libros de Camús, creo haber destacado los misterios que encierra este legado bibliográfico, sólo en parte conservado en la Biblioteca histórica Marqués de Valdecilla, ante la dispersión sufrida a causa de las compras selectivas. Ramiro González Delgado, en su detallada comunicación, hizo notar las ausencias notables que pueden intuirse tras analizar exhaustivamente lo que conservamos de los libros de autores griegos. Por su parte, Mirella Romero, por su parte, indagó en las obras sobre Historia de Grecia a partir del Compendio de Historia Universal. Señaló con acierto la presencia del historiador francés Charles Rollin, entre otros inspiradores de una obra colectiva que probablemente fue concebida inicialmente como una traducción, pero que terminó siendo un libro de texto escrito por varias manos.

Antonio Barnés glosó el humanismo de Camús desde los ideales humanísticos del Quijote, y así pudimos entrever una rica lectura cervantina en torno a este profesor de la Central. De la charla de María José Barrios cabe destacar el descubrimiento de una obra latina titulada “Refranes” que reivindica el latín clásico y Erasmo mediante la glosa inteligente de sus adagios. Hasta ahora, el testimonio más importante que ligaba a Erasmo con Camús era Galdós, pero esta nueva obra de Camús enriquece considerablemente la posible lectura erasmiana del profesor. De esta forma, la sesión conformada por estos dos especialistas nos brindó sendas lecturas, cervantina y erasmiana, del profesor de la Central.

Al día siguiente, Ana González nos presentó a Camús como “esperable” lector de la literatura inglesa, en el sentido de que todo aquello que leyó era lo que estaban dentro de lo normal para un buen lector de su época. Muchos de los libros ingleses, por cierto, pasaban previamente por la traducción francesa. Salomé Blanco, al hablarnos sobre Camús y el comediógrafo latino Plauto, llegó de una forma muy natural al personaje de Salvador Costanzo, italiano, liberal y católico que fue, entre muchas otras cosas, traductor de Plauto. Así se planteó igualmente la interesante transferencia que de obras italianas se hizo en la España del XIX gracias a la labor de intermediarios como éste. Pilar Hualde nos ofreció un completísimo recorrido por las noticias que la prensa nos brindan acerca de Camús, mostrando cómo fue un personaje bien conocido y hasta, en cierto sentido, popular, del que luego tanto progresistas como neocatólicos intentaron apropiarse.

Josep Lluis Teodoro y Gorana Stepanic hicieron un intenso recorrido por la erudición de Camús. Muy interesante fue el interés que señaló Josep Lluis por los temas espiritistas que puede deducirse de la biblioteca de Camús, habida cuenta de que este asunto tenía también una vertiente positivista y científica. Gorana analizó mediante una base de datos la naturaleza que la erudición del siglo XVII tenía en la biblioteca de Camús, intuyendo que en este caso el hombre curioso se confundía con el bibliófilo. Yo mismo volví a intervenir para hablar acerca de cómo el pensamiento historiográfico de Camús fue variando a lo largo de su vida, desde 1845 a 1889, por medio de cuatro etapas clave.

Felipe González Vega nos trajo finalmente al Menéndez Pelayo múltible y convulso que nos habló de los heterodoxos españoles, tan enemigo de la jerga krausista como de la de algunos escolásticos, en aras de un discurso historiográfico claro y legible. La ronda de preguntas e intervenciones puso en el tapete las semejanzas y diferencias que tuvieron Camús y Don Marcelino acerca del Renacimiento, así como la admiración mutua que ambos sintieron y sus puntuales desencuentros.

Estos dos intensos días sirven ya para entrever lo que será una apasionante monografía, que luego habrá que unir algunos trabajos más relativos al orientalismo o la ideología de la gramática.

Es este el momento de agradecer a mis colegas del Grupo su entusiasmo y amistad. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *