Libros y conversación: el transfondo humanista del viaje a Italia de Montaigne

Burdeos, la ciudad de Montaigne

Burdeos, la ciudad de Montaigne

Cada época interpreta el viaje, lo hace suyo. Si los siglos XVIII y XIX inventaron el viaje turístico, en el siglo XVI encontramos el viaje humanista, del que Michel de Montaigne nos ofrece un excelente ejemplo. Vamos a recorrer con su diario de viaje algunos de los momentos más significativos. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Para María José, para quien viajar es vivir y vivir viajar
El trasfondo humanista del Viaje a Italia de Montaigne puede apreciarse en aspectos que, a menudo, por ser sutiles, pasan desapercibidos. Uno de ellos es la constatación sobre la diversidad de las costumbres, si bien dentro de un denominador común que ser perfila ya como una idea bastante clara de lo que es Europa. El viajero recorre Francia, Suiza, Alemania e Italia mientras narra, como él mismo reconoce, con “liberté de conscience”, las diferentes maneras de ver el hecho religioso. Así ocurre cuando describe las procesiones de Semana Santa en Roma. No cree, en este sentido, Montaigne, que los cofrades italianos sean más devotos que los creyentes franceses, aunque sí más ceremoniosos y extremados.  Es, por tanto, este diario de Montaigne un testimonio significativo de esa Europa en ciernes que recorren hombres observadores y cultos para encontrar, acaso, algo más de sí mismos en lugares lejanos.
Debemos comentar, siquiera someramente, otro de los aspectos humanísticos del libro de Montaigne: el del amor a los autores grecolatinos y la Antigüedad. Podemos apreciarlo de una manera implícita en cierto sentimiento de carpe diem dentro del propio viaje. Así pues, cada jornada constituye su propio fin, de manera que mientras éstas duran es posible olvidar que al cabo de todos estos días de descubrimiento habrá que emprender el tedioso regreso al punto de partida, retorno que, en el caso de Montaigne, tuvo lugar antes de lo previsto. Montaigne siente, pues, cierto gusto horaciano por este gozo del presente, no incompatible con el sentido de lo mudable, tan característico de Las Metamorfosis de Ovidio, que también se plasma en el relato.
Más allá de estas improntas, también cabe encontrar las ineludibles referencias explícitas a los autores clásicos, en especial sus autores preferidos. Al referirnos su paso por la Biblioteca vaticana, Montaigne nos habla de preciosos manuscritos, como los de un Séneca y dos obras de Plutarco, o una Eneida que confirma a Montaigne sus sospechas acerca de la dudosa veracidad de los conocidos cuatro primeros versos que en algunas ediciones abren la obra, pues este manuscrito no los contiene. Pero no sólo se habla de manuscritos, sino que se hace una referencia a libros impresos tan importantes como la Biblia Sacra del impresor y editor flamenco Cristóbal Plantino. De esta forma, encontramos tanto el conocimiento e los clásicos como el reconocimiento de las grandes empresas editoriales humanísticas.
Volviendo a los clásicos, es, simplemente, un deleite leer la conversación que mantiene durante una comida en Roma con el embajador francés acerca de la traducción francesa de Plutarco, estando también presente el humanista De Muret. Imagino estas amables conversaciones trasladadas ahora al contexto de algunos momentos de charla amable con colegas inteligentes, momentos que surgen de manera improvisada. Bien dice Montaigne en uno de sus ensayos cuánto más vivifica la conversación con un buen amigo que todas las lecturas posibles. Otra cosa es ya cuando la lectura se convierte en sabia conversación … con los muertos. FRANCISCO GARCÍA JURADO

Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *