Por qué escribimos un blog académico

hypothes

En la fotografía, parte del comité científico de la plataforma Hypotheses en español. De derecha a izquierda: Elena Azofra, Sara Sama (en primer plano), Leire Frisuelos, Beatriz Tejada y Francisco García Jurado.

Hace unos días, las personas que integramos el comité científico de la sección de Hypotheses en lengua española tuvimos una reunión en la siempre estimulante biblioteca de la UNED. Era una tarde fría donde los más optimistas ya vislumbramos el atisbo de la primavera, y resultó ser una reunión de lo más productiva, sobre todo por el intercambio de impresiones acerca de lo que supone nuestra actividad académica vinculada al nuevo entorno digital que nos rodea. Nos reunimos la personas que veis en la fotografía de la izquierda, además de Felipe Castro, conectado desde México. Éstas son algunas de las reflexiones que esta reunión me suscitó. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

A mis colegas del comité de Hypotheses, con afecto

Como sabéis, esto de componer un blog académico cada viernes viene siendo ya un pequeño reto desde hace ya bastantes meses, que se han vuelto años. Sé que para algunas personas podría resultar estresante mantener esta suerte de obligación, que en mi caso ha sido meramente voluntaria. Sin embargo, creo que es una agradable gimnasia mental, sobre todo para quienes vivimos relacionados con el mundo de las ideas. El escollo más arduo viene dado a la hora de elegir el tema. Hay ocasiones en que la actualidad, es decir, la celebración de un congreso o la publicación de un trabajo académico, me da la pauta precisa; otras, sin embargo, debo pensar en algo concreto para la ocasión y, a ser posible, de cierto interés (dentro, claro está, de los límites que impone mi materia, tan lejana a los temas de cocina, de belleza o de fútbol). Cuántas veces me gustaría, por cierto, hablar acerca de alguna de mis investigaciones en curso, pero luego, al ser propuesta para su evaluación en una revista científica, corro el riesgo de que no sean aceptadas para su revisión y evaluación “ciega”, dado que su autor es identificable desde la web. Hay quien opina que es mejor publicar cuando se tenga algo interesante que publicar, pero yo creo, como Picasso, que la inspiración debe encontrarnos siempre trabajando.

Y si es pertinente saber qué escribir, no menos importante resulta saber cómo. En otra ocasión dije que, al menos para mí, los blogs académicos son preciosas tentativas para esbozar textos e ideas que luego me sirvan como materiales reelaborables. En este sentido, los blogs se parecen mucho a los ensayos, sobre todo por la libertad que implica su redacción, no tan sujeta a la tiranía de los textos “definitivos”. Asimismo, la posibilidad de poderlos corregir a posteriori confiere a su escritura vivacidad y hasta cierta audacia que no siento cuando hay que cerrar otro tipo de prosas de manera “irreversible”. Asimismo, creo haber aprendido el difícil don de la brevedad. Mi amigo, el profesor Joaquín Salvachúa (UPM) así me lo recomendó hace tiempo, cuando en lugar de blogs redactaba testamentos.

En cualquier caso, y tras otras tentativas más o menos exitosas, está resultando muy interesante esta etapa de la plataforma hypotheses. Me enorgullece figurar en su comité científico y poder contar con un blog que ya cuenta, gracias a sus méritos, con ISSN, funciona como útil instrumento para mi trabajo… y hasta llega a ser útil a los demás. Sé que muchos de mis colegas consideran todo esto como una labor inútil, pero, al menos para mí, un blog es una ventana donde asomarme y respirar, y por eso jamás me han parecido inútiles las ventanas en las casas. Los blogs se convierten, de forma indirecta, en una forma de improvisado diario acerca de la vida académica. En cierto sentido, mi libro más preciado.

Llevar a cabo un blog, sobre todo si pretende ser interesante y no tenemos intención de que sea un mero pantallazo o cortapega, requiere un tiempo previo de elaboración. Pero este tiempo, a mi entender, no ha de ser ni mucho ni poco. En mi caso, suelo pensar en el tema del texto del viernes a partir del miércoles previo. A veces, la idea viene de más lejos, pues también debo programar ciertos asuntos con antelación, como, por ejemplo, los relativos a reseñas de libros, a fin de que entren en momentos oportunos. En cualquier caso, el blog se me antoja como una forma de escritura complementaria a la de mis otros trabajos, bien previa, como me gustaría hacer con más frecuencia, bien a posteriori, una vez el trabajo ha aparecido publicado. Asimismo, hay casos donde creo oportuno dejar constancia de “cómo se hizo” determinado trabajo, o cuáles fueron las circunstancias en que nació una idea concreta. Esto pertenece ya a una forma de ver el mundo, donde creo que las ideas siempre tienen un lugar y una circunstancia (así he intentado contárselo durante el presente curso a mis alumnos de Conceptos fundamentales de lingüística).

Ahora este blog también se ha convertido en voz del proyecto de investigación que dirijo, pues permite ofrecer una información ágil que lo haga igualmente presente.

En definitiva, este blog es para mí una ventana a la que me asomo semanalmente para sentirme vivo y, si fuera posible, reportaros un grato momento de lectura. FRANCISCO GARCÍA JURADO


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación “Historiografía de la literatura grecolatina en España”

More Posts

Un pensamiento en “Por qué escribimos un blog académico

  1. Pingback: Por qué nos interesa el blogging académico | MorFlog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *