La tradición clásica y la unidad de Italia

LA TRADIZIONE CLASSICA E L'UNITÀ D'ITALIALa tradizione classica e l’Unità d’Italia, Atti del Seminario Napoli – Santa Maria Capua Vetere 2-4 ottobre 2013, a cura di S. Cerasuolo, M.L. Chirico, S. Cannavale, C. Pepe, N. Rampazzo, Napoli 2014, ISBN: 9788876071454

Leopardi (1798-1837), el gran poeta de la Italia de los ensueños de Stendhal, compuso un exaltado poema con motivo del descubrimiento de una obra perdida de Cicerón, enterrada bajo el comentario de San Agustín, y recuperada como palimpsesto. Para Leopardi, se trataba de una verdadera resurrección, y así lo cantó en su poema, el titulado “A Angelo Mai, cuando encontró los libros del De Republica de Cicerón”, que comienza así:

“Italo audaz, ¿es que no te cansas
de arrancar de las tumbas
a nuestros padres, obligando a que hablen
en este siglo muerto, en el que pesa
tanta niebla de tedio? ¿Y cómo llegas
tan fuerte y tan frecuente a nuestro oído,
voz de nuestros abuelos,
tan largo tiempo muda? ¿Por qué tanta
resurrección? Fecundos se han tornado
los pergaminos; a la edad presente
los claustros polvorientos
reservaban las obras generosas
de nuestros padres (…)”

(G. Leopardi, Cantos. Traducción de Diego Navarro, Barcelona 1982: 17)

Este descubrimiento supuso algo más que un mero episodio filológico, pues se convirtió en el símbolo de toda una época: este renacer de Cicerón significaba el renacer de Italia. Precisamente, la acuñación del término “palimpsesto”, tan ligado a los trabajos de Angelo Mai o del historiador Niebuhr, es también propia de este especial momento (O. Murray, “Niebuhr en Gran Bretaña”, Revista de historiografía 6, 2007: 81-82). Esta resurrección de la antigüedad también estaba ligada al ideal de lo que, años más tarde, sería igualmente la plasmación de un sueño cumplido: la propia unidad de Italia.

El libro que ahora reseño brevemente tiene el sugerente título de la “Tradición clásica y la unidad de Italia”. Es difícil reseñar un libro tan rico y completo, fruto de unas jornadas de investigación. Los trabajos que lo componen están al nivel de la propia erudición y buen hacer del profesor Cerasuolo, a quien declaro uno de mis grandes maestros. Más que una reseña convencional, quisiera hacer un breve recorrido tomando cuatro personajes fundamentales que son objeto de estudio más de una vez en estos dos nutridos tomos que componen la obra reseñada.

Entre ellos, está la figura de Domenico Comparetti (él hizo uso por ver primera de la etiqueta “tradizione classica” en su libro Virgilio nel medio evo), quien dentro de este libro aparece también ligado a otra resurrección textual: la de los papiros de Herculano (ya en su tercera serie). Estos papiros, así como la villa que los albergaba, merecieron una notable exposición en Madrid celebrada durante 2014 dentro de la Casa del Lector. Comparetti, en calidad de filólogo griego y comparatista, es una de las figuras capitales de la segunda mitad del siglo XIX y probablemente uno de los que mejor resumen el estado de la filología clásica en Italia (y Europa) durante esta etapa. No en vano, de su paso por la holandesa universidad de Leiden, una de las cunas de la filología humanística, trata otro de los trabajos recogidos en este volumen.

Francesco de Sanctis, probablemente el autor de la mejor historia de la literatura italiana, en palabras de Claudio Guillén, es otro de los nombres clave que ocupa por cuatro veces la atención en esta monografía. Me ha interesado mucho, debido a la querencia que siento por los estudios de historiografía literaria, el trabajo que trata acerca de la presencia de la Storia de de Sanctis en algunos manuales de historia de la literatura latina. Un manual que caracteriza e impregna una época no podía dejar de figurar en ellos, de forma casi natural. Hablando de manuales de literatura latina, me vienen ahora a la memoria los manuales que en España publicó Salvatore Costanzo, un exiliado italiano y católico liberal, acerca de las dos literaturas clásicas. Costanzo fue fundamental para el conocimiento de la cultura italiana en la España del siglo XIX. Todavía recuerdo la feliz tarde que encontré en un puestecillo de libros de segunda mano, en pleno corazón de Nápoles, un importante estudio sobre su persona y obra (A. Tobío Sala, Salvatore Costanzo, intermediario de cultura, Florencia 2000).

Theodor Mommsen es otro de los autores que también ocupa varios de los capítulos, entre otras cosas, por ser algo así como el  autor intelectual del antiguo concepto de Italia. La historiografía de Mommsen es, en este sentido, una suerte de legitimación desde la Antigüedad del moderno proceso de unidad que está teniendo lugar en ese momento. Como todos sabemos, su Historia de Roma le valió el premio nóbel de literatura en 1902 y esta obra es, junto a la historia de Roma de Niebuhr (mejor en su versión inglesa que en la difícil versión alemana) uno de los hitos de la historiografía clásica.

Finalmente, no quiero olvidarme de la figura del poeta Giosuè Carducci (todavía recuerdo el precioso día que visité su casa en Bolonia, ciudad donde ejerció su docencia durante decenios). Carducci merece sin ambages el adjetivo de “virgiliano” (por ejemplo, cuando confiere nueva vida a las hipálages: “el silencio verde de los campos”, verso que conmovió a Borges). Esa condición virgiliana hace que uno de los capítulos de esta monografía nos lo presente como “intérprete” de la idea virgiliana de Italia.

Este libro, que apenas he podido glosar debido a la brevedad impuesta, supone para mí una ocasión de felicidad y de orgullo. La felicidad es la propia del lector interesado y, asimismo, enamorado de la erudición italiana, de sus bibliotecas infinitas. El orgullo proviene del inmerecido honor que he tenido al figurar en el comité científico de este libro. Ambas cosas, la felicidad y el orgullo, se resumen ahora en una sola palabra: gratitud. FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *