Roma en Madrid: paseo didáctico

El pintor Antonio Joli (1700-1777), experto en “vedutte” italianas, también nos regaló algunas idealizadas y conmovedoras vistas de Madrid, que en sus lienzos se nos antoja como una ciudad italiana vista por un viajero del siglo XVIII. El paseo didáctico “Roma en Madrid” pretende, ante todo, resaltar ese anhelo de ver una ciudad en otra, de soñar, acaso, lo que no tenemos, aunque podamos intuirlo gratamente, siquiera con los ojos de la sensibilidad y de la inteligencia. POR FRANCISCO GARCÍA JURADO HLGE

Concebida como actividad para la asignatura “Roma imaginada”, que impartimos este curso en la Universidad Complutense, “Roma en Madrid” pretende evocar la Ciudad Eterna desde varios puntos de vista. Nuestra ruta comienza ante la Puerta de Toledo, donde podremos presenciar el invisible milagro del urbanismo de la Roma barroca de Sixto V. Las tres avenidas que configuran un “tridente” a los pies de la propia puerta de Toledo no son fruto de la casualidad. Forman parte de un plan de urbanización que tuvo lugar en tiempos de Carlos III para ordenar la periferia madrileña, en este caso la que descendía hasta el puente de Toledo. Asimismo, desde este mismo puente, en la plaza mal llamada (a nuestro juicio) de Pirámides (¡son obeliscos!), surge otro tridente urbano que se entrecruza con el que arranca en la misma puerta de Toledo. La magia del urbanismo barroco de la famosa Piazza del Popolo, donde las avenidas, en perfecto orden geométrico, nos abren maravillosas perspectivas, se nos ofrece también aquí, en Madrid, si bien los edificios modernos convierten este encanto en algo acaso desapercibido.

De la misma manera, la puerta de Toledo, diseñada primero en tiempos de José Bonaparte, pero finalmente inaugurada con Fernando VII, a quien está dedicada, nos introduce en la idea de puerta monumental, que tanto nos recuerda a los foros de la antigua Roma. No obstante, la estética de la puerta conmemorativa se extendió a todas las grandes ciudades, como es el caso de París, cuyas puertas monumentales inspiran la que ahora tenemos ante nuestros ojos. No sin antes traducir la inscripción latina, con un flagrante error sólo atribuible a la restauración moderna, seguiremos paseando ahora hasta San Francisco El Grande, cuya planta circular, según se dice, se inspira en el Templo de Jerusalén, pero que no por ello deja de tener clarísimos referentes en en propio Panteón de Roma, en especial si nos fijamos en la impresionante cúpula.

Nuestra ruta seguirá por la Calle de Bailén hasta llegar al cruce con la Calle Mayor. Descenderemos un poco por la Cuesta de la Vega para evocar, mediante las ruinas de la muralla árabe, las propias ruinas romanas, que constituyen uno de los principales imaginarios de Roma. Hablaremos, asimismo, sobre las colinas romanas y el sueño que tantas ciudades han tenido de contar, igualmente, con siete colinas.

Luego volveremos un poco sobre nuestros pasos para cruzar la Calle de Bailén y acercarnos hasta la sinuosa Calle de la Villa, llamada en su momento Calle del Estudio de la Villa, donde evocaremos al gran humanista Juan López de Hoyos. Se dice que Cervantes fue discípulo suyo, y al gran latinista se le encargó la redacción de las inscripciones latinas que fueron colocadas sobre los arcos conmemorativos montados en 1572 para el recibimiento de la Serenísima reina Dª Ana de Austria cuando acudió a la capital a fin de ser desposada con Felipe II. Quizá no hubo un momento más adecuado para hablar propiamente de Roma en Madrid como aquel. Es una lástima, en todo caso, que aquellas arquitecturas fueran, según los usos de la época, tan efímeras, rompiendo así con la naturaleza de la cualquier monumento que se precie, y que no es otra que su perdurabilidad a través de los siglos (el “exegi monumentum aere perennius” de Horacio).

Luego de esto, nos acercaremos hasta el Palacio Real para verlo, de la misma forma que lo vemos en el cuadro de Antonio Joli que abre este blog, como un “sueño de Italia”. Visitaremos la exposición “Goya y el Infante don Luis”, que se celebra durante estos días en las salas de exposiciones de Palacio, donde tendremos la oportunidad de admirar, entre otras maravillas, el primer cuadro conocido de Goya: “Aníbal vencedor contempla por primera vez Italia desde los Alpes”. La obra nos recordará los viajes de estudio a Italia durante el siglo XVIII, que nosotros centraremos en las ricas relaciones hispano-romanas de la época. Asimismo, la actividad de mecenazgo del infante don Luis servirá de marco para recordar la figura de Mecenas, el rico personaje dedicado a proteger a los artistas y poetas en tiempos de Augusto, y al que cantó el mismo poeta Horacio.

Una vez en la Plaza de Oriente, la galería de reyes godos nos servirá para hablar acerca de los orígenes míticos de Roma, esta vez en relación a los propios reyes etruscos. Subiremos, en dirección al Senado (lugar y nombre de inequívoco recuerdo a una de las más prestigiosas instituciones políticas romanas) para ver una interesante fachada en la Calle Torija: el antiguo Tribunal de la Inquisición. Se trata de un precioso edificio diseñado por Ventura Rodríguez donde aparece una interesante inscripción en latín:

AEDES•HAS•PUBL•VETVST•LABENTES

AVSPIC•CAROL•III•REFICI•COEPTAS•

SUB•CAROLI•IIII•FELICI•IMPERIO•

PRAES•AC•SVPREM•FIDEI•QVAESTORES•

RESTITVERVNT•A•MDCCLXXXX

Recordaremos, al hilo de esta visita. que hubo desde 1542 una Inquisición propiamente romana llamada Congregación del Santo Oficio, y que aún hoy sigue vigente con el nombre de Congregación para la Doctrina de la fe.

Tras esta visita descenderemos por la Cuesta de San Vicente hasta la puerta que lleva el mismo nombre. Comentaremos allí esta nueva puerta, maravillosa obra neoclásica de Sabatini, y su bella inscripción, debida nada menos que a la pluma del famoso fabulista y traductor de Horacio llamado Tomás de Iriarte. Veremos cómo arquitectura y latín se funden a la perfección, entre ideales neoclásicos e ilustrados. Una vez más, tendremos ocasión de comentar las obras que bajo Carlos III se llevaron a cabo en la periferia de Madrid, esta vez para unir el Palacio Real con la Casa de Campo.

Seguiremos después hasta el Panteón de Goya, en la Iglesia de San Antonio de la Florida, donde admiraremos los frescos del gran pintor aragonés dedicados al milagro del Santo y leeremos la inscripción latina de su tumba, que fue traída desde el cementerio de Burdeos. A partir del comentario de ciertas figuras populares insertas por Goya entre los personajes que presiden el milagro, podremos referirnos a otro aspecto estético que precisamente nació en Roma: lo grutesco. Cuando se descubrió la parte subterránea de la Domus Aurea de Nerón, ya en pleno siglo XVI, se pensó que se trataba de “grutas” y no de estancias palaciegas.

Ello llevó al cultivo de un curioso estilo, fruto de un cuidado artificio, que imitaba la rudeza natural, y que fue llamado “grutesco”. La denominación pasó luego a tener unas interesantes connotaciones peyorativas: lo grotesco. No deja de ser interesante observar cómo modernas películas como el Satiricón de Fellini participan precisamente de este dudoso gusto estético.

Finalmente, nos acercaremos hasta el hermoso Puente de la Reina Victoria para, sobre el río, evocar otro de los elementos fundamentales de Roma, el Tíber, que suele representarse como un anciano desde la iconografía antigua. Curiosamente, en la Sacramental de San Isidro, no lejos de este lugar, hay una vieja lápida de la primera mitad del siglo XIX donde aparecen dos niños, ahogados en el río Henares, con una representación de este río a la manera de un anciano.

Nunca me canso de decir que las excursiones que organizo no son turísticas o que no sirven simplemente para ver Madrid, sino un manera de expresar planteamientos (en este caso la evocación de una ciudad por medio de otra) mediante un paseo didáctico. Espero que mis alumnas y mi alumno pasen una mañana instructiva, pero que sobre todo aprendan a ver aspectos normalmente invisibles para los viandantes. Quizá un día, cuando visiten Roma, recordarán esta madrileña mañana de diciembre.

Cerramos este blog con un nuevo cuadro de Antonio Joli, esta vez dedicado a Roma, cuyo original, curiosamente, se puede admirar desde hace poco tiempo en el propio Museo del Prado. FRANCISCO GARCÍA JURADO

 

 

 


Prof. Dr. Francisco García-Jurado

Catedrático de filología latina en la Universidad Complutense de Madrid. Dirige el Grupo UCM de investigación "Historiografía de la literatura grecolatina en España"

More Posts

2 pensamientos en “Roma en Madrid: paseo didáctico

  1. Pingback: Paseos didácticos: disfrutar con el conocimiento | Reinventar la Antigüedad

  2. Pocos textos como este de Antonio Ponz en su “Viaje de España” (Tomo V, dedicado a Madrid, 1776, pp. 9-10) reflejan tan bien este anhelo de una ciudad que se mira en otra. Cuando describe la Puerta de Alcalá, se nos dice los siguiente:
    “Las cinco entradas de que se compone; es á saber, de tres arcos iguales en el medio, y de una puerta quadrada en cada extremo, se han adornado mas, como era natural, por la parte exterior de Madrid, que por la interior, poniendo al arco del medio dos columnas á cada lado, y una á cada lado de los otros dos arcos, y de las puertas de los extremos, resaltando dichas columnas dos tercios de sus fondos, que son almohadillados, y colocadas sobre un primero, y segundo zócalo. Se ha usado el orden jónico; y los capiteles son los que inventó el gran Miguel Ángel para la fábrica del Capitolio en Roma, en cuya Ciudad se hicieron modelar, con el fin de usar de ellos en este sitio.
    Se ha logrado con esto, sin ir á Roma, que se vean en Madrid puestos en obra dichos capiteles. Ventaja sería, que así como se copian quadros, y estatuas, se copiáran tambien los edificios mas insignes de aquella ciudad, ó de otros parages. Si en lugar de tantas como se han dado á la nueva Iglesia de S. Francisco, de figura circular, se hubiera concebido, y executado la idea la idea la que hay en Roma, llamada el Panteon, ó la Rotunda; ¿no hubiera sido un beneficio de las artes, y un adorno dignísimo de Madrid? ¿Podría menos de engrandecerse el ánimo, y formarse el buen gusto de los arquitectos? ¿No sería un contento para los aficionados ver aquí como renacido uno de los mejores templos que todavía existen de la antigüedad? Teniendo las mismas proporciones, y medidas que aquel, solo se diferenciarían en la materia, ó en el tamaño, en que esencialmente no consiste la belleza.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *