Plauto y la Edad de Plata de la cultura española

tesis de saloméLa flamante doctora Salomé Blanco, miembro del grupo de investigación HLGE, nos ofrece en este blog una emotiva crónica de las circunstancias de su trabajo de doctorado, que llegó a buen puerto con la calificación de apto cum laude por unanimidad. En nombre del grupo de investigación, enhorabuena.

El pasado día 13 defendí mi tesis doctoral Plauto durante la “Edad de plata” de la Cultura Española (1868-1936). Han sido años de trabajo y en un acto académico de estas características deben ser resumidos en veinte minutos. Un tiempo muy breve para poder expresar todo lo que significa un estudio de este nivel y lo que se siente cuando se somete al dictamen del tribunal. Este tribunal estuvo compuesto por magníficos profesores que aportaron sus conocimientos de manera tan generosa que conservo las notas que tomé en sus turnos de palabra para seguir investigando.

El tema de la tesis surgió de la mano del proyecto HLGE de la UCM, dirigido por Francisco García Jurado. Ahora, recuerdo la primera vez en la que Paco se dio cuenta de que yo era capaz de escribir y el interés que mostró por ayudarme a mejorar y a poner mis esfuerzos en algo que fuese susceptible de calificarse de trabajo académico. Aquel primer trabajo en el que me enfrasqué tenía que ver con el escritor Juan Benet y su novela Volverás a Región de la que yo quería destacar las referencias a la literatura grecolatina que la componen. A raíz de aquel pequeño artículo que presenté en un congreso interno de la UCM, organizado por los alumnos de último curso de la licenciatura en Filología Clásica, partió la idea de que yo podría estudiar los aspectos que confluyen entre literatura clásica y literatura hispánica, más concretamente con la literatura hispánica contemporánea.

El grupo de investigación HLGE me concedió una beca de cuarto curso de licenciatura y comencé a participar en las actividades con los investigadores. Aquella beca me permitió escribir un primer artículo, La comedia latina. Plauto y Terencio, que formó parte de la segunda monografía del Grupo HLGE, La historia de la literatura grecolatina durante la Edad de plata de la cultura española (1868-1936), prologada por José Carlos Mainer. Aquel artículo surgió de uno de los capítulos de la tesis de máster que, también bajo la dirección de Francisco García Jurado y como parte del proyecto HLGE, realicé bajo el título La desigual fortuna de las traducciones de Plauto y Terencio durante la Edad de Plata de la Cultura Española (1868-1936), y que hoy está publicada en el portal de humanidades liceus.com.

Tras aquel periodo de gran actividad en torno a la investigación plautina inicié con gran ímpetu la tesis doctoral. Pero, me topé con otras urgencias: el encargo de dos libros de texto, oposiciones y otros imponderables, pero nunca consiguieron alejarme del todo, pues en ese periodo completé algunas fichas para el Catalogus Philologorum Classicorum (CPhCl), recopilé material para la tesis doctoral realizando revisiones metódicas de las hemerotecas de los periódicos La Vanguardia y ABC, y leyendo sobre la bohemia española, como los tres tomos de la Novela de un literato de Rafael Cansinos Asens y otros. También participé en las Jornadas de filología y romanticismo que se celebraron bajo el Proyecto HLGE3 en el Museo Romántico de Madrid. Mi ponencia, Plauto y la nueva estética romántica, se convirtió en un artículo, La comedia latina y su nueva lectura romántica, que apareció en la tercera monografía de HLGE, La historia de la literatura grecolatina en España: de la Ilustración al Liberalismo (1778-1850), esta vez prologada por Joaquín Álvarez Barrientos.

Cuando pude volver a dedicarme por completo a redactar la tesis doctoral todo ese trabajo y ese periodo de alejamiento me ayudó a tener un punto de vista más completo sobre el material. De esta forma, busqué apoyo en la Literatura Comparada, revisé los manuales de estudio de Literatura Latina, repasé las biografías y publicaciones de algunos de los profesores que impartieron docencia en las universidades, comprobé documentos sobre la atención prestada a Plauto en Francia, tanto como comediógrafo, como personaje de ficción o como modelo vital, pues del país vecino partió el espíritu de la bohemia que se apoderó también de los jóvenes finiseculares españoles.

Las largas horas de lectura que le dedicó Francisco García Jurado mejoraron muchísimo la investigación. Los informes de los lectores externos, Ángel Ruiz Pérez de la Universidad de Santiago de Compostela y Mª Jesús Pérez Ibáñez de la Universidad de Valladolid, señalaron alguna virtud y varios defectos que pudieron subsanarse antes de la entrega final. Y, el pasado lunes, los profesores del tribunal enriquecieron la propuesta. Antonio López Fonseca, de la UCM, señaló que sería interesante investigar sobre el concepto de traducción que se tenía en la Edad de plata. Matías López López, de la Universidad de Lérida, aportó los conceptos de “desclasados” y “parásitos” para estudiar a los personajes bohemios. Rosario López Gregoris, de la UAM, indicó que que novelistas como Eduardo Barriobero habían utilizado las tramas plautinas para escribir sus obras. Emilio del Río, de la Universidad de la Rioja, solicitó un estudio más profundo sobre las carreras académicas de los autores españoles más importantes de la Edad de plata, y su posible relación con el teatro jesuítico que tanto adaptó a Plauto y a Terencio. Finalmente, Ignacio Rodríguez Alfageme, de la UCM, recomendó la lectura atenta de varios trabajos del profesor Luis Gil y llamó la atención sobre los peligros del entusiasmo, en este caso el mío, que pueden llevar a cometer dejaciones como la de no investigar con profundidad la imagen del bisemanario francés Rabelais (1857), que utilicé como portada y cumbre de mi tesis, pues remite a una escena de los libros Gargantúa y Pantagruel (1532-1564), que sin duda se debe a la lectura de Plauto, pero a la que hizo Françoise Rabelais y no a la que hizo el ilustrador del bisemanario decimonónico.

Con todo esto quedó demostrado que Plauto formó parte del espíritu de los tiempos de la Edad de plata de la Cultura Española, que era lo que yo proponía.

Y así finalizó el acto universitario que viví con gran placer, por ser el más interesante y satisfactorio de mi vida de estudiante y porque significa que ahora comienza otra etapa en mi carrera académica. Gracias a todos. SALOMÉ BLANCO HLGE


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *