Leopoldo Alas “Clarín”, alumno de Alfredo Adolfo Camús

IMG_3238Hoy día, gracias, entre otros ilustres estudiosos, a Germán Gullón (“De Flaubert y Henry James a “Clarín””, Ínsula, 659 (2001), pp. 16-18), sabemos que la prosa de Clarín va mucho más allá del manido correlato con Gustave Flaubert. Gullón supo ver en este sentido, la relación de Clarín con autores como Henry James. Un tiempo después, Mª José Barrios y yo mismo (“Clarín, Schwob et l’esthétique du conte latin”, Cahiers Marcel Schwob 2, 2009, pp. 63-79) pudimos trazar un correlato entre las vidas imaginarias de los poetas romanos Vario y Lucrecio, narradas respectivamente por Clarín y Schwob. Mientras leíamos las páginas que Clarín dedicaba al imaginario de Roma, me vino más de una vez a la memoria la figura de su profesor de literatura griega y latina en la Universidad Central: Alfredo Adolfo Camús. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO

Al morir el viejo maestro en 1889, algunos de sus antiguos alumnos, entre otros Menéndez Pelayo y Clarín. le dedicaron sentidas necrológicas que hoy día resultan testimonios preciosos para poder estudiar la figura de este profesor tan singular.  La necrológica de Clarín, es un canto amable y emocionado a la pedagogía entusiasta de Camus, verdadero contrapunto a un profesorado mortecino y caduco. Gracias a Clarín, sabemos, entre otras cosas, del amor que Camús sentía por el Atta Troll de Heinrich Heine, lectura que, por cierto, nos llevó hasta Düsseldorf hace unos meses, como tuve ocasión de referir. Hoy, sin embargo, quería prestar atención a otro dato concreto que nos ofrece Clarín en su texto: el entusiasmo por el manual de literatura romana de Paul Albert (en la ilustración), publicado justamente en 1871. Debo recordar que cuando Clarín asistió a las clases de Camús fue en el curso de 1871-72. Era una época en que el profesor había configurado perfectamente su visión liberal de la literatura latina, basada, sobre todo, en el gusto por autores de palabra suelta y mordaz, como Plauto, o en el gusto por el paganismo clásico del siglo de oro. Tras la Ley Moyano de educación (1857), Camús había abandonado ya sus intentos de devolver la lengua latina a las clases de literatura y ahora miraba, sobre todo, a los avances de Francia. Así lo expresa Clarín al tiempo que nos ofrece el dato clave de Paul Albert:

Muy al revés de lo que suele notarse entre los pedantes españoles, 
ya literarios, ya científicos, Camús no afectaba desdeñar la ciencia 
y las letras de la Francia contemporánea, y comprendía que en París 
estaba el centro del moderno humanismo, aunque pudiera haber sabios 
más sabios en otras partes. Así, recomendaba a los estudiantes cuya 
vocación literaria reconocía, los libros y las revistas francesas 
de nuestros días en que escritores como Nisard, Boissier, Egger, 
Martha, Paul Albert, etc., etc., trataban, unos con más erudición, 
otros con más arte y sentido moderno de los antiguos, los puntos más 
interesantes de literatura clásica. Prefería la Literatura romana de 
Paul Albert a las obras didácticas españolas, que de tan desgraciada 
manera, con tanta pesadez y falta de original criterio y total 
ausencia de gusto se atreven a profanar la delicada flor de la 
poesía griega, y la no menos delicada flor de estufa de la rápida 
edad de oro de la inspiración latina…

El manual de Paul Albert ofrecía, ante todo, un relato bien contado y documentado de la literatura de Roma, comenzando por las característica del pueblo romano y sus míticos orígenes. No falta en el manual un precioso y sustancioso capitulo acerca del historiador Niebuhr y las epopeyas populares, verdadera piedra de toque de la historiografia del siglo XIX. Galdós, precisamente, en la jovial semblanza que dedicó a su  maestro unos años antes que Clarín, indicaba de manera precisa este gusto de Camús por el historiador alemán que había soñado con antiguas baladas romanas, desgraciadamente perdidas. No falta tampoco en Albert el recorrido por Plauto y algunos de sus pasajes cómicos más sabrosos, o el capítulo dedicado, nada menos, que a Varrón, Lucrecio y Catulo. La edad de oro, con Virgilio y Horacio, abre el tomo dos, convirtiéndose así este libro en una obra con la que Camús habría de sentir una gran sintonía. Poco tiempo después, otro de sus alumnos, José Canalejas, publicará entre 1874 y 1876 un interesante manual de literatura latina que refleja bien este espíritu liberal de las clases de Camús. A partir de 1878, que es cuando un antiguo alumno de Camús, Francisco María Rivero, publique la versión española del manual de Juan Félix Baehr, Camús comenzará a mirar hacia la filología alemana, y esta nueva actitud cobrará su mayor expresión en el prólogo que el mismo profesor escribe para la versión española de otro gran manual alemán, la literatura griega de Otfrido Müller (1889).

IMG_3237

Camús pasó pues, por varias etapas, como ser histórico que era. No obstante algo hay de común en todas ellas: el entusiasmo. Sin esta impronta del profesor, probablemente Clarín o Galdós no hubieran tenido esa particular manera de entender el mundo clásico como una entidad viva. Así lo han visto Ángel Ruiz Pérez o, más recientemente, Pilar Hualde Pascual.

La historiografía de la literatura grecolatina en la España del XIX, con todas sus sombras y carencias, se ha convertido en una herramienta imprescindible para poder comprender cabalmente los mecanismos no sólo de transmisión, sino de simpatía hacia los autores de Grecia y Roma. De manera particular, Camús es la pieza clave de este invisible mecanismo. FRANCISCO GARCÍA JURADO

 


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *